¡He vuelto! Sí, he querido aprovecharme de esto del año nuevo y de los propósitos para 2018 para retomar el blog (por cierto, ¡feliz Año!), en el que llevaba sin publicar nada desde que os comenté que me iba a Buenos Aires para participar en el LocArg2017 y en un posgrado organizado por la Universidad de Buenos Aires. Desde entonces no he parado quieto y he estado bastante atareado con videojuegos, series, cursos, másteres y otros proyectos a los que he dedicado una parte importante de mi tiempo libre. Aun así, prometo sacar un hueco dentro de poco para contaros mi viaje a Buenos Aires, que fue muy intenso y merece ser contado aunque sea a posteriori. 🙂

De todas formas, sé que en este tiempo algunos de vosotros me habréis visto en The Translation Show, en donde sí he publicado vídeos de manera periódica desde que lo lanzamos a principios del año pasado. Y dado el éxito que ha tenido (miles de reproducciones y varios cientos de suscriptores) y en vistas de que YouTube e Instagram se están convirtiendo ahora mismo en dos medios muy utilizados por los traductores, en Traduversia también hemos querido sumarnos a esta tendencia de publicar vídeos para interactuar con nuestra audiencia. Lo hemos hecho dentro de una nueva sección que hemos llamado El consultorio de Traduversia, en la que queremos responder a las preguntas y dudas que quieran plantearnos nuestros alumnos y seguidores —puedes enviar tus preguntas desde este formulario—.

El primer vídeo que hemos grabado es este que puedes ver aquí abajo, en el que respondo a una de las preguntas que más solemos responder por correo o en los eventos a los que vamos. 🙂

¿Hago un máster de traducción o me apunto a un curso?

 

Aunque en el vídeo ya os planteo los argumentos más importantes, voy a exponerlos también aquí abajo a modo de resumen, por si eres de los que prefieren leer a ver un vídeo (de todo hay en la viña del Señor). Se resumiría en los siguientes consejos:

1. Asegúrate de que la especialidad que te atrae te gusta lo suficiente

Antes de lanzarte a por un curso o un máster, piensa hasta qué punto lo necesitas para tu futuro profesional. Para ello, hazte varias preguntas:

  • ¿Seguro que ese ámbito de la traducción me atrae lo suficiente?
  • ¿Estoy idealizando demasiado ese oficio o a los profesionales de ese sector?
  • ¿De verdad quiero dedicar x años de mi vida a trabajar en eso?

Si no tienes claras las respuestas, entonces quizá deberías descartar la idea del máster y plantearte trabajar durante un tiempo en algo relacionado con ese ámbito para ver si te gusta realmente o no. Por ejemplo, si te atrae la traducción audiovisual y crees que sería bonito traducir un videojuego, busca unas prácticas en una empresa de traducción en la que traduzcan videojuegos o colabora con algún traductor autónomo que se dedique a eso (siempre hay alguno que está muy agobiado y necesita ayuda en algún momento). A menudo ocurre que muchos estudiantes o traductores noveles creen que los traductores de videojuegos se pasan la mitad del tiempo jugando, cuando en realidad se pasan casi todo el tiempo traduciendo contrarreloj en herramientas de traducción asistida o en hojas de Excel, algo que acaba desanimándoles o dejando la especialidad. En este sentido, como dice Pablo Muñoz en su blog, conviene no compararse con nadie, porque aunque está bien querer parecerse a otros profesionales a quienes admires, a la hora de la verdad tampoco sabes el camino que han recorrido para llegar hasta dónde han llegado y ser como son ahora mismo.

2. Asegúrate de si necesitas tener un máster o no para lo que quieres hacer

Mucha gente hace un máster porque ese mérito les sirve realmente como mérito para conseguir el trabajo que están buscando —para destacarse en un proceso de selección o para ganar puntos en bolsas de trabajo, por citar un par de ejemplos—. Otros, en cambio, lo hacen porque realmente necesitan cubrir ciertas carencias que han notado que tienen en el oficio que ya han ejercido o que están ejerciendo. Si tu caso es uno de los anteriores, ¡adelante! Seguro que no te arrepentirás.

