¿Qué debo tener en cuenta para elegir un editor de subtítulos adecuado?

Son muchas las herramientas que un traductor audiovisual necesita para desempeñar sus diferentes labores. Una de ellas es la subtitulación, una actividad que requiere del uso de herramientas especializadas que incorporan funciones muy específicas relacionadas con la edición de texto, vídeo o audio. Esto hace que estas herramientas sean más complejas que otras a las que ya estamos bastante habituados, como los procesadores de texto o los reproductores de audio o vídeo, que son las que más se suelen utilizar para traducir guiones o hacer transcripciones.

En esta entrada y en las sucesivas (esta es la primera de una serie de entradas), pretendo repasar algunas de las herramientas más conocidas y utilizadas por los traductores audiovisuales, centrándonos sobre todo en los editores de subtítulos. Empezaremos distinguiendo sobre todo entre herramientas gratuitas y comerciales, para que así puedas elegir la herramienta que mejor se adapte a tu situación actual.

Diferencias entre los editores gratuitos y los editores comerciales

Sin duda, el editor de subtítulos es una de las herramientas principales, pues es el programa con el que podremos editar, traducir y sincronizar nuestros subtítulos.

A la hora de elegir un editor de subtítulos, es importante que tengamos muy clara la finalidad de uso de nuestros subtítulos y las exigencias de nuestro cliente. El formato más extendido es el SRT (SubRip), que está basado en texto plano y es más que válido para generar subtítulos de tipo abierto (open captions) para fines diversos. No obstante, cabe la posibilidad de que nuestro cliente nos pida que le enviemos los subtítulos en un formato comercial de closed captions (como los Scenarist SCC o los Cheetah ASC o CAP, por citar un par de ejemplos), para lo cual deberemos utilizar herramientas comerciales. Otros formatos muy utilizados son el SUB (para DVD) y el XML, RTF y el TXT (por ser compatibles con la mayoría de editores de vídeo y DVD del mercado).

En consecuencia, deberemos distinguir entre herramientas gratuitas y herramientas comerciales. Las gratuitas nos servirán principalmente para generar subtítulos abiertos, mientras que las comerciales serán un requisito indispensable si tenemos que traducir o generar subtítulos de tipo cerrado (closed captions).

¿Qué funciones debe incorporar un editor de subtítulos?

Esta es, probablemente, la pregunta del millón. El editor de subtítulos idóneo debería cubrir todas tus necesidades como traductor audiovisual. Estas pueden variar en función de la naturaleza de cada encargo, ya que nuestros clientes pueden hacernos peticiones muy diversas. Desde traducir una simple plantilla de subtítulos en SRT, a generar unos subtítulos accesibles para sordos.

Por otro lado, a la hora de elegir, también debes valorar si te merece la pena invertir tu dinero en una herramienta comercial o no. Si la subtitulación no es tu actividad principal, quizá puedas arreglártelas con un editor gratuito, pero si por el contrario es tu principal cometido, quizá te interesaría invertir algo de dinero en una herramienta completa y fiable.

Dicho esto, vamos a repasar las funciones que considero más importantes en un editor de subtítulos.

Funciones importantes

Editor WYSIWYG

Captura de la interfaz de Subtitle Workshop.

Es importante que nuestro editor nos permita ver y editar nuestros subtítulos directamente sobre el vídeo en el que estemos trabajando. De esta forma, podremos ver cómo quedan nuestros subtítulos en tiempo real y retocarlos sobre la marcha.

Modo traductor

Una de las labores más repetitivas que vamos a desarrollar es la traducción de subtítulos. Por tanto, es importante que nos aseguremos de que la herramienta elegida disponga de un modo de traducción que nos permita trabajar con los textos alineados y diferenciar fácilmente los subtítulos originales de los traducidos.

Captura de Subtitle Edit con el modo de traducción activado.

Onda de sonido

Esta función es imprescindible si queremos sincronizar nuestros subtítulos con una mayor rapidez. Bien es cierto que el traductor no siempre es el encargado de sincronizar los subtítulos (por lo general siempre traduce y nada más), pero por experiencia te digo que más de una y de dos veces te va a tocar hacerlo. En esas ocasiones, se agradece muchísimo disponer de un editor que te ofrezca la posibilidad de sincronizar la entrada y salida de los subtítulos directamente sobre la representación gráfica de la onda de sonido (espectro), ya que esta función nos permitirá intuir con una mayor facilidad cuándo hablan los personajes y cuándo hay silencios.

Onda de sonido de Aegisub.

