«Apúntatelo que se te olvida». Creo que me lo dijo un gran amigo mío hace tiempo. Yo le dije que no lo necesitaba mientras me señalaba la frente con el dedo índice. Ja. Iluso. Ingenuo. ¡Insensato!

La memoria es como la muerte, sabes que está ahí acechando pero nunca piensas que vas a ser la siguiente víctima. Confías en ti porque nunca has necesitado nada ni a nadie que te recordara lo que tenías que hacer, e incluso en tu mente eras capaz de tener organizado todo el proceso para llevar esa tarea a buen puerto.

Pero, antes o después, siempre, siempre llega el día en el que la cabeza y la memoria dejan de funcionar coordinadamente, bien por sobrecarga de trabajo, bien por un despiste (a cualquier le puede pasar), bien por X factor.

Pues eso, a mí me han pasado las dos cosas en menos de una semana. La verdad es que te sientes fatal porque tienes la sensación de no haberte organizado bien, o de no haber tenido la cabeza donde tenías que tenerla, pero no creo que ese sea el verdadero problema.

El verdadero problema es que no siempre somos capaces de detectar el momento en el que realmente necesitamos dedicar tiempo a la organización. Hasta la fecha, había hecho varios intentos de usar agendas, pero siempre pensaba que era una pérdida de tiempo, porque tenía que dedicar 10 o 15 minutos para actualizarla y otros 10 o 15 minutos para organizarme. En mi opinión, cuando las tareas que tienes que hacer no son muchas, o crees que no son las suficientes como para plantearte usar una agenda, entonces deja de tener sentido. Sin embargo, cuando llega un momento en el que se te empiezan a juntar tareas y trabajos de varios frentes (casa, trabajo, proyectos, compromisos, etc.), entonces sí empieza a merecer la pena este sistema.

Así que, después de toda esta reflexión, decidí que tenía que poner algún tipo de solución. Primero recurrí a las famosas «To-Do Lists«, listas diarias de tareas que tenemos que hacer y que, por alguna razón, crean una enorme satisfacción personal cada vez que logras tachar o poner una a alguna de las tareas que has apuntado. Además, permiten establecer prioridades, ya que puedes ordenar las tareas según su importancia o la urgencia con la que deben realizarse. Crean motivación, pero también estrés, sobre todo si apuntas demasiadas cosas en la lista y no eres capaz de hacerlas todas en el plazo que te has marcado. Estas listas son una forma muy interesante de evitar la procrastinación, pero también es muy sencillo que acaben traspapeladas si dejamos de prestarles atención por ser demasiados ambiciosos a la hora de redactarlas.

Otro método es utilizar las agendas de toda la vida. Sin embargo, no es mi método preferido, precisamente. Aunque he de reconocer abiertamente que envidio y, al mismo tiempo, admiro a aquellas personas que son capaces de llevar una agenda impoluta y tan bien escrita y ordenada que bien parece una obra de arte. Para llevar una agenda correctamente es importante desarrollar habilidades de organización, gestión y planificación. Muchos creen que esto es algo que se adquiere con la práctica, pero yo creo que son destrezas que no son tan fáciles de desarrollar y que están muy infravaloradas. Tengo contactos dentro del mundo de la organización de eventos y he tenido la oportunidad de verlos trabajar, por lo que puedo dar fe de que ver a profesionales como ellos llevar agendas, planear órdenes del día, gestionar encargos, envíos, correo, etc. es un auténtico espectáculo y que tiene un gran mérito.

Otras alternativas son los medios electrónicos como las aplicaciones de agendas y calendarios para PC (Sunbird, Essential PIM, Google Calendar, etc.), pero tienen el defecto de que, una vez instaladas en tu ordenador, solo puedes consultarlas en él. Así que, a no ser que tengas un portátil y lo lleves siempre contigo, o que trabajes en un puesto fijo y no necesites mover la agenda, tampoco son la mejor opción.

También apliqué otros métodos como elaborar listas de pros y contras, ventajas e inconvenientes, post-its, recordatorios, mensajes y avisos al correo, alarmas en el móvil, y un largo etcétera.

Todos estos métodos están muy bien y son muy útiles. Pero hay que tener presente que no dejan de ser medios y fines que muchas veces aplicamos sin haber detectado primero el verdadero problema. Bien aplicados, pueden sernos de gran ayuda. Pero, en mi opinión, primero es más importante analizar nuestro problema y, posteriormente, desarrollar de manera equilibrada las siguientes cualidades (o detectar cual de ellas es la que falla): concentración, memorización, priorización, toma de decisiones y gestión del tiempo:

Concentración: la concentración es muy importante para poder quedarnos con los detalles  más importantes de las tareas que tengamos que hacer. Hay que mantener la mente activa, ser capaces de detectar la información relevante, prestar atención y saber en todo momento en qué momento estamos, y a donde vamos. En el caso de que nos cueste trabajo mantener la concentración, hay varias técnicas y métodos que permiten potenciarla: las tradicionales y más conocidas son el uso de tapones para aislarnos del ruido o mirar fijamente durante unos segundos algún punto de la pared, o fijarnos en algún cuadro, cerrar los ojos, y después intentar recordar durante unos segundos los elementos que habían en él. Estos métodos están bien, aunque yo puedo recomendaros el mío propio, que consiste en echar una partida de ajedrez antes de empezar a trabajar a modo de calentamiento para empezar con la mente a tope (también sirven otros juegos como el sudoku o el mahjong, pero es importante mantenernos todo el rato concentrados en el juego).

Memorización: el olvido es el peor enemigo de una correcta organización. Aunque la memoria falle, es interesante ejercitarla y mantenerla activa para poder desenvolvernos con agilidad a la hora de tener presentes las cosas que tenemos que hacer. Si no somos capaces de memorizarlo todo, entonces sí que puede ser una buena opción apuntarnos lo que tenemos que hacer para que no se nos olvide. De hecho, aunque confiemos en que no se nos olvidará, es recomendable apuntarlo por si acaso (nota mental: «apúntatelo que se te olvida»). Dentro de este apartado sí podría ser útil el uso de agendas con fines recordatorios (pero sin llegar a hacernos esclavos de ellas), aunque es importante estar alerta porque las agendas, que sepamos, «no hablan» así que hay que tener siempre presente lo que hay que hacer en cada momento. Las To-do lists y el uso de post-its también sirven como recordatorios, pero sin volvernos locos.

Priorización: es muy importante ser capaces de establecer prioridades antes de afrontar nuevas tareas. Gracias a la priorización podremos mejorar nuestros resultados, conseguir metas y mantener una motivación alta, que es clave para seguir adelante con el resto de tareas. Las «to-do lists» son realmente útiles para estos fines. A mí me han ayudado durante muchos años para organizarme ya fuera en la universidad con diferentes asignaturas, trabajos y exámenes, o en el trabajo a la hora de decidir qué trabajo debía comenzar primero. Es tan sencillo como escribir una lista del 1 al X (donde la X es el número total de cosas que tienes que hacer) e intentar ordenarlas de manera jerárquica por orden de importancia.

Toma de decisiones: Tomar una decisión puede ser una tarea sencilla o muy complicada, según el momento y la situación en la que nos encontremos. Uno de nuestros mayores problemas es que solemos quedarnos atascados sin saber qué hacer en muchas situaciones. Se me viene a la cabeza el clásico ejemplo, de cuando sales con tus amigos, decís de ir a otro sitio y, una vez en la calle, nadie sabe para donde ir y resulta que de repente a todo el mundo le da igual. Esto pasa con todo, el truco para superar este tipo de situaciones es activarse y echar andar. No podemos permitir nunca que una decisión sobre una cuestión sencilla se lleve más tiempo del necesario. A la hora de tomar decisiones más importantes, hay que desarrollar un juicio y una capacidad analítica que nos permitan valorar las ventajas y los inconvenientes de tomar o no una determinada decisión. Para estos casos puede ser muy interesante elaborar un listado de pros y contras. Esto nos permitirá analizar de una manera más objetiva, ordenada y visual los puntos más relevantes de dicha decisión.

Gestión del tiempo: el tiempo es el factor matemático dentro de esta ecuación sobre la organización. Debemos ser capaces de hacer todo lo que nos propongamos en X tiempo. Muchas veces X puede ser ampliable pero, por lo general, es importante acostumbrarnos a cumplir con los plazos que nos propongamos (y nosotros, como traductores que somos, con más motivo). Para conseguirlo, puede ser interesante  realizar un plan del día al inicio de cada jornada de trabajo, algo que podemos apuntar en nuestra agenda o incluso en un papel junto a nuestra to-do list (además, si os van los retos, podemos intentar asignar un tiempo orientativo para cada tarea e intentar cumplirlo).

Hola a todos de nuevo. Después de la publicación de los artículos que conforman la guía de software que confeccioné hace unas semanas, he decidido ir poniendo punto y final a toda esta saga de entradas sobre software con dos entradas: la primera, sobre herramientas complementarias (que básicamente son el resto de utilidades que no se han mencionado hasta ahora y que he considerado interesantes incluir en una última entrada) y la siguiente, que publicaré en los próximos días, con el top 10 de los programas que más utilizo. Posteriormente, elaboraré una sección completa de software dentro del blog para tener todas estas entradas bien clasificadas y ordenadas.

HERRRAMIENTAS COMPLEMENTARIAS

En esta entrada he decidido hacer una compilación de herramientas que son complementarias y que, por tanto, no son de uso obligado (aunque sí recomendables) y que en un momento dado pueden sernos de mucha utilidad en función de cuales sean nuestras necesidades. Me refiero sobre todo a herramientas como gestores de proyectos, correctores textuales, conversores de divisas y medidas, utilidades para maquetar documentos, agendas, calendarios, aplicaciones de automatización, editores de mapas conceptuales o sistemas de gestión de bases de datos, entre otros.