Pero si estás pensando en apuntarte a un máster como una forma de prolongar tu etapa formativa porque no sabes bien qué hacer o porque no encuentras trabajo, mi consejo es que antes de dar el paso investigues si realmente lo necesitas para el puesto de trabajo que aspiras a ocupar después. Esto es importante porque conozco a muchos colegas que han hecho un máster y reconocen que a la hora del verdad el título del máster no les ha ayudado a conseguir el trabajo, sino que han tenido que hacer una prueba de traducción o un proceso de selección en igualdad de condiciones con otros traductores que no tenían máster. Esto ocurre sobre todo entre autónomos, ya que en muchos casos nos ganamos a nuestros clientes superando pruebas de traducción, como ocurre por ejemplo con Netflix o con otras empresas del mercado audiovisual.

3. Piensa en el dinero que puedes invertir (sin dramas de por medio)

El factor económico es fundamental a la hora de decantarnos por un máster o por un curso. En ese sentido, tenemos que ser inteligentes y ahorrarnos los dramas. Imagina que te apuntas a un máster que cuesta 2000 € y que al acabarlo o mientras lo estás haciendo te das cuenta de que esa especialidad no te gusta. ¡Vaya drama para ti y para tu familia, sobre todo si te han echado un cable para pagarte la matrícula!

En cambio, los cursos suelen tener precios más económicos y son méritos que siempre van a quedar bien en tu currículum. En ese sentido, si te apuntas a un curso de subtitulado que cuesta 100 € y al hacerlo te das cuenta de que no te gusta subtitular, el drama será mucho menor que si te has gastado 2000 € en un máster de traducción audiovisual. Además, el día de mañana siempre podrás demostrar que sabes subtitular porque hiciste ese curso. 🙂

4. Piensa en el tiempo que puedes invertir (sin dramas de por medio)

El otro factor que va ligado al dinero es el tiempo y en este caso es también muy importante. Un máster requiere dedicar mucho tiempo y esfuerzo a quien lo hace, hasta el punto de que muchos alumnos tienen que dejar sus respectivos trabajos temporalmente o desatender otras actividades que eran importantes para ellos. El problema es que mucha gente cree que va a poder compatibilizar el máster con todo lo demás y luego se van dando cuenta de que no dan abasto —con los dramas correspondientes—. Por eso es fundamental que antes de dar el paso estimes si realmente dispones del tiempo necesario para hacer un máster, o si en cambio sería más adecuado para ti hacer un curso flexible que puedas compatibilizar con lo que ya tienes en marcha. 🙂

Conclusión

Como digo en el vídeo, cada caso es un mundo así que debes ser tú quién ponga sobre la mesa todas tus dudas y te pongas manos a la obra para resolverlas o al menos arrojar un poco de luz para no tomar una decisión a ciegas. Un máster es desde luego una opción mucho más completa que un curso, pero solo deberías hacerlo si realmente te va a aportar un plus para conseguir el trabajo que buscas o para cubrir las carencias que has detectado que tienes en tu breve experiencia profesional. Un curso, en cambio, es una opción mucho más económica y menos exigente en cuanto al tiempo que tendrás que invertir, por lo que es una opción ideal si quieres saber más sobre una especialidad concreta que te atrae. Por último, no descartes hacer unas practicas o intentar trabajar durante un tiempo en plantilla o con algún colega traductor para así probar el oficio y asegurarte de si realmente te gusta o no. 🙂

No quiero despedirme sin antes recomendarte los vídeos que publicamos en el canal de Traduversia sobre varios másteres de traducción y sobre nuestros cursos de traducción (autobombo ON), que casualmente están rebajados en estos momentos (autobombo OFF). 😛 ¡Y no olvides suscribirte y enviarnos alguna pregunta para futuros vídeos del consultorio!

¡Hasta la próxima! 🙂

1
¡Deja un comentario si te ha gustado la entrada! ¡Significa mucho para mí!

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo más activo
1 Autores de los comentarios
Josselyn M. Ternero Monzón Autores de comentarios recientes
  Suscribirse  
más recientes más antiguos más votados
Notificar de
Josselyn M. Ternero Monzón
Invitado
Josselyn M. Ternero Monzón

Muchas gracias por este post. Justo acabo de graduarme de la Universidad y ando con mil ideas en mente. A mi siempre me ha interesado la Traducción Audiovisual especialmente subtitular, aunque es algo nuevo en Perú, yo lo aprendi como jugando, literalmente, y en mi centro de prácticas también me dieron la oportunidad de hacer un encargo al respecto a pesar de que también era algo nuevo para ellos. Justo recorde ver muchos posts de Traduversia en facebook y me he dado una vuelta por la página para ver que cursos hay. Muchos compañeros esperan terminar el papeleo del Bachiller… Leer más »