Contador de caracteres

Una función imprescindible, dado que los subtítulos por lo general no deben sobrepasar un determinado número de caracteres (por lo general, 38 o 40, en función de lo que nos dicte el cliente). Por tanto, es fundamental que podamos ver en tiempo real cuántos caracteres tiene cada subtítulo que generemos. También es importante que podamos consultar los CPS (caracteres por segundo), que nos permitirán medir la legibilidad de cada subtítulo.

Captura de  VisualSubSync. Abajo se puede consultar el número de caracteres de cada línea.

Atajos de teclado personalizables

Si queremos ser productivos, el editor de subtítulos que utilicemos deberá permitirnos trabajar con atajos de teclado. De esta manera, podremos usar la herramienta sin necesidad de tocar el ratón. Es fundamental que podamos, por ejemplo, movernos por el vídeo a nuestro antojo, o cambiar de un subtítulo a otro con facilidad, por citar un par de funciones repetitivas. Además, sería interesante que pudiéramos personalizar los atajos de teclado para utilizar combinaciones de teclas que sean cómodas para nuestras manos y fáciles de recordar.

Lista de atajos de teclado de Aegisub.

Compatible con múltiples formatos de subtítulos

Los formatos más importantes son, sin duda, el SRT y el TXT, pues son formatos con los que todas las herramientas suelen ser compatibles. No obstante, sería muy recomendable que el editor de subtítulos elegido pudiera generar otros formatos como el ASS o SSA (compatible con estilos de texto), el SUB (utilizado por muchas herramientas de edición y quemado de DVD) o el RTF (ideal para abrir los subtítulos en procesadores de texto como Word). Si la herramienta es comercial, es importante que nos aseguremos de que genera formatos de Closed Captions como el SCC (Scenarist), ASC o CAP (Cheetah), o formatos de imagen compatibles con editores de DVD como Final Cut, Sonic Scenarist o Apple DVD Studio, entre otros.

Formatos de archivo de Subtitle Workshop.

Estilos de texto

Esto es algo indispensable si necesitamos dar formato a nuestros subtítulos. Si no necesitamos editar los tipos de letra y colores, entonces podríamos prescindir de esta función, pero lo cierto es que hoy día la mayoría de editores gratuitos permiten configurar los estilos de texto, por tanto sí es una función que podríamos exigir, más aún si necesitamos crear subtítulos para discapacitados auditivos.

Administrador de estilos de Aegisub.

Funciones de corrección y revisión

Si bien es cierto que estas funciones pueden ser prescindibles (siempre podemos revisar nuestros subtítulos en Word, por ejemplo), sí que podrían ayudarnos a mejorar nuestra productividad. Las herramientas comerciales suelen incorporar correctores ortográficos muy fiables y herramientas de corrección y revisión muy interesantes. Los editores gratuitos, por el contrario, ofrecen opciones más limitadas, pero en ocasiones pueden sernos de utilidad.

Informe de errores de VisualSubSync.

Eso es todo, por ahora. En la siguiente entrada, entraremos de lleno a analizar varios editores de subtítulos gratuitos. Si te has quedado con ganas de más, te recomiendo que le eches un vistazo a las fichas de los dos cursos de subtitulación profesional que imparto en Traduversia (Conviértete en subtitulador profesional y Subtitulación profesional con Aegisub).

¡Hasta la próxima entrada!

Rafael López Sánchez

Rafael López Sánchez

Traductor profesional (EN/IT>ES) especializado en traducción audiovisual, localización, diseño y maquetación. He traducido series, películas y documentales emitidos en cine, televisión y canales de Internet. Imparto cursos online sobre mis especialidades en Traduversia y participo como ponente en congresos y eventos de traducción.
Rafael López Sánchez
Opt In Image

¡APÚNTATE A MIS CURSOS DE SUBTITULACIÓN PROFESIONAL EN TRADUVERSIA!

Apúntate a mis cursos de subtitulación profesional (Conviértete en subtitulador profesional y Subtitulación profesional con Aegisub) a un precio especial en Traduversia. Gracias a estos cursos podrás aprender, entre otras cosas:

  • Teoría y práctica de la traducción audiovisual
  • Pautas y convenciones que suelen seguir los traductores profesionales para subtitular
  • Cómo crear, editar y traducir subtítulos como un profesional con ejercicios reales de películas y series
  • Funciones avanzadas y trucos para mejorar tu productividad
  • El flujo de trabajo más adecuado para llevar un proyecto de subtitulación a buen puerto de principio a fin

¡Deja un comentario si te ha gustado la entrada!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

¡Deja tu comentario y comparte tu opinión! Recuerda ser constructivo en la medida de lo posible. :P

Loading Facebook Comments ...