  • Correctores textuales: los traductores estamos acostumbrados a trabajar con los correctores textuales que vienen integrados en los procesadores de texto que utilizamos. Por lo general, nos “fiamos” de ellos aunque somos conscientes que en el caso de las palabras homógrafas, aquellas que se escriben igual pero que tienen un significado diferente y que, en muchos casos, nuestro procesador no es capaz de diferenciar, siempre es necesario prestar una atención especial. Por ello, puede ser interesante apoyarnos en otros correctores textuales aunque, al final, tendremos que aplicar nuestro propio criterio ya que los correctores no son fiables al 100%. Además, algunos de ellos incorporan otras características que pueden sernos de utilidad, como recomendaciones y sugerencias para mejorar nuestro texto, detección de abuso de diferentes palabras, explicaciones didácticas de los errores cometidos, conjugadores de verbos, o una mayor cobertura en aspectos ortotipográficos. De entre todos los disponibles, quizá uno de los mejores (y de los más recientes) es “Stilus”, que ofrece sus servicios hasta en tres idiomas (inglés, francés y español), y nos permite trabajar con archivos de diferentes formatos. Es un programa de pago, pero merece la pena. Otras alternativas a esta herramienta son Global Spell Checker o Tiny Spell, que son gratuitos, aunque ofrecen menos posibilidades, o Grammarly (solo en inglés).
  • Herramientas para la gestión de proyectos (project management): En muchas ocasiones los traductores nos veremos envueltos en proyectos muy amplios, por lo que puede ser útil plantear la posibilidad de utilizar este tipo de herramientas. Aunque algunas herramientas TAO ya llevan incorporados algunas características más relacionadas con la gestión de proyectos, la realidad es que hay otras herramientas más específicas dedicadas a estas cuestiones. Lo mejor de todo y lo más sorprendente es la cantidad de programas gratuitos de este tipo que hay disponibles en el mercado. A continuación, os dejo un listado con las más utilizadas:
  1. Tenrox Project Management Software Summer Heat
  2. Microsoft Project Standard
  3. Project KickStart
  4. MindView 3 Business
  5. Genius project for Domino
  6. ProjectPlan
  7. FastTrack Schedule
  8. RationalPlan Multi Project
  9. Service Desktop Pro
  10. FusionDesk Professional
  • Sistemas de gestión de bases de datos: Una correcta organización es una de las claves para realizar un trabajo eficiente a la par que competitivo. Precisamente, ese es el objetivo de las bases de datos, pues están pensadas para almacenar, clasificar y ordenar la información que nosotros necesitemos y de la manera que nosotros elijamos. Esa es la clave. Es muy recomendable que los traductores llevemos una gestión ordenada de nuestros clientes, facturas, encargos, etc. por ello el uso de este tipo de programas tiene bastante sentido si lo aplicamos a nuestra profesión. En mi opinión, la mejor herramienta que hay en el mercado para uso individual e incluso para pequeñas empresas es Microsoft Access, pues su precio es asequible y presenta todas las características que se le pueden pedir a un programa de este tipo (intuitivo, fácil de usar y flexible y adaptable a lo que nosotros queramos).
  • Software para la mejora de la productividad:
      • Agendas y calendarios: Aunque muchos todavía prefieren utilizar la clásica agenda de toda la vida, lo cierto es que hay muchas utilidades disponibles de manera gratuita y que podemos instalar en nuestro ordenador. Estas aplicaciones sirven para organizarte mejor y dejar constancia de tus acciones, exactamente como en las agendas de papel. Algunas de ellas incluso funcionan como auténticas oficinas virtuales, incorporando varias características como calendarios, sección de correo, notas y listas de contactos. De entre todas las disponibles, os recomiendo Essential PIM (oficina virtual con calendario, correo, notas y contactos) y Mozilla Sunbird (agenda calendario). También podemos utilizar otras herramientas como las que vienen en nuestros gestores de correo, como los que traen incorporados Microsoft Outlook o Google Mail (Google Calendar).
      • Herramientas para reducir la procrastinación: Esta herramienta ha sido uno de mis últimos descubrimientos. Los traductores sufrimos los efectos de la procrastinación muy a menudo pues, al estar constantemente trabajando con nuestro ordenador, tendemos fácilmente a desviarnos en nuestras búsquedas, procesos documentales, etc. Con Procrastination Killer podremos cronometrar el tiempo que dedicamos al trabajo y el tiempo que dedicamos al descanso. Automáticamente nos avisará de cuando nos toca trabajar y cuando descansar. Es, por tanto, ideal para organizarnos y mantener un ritmo de trabajo constante. Evidentemente, hay que darle al programa el uso correcto, pues de nada servirá tenerlo instalado si luego le damos a la X cada vez que nos de el aviso de que nuestro descanso ha terminado.
      • Automatización de tareas: La automatización de tareas, más que una categoría de programas, es mas bien una estrategia a tener en cuenta cada vez que elijamos un programa o que sepamos que vamos a tener que hacer una misma tarea una y otra vez. Por ejemplo, si vamos a utilizar un gestor de correo, podría ser interesante elegir uno que nos permita programar el envío de correos electrónicos en los casos en los que estemos fuera de la oficina o que tengamos que hacer envíos a una hora determinada y no nos sea posible estar frente al ordenador para darle al botón de enviar. Otros ejemplos son la creación de plantillas (ya sea en Word, Openoffice, InDesign, etc.) para maquetar documentos rutinarios,  el uso de estilos de texto en nuestros procesadores de texto o editores de subtítulos, la utilización de aplicaciones online como IFTTT (If This Then That) o TweetDeck para ahorrar tiempo en la gestión de nuestras redes sociales, o programar nuestra firma de correo para que siempre aparezca automáticamente al final de nuestros mensajes.
  • Conversores de divisas y medidas: En muchas ocasiones los traductores necesitaremos echar mano a este tipo de herramientas, especialmente en textos económicos o científicos en los que sea necesario convertir divisas o medidas para adaptarlas a la cultura meta. Hay muchas utilidades de este tipo en internet que están disponibles de manera gratuita en páginas web, por lo que no es necesario descargar ni instalar ningún tipo de programa. A continuación os dejo un listado con las que me han parecido más útiles:

Divisas:

Medidas:

  • Maquetación (DTP): Son ya muchos los traductores que además de servicios de traducción ofrecen otros servicios complementarios como la maquetación de documentos. La herramienta líder del mercado para estos fines es, sin duda, Adobe InDesign, que os recomiendo encarecidamente. De entre las alternativas de software libre, destaca Scribus, una herramienta muy seria, intuitiva y fácil de utilizar, que os recomiendo encarecidamente. Otras alternativas son Quark, Microsoft Publisher o Serif PagePlus.
  • Editores de mapas conceptuales: Los traductores y terminólogos están acostumbrados a trabajar con mapas conceptuales en su trabajo, por eso es importante que tengan a su entera disposición algún editor de mapas conceptuales. De entre todos, os recomiendo CMap Tools, XMind, InfoRapid y FreeMind.

A modo de bibliografía…

Estad atentos en los próximos días, pues publicaré mi top 10 personal y haré una página especial para compilar todas las entradas que he ido publicando en las últimas semanas además de una nueva actualización de la guía de software en PDF. Hasta la próxima.

En la actualidad, las herramientas y utilidades “en la nube” (lo que en inglés se conoce como cloud-based translation tools o cloud-based translation systems) están tomando impulso dentro del mercado de la traducción. Hasta tal punto, que ya se han desarrollado algunas herramientas TAO que siguen este modelo de desarrollo. Sin embargo, la realidad muestra que, a día de hoy, los traductores todavía prefieren tener instalados en su ordenador sus herramientas TAO, a pesar del hecho de que este nuevo tipo de herramientas ofrecen muchas y novedosas ventajas, como el hecho de poder trabajar en modo colaborativo dentro de un mismo documento con varios compañeros a la vez, o el poder llevar a cabo un gran ahorro a nivel de inversión en este tipo de productos. Sin embargo, estas no son las únicas ventajas a tener en cuenta:

Ventajas de utilizar herramientas TAO “en la nube”

  • No es necesario instalarlas en tu ordenador: mientras las clásicas herramientas y software para la traducción tienen que instalarse en nuestros ordenadores como un programa más, la mayoría de las herramientas en la nube funcionan online, y sólo es necesario disponer de conexión a internet y de un navegador eficaz para conectarnos al servidor de la herramienta que nos ofrece dichos servicios.
  • No hay que instalar actualizaciones ni descargar nuevos complementos, extensiones, o mejoras: una de las mayores desventajas de utilizar las herramientas TAO tradicionales es el hecho de que hay que estar actualizándolas constantemente, instalando nuevos packs o nuevas versiones y expansiones. Esto es algo que requiere tiempo y dedicación, y si hay algo que valoramos en nuestra profesión es el hecho de poder mantener una productividad alta en términos de calidad/tiempo. Y, aunque tengamos asimilado o interiorizado que debemos actualizar nuestras herramientas cada X tiempo, la realidad es que cada vez que lo hacemos perdemos un tiempo valioso que no perderíamos si utilizáramos este tipo de herramientas, ya que las herramientas en la nube son actualizadas directamente por sus responsables. De este modo, todos los usuarios pueden utilizar la última versión más actualizada del producto sin tener que preocuparse de actualizar nada.
  • No hay problemas de compatibilidad con otros dispositivos o sistemas operativos: No importa si utilizas Windows, Mac, Linux, o cualquier otro sistema operativo, y tampoco si utilizas otro tipo de dispositivo, como una tableta o un móvil. En cualquiera de estos casos puedes acceder a tus archivos a través de internet y continuar trabajando en ellos. Esto significa que ya no es necesario invertir en ordenadores con procesadores cada vez más potentes o con discos duros de infinita capacidad para sacar el máximo rendimientos de las herramientas o de la última tecnología desarrollada, ya que este tipo de herramientas no tienen unos requisitos tan altos.
  • Es más fácil y cómodo trabajar en modo colaborativo: Este aspectos es probablemente el que hace que este tipo de herramientas sean verdaderamente revolucionarias y supongan una evolución frente al resto de herramientas TAO tradicionales. Antes, mediante el uso de herramientas TAO que estaban instaladas en nuestros ordenadores, podíamos colaborar igualmente, pero con ciertas restricciones y condiciones que podían hacer el trabajo más tedioso. Si había más de un traductor implicado en un proyecto, eso ya implicaba tener que exportar/importar o copiar archivos, y enviarlos por e-mail de manera diaria o incluso con una mayor asiduidad para garantizar un funcionamiento eficiente y actualizado. Esto a menudo causaba problemas, y más todavía si sacamos a relucir que no todos los traductores utilizan las mismas herramientas TAO y que no siempre se puede una compatibilidad al 100%, lo cual puede complicar más aún el trabajo en equipo. Por supuesto, el hecho de poder trabajar todos sobre un mismo documento era algo todavía casi inconcebible. Sin embargo, las herramientas en la nube, al permitir que todos los archivos puedan estar disponibles dentro de un servidor centralizado, hacen que compartirlos sea una tarea más sencilla y que por tanto el trabajo en equipo se pueda realizar de una manera más eficiente y además actualizada a tiempo real.
  • Las herramientas en la nube ofrecen nuevas funciones y complementos: Al estar disponibles en internet, muchas de ellas funcionan a través de plataformas que permiten crear un flujo de trabajo continuado que, por ejemplo, permitirá notificar a un colega de trabajo o a cualquier persona implicada en el proyecto de que una parte del proyecto ya se ha terminado. Además, incluso los clientes pueden registrarse dentro de estos servicios y obtener información sobre el estado de los mismos, lo cual permite ofrecer un servicio al cliente todavía mejor. Incluso ofrecen servicios de mensajería instantánea o chats integrados que permitirán solucionar dudas con los compañeros en tiempo real.
  • Es más sencillo ofrecer actividades de formación, realización de cursos e impartición de asignaturas basadas en este tipo de herramientas: Al ser los costes más baratos, y al estar todos los archivos centralizados dentro de una misma plataforma, ahora la tarea de impartir cursos y/o asignaturas sobre el uso de este tipo de herramientas es todavía más fácil y asequible para las universidades y centros de formación. Incluso permiten que se puedan realizar webinarios o cursos online con una mayor fluidez, ya que no es necesario instalar nada en X ordenadores que utilizarán los alumnos. Y, por supuesto, tampoco es necesario que realicen grandes inversiones en mantener el software actualizado o disponer de un aula de informática a la última para cumplir con los requisitos de nuevas versiones y actualizaciones para las herramientas tradicionales. Por tanto, ya no hay excusa para que las universidades no ofrezcan cursos sobre utilización de herramientas TAO con este tipo de servicios disponibles de manera accesible para todos.

