Entradas

Queridos jugones de la traducción:

Esta vez vuelvo para hablar de uno de mis temas favoritos y que más protagonismo ha tenido en este blog: editores de subtítulos. Los que hayáis seguido el blog o mis cuentas de redes sociales seguramente hayáis consultado distintos artículos y recursos que he ido publicando en los últimos años por aquí, como los siguientes:

El blog tiene «ocultas» más entradas sobre subtitulado, pero estas han sido las más leídas y las que me invitan a seguir escribiendo nuevos artículos de actualización en el blog de cuando en cuando. Pero, como no quiero repetirme, os remito a ellas desde el inicio para poneros al día de las principales características de los editores de subtítulos, puesto que en realidad, como vamos a ver más adelante, las herramientas en sí no han cambiado tanto, pero sí se han añadido algunas funcionalidades de las que es interesante hablar. Vamos allá. 🙂

¿Cómo han evolucionado las herramientas de subtitulación en los últimos años? 

La mayoría de traductores veteranos aún seguimos usando los tradicionales editores de subtítulos de escritorio. No obstante, al igual que ha ocurrido en otros ámbitos, como las herramientas ofimáticas o incluso las herramientas de traducción asisitida, en los últimos años hemos venido experimentando una evolución hacia el desarrollo de herramientas en la nube. Así ha ocurrido que han surgido editores de subtítulos en nube muy competentes y fáciles de usar como Amara, Ooona, Closed Caption Creator o Subtitle Horse (por citar algunos ejemplos).

El ejemplo del editor comercial Ooona

Esto ha traído una serie de ventajas muy interesantes. Seguramente la más importante sea que ya no es estrictamente necesario trabajar en local en nuestro propio PC, sino que podemos trabajar desde cualquier PC con conexión a Internet accediendo a la herramienta a través de un navegador web. Y en algunos casos, incluso podemos acceder a estas herramientas con nuestro smartphone o con una sencilla tablet, lo cual es ideal si solo necesitas abrir un SRT para hacer un par de retoques aquí y allá.

Otra ventaja interesante es que algunas de estas herramientas ya han podido desarrollar las funcionalidades necesarias para incorporar un sistema de trabajo colaborativo en nube, de manera que ya es posible que varios profesionales trabajen a la vez sobre un mismo producto audiovisual. Bien utilizado, este avance agiliza la cadena de trabajo y evita que los profesionales acaben intercambiándose el mismo archivo mil veces por correo electrónico, práctica que muchos ya comienzan a considerar improductiva. En lugar de eso, ahora todos pueden acceder a la herramienta a la vez y trabajar en tiempo real en un entorno que, a menudo, les permite comunicarse mediante un chat o sistema de mensajería o comentarios, muy útil para ofrecer retroalimentación o hacer preguntas (los famosos queries).

Otro avance que se ha producido y que tiene pinta que va a seguir dándose en el futuro, es que algunas herramientas de traducción asistida como memoQ, Wordbee o SmartCat ya han empezado a incorporar complementos o plugins que permiten traducir subtítulos haciendo uso de memorias de traducción. El caso más comentado y del que ya he hablado por aquí y en las redes en alguna ocasión es el memoQ video preview tool, un complemento que puede instalarse dentro de memoQ y que permite traducir archivos de subtítulos en un entorno muy similar al de un editor de subtítulos, pero con el valor añadido de poder usar una memoria de traducción. El inconveniente está en que herramientas como memoQ son de pago, por lo que no están al alcance de todo el mundo, aunque pueden ser interesantes para aquellos que tengáis una licencia de memoQ y queráis amortizar la inversión que hicisteis en su día. Eso sí, os recomiendo que seáis prudentes, ya que aunque memoQ video preview tool tiene una pinta genial, aún está un poco verde.

 

Captura de memoQ video preview tool

Captura ampliada del reproductor de memoQ video preview tool

Pero, como decía, memoQ no es la única que ha estado trabajando en esa dirección, y otras herramientas de la competencia como Wordbee o Smartcat han empezado a incorporar también vistas previas de vídeos dentro de sus programas, aunque tiene pinta de que aún tienen un largo camino que recorrer para poder competir con los editores de subtítulos de toda la vida.