Inconvenientes de utilizar herramientas TAO “en la nube”

Sin embargo, dice el dicho que no siempre es oro todo lo que reluce y, mucho me temo que este tipo de herramientas también presentan una serie de inconvenientes que es necesario valorar:

  • La disponibilidad de dichos servicios está ligada a la disponibilidad de acceso a internet. Dicho así, parece que una ventaja que podía ser evidente, ahora se ha convertido en inconveniente. Pero, aunque en principio internet es un servicio del que prácticamente todos disponemos, no siempre podemos utilizarlo o disponer de él. Por tanto, sin internet, el uso de estas herramientas no es posible, por lo que en el momento en el que queramos acceder a nuestros archivos no podremos hacerlo. Esto implicará que tengamos que ir realizando copias de seguridad de los archivos cada vez que hagamos nuevos avances, y con una frecuencia habitual (diariamente, cada hora, etc.). Si, además, da la casualidad de que viajamos mucho, no tenemos 3G, o nuestra conexión viene y va como lo de la gana, entonces el uso de este tipo de herramientas se convierte automáticamente en una limitación para el traductor.
  • A nivel empresarial la información más importante (las memorias de traducción y/o documentos y archivos igualmente importantes), no está dentro de las instalaciones de las empresas, por lo que no son ellos los “propietarios primarios” y no tienen pleno control sobre ellos.Esto, para muchos, hace que las empresas se vuelvan más vulnerables, que es más difícil controlar si hay alguien más que esté accediendo a esos archivos. Aunque en principio la seguridad de este tipo de servicios se da por hecha, la realidad es que los niveles de confianza que han desarrollado todavía no son lo suficientemente altos como para que las empresas confíen de manera absoluta en ellos.
  • Precisamente, la ventaja que hemos comentado de que se actualizan de manera constante, hace que muchos tengan que estar formándose también de manera continua sobre las nuevas características que se van añadiendo a estos productos. En este sentido, podríamos decir que la curva de aprendizaje está en constante movimiento. Y, en el supuesto caso de que nuestra herramienta cambiara de la noche a la mañana, nosotros no podríamos revertir ese cambio y por tanto estaríamos sufriendo el hecho de no poder configurar nuestra herramienta a nuestro antojo, que a fin de cuenta es lo que más interesa al usuario (la herramienta al servicio del usuario, no el usuario al servicio de la herramienta). Este aspecto también afecta a la productividad y el rendimiento del traductor (recordad, por ejemplo, el “traumático” cambio de Trados 2007 a 2009). Quizá este es uno de los cambios de concepto que tendrían que llevarse a cabo para que estas herramientas tuvieran un éxito mayor. Además, también corremos el riesgo de que cambien las condiciones del servicio, de forma que de un día para otro pase de ser un servicio gratuito a un servicio de pago.
  • Seguridad. La información debe recorrer diferentes nodos para llegar a su destino, cada uno de ellos (y sus canales) son un foco de inseguridad. Si se utilizan protocolos seguros, HTTPS por ejemplo, la velocidad total disminuye debido a la sobrecarga que estos requieren.
  • Cuantos más usuarios, mayor saturación: A medida que más usuarios empiecen a compartir la infraestructura de la nube, la sobrecarga en los servidores de los proveedores aumentará, y si los servidores no están preparados para ofrecer un servicio para un número de usuarios elevado, entonces esto puede desembocar en fallos de rendimiento o en degradaciones en el servicio.
  • ¿Son realmente asequibles económicamente hablando? Si bien por lo general podemos estar de acuerdo en que el uso básico de estas herramientas es más barato y, por lo general, incluso gratuito, en el momento en el que queramos sacar más rendimiento a estas herramientas, por lo general, nos remitirán a una cuenta premiumo a pagar por ampliar las posibilidades del programa. Así que, en este sentido, tampoco se puede afirmar que estas herramientas sean 100% gratuitas, ya que no ofrecen todos sus servicios gratuitamente.
  • ¿Más colaboración significa más calidad/productividad? La respuestas es que no siempre. En muchos casos, añadir más traductores o profesionales a un mismo proyecto puede desembocar en problemas de productividad, eficiencia, e incluso en incoherencias de estilo que pueden requerir una mayor inversión de tiempo/dinero en labores de revisión/corrección textual.

Por supuesto, todas estas consideraciones están basadas en mi experiencia personal. Estoy seguro de que muchos traductores no compartirán la visión que yo pueda tener sobre las ventajas de este tipo de herramientas, aunque creo sinceramente que el futuro de nuestra profesión pasa por el desarrollo y correcto uso de las mismas (solucionando todos los inconvenientes que tienen en la actualidad) y, si bien no creo que se ofrezcan de forma gratuita o tan asequible cuando lleguemos al punto de tener que utilizarlas del mismo modo que ahora utilizamos Trados (o similares), sí que nos ofrecerán cada vez más ventajas y menos inconvenientes, facilitando por tanto nuestra labor. Y, como todo, cuanto antes sepamos adaptarnos a ellas, antes conseguiremos seguir evolucionando en nuestra profesión.

¿Qué herramientas TAO “en la nube” hay disponibles en el mercado actualmente?

  • Google Translator Toolkit es una herramienta de traducción gratuita que cumple con todos los requisitos para convertirse en el aliado de los traductores con poco presupuesto. A diferencia de las herramientas TAO tradicionales, esta funciona online, ya que es una de las nuevas herramientas que funcionan “en la nube”, algo que, por cierto, no es muy bien visto por todos los traductores profesionales, ya que muchos dudan de su seguridad y fiabilidad. En cualquier caso, es una herramienta muy completa que permite cubrir satisfactoriamente las necesidades de cualquier que busque una herramienta gratuita de este tipo.
  • Wordfast Anywhere. Sigue una filosofía parecida a Google Translator Toolkit. Es una herramienta que funciona “en la nube” y que es la versión gratuita y portátil que combina funciones avanzadas de Wordfast Pro y Wordfast Classic.Tiene la ventaja de que se puede acceder a ella desde cualquier dispositivo, lo que la convierte en una de las herramientas TAO más accesibles del mercado, junto con Google Translator Toolkit.
  • TermWiki. TermWiki es una herramienta de gestión terminológica que permite mantener la coherencia en la terminología de nuestras traducciones. Incorpora una interfaz y unos controles basados en la filosofía wiki, lo que la convierte en una herramienta bastante intuitiva. Además, permite trabajar en modo colaborativo.
  • ReviewIT. ReviewIT es una herramienta pensada para facilitar las tareas de revisión, edición y proofreadingde traducciones de documentos y páginas webs. No requiere ningún tipo de instalación ni curva de aprendizaje, ya que es una herramienta muy sencilla e intuitiva. Permite trabajar en modo colaborativo, y realizar comentarios en los documentos, textos, imágenes, etc. en los que se esté trabajando, de forma que se pueda llevar un control de quién ha dicho qué y cuándo, eludiendo el inconveniente de tener que estar intercambiando archivos.
  • Transifex. Transifex es una herramienta TAO en la nube creada para localizar, entre otros, páginas web y aplicaciones para Android, además de otros 20 tipos de formatos diferentes de archivos localizables. Es compatible con TM e incorpora un interesante editor web. Es, sobre todo, una herramienta muy interesante para localizadores profesionales.
  • MemSource. Memsource es una plataforma muy recomendable para aquellos traductores que no tienen experiencia en el manejo de las herramientas TAO tradicionales, y que sin embargo tienen facilidad para familiarizarse con nuevas herramientas y le dan a la informática. Permite traducir diferentes formatos de archivos (Ms Word, Adobe InDesign, Ms PowerPoint, Quark, TagEditor, etc.) y tiene la ventaja de que funciona online, por lo que solo es necesario tener una cuenta de usuario y una contraseña para acceder a los archivos. Además, permite la posibilidad de trabajar en modo colaborativo, pudiendo añadir más traductores a los proyectos o facilitando las tareas de revisión y edición al Project Manager, por ejemplo.
  • Translation Workspace. Translation Workspace es el sistema de gestión de activos en tiempo real y basado en SaaS (Software as a Service) más utilizado en el sector, y constituye un elemento fundamental de las herramientas TAO en la nube y de la plataforma desarrollada por Lionbridge.
  • Wordbee Translator. Wordbee Translator es un sistema que combina un software de traducción (herramientas TAO) con herramientas de gestión/flujo de trabajo y funcionalidades colaborativas. La plataforma permite almacenar todos los documentos a traducir en un ambiente de trabajo central, al cual todos los miembros del equipo tienen acceso en tiempo real y de manera simultánea.
  • XTM Cloud. XTM Cloud es una herramienta en la nube que pretende ser una alternativa a las herramientas TAO tradicionales. Permite trabajar en modo colaborativo gracias a su sistema centralizado, que permite compartir y modificar archivos y memorias de traducción en tiempo real y que permite configurar y personalizar el flujo de trabajo para que los avisos, notificaciones y recursos se compartan entre los miembros de los grupos de trabajo de una manera automatizada y eficiente.

A modo de bibliografía…

Cloud-based translation memory tools are changing the way translators work and train. En la web “The Big Wave of Language Technology”. Artículo escrito por Uwe Muegge. Disponible en: http://thebigwave.it/birdeye/cloud-tm-tools/

Translation Tools in the Cloud: ReviewIT and TermWiki at Silicon Valley’s IMUG. En el blog del sitio web oficial de CSOFT. Artículo escrito por Uwe Muegge. Disponible en: http://blog.csoftintl.com/translation-tools-in-the-cloud-imug/

Lionbridge y TAUS Data Association (TDA) colaboran para introducir activos lingüísticos en tiempo real en la cloud. Sitio web oficial de Lionbridge. Disponible en: http://es-es.lionbridge.com/Company.aspx?pageid=2180&LangType=1034

Google Translator Toolkit: ¿herramienta profesional? En el blog “En la punta de la lengua”, de Pedro Márquez Delgado. Disponible en: http://pmdtrad.wordpress.com/2011/04/27/google-translator-toolkit-%C2%BFherramienta-profesional/

Un vistazo a Wordfast Anywhere. En el blog “En la punta de la lengua”, de Pedro Márquez Delgado. Disponible en: http://pmdtrad.wordpress.com/2011/10/16/103/

Después de las entregas anteriores sobre (0) “el equipamiento informático del traductor”,  (1) “las herramientas y software genéricos más utilizados por los traductores“, (2) “las herramientas utilizadas por el traductor audiovisual y el subtitulador profesional” y (3) “herramientas TAO”  y (4) “herramientas para la localización de imágenes, páginas web y software, hoy os dejo en el blog el sexto artículo de la “Guía básica de software para traductores”, que publiqué hace unos días en PDF y que todavía podéis descargar aquí.

UTILIDADES ONLINE, EN LA NUBE Y HERRAMIENTAS 2.0 DE USO GENÉRICO

En esta entrada he incluido algunos de los programas y utilidades online, en la nube y herramientas 2.0 que pueden ser muy interesantes y recomendables para los traductores e intérpretes. Antes de nada, conviene diferenciar entre los tres tipos de programas ya que, si bien tienen un funcionamiento muy similar, no comparten exactamente las mismas características:

¿Qué son utilidades online? Por utilidades online entendemos todos aquellas herramientas ofrecidas única y exclusivamente a través de Internet, siendo completamente necesario disponer de conexión a Internet para poder hacer uso de ellas.

¿Qué es la web 2.0? La “web 2.0” es la denominación que se ha acuñado para describir aquellos sitios web que utilizan una tecnología que rompe con la concepción tradicional de páginas web que funcionaban siguiendo una filosofía estática.  La web 2.0 tiene como objetivo ofrecerles a los usuarios más posibilidades para involucrarlo en un proceso de intercambio de información. Por tanto, ahora el objetivo es conseguir que el usuario se involucre e interactúe, formando parte de un continuum constante donde no hay barreras entre el emisor de la información y el receptor, pudiendo convertirse ambos en participantes de un mismo proceso de intercambio constante de información. Los mayores exponentes de la web 2.0 son las redes sociales, blogs, wikis, y las páginas webs y plataformas dinámicas. Incluso algunos expertos afirman que las herramientas en la nube también forman parte del entramado de la web 2.0, ya que permiten extender más allá de nuestro escritorio la información, los servicios y aplicaciones que el usuario desarrolla.

¿Qué son las herramientas “en la nube”? Para entender su significado, primero es necesario saber qué es “la nube”. El término viene del inglés cloud computing, cuya traducción más cercana y literal es “informática en la nube” o “computación en nube” (soluciones que no terminan de convencernos a muchos traductores, pero que sin embargo ya han sido acuñadas y son recomendadas por entes tan importantes como la Fundación del Español Urgente). Las herramientas en la nube suponen una concepción completamente novedosa a la hora de interactuar con nuestro ordenador e internet. Se trata de herramientas online que funcionan a través de internet y que por lo general no requieren ningún tipo de instalación, facilitando en muchos casos el uso de herramientas y la oferta de servicios diversos.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de este tipo de herramientas?

Ventajas:

  • La primera ventaja de todas es que puedes acceder al uso de estas herramientas desde cualquier dispositivo que disponga de conexión a internet, lo cual te permite poder trabajar con ellas desde cualquier lugar.
  • Por lo general, las aplicaciones y servicios que se ofrecen son gratuitos o, al menos, más asequibles que las herramientas y software tradicionales que en la mayoría de los casos requerían de licencias (con la excepción del software libre). Sin embargo, en los últimos tiempos están proliferando servicios en la nube que cada vez son más limitados y que solo ofrecen sus servicios completos previo pago. Lo que sí podemos concluir es que con este tipo de sistema está mucho más controlado el tema de la falsificación o uso indebido de licencias.
  • Los servicios y aplicaciones se mantienen siempre actualizados, por lo que ya no es necesario instalar nuevas actualizaciones o packs de expansión para actualizar nuestras utilidades.
  • Los requerimientos de hardware son mucho menores, ya que solo necesitamos conexión a internet y un navegador fiable.
  • Permiten trabajar en modo colaborativo, de forma que varias personas pueden trabajar al mismo tiempo sobre un mismo documento y desde diferentes lugares del mundo.
  • Son compatibles con cualquier sistema operativo, ya que al no tener que ser instaladas no han de cumplir con ningún requisito.

Inconvenientes:

  • El primer inconveniente se puede extraer de la primera ventaja. Al tener que disponer de conexión a internet, no siempre podremos utilizarlas. Si somos propensos a viajar mucho, o a cambiar de manera constante de lugar, o nuestra conexión va lenta o no funciona bien, automáticamente estaremos sufriendo unas limitaciones que no sufriríamos utilizando las herramientas tradicionales. Aunque bien es cierto que hoy en día difícilmente un traductor puede desempeñar sus labores sin una conexión a internet fiable. Pero, en cualquier caso, es un requisito que antes o después podría limitar nuestro trabajo.
  • Los archivos y herramientas no están ubicados dentro de nuestro ordenador, y por tanto no tenemos pleno control sobre ellos. En este sentido, son muchos los que todavía dudan de la seguridad de este tipo de servicios.
  • Al ser continuamente actualizadas, requieren una curva de aprendizaje constante y un nivel de adaptabilidad elevado. Se puede dar el caso de que se produzca una actualización que nos dificulte adaptarnos a los nuevos cambios y que afecte a nuestro rendimiento o a nuestra forma de trabajar.  En este sentido, las herramientas no son tan “personalizables” como lo son las herramientas de escritorio, las cuales podemos actualizar y configurar a nuestro antojo, lo cual nos da una cierta garantía de poder trabajar de una manera estable y más adaptada a nuestras necesidades. Aquí surge un dilema importante, ya que la herramienta, por lo general, debe de estar al servicio del usuario, y no el usuario al servicio de la herramienta.
  • Se pueden producir cambios en las condiciones del servicio, de forma que de un día para otro pasen de ser un servicio gratuito a un servicio de pago.
  • En general, las aplicaciones no son demasiado potentes y no siempre podemos confiar plenamente en su rendimiento, aunque en la mayoría de los casos su funcionamiento y las posibilidades que nos ofrecen son más que suficientes.
  • Muy relacionada con la anterior está la cuestión de que un número de usuarios elevado puede provocar en muchos casos una saturación del servicio, provocando consecuencias en su rendimiento.

Una vez aclarados de manera básica estos conceptos, a continuación se incluyen una serie de programas, aplicaciones y servicios generales basados en esta filosofía que pueden ser útiles para los traductores e intérpretes:

  • Herramientas de almacenamiento: Sin duda, las herramientas más populares dentro del género de las herramientas en la nube son las de almacenamiento. Gracias a ellas, podremos guardar nuestros archivos y disponer de ellos gratuitamente. Muchos dicen que con estas herramientas las memorias USB han pasado a la historia. La herramienta de este tipo más conocida por todos es, sin duda, Dropbox, que cada día se está posicionando como una herramienta de trabajo casi imprescindible. Ofrece 2 gigas de almacenamiento de manera gratuita que se pueden ampliar de diversas formas. Otras alternativas a Dropbox son Skydrive, que ofrece 25 gigas de almacenamiento, ADrive, que ofrece 50 gigas, la recientemente estrenada Google Drive, que nos ofrece 5 gigas de almacenamiento, y SpiderOak, que sigue la línea de Dropbox y ofrece 2. Cada una de las anteriores tiene diferentes características, ventajas y algunas limitaciones (al ser gratuitas, no todas te dejan plenas libertades), pero todas ellas merecen la pena y son muy útiles como herramientas de almacenamiento online.
  • Procesadores de texto y suites ofimáticas: Son quizá, las herramientas en la nube más conocidas actualmente tras las anteriormente mencionadas. Estas nos permiten crear, modificar y editar nuestros documentos de texto, diapositivas, hojas de cálculo, y más, a través de un editor online, además de otras funciones que cada una de estas herramientas posee de manera individual. Pero por si esto no fuera poco, lo más atractivo de estas herramientas es que nos permiten compartir documentos para trabajar en modo colaborativo con otros compañeros, de forma que los documentos pueden ser editados a tiempo real por varios usuarios al mismo tiempo. Sin duda, de entre todas las que hay, la herramienta estrella y más conocida es Google Docs, ya integrada dentro de la plataforma de Google Drive. Otras alternativas muy interesantes son Skydrive (Microsoft), iWork (Apple), y Zoho.
  • Utilidades PDF y OCR: Otras herramientas muy interesantes son las PDF. Gracias a ellas, podemos dejar a un lado el famoso Adobe Acrobat, y tirar de ellas para hacer tareas tan sencillas como crear y visualizar PDFs, insertar comentarios en ellos, compartirlos, imprimirlos o, lo mejor de todo, convertirlos a Word, con las ventajas que eso suele conllevar para los traductores. Entre las más destacadas están PDF Scape y EasyPDF Cloud. Si además trabajamos con documentos escaneados o imágenes, y necesitamos extraer el texto, podemos utilizar FreeOCRpara formar un equipo perfecto junto con las anteriores herramientas.
  • Antivirus y antiespías: También hay varios antivirus online disponibles de forma gratuita, como Panda Cloud Antivirus o Bitdefender QuickScan, dos antivirus gratuitos que se ejecutan directamente desde “la nube”, y Virus Total, un servicio gratuito que analiza archivos y URLs sospechosasfacilitando la rápida detección de virus, gusanos, troyanos y todo tipo de malwareque nos ayudarán de una manera muy sencilla a mantener nuestro ordenador libre de virus.
  • Conversor de formatos: En muchas ocasiones necesitaremos convertir los formatos de diferentes archivos. Para esa tarea, si no disponemos de ninguna herramienta instalada en nuestro ordenador, podemos utilizar OnlineConvert, un conversor de archivos multimedia que convierte archivos como imágenes, vídeos, documentos, audio y muchos otros formatos de manera rápida y gratuita.
  • Cuentas de correo y mensajería: Aunque parezca una perogrullada, lo cierto es que las cuentas de correo y mensajería online son las herramientas que más utilizamos diariamente para establecer contacto con nuestros clientes y/o contactos. Por tanto, son herramientas básicas. Muchos prefieren utilizar Outlook o Thunderbird para gestionar y configurar sus cuentas, herramientas muy recomendables, pero que no son imprescindibles, ya que las interfaces online de las cuentas de correo electrónico han evolucionado mucho y nos permiten realizar todas las funciones básicas sin tener que salir de nuestra bandeja de correo online. Mencionamos, por cortesía, las más conocidas, que no necesitan carta de presentación: Gmail, Outlook (antiguamente Hotmail) y Yahoo. Para complementar a las anteriores se están empleando mucho los programas de mensajería instantánea, sobre todo para realizar videollamadas, videoconferencias, o para hablar en tiempo real. En la actualidad se han convertido en herramientas casi imprescindibles para muchos trabajos. Entre las más utilizadas están Skype y Windows Live Messenger.
  • Buscadores y metabuscadores: Los traductores realizamos infinidad de búsquedas en diferentes buscadores con el objetivo de documentarnos para poder solucionar los problemas que nos van surgiendo en los procesos de traducción. La mayoría de nosotros utilizamos Google, que es, como todos ya sabemos, el buscador más utilizado del mundo. Sin embargo, siempre es bueno contar con otras alternativas, porque no siempre encontraremos la misma información ni las mismas páginas en otros buscadores. Actualmente, las alternativas a Google son Bing y el buscador de Yahoo. Por otra parte, puede ser interesante utilizar metabuscadores, que son sistemas de búsqueda que localizan información en varios buscadores al mismo tiempo, potenciando aún más la eficacia de las búsquedas. El único defecto que tienen los metabuscadores, es que utilizan una sintaxis interna propia para realizar las búsquedas, por lo que en muchas ocasiones no se consigue el mismo efecto con los demás buscadores que si buscáramos individualmente con nuestras propias fórmulas y estrategias en cada uno de ellos. Con todo, siguen siendo una buena opción para satisfacer nuestras necesidades. Entre los más utilizados están Dogpile, Beaucoup, Infospace o Info.com.