Captura de la vista previa de un vídeo dentro de Smartcat

Captura de la vista previa de un vídeo dentro de la interfaz de Wordbee

Además de lo anterior, las herramientas más sofisticadas incorporan software muy completos de gestión de proyectos en nube que permiten asignar proyectos a personas que estén registradas en su sistema, de manera que los project managers pueden gestionar los permisos en todo momento de qué profesionales tienen acceso al proyecto y hacer un seguimiento de cómo van las traducciones o en qué fase está un determinado vídeo (en spotting, traducción, revisión, entregado, etc.).

Por último, hay que mencionar que algunas empresas y productoras están invirtiendo también en desarrollar y mantener sus propias herramientas de subtitulado, que a veces ofrecen gratuitamente a sus proveedores. En esos casos, asignan a sus vendors un acceso a sus sofisticadas plataformas con usuario y contraseña.

Captura del editor de subtítulos propietario de Netflix.

Amara como ejemplo de editor gratuito evolucionado

En la anterior captura se pueden observar las partes del editor en nube de Amara, que son las siguientes:

1. Atajos de teclado del editor. Generalmente, los editores en nube incorporan pocos atajos para aligerar la herramietna y este en concreto trae los que los desarrolladores han considerado más importante, como los que permiten reproducir el vídeo, añadir códigos de entrada y salida o navegar por los subtítulos.

2. Rejilla de subtítulos (TO en columna izquierda y TM en columna derecha). Esta rejilla es, quizá, una de las partes que menos han cambiado, pues tradicionalmente los editores de subtítulos disponían los subtítulos en una tabla para poder consultarlos y navegar por ellos más fácilmente. En este caso, además, se colocan en paralelo para facilitar la traducción, lo cual es de agradecer (hay editores de escritorio un tanto anticuados que no permiten alinear los textos para traducirlos).

3. Lista de procesos dentro de la cadena de trabajo. Esta funcionalidad suele variar en cada herramienta, pues el workflow (o procesos) suele variar según quién se encargue de gestionar el proyecto y de cómo se organice. En este caso, los desarrolladores de Amara han separado en tres fases: traducir, sincronizar y revisar.

4. Panel informativo de códigos de entrada y salida, recuento de caracteres y velocidad de lectura. A título informativo, y junto a la rejilla, se ofrece un pequeño panel en el que se pueden consultar los códigos de tiempo y los recuentos. Este panel es imprescindible, puesto que los subtituladores profesionales a menudo tenemos que cumplir con una serie de pautas de velocidad de lectura y limitaciones de caracteres.

5. Herramienta de comentarios. Un añadido muy útil, pues a través de esta herramienta se pueden publicar comentarios para cosas tan necesarias y habituales como comentar errores, plantear preguntas o dudas o explicar por qué hemos resuelto de una determinada forma un problema de traducción.

6. Reproductor de vídeo con previsualización de subtítulos en vivo. El editor de Amara nos permite importar vídeos que se han subido a plataformas como YouTube y Vimeo, de manera que, con la planificación necesaria, se podría eliminar un paso tan tedioso y lento como el envío/descarga de un vídeo muy pesado a varios profesionales. En lugar de eso, Amara permite subirlo a uno de estos repositorios y, a partir de ahí, trabajar sobre él. Además, nos permite ver en tiempo real como quedan nuestros subtítulos.

Teniendo en cuenta que Amara es un editor en nube gratuito, podría decirse que es bastante completo, pero hay que tener muy presente también que hay otras herramientas comerciales que incorporan aún más funcionalidades que las que ofrece Amara. Aunque, sinceramente, creo que lo que trae es más que suficiente para encargos ocasionales y por lo que he podido hablar con algunos colegas en ForoTraduversia y en persona, hay varias empresas que utilizan Amara para sus proyectos. Si quieres saber más sobre este editor, más abajo puedes consultar un vídeo que grabé yo mismo para Traduversia en el que lo analizo y muestro cómo funciona.