  • Blogging, diseño y edición web: En los últimos tiempos nuestra profesión está evolucionando a pasos agigantados en el plano tecnológico. Es por ello por lo que cada vez es más necesario que el traductor se haga visible en internet. Si tienes poca idea de diseño web, tal vez las mejores opciones serían About.me, WordPress, Blogger o Linkedin. Son herramientas muy sencillas de utilizar y que te permitirán editar y actualizar tu perfil diariamente. Sin embargo, no son las únicas posibilidades para diseñar tu web de manera online:
      • About.me es una página que te permite crearte un perfil atractivo a la vez que sencillo, y en el que puedes incluir muy fácilmente todos tus datos, y también incorporar tus redes sociales y profesionales, de forma que estés localizable para aquellos que accedan a él. Funciona a modo de tarjeta de presentación online.
      • WordPress y Bloggerson dos servicios online que permiten crear un blog personalizado. Este blog podrás enfocarlo a una finalidad profesional, donde lo más común es tener una sección para ir compartiendo tus publicaciones junto con otras secciones en las que incluyas una pequeña sección en la que hables de ti, y otras en las que incluyas tu currículum (a ser posible, en tus lenguas de trabajo). Incluso puedes incluir un formulario de contacto. Son muchas las posibilidades, aunque es cierto que familiarizarte con el panel de administración te llevará un tiempo si no has utilizado todavía ninguna herramienta por el estilo.
      • Linkedines una red social más, como Facebook o Twitter, pero enfocada especialmente a fines profesionales. Ahí podrás publicar tu currículum, hablar de tu experiencia laboral y entablar contacto con otros profesionales de tu sector y/o con futuros clientes. No funciona tanto como una página web, pero es muy útil si no quieres complicarte la vida y si le das un uso adecuado
      • Si tienes ya algo de experiencia con HTML, has diseñado alguna web ocasional o has tenido algún blog que te ha permitido ponerte al día en este apartado, entonces quizá te interese utilizar alguna de las siguientes herramientas. En la red hay servidores que te permiten crear tu página web y alojarla de manera gratuita. Además, incluyen un panel de administración muy completo que te permitirá configurar un montón opciones. Podrás elegir entre varias plantillas o modificar alguna ya existente e ir incluyendo tus secciones de una manera muy sencilla. Las que yo considero más recomendables son Webhost y Hostinger. Incorporan un editor web de uso sencillo, muchas plantillas y diseños para elegir la que más te guste, correo web y 2 gigas de almacenamiento, que para lo que vamos a hacer, es más que suficiente. No obstante, si quieres invertir de verdad en la web, también puedes contratar un dominio .es o .com de forma que tengas una dirección más fácil de recordar para tus clientes.

  • Redes sociales: Las redes sociales cada vez están teniendo un mayor protagonismo en nuestro devenir como profesionales. Es por ello por lo que es interesante utilizarlas con fines profesionales, aplicando estrategias que nos permitan promocionarnos a nivel laboral. Son muchas las que hay a nuestra disposición. Entre Las más conocidas y utilizadas están Facebook, Twitter, Linkedin, Pinterest, Google+, Tumblr o Xing. Entre las redes y foros dedicados a traductores están Proz, Translators Cafe y, ya en español, Traditori.
  • Envío y transferencia de archivos: Aunque las carpetas virtuales para compartir archivos a las que nos hemos referido antes pueden ser útil para compartir archivos grandes, existen también otras aplicaciones destinadas a este fin de manera exclusiva. Estas está destinadas al envío de archivos muy grandes, algo que normalmente un traductor general no necesitará, pero que un traductor audiovisual quizá si podría echar en falta, ya que muchas veces se manejan (por ejemplo) archivos de vídeo en alta definición que son muy pesados. Para solucionar esta cuestión se inventaron herramientas online como WeTransfer, que nos permite enviar archivos de hasta 2GB, LargeDocument, que nos permite enviar archivos de hasta 8GB, FileDropper, que nos facilita el envío de archivos de hasta 5GB y FileTea, que no tiene límite de tamaño de archivos.

Bonus: Herramientas en la nube para la traducción audiovisual.

  • Editores de imágenes: Hasta el momento, se ha generado una gran dependencia de los productos de Adobe para editar imágenes, con un alto coste por licencia, lo que impide que dispongamos de una herramienta lo suficientemente potente como para modificar imágenes, ya sea sencillamente modificando su tamaño, o para añadir textos o efectos. Sin embargo, hay una serie de herramientas disponibles en la red que nos permitirán realizar ajustes básicos como editar textos, recortar imágenes, modificar tamaños y mucho más. Por ello, os recomendamos herramientas como Adobe Photoshop Express, que es la herramienta gratuita en la nube desarrollada por Adobe, o Pixlr, que son editores potentes y muy válidos para satisfacer las necesidades que suele tener un traductor para solucionar tareas relacionadas con la localización de imágenes.
  • Editores de vídeo y audio: En muchas ocasiones los traductores audiovisuales podemos vernos inmersos en tareas que requerirán editar o manipular vídeos. Para este fin ya hay herramientas en la nube que cuentan con funcionalidades básicas para la edición de archivos de vídeo. Entre las mejores destacan WeVideo y VideoToolbox, que nos brindan las funciones más importantes para crear, editar, modificar y producir nuestros propios vídeos. Otras alternativas son los editores que incluyen los sitios web de Youtube y Vimeo, que son muy básicos pero incorporan algunas opciones que pueden sernos de utilidad.

*Si estáis interesados en leer más sobre herramientas y utilidades para traducción asistida o localización, estad atentos al próximo artículo sobre “herramientas TAO en la nube”.

Después de las entregas anteriores sobre (0) “el equipamiento informático del traductor”,  (1) “las herramientas y software genéricos más utilizados por los traductores“, (2) “las herramientas utilizadas por el traductor audiovisual y el subtitulador profesional” y (3) «herramientas TAO» , hoy os dejo en el blog el quinto artículo de la “Guía básica de software para traductores”, que publiqué hace unos días en PDF y que todavía podéis descargar aquí. Hoy, en esta entrega, os ofrezco un compendio que incluye información básica sobre herramientas y software para la localización de imágenes, páginas webs y software. También se incluyen comparativas de precio entre los programas más conocidos y utilizados actualmente por los traductores profesionales.

1. Introducción

La localización (L10N) es el proceso de adaptar y traducir productos de software o similares a otras lenguas. Para llevar a cabo este proceso, previamente estos productos deberán haber sido correctamente internacionalizados (I18N), es decir, deberán haber sido diseñados de forma que puedan adaptarse fácilmente a otras lenguas sin necesidad de realizar cambios en la ingeniería o el código de los mismos.

Para llevar a cabo dichas adaptaciones, por lo general, los traductores (localizadores) se valen de diversos programas y software que son necesarios para llevar a cabo dichas tareas. A continuación, podréis encontrar una selección de algunos de los programas más utilizados por los localizadores profesionales. Están agrupados en tres categoría diferentes: localización de imágenes, localización de páginas webs y localización de software y videojuegos.

2. Software para localización de imágenes

Una de las tareas más básicas dentro del campo de la localización es la localización de imágenes. Por lo general, esta es una tarea que tradicionalmente han desempeñado los diseñadores gráficos. Pero en la actualidad, los traductores están comenzando a desarrollar sus competencias en esta materia. Localizar una imagen no siempre es sencillo, pues muchas veces las imágenes pueden llevar implícitos problemas como referencias culturales, juegos de palabras, dobles sentidos, etc., que a la hora de ser traducidos requieren no solo una destreza técnica, sino también de una alta competencia traductora. Asimismo, en ocasiones existen restricciones en cuanto a la longitud de los textos, o distribución de las palabras, por tanto también es necesario desarrollar unas mínimas nociones de diseño gráfico y marketing publicitario, si bien no siempre son necesarias, aunque sí recomendables.

Además, cada imagen lleva implícitas unas características diferentes que la harán más difícil de traducir o menos en comparación con otras. Por ejemplo, no es lo mismo traducir un texto que está ubicado sobre fondo blanco, que un texto que tiene como fondo a una fotografía. En el segundo caso, la dificultad es más elevada, al tener que dejar intactos los elementos de fondo de la fotografía. Esta gradación es igualmente aplicable al resto de imágenes.

Para su correcta edición, los profesionales suelen utilizar editores gráficos en general. Dentro de este género hay una gran cantidad de programas que pueden ser útiles para estos fines. De entre todos ellos, los siguientes son los mejores considerados actualmente en el mercado:

  • El más utilizado y famoso es, sin duda, Adobe Photoshop. Es el editor de imágenes profesional más utilizado del mundo. Sus muchísimas opciones y posibilidades no dejan de crecer, llevando el retoque de fotografías a un nuevo límite en cada versión. A pesar de que existan alternativas gratuitas, Adobe Photoshop juega a otro nivel en cuanto a edición de fotos. Las herramientas exclusivas con las que cuenta este programa permiten llevar a cabo tareas difíciles con extrema facilidad o retoques casi imposibles de identificar. Es utilizado para infinidad de propósitos, ya sea para realizar ediciones sencillas, retoques fotográficos de gran precisión, o labores de diseño gráfico. Con unos conocimientos básicos de Photoshop, seremos capaces de localizar nuestras imágenes sin demasiado problema.
  • Las mejores y más conocidas alternativas gratuitas a Adobe Photoshop son, sin duda, GIMP e Inkscape. GIMP es un editor gráfico que permite retocar fotografías y componer imágenes vectoriales o de mapa de bits. Inkscape es un potente editor especializado en dibujo vectorial con el que se pueden retocar imágenes y archivos gráficos digitales.
  • Otras herramientas profesionales que pueden ser de utilidad son Adobe Fireworks,  Adobe IllustratorCorel Draw.

Otros programas muy recomendables para la localización de imágenes son unas nuevas herramientas que han surgido y que nos permiten identificar las fuentes que son utilizadas en las imágenes que hemos de localizar. En muchas ocasiones, el mismo cliente podrá darnos esa información, e incluso enviarnos la fuente que han utilizado en caso de que esta sea original o de pago. Pero en otros casos, tendremos que ser nosotros los que seamos capaces de aplicar la misma fuente o, en su defecto, una fuente parecida. Para eso han surgido herramientas como What The Font y What Font Is, que ofrecen sus servicios básicos online de manera gratuita, y que nos permiten solucionar fácilmente este tipo de cuestiones. Simplemente tenemos que subir la imagen y automáticamente nos ofrecerá un listado de fuentes que son iguales o similares a la que presenta nuestra imagen.

3. Software para la localización de páginas web y software.

En el contexto del desarrollo multilingüe de productos de software y páginas web se desarrollan las actividades de internacionalización (I18N) y globalización (G11N), que son de vital importancia para que dichos productos puedan tener salida a nivel global.

La localización de páginas web requiere tener conocimientos básicos sobre diseño web. Los principales lenguajes utilizados para el desarrollo y diseño de páginas web son el HTML y XHTML, si bien también hay páginas desarrolladas en otros formatos como PHP, Flash o JSP. Asimismo, para traducir páginas web también será necesario, en muchos casos, localizar imágenes que aparecerán integradas en el diseño de las mismas.

Los programas para la localización de páginas web son prácticamente los mismos que figuran en la compilación de herramientas TAO, que permiten, entre otros, traducir los formatos anteriores. A continuación, se incluye una lista con los principales programas y herramientas TAO que permiten traducir páginas web (HTML y XML) y los principales formatos de archivos de software (ver catálogo adjunto para obtener más información sobre los formatos soportados por cada programa):

Gratuitos:

Listado de precios

tablaherramientastao2

(Haz clic en la imagen para ampliarla)

A continuación se presenta un catálogo que incluye los diferentes formatos soportados por los principales programas y herramientas TAO destinadas a la localización:

herramientaslocalizacion2

(Haz clic en la imagen para ampliarla)

 herramientaslocalizacion3

(Haz clic en la imagen para ampliarla)

herramientaslocalizacion4

(Haz clic en la imagen para ampliarla)


A modo de bibliografía…

Después de las primeras entregas sobre “el equipamiento informático del traductor”,  “las herramientas y software genéricos más utilizados por los traductores“ y “las herramientas utilizadas por el traductor audiovisual y el subtitulador profesional”, hoy os dejo en el blog el cuarto artículo de la “Guía básica de software para traductores”, que publiqué hace unos días en PDF y que todavía podéis descargar aquí. Hoy, en esta entrega, os ofrezco un compendio que incluye información básica sobre las herramientas TAO y descripciones y comparativas de precio entre los programas más conocidos y utilizados actualmente por los traductores profesionales.

1. Introducción: Sobre las herramientas TAO

Las herramientas TAO (traducción asistida por ordenador) son sistemas de información que dan soporte al almacenamiento, navegación, extracción y creación de recursos lingüísticos del tipo memorias de traducción y diccionarios terminológicos. El nombre proviene de la traducción inglesa de CAT Tools (computer-aided translation).

Las herramientas TAO son, probablemente, los programas más especializados y específicos utilizados por los traductores con el objetivo de agilizar su trabajo. Si bien son herramientas que no todos los traductores utilizan, con el tiempo se han ido convirtiendo en una herramienta cada vez más indispensable, hasta el punto de que son exigidos por las diferentes empresas y agencias de traducción a la hora de contratar nuevos traductores, e incluso hay traductores autónomos que los utilizan y que recomiendan encarecidamente su uso. En el momento en el que estamos, son pocos los traductores profesionales que no han oído hablar de ellas o que no se han planteado utilizarlas.

Es importante establecer una diferenciación entre las denominadas herramientas TAO y las herramientas de traducción automática. La traducción automática es realizada por una máquina, mientras que las herramientas TAO son instrumentos auxiliares que el propio traductor utiliza para llevar a cabo sus traducciones.

2. ¿Por qué pueden ser útiles estas herramientas para el traductor?

En primer lugar, hay que aclarar que el éxito en el uso de este tipo de herramientas depende en buena parte del tipo de textos que cada uno traduzca. Por lo general, son útiles para aquellas tipologías textuales especializadas que provocan que el traductor esté traduciendo constantemente textos muy parecidos o de una tipología similar. Por ejemplo, textos que se puedan clasificar dentro de las tipologías más especializadas, como los jurídicos, científicos, técnicos, o económicos, entre otros.

Las ventajas que aportan son sobre todo en lo referente a la terminología y a la coherencia lingüística, permitiendo mantener una coherencia terminológica a lo largo de cada texto traducido y, al mismo tiempo, permitiendo ahorrar mucho tiempo al memorizar términos y construcciones que probablemente se repetirán en futuros textos del mismo tipo.

3. ¿Cuáles son los mejores programas TAO? ¿Qué programas hay disponibles actualmente en el mercado?

Por lo general, hay ya algunas herramientas TAO que han conseguido acaparar el grueso del mercado. La mayoría de estas herramientas son de pago, especialmente aquellas que son más especializadas y de una mayor profundidad en cuanto a su desarrollo.

  • Sin duda, las herramientas más utilizadas actualmente son las lanzadas por la empresa SDL International. Hay una amplia gama de versiones de sus productos que han ido evolucionando y que las empresas y traductores han ido escogiendo con el paso de los años. En la actualidad, las herramientas más utilizadas de SDL International son las suites de SDL Trados Studio (en sus versiones de 2009 y 2011). Sin embargo, son muchas las empresas que se han resistido a actualizar sus versiones de Trados, dado que hubo un salto importante entre las versiones 2007 y 2009 y muchos usuarios encontraron dificultades para adaptarse a la nueva interfaz desarrollada por SDL. Por ello, son muchos los que todavía utilizan las herramientas de 2007 de la suite de ese año, entre las que destacan utilidades como Trados WorkbenchTagEditor, WinAlign, o SDLX. Sin embargo, es evidente que antes o después estos usuarios y empresas deberán ir adaptándose a las nuevas versiones (y más todavía si tenemos en cuenta que la versión 2007 está ya prácticamente moribunda). Además, Trados también ha desarrollado otras herramientas para complementar a las anteriormente mencionadas, entre las que destaca SDL Multiterm, diseñada para la creación de glosarios terminológicos.

Sin embargo, en los últimos años han ido surgiendo cada vez más alternativas a Trados Studio.

  • Entre ellas destacan programas como Wordfast, que se ha convertido probablemente en uno de los competidores más eficaces de Trados. Algo que lo hace muy atractivo, es el hecho de que se puede utilizar gratuitamente, si bien su uso está limitado a memorias de traducción de 500 segmentos. Además es compatible con Trados, ya que emplea el formato estándar TMX (Translation Memory eXchange) en sus archivos de memorias de traducción.
  • Otra alternativa es Transit, desarrollada por STAR. Transit integra perfectamente todas las áreas de un sistema de traducción asistida completo: filtros de importación y exportación, memoria y editor de traducción, controles de calidad, gestor terminológico, gestión de proyectos y alineación de archivos.
  • De entre las herramientas TAO que han logrado hacerse un hueco en el mercado, también destaca Déjà Vu. Déjà Vu  es un programa de traducción asistida por ordenador elaborado por la empresa Atril/Ampersand. Pertenece al grupo de los programas de memoria de traducción ya que efectúa una pretraducción del texto a partir de una base de datos formada por el corpus de traducciones realizadas previamente por el traductor. A diferencia de otros sistemas, Déjà Vu reutiliza frases traducidas anteriormente o extrae equivalencias multilingües a partir de los textos activos. Además de esta capacidad de acumulación y extracción de información, Déjà Vu posee otras posibilidades tales como la utilización de filtros para varios programas de autoedición, un alineador de corpus, un gestor de terminología, etc.
  • Una herramienta que ha surgido más recientemente y que está ganando muchos adeptos es MemoQ. MemoQ está confeccionado como un entorno de traducción integrado, diseñado para ayudar a los profesionales a crear y trabajar con varios proyectos. MemoQ es también presentado como el software de traducción más fácil de usar. Con un ojo para el detalle, un oído para comentarios y experiencia en traducción, los arquitectos de memoQ se han esforzado por darte lo último en la productividad de la traducción.

Somos conscientes de que hay más herramientas en el mercado, pero quizás las mencionadas son las más utilizadas hoy en día por los traductores y las más visibles en el mercado. A continuación os facilitamos una comparativa de precios (hay que tener en cuenta que estos precios son orientativos y que no se han incluido todas las versiones que hay disponibles, aunque sí las más demandadas por los traductores freelance).

Listado de precios orientativos (a 17 de noviembre de 2012):

tablaHerramientasTAO

Herramientas TAO de licencia gratuita.

Por suerte, en los últimos años también han surgido herramientas TAO gratuitas, que permiten cubrir las necesidades básicas sin necesidad de invertir una cantidad en ellas. Como podréis imaginar, su desarrollo no es tan amplio, pero pueden funcionar muy bien en función de las dimensiones de vuestros proyectos y de la finalidad que cada uno quiera aplicarles. Entre las disponibles, destacan OmegaTAcross, AnaphraseusGoogle Translator Kit o Wordfast Anywhere.

  • OmegaT es probablemente la opción más extendida y más utilizada por los traductores que buscan una alternativa gratuita a Trados. Es un programa muy completo que permite trabajar con la mayoría de formatos que un traductor suele traducir. Además, también es compatible con otras aplicaciones de memoria de traducción, ya que utiliza también el formato TMX.
  • Across es otra de las alternativas gratuitas que siguen una línea muy similar a programas como Trados o MemoQ.
  • Anaphraseus es otra alternativa de software libre. Se trata de una herramienta de traducción asistida muy cómoda y fácil de utilizar parecida a Wordfast Classic que funciona como complemento de OpenOffice, la suite ofimática gratuita que actualmente se ha posicionado como la alternativa a Microsoft Office.
  • Google Translator Toolkit es una herramienta de traducción gratuita que cumple con todos los requisitos para convertirse en el aliado de los traductores con poco presupuesto. A diferencia de los anteriores, funciona online, algo que no es muy bien visto por todos los traductores profesionales, ya que muchos dudan de su seguridad y fiabilidad. En cualquier caso, es una herramienta muy completa que permite cubrir satisfactoriamente las necesidades de cualquier que busque una herramienta gratuita de este tipo.
  • Wordfast Anywhere. Sigue una filosofía parecida a Google Translator Toolkit. Es una herramienta que funciona online y que es la versión gratuita y portátil que combina funciones avanzadas de Wordfast Pro y Wordfast Classic. Tiene la ventaja de que se puede acceder a ella desde cualquier dispositivo, lo que la convierte en una de las herramientas TAO más accesibles del mercado, junto con Google Translator Toolkit.

Próximamente espero poder seguir ampliando y actualizando esta lista. Para ello, os invito a dejar vuestros comentarios y aportaciones en el blog. La próxima entrega será sobre “Software para la localización de imágenes y software”, que publicaré dentro de un par de días.

A continuación os dejo un listado de fuentes que me han sido de utilidad y que considero muy recomendables para ampliar información sobre todos estos programas. Hasta la próxima.

A modo de bibliografía…

Después de las dos primeras entregas sobre “el equipamiento informático del traductor” y «las herramientas y software genéricos más utilizados por los traductores«, hoy os dejo en el blog el tercer artículo de la “Guía básica de software para traductores”, que publiqué hace unos días en PDF y que todavía podéis descargar aquí. Hoy, en la tercer entrega, os ofrezco un compendio que incluye varias herramientas y software que pueden ser de utilidad para los traductores audiovisuales y subtituladores profesionales.

HERRAMIENTAS PARA EL TRADUCTOR AUDIOVISUAL Y EL SUBTITULADOR PROFESIONAL

Son muchas las herramientas que un traductor audiovisual necesita para desempeñar sus diferentes labores. Una de ellas es la subtitulación, que requiere el uso de diversos programas específicos. He aquí un compendio de los que consideramos esenciales y recomendables:

Editor de subtítulos: Sin duda, es la herramienta principal, pues es el programa con el que podremos configurar los subtítulos que luego incluiremos en los vídeos correspondientes.

– Editores gratuitos (freeware): En la actualidad, el editor de subtítulos gratuito más conocido y utilizado es Subtitle Workshop, que es capaz de cubrir las necesidades básicas dentro de este campo. Sin embargo, la lista de editores de de subtítulos es bastante amplia. Nosotros recomendamos Aegisub, pues es un programa que permite más opciones en cuanto a la configuración de los subtítulos, ya que permite trabajar con estilos, visualizar la onda de la pista de audio o introducir efectos especiales, entre otras funciones.

Dentro de esta filosofía, se encuadran los programas anteriormente mencionados, y también otros como Jubler Subtitler (el editor de subtítulos para Mac, también disponible para Windows), Subtitle Processor (que es criticado por ser demasiado complicado de entender), Subtitle Creator (que recibe valoraciones muy positivas en Softonic, lo cual es valorable), Subtitle Edit (que no ofrece demasiadas posibilidades en cuanto a configurar el formato y los estilos del texto de los subtítulos) o Gaupol (que es quizá más profesional que los anteriores, ya que admite múltiples formatos y proporciona mejores medios de creación y sincronización de subtítulos, y un editor de texto con más posibilidades).

La lista probablemente es todavía más larga, pero los anteriores son los editores de subtítulos con filosofía WYSIWYG que hemos considerado mejores o, quizá, más conocidos o localizables en internet dentro del género del software gratuito. Existen más editores, y los incluimos por cortesía en la siguiente enumeración: SubMagic, Gnome Subtitles(para Linux), DivXLand Media Subtitler, VisualSubSync, Open Subtitle Editor.

– Editores de pago: Pero la realidad muestra que los programas de pago son, en general, los que están más actualizados y mejor adaptados a la realidad profesional de los traductores audiovisuales (evidentemente, esto no puede ser de otra manera). En general, los editores de subtítulos gratuitos te permiten hacer un trabajo eficiente y profesional si aprendes a utilizarlos, pero en cuanto a características y posibilidades, los programas de pago a menudo suelen ofrecer más posibilidades. De entre los programas de pago destacan los siguientes:

Programas complementarios

Si bien un editor de subtítulos puede ser más que suficiente para crear nuestros archivos de subtítulos y cumplir con nuestra misión, en muchas ocasiones podremos necesitar otros programas para tareas complementarias:

Programas para incrustar subtítulos: Para crear un archivo nuevo de vídeo en el que ya aparezcan los subtítulos incrustados, los mejores programas de software libre son Format Factory y AviReComp. Format Factory admite múltiples formatos, y también es un conversor eficiente. Por contra, AviReComp solo trabaja con archivos en formato .AVI, aunque cumple perfectamente con el objetivo de incrustar los subtítulos. Otro programa que puede funcionar como alternativa es PocketDivxEncoder, que también incorpora otras funciones aparte de la incrustación de subtítulos, actuando como optimizador de vídeos y películas para diferentes dispositivos.

– Programas externos para modificar subtítulos: Existen otros programas aparte de los editores de subtítulos, que nos permitirán realizar modificaciones de los archivos finales. Entre ellos destacan DVDSubEdit, que permite visualizar y hacer modificaciones a subtítulos, botones y otros elementos de los ficheros VOB de forma directa, es decir, sin necesidad de multiplexar y demultiplexar el vídeo; y VOBSub, que es una pequeña suite de herramientas para editar e integrar subtítulos.

Editores de vídeo: En muchas ocasiones, el traductor audiovisual deberá manipular y editar archivos de vídeo. Es por eso por lo que hemos querido incluir algunos programas de edición entre nuestras recomendaciones. Entre los gratuitos, destacamos Windows Live Movie Maker y VideoPad Video Editor, que son muy fáciles de utilizar y que dan un resultado muy decente. También añadimos Free Studio, que es una suite muy completa para trabajar con archivos de vídeo y audio, y vReveal, que es también un programa muy recomendado en la red. Todos ellos son aptos para cualquier perfil de usuario y permiten hacer lo básico. Por supuesto, para ediciones más avanzadas recomendamos los programas de Adobe y Nero, sobre todo Adobe Premiere, que es considerado por muchos el mejor editor de vídeo. Otros editores de pago muy utilizados y muy aclamados son Sony Vegas Pro, Pinnacle Studio o VideoStudio Pro X5.

– Editores de audio: Los editores de audio son programas muy útiles que pueden facilitarnos las tareas de grabación, edición y modificación de archivos de audio. El más famoso y utilizado es Audacity, que nosotros también recomendamos para estos fines. Como alternativas, programas como Power Sound Editor o Mp3DirectCut. Entre los programas de pago, recomendamos Adobe Audition y SoundForge.

– Conversores de audio y vídeo: Otra de los problemas que nos irán surgiendo al trabajar con archivos de vídeo y audio será el de convertirlos a otros formatos. Por ello, recomendamos los programas Format Factory, Anyvideo Converter y Winavi para la edición de vídeos, y Free Mp3 WMA Converter para editar archivos de audio. Todos ellos son gratuitos y de gran calidad. Al principio cuesta un poco aprender a utilizarlos correctamente, pero una vez se les coge el manejo te pueden sacar de muchos aprietos.

– Reproductores: Para reproducir nuestros vídeos e incorporar nuestros subtítulos a los mismos, necesitaremos reproductores de vídeo. Los reproductores son una cuestión bastante personal, ya que cada uno suele elegir el que más le guste por razones de distribución, velocidad, diseño, etc. Nosotros recomendamos VLC Media Player para reproducir vídeos y audio en general, ya que apenas necesita códecs y es capaz de reproducir prácticamente cualquier archivo. Otras alternativas al anterior son QuickTime, Media Player Classic o el conocido Windows Media Player. Con respecto a los reproductores de audio, nos quedamos con AIMP, ya que nos convence su sistema de bibliotecas y de listas de reproducción. Como alternativa, os proponemos Winamp, Songbird y Itunes.

– Códecs: No siempre los necesitaremos, pero son útiles sobre todo si tenemos que trabajar con formatos no muy conocidos o que nuestro ordenador no puede reconocer. Por ello os recomendamos packs de códecs como K-Lite Códec Pack o XP Codec Pack.

Y eso es todo, por ahora. No olvidéis que seguiremos actualizando esta sección con nuevas entradas todos estos programas y sus nuevas versiones. Además, en la medida de lo posible, se incluirán progresivamente reseñas individuales de los programas más solicitados, algo para lo que estaríamos encantados de contar con vuestra inestimable colaboración.

A modo de bibliografía…

Después de la entrada introductoria sobre “el equipamiento informático del traductor”, hoy os dejo el segundo de los artículos de la “Guía básica de software para traductores”, que publiqué hace unos días en PDF y que todavía podéis descargar aquí. Hoy, la segunda entrega, con un compendio que incluye las herramientas y software más generales utilizados por los traductores en su día a día.

SOFTWARE PARA TRADUCTORES: HERRAMIENTAS Y SOFTWARE GENÉRICOS

Con herramientas de software genérico, nos referimos a aquellas herramientas que todo traductor necesita para realizar las labores más generales y básicas de la traducción. De entre todos ellos, recomendamos los siguientes:

  • Procesadores de textos: Hoy en día el procesador de textos es una de las herramientas más utilizadas por el traductor. Son muchos los que hay disponibles en el mercado y, sin duda, el más conocido de todos es el famoso Microsoft Word, de la suite ofimática de Microsoft Office (que también recomendamos), que por lo general todos traemos ya incorporado con nuestro sistema operativo Windows. Sin embargo, hay otras opciones igualmente recomendables, como el procesador de textos de la suite ofimática OpenOffice, que está publicado como software libre y de código abierto. Son también dignos de mención otros procesadores gratuitos como AbiWordLibreOffice o Atlantis Word Processor, que son muy competitivos y que seguramente son las mejores alternativas a los más conocidos.
  • Herramientas y utilidades PDF: Además de los documentos editables por nuestros procesadores de texto, los traductores también tenemos que trabajar muy a menudo con documentos en formato PDF. Para visualizar e imprimir archivos PDF recomendamos el clásico Adobe Reader, si bien algunas alternativas fiables podrían ser Nitro Reader o PDF X-Change Viewer. En el caso de que queramos manipular el documento, entonces sería recomendable hacernos con la versión de Adobe Acrobat (de pago), si bien Nitro Reader también nos permitirá hacer modificaciones. También es interesante contar con programas que nos permitan crear PDFs o convertirlos a otros formatos. Para estos fines son muy recomendables programas como PDF Creator para crear archivos PDF, o Free PDF to Word Converter, para convertirlos a formatos legibles en Microsoft Word. Con todos estos programas, sin duda, podremos formar un tándem perfecto para trabajar con archivos PDF.
  • Navegadores web: En los tiempos que corren los traductores nos pasamos horas navegando en internet buscando documentarnos para llevar a cabo nuestra labor, por tanto es indispensable contar con varios navegadores que nos garanticen una navegación fluida por la red y poder organizar adecuadamente nuestras páginas y favoritos. Entre los navegadores más importantes están Mozilla FirefoxGoogle Chrome e Internet Explorer. Actualmente, el más utilizado de ellos es Mozilla Firefox, que ha desbancado en los últimos tiempos a Internet Explorer. Sin embargo, Google Chrome está cogiendo mucha fuerza últimamente, ya que es un navegador muy sencillo a la par que rápido y ágil y, probablemente, si no lo ha hecho ya, desbancará a Mozilla Firefox como el navegador más potente. En cualquier caso, os recomendamos probarlos y elegir el que más se adapte a vuestras necesidades. Si no os convence ninguna de estas opciones, otras alternativas fiables son Opera y Safari. Todos ellos son gratuitos.
  • Clientes de correo: Para gestionar nuestro correo de una forma más productiva y eficiente puede ser una buena idea recurrir a programas específicos de gestión de correo. Los clientes de correo son programas muy útiles, sobre todo si tienes más de una cuenta de correo. Estos te ahorrarán dar muchas vueltas por la red gracias a que, entre otras muchas cosas, pueden sincronizar tus cuentas de forma que puedas tenerlas mejor organizadas y disponibles en un solo clic. Los programas que os recomendamos son dos: por un lado, Mozilla Thunderbird, de los creadores del famoso navegador Firefox, y por otro lado, Microsoft Outlook, que en los últimos tiempos ha evolucionado la versión de su clásico programa Outlook Express.
  • Antivirus: Los traductores, como el resto de trabajadores, necesitamos mantener nuestro ordenador a salvo. Para ello, es recomendable tener un antivirus fiable. De entre los gratuitos, los que más nos han convencido han sido AviraAVG, y Avast!, ya que son gratuitos, están actualizados y, desde hace poco tiempo, disponibles en español. Lo cierto es que para ser gratuitos son muy completos y cumplen a la perfección con lo que se les pide. Si no quedas convencido, siempre puedes recurrir a otros antivirus de pago como NortonMcAfeeESET NOD32 o Panda, que durante muchos años han liderado el mercado de los programas antivirus.
  • Antiespías: Es muy recomendable complementar a los antivirus con un buen antiespía (spyware). Un spyware es un software que recopila información de un ordenador y después transmite esta información a una entidad externa sin el conocimiento o el consentimiento del propietario del ordenador. No todos los antivirus están preparados para eliminarlos, pero por suerte existen otros programas que pueden solucionar eficazmente esta cuestión. De entre ellos, nosotros recomendamos tres: Spybot Search & DestroyMalwarebytes y SuperAntiSpyware, los tres gratuitos y de gran eficacia.
  • Mantenimiento: También es recomendable disponer de programas que limpien el sistema de archivos y optimicen el sistema para que el ordenador se mantenga correctamente. Con este fin se crearon programas como Advanced System Care (gratuito), Tune Up (de pago), Everest (gratuito), Argente Utilities (gratuito), o Glary Utilities(gratuito), que ayudarán a agilizar vuestro ordenador y a que sea más eficiente.
  • Gestores de descargas: Si bien no son imprescindibles, sí que son recomendables. Los gestores de descargas nos ayudarán a tener mejor organizados y ordenados los archivos que vayamos descargando y encontrando en la red. Además, son muy útiles cuando tenemos que descargar varios archivos al mismo tiempo y no queremos estar encargándonos nosotros de hacerlo todo manualmente. De entre todos los que hay, os recomendamos JDownloader, que sin duda es el gestor de descargas más recomendado del momento. Una buena alternativa podría ser Internet Download Manager.
  • Compresores: A la hora de enviar y transferir archivos, siempre es buena idea comprimirlos para reducir su tamaño y conseguir un envío más rápido y ligero. Por tanto, ya sea para comprimir o para descomprimir, podemos necesitar un compresor. Nosotros recomendamos Winrar, sobre todo porque es capaz de trabajar con más formatos que los demás. 7Zip (gratuito) y Winzip también te podrán ser de gran utilidad.

Estamos seguros de que puede haber más programas recomendables para traductores. Por ello os invitamos a colaborar y realizar vuestras aportaciones, ya sea en forma de entradas o de comentarios. En las próximas semanas esperamos seguir ampliando nuestras reseñas de programas y software. Y vosotros… ¿cuáles utilizáis y/o recomendáis?

A modo de bibliografía…

Hola a todos, sigo adelante con la publicación individual de los artículos que forman parte de la “Guía de software para traductores” (que todavía podéis descargar en PDF). Hoy, publico en el blog la primera entrega sobre el equipamiento informático del traductor:

EL EQUIPAMIENTO INFORMÁTICO DEL TRADUCTOR

En la actualidad, la herramienta de trabajo más utilizada por los traductores es el ordenador. Es por ello por lo que es indispensable invertir en un ordenador de garantías que nos permita trabajar con solvencia y sin problemas de fiabilidad y mantenimiento. E insisto en este último mensaje, porque en realidad es lo más importante y en lo que más debemos insistir. De nada nos servirá invertir nuestro dinero en un ordenador último modelo si luego nos da fallos y nos impide hacer nuestro trabajo diario.

Teniendo claro esta primera premisa, podemos pasar a las siguientes. Para elegir un ordenador primero tendremos que valorar cuáles son nuestras necesidades como traductores. Por lo general, un traductor general no necesitará un equipo demasiado potente, ya que sus tareas se limitaran a trabajar con herramientas básicas como procesadores de texto, internet, correo electrónico, herramientas de traducción asistida, etc. Por tanto, si atendemos a los requisitos de estas herramientas, nos daremos cuenta que no es necesario invertir en un ordenador último modelo y realizar una inversión desorbitada. Sin embargo, sí deberíamos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Por lo general, los traductores pasamos muchas horas sentados delante del ordenador, por lo que es muy importante cuidar detalles como hacernos con un buen teclado y un ratón ergonómicos para estar cómodos y reducir el cansancio y el desgaste causados por tantas horas de trabajo. Y, aunque no formen parte del hardware del ordenador, también sería interesante valorar la posibilidad de invertir en una buena silla ergonómica y en una mesa de trabajo amplia y cómoda.
  2. Los traductores e intérpretes por lo general trabajamos en lugares fijos, pero en muchas ocasiones podemos vernos obligados a desplazarnos por motivos de trabajo. Es por eso por lo que puede haber un importante dilema sobre si escoger un ordenador de sobremesa o un portátil. Podríamos pasar horas y horas debatiendo sobre esto último, pero a la hora de la verdad, se trata de una cuestión muy personal, por lo que cada uno debe de tomar la decisión en base a sus necesidades. En mi opinión, puede ser interesante contar con ambas herramientas si nuestro bolsillo nos lo permite, ya que nos darán más facilidades y una mayor flexibilidad a la hora de trabajar en diferentes lugares de trabajo.
  3. Para el ordenador de sobremesa, lo ideal sería invertir en una pantalla grande(de 21 pulgadas para arriba), ya que nos permitirá trabajar con un mayor espacio visual y con unos tamaños de letra más grandes sin ver nuestro espacio de trabajo reducido, algo que nuestros ojos agradecerán a la larga.
  4. Para el ordenador portátil, lo ideal sería hacernos con uno no demasiado grande (entre 13 y 16 pulgadas), que sea ligero, con una batería potente y que disponga de buena ventilación. De esta forma podremos desplazarnos sin que nuestra espalda sufra demasiado y estaremos invirtiendo en un portátil cuya vida útil será más larga. También es recomendable hacernos con un ratón USB(inalámbrico o con cable), ya que nos permitirá trabajar con mayor agilidad y sin estar encogidos utilizando el ratón táctil delante de la pantalla.
  5. En cuanto a las características técnicas del ordenador, de nuevo la elección dependerá de nuestras necesidades. Un traductor audiovisual, por ejemplo, tendrá que invertir en un ordenador más potente (probablemente con una buena tarjeta gráfica y de audio, entre otras cosas), que un traductor especializado en otros campos que no requieren el uso de herramientas y dispositivos de audio y/o vídeo. En mi opinión, lo mejor que podemos hacer antes de comprar nuestro ordenador es realizar una valoración y un análisis de qué tipo de programas vamos a necesitar y fijarnos en sus requisitos del sistema. A partir de ahí, podremos buscar un ordenador que cumpla con esos requisitos y se ajuste mejor a nuestras necesidades. Con esta estrategia, podremos tomar una decisión final con un mayor acierto.
  6. Es importante que seamos conscientes de que la inversión que estamos haciendo tiene que ser duradera en el tiempo. No nos servirá de nada comprarnos un ordenador que hoy nos sirva y que dentro de dos meses se quede completamente desfasado. Lo normal, por lo general, es invertir en un ordenador que nos dure al menos 5 o 6 años, si bien en el caso de los ordenadores de sobremesa es posible ir alargando su vida útil renovando componentes para actualizarlo. Por tanto, si podemos gastarnos 100€ o 200€ más en un ordenador, si eso nos garantiza que nos dure más tiempo, quizá sería interesante valorar la posibilidad de gastarlos a modo de inversión a largo plazo.
  7. En el caso de invertir en un portátil y en uno de sobremesa, sería interesante invertir más dinero en el de sobremesa, pues probablemente será el ordenador con el que más trabajaremos.
  8. Como equipamiento recomendable, pero no imprescindible, figuran la impresora y el escáner, ya que en muchas ocasiones podemos necesitar escanear documentos para trabajar con ellos en el ordenador o imprimirlos para diferentes fines.
  9. Por lo que respecta a la conexión de internet, es muy importante elegir a un proveedor fiable, que nos permita disponer de una conexión rápida de garantías, y cuyo servicio técnico y atención al cliente sean eficaces y solventes. Es cierto que no existe el proveedor perfecto, pero dentro de las opciones que tengamos para elegir, debemos intentar escoger la mejor. Para evitar problemas innecesarios, puede ser interesante hacernos con una conexión USB que pueda sacarnos de apuros en los casos en los que no funcione la conexión principal.
  10. Por último, y aunque no entre dentro de lo que sería el equipamiento informático, es importante disponer de un espacio de trabajo que sea apropiado y adecuado para realizar nuestro trabajo. Puede ser muy interesante elegir alguna habitación de nuestro hogar para dicho fin, con el objetivo de separar la vida profesional de la personal, aunque bien es cierto que muchas veces esto no es posible por problemas de espacio. En cualquier caso, sí deberíamos establecer nuestro espacio de trabajo en un lugar fijo en el que estemos cómodos y que nos permita trabajar con comodidad. Como recomendaciones, sería interesante que estuviera bien iluminado y decorado de forma que nos alegre la vista y nos haga trabajar en un ambiente positivo y agradable.

En cualquier caso, a la hora de la verdad lo más importante es que las decisiones que tomemos sean para velar por nuestra comodidad y para facilitar nuestro trabajo. Seguro que, antes o después, nuestro yo interno nos lo agradecerá.

A modo de bibliografía…

¡Hola a todos! Las últimas dos semanas han sido muy intensas en todos los sentidos. Me ha pasado de todo, y creedme que cuando digo de todo, es de todo. Casi puedo dar las gracias de seguir vivo…

Dramatismos aparte, una de las cosas en las que he estado trabajando ha sido en el proyecto de recursos para traductores en el que mi compañera Beatriz y yo llevamos trabajando desde el curso pasado. Por fin estamos haciendo avances importantes y es muy probable que la plataforma esté disponible para antes de finales de año.

Mientras tanto, he considerado oportuno dar carpetazo de una vez por todas a mi anterior proyecto que, si muchos recordáis, consistía en una web que contenía una compilación de software, herramientas y utilidades para traductores e intérpretes. Pues bien, después reflexionar mucho sobre qué forma podía ser la mejor para cerrar el capítulo, finalmente tomé la decisión de que lo ideal podía ser confeccionar una guía de software para traductores adaptando los contenidos que había en la antigua página de SofTrad, y que próximamente pasará a ser una de las piedras angulares del nuevo proyecto.

Aunque sobre esto ya hablo en las primeras páginas de la guía, quiero aclarar que el objetivo de la guía no es ni mucho menos lucrarme o sacar algún tipo de beneficio económico. El único objetivo es intentar darle una salida útil al proyecto que inicié y que todos vosotros podáis disfrutar de él gratuitamente. Por supuesto, me he tomado la molestia de citar todas aquellas fuentes que me han sido útiles (artículos, entradas de blogs, webs de productos, etc.).

Como me ha llevado mucho tiempo maquetarla y dejarla medianamente atractiva para la vista (aunque todavía tiene sus fallos), he decidido publicarla primero en su versión en PDF, que no incluye hipervínculos ni enlaces de ningún tipo. Pero que no cunda el pánico. Mi idea es ir publicando uno a uno los siete artículos que esta contiene, con todos sus enlaces e hipervínculos que probablemente os facilitarán la tarea de navegar por la red y descargar todos aquellos programas que puedan interesaros. Mientras tanto, os invito a descargar la versión en PDF y a echarle un vistazo, porque creo que puede merecer mucho la pena.

Por supuesto, estoy abierto a cualquier tipo de propuesta y crítica para mejorarla, aunque siempre desde el respeto y con buena voluntad. Puede que tenga mil fallos y mil errores, pero no olvidéis que es un trabajo que he hecho completamente solo y al que le he dedicado muchas horas de trabajo para simplemente compartirlo con vosotros.

Dicho todo esto, paso a dejaros una breve explicación sobre los contenidos de la guía y, por fin, el enlace de descarga.

La guía está compuesta por siete artículos que pretenden resumir de una manera estructurada el software y herramientas utilizados por los traductores. Los artículos han sido realizados como si fueran entradas de blog, ya que el objetivo final es que formen parte de este blog y de la web del proyecto en el que estoy inmerso. A lo largo de toda la guía se ha realizado una clara diferenciación entre herramientas generales y especializadas. Además, también se ha hecho hincapié en enfocar dichas herramientas a varios perfiles diferentes de traductores, como por ejemplo el traductor audiovisual, el localizador o el traductor general. El índice y los títulos de los artículos que forman la guía son los siguientes:

  1. El equipamiento informático del traductor
  2. Herramientas de software genérico
  3. Herramientas para el traductor audiovisual y el subtitulador profesional
  4. Herramientas TAO
  5. Software para la localización de imágenes, páginas web y software
  6. Utilidades online, en la nube y herramientas 2.0 de uso genérico
  7. Herramientas TAO “en la nube”: ventajas e inconvenientes

Enlace de descarga:

GUÍA BÁSICA DE SOFTWARE PARA TRADUCTORES (Descargar en PDF)

Espero de verdad que os sea de utilidad. Un saludo.