Todo esto está muy bien, pero mucho cuidado con pasarnos de modernos

Sin duda es un síntoma muy positivo que hayan surgido todas estas herramientas, pues eso significa que nuestro sector sigue avanzando y que hay empresas y desarrolladores que están mirando por crear herramientas pensadas para profesionales de la traducción y que sirvan como solución a las productoras y agencias que necesitan traducir una gran cantidad de productos audiovisuales. Otra cosa distinta es si miran lo suficiente por las tarifas, pero eso es algo para comentar en alguna entrada futura.

No obstante, a pesar de que noto que hay empresas que ya se están pasando a estas herramientas, en la práctica la mayoría aún siguen utilizando herramientas clásicas de escritorio como Subtitle Workshop, Subtitle Edit o Aegisub. Y los motivos son varios. Yo destaco los siguientes:

  • Aunque estas herramientas inspiran confianza y parecen fiables, no podemos olvidarnos de que son en nube, con las ventajas e inconvenientes que eso conlleva. Y a este respecto, el principal inconveniente es que, al no tener la herramienta instalada en tu PC (recordemos que la herramienta está instalada en un servidor ajeno), realmente no tenemos ningún control sobre ella. Por tanto, puede ocurrir que un día te levantes y la herramienta no esté online, bien por problemas técnicos, bien porque la empresa o colectivo que la ofrecía gratuitamente ha decidido ponerla de pago. Esto me lleva a concluir que, pese a sus interesantes ventajas, podrían no estar al mismo nivel que los editores de escritorio en cuanto a fiabilidad.
  • Si estás sujeto a acuerdos de confidencialidad, sé muy prudente a la hora de plantearte subir vídeos a estas herramientas, puesto que algunas pueden almacenarlos en sus servidores sin comunicártelo. También pueden almacenar tus traducciones o archivos de subtítulos. Por el contrario, cuando trabajas en local, los archivos quedan en tu disco duro y eres tú quién decide cuándo y a quién enviárselos.
  • A nivel de funcionalidad, reconozco que la mayoría de estos editores en nube son completísimos y los hay que no tienen apenas nada que envidiar a las de escritorio, pero he observado que algunas de estas herramientas no incorporan onda de sonido (muy interesante para hacer el spotting de manera productiva) y que la mayoría no permiten personalizar los atajos de teclado. Esto provoca que tengamos que ser los subtituladores quienes nos adaptemos a cada una de estas herramientas —y no al revés, que sería lo ideal—. Eso, para el que lleva muchos años en el oficio a menudo supone un problema, porque al final tienes que estar acordándote de qué atajo se usaba en cada herramienta para dar un salto de 5 segundos hacia atrás o para cambiar el código de entrada de un subtítulo. Por eso a menudo ocurre que el profesional acaba volviendo a su herramienta de confianza por una cuestión de productividad y practicidad. A este respecto, editores como Subtitle Edit o Aegisub son muchísimo más fiables, agradecidos y personalizables.

Recuerda que las herramientas en nube gratuitas, aunque ofrecen ventajas muy interesantes, también tienen sus inconvenientes en cuanto a fiabilidad, privacidad y seguridad.

Entonces, ¿qué herramientas gratuitas puedo usar para subtitular en 2020?

A continuación, te ofrezco un listado de las herramientas que yo mismo utilizaría para subtitular en 2020, haciendo una distinción de entre los editores en nube —que debes usar con prudencia— y los editores de escritorio —que son más tradicionales y no están tan actualizados—.

Editores de subtítulos en nube gratuitos que te recomiendo probar

Amara

HAZ CLIC AQUÍ PARA PROBAR AMARA

Ya lo hemos analizado antes y hay poco que añadir. Mi sensación es que Amara es el editor gratuito en nube más utilizado ahora mismo. Yo lo he utilizado con algún cliente y nunca me ha dado problemas. Quizá echo en falta que tenga una interfaz un poco más minimalista y ordenada —como la de Subtitle Horse, por ejemplo—, pues hay ocasiones en las que resulta poco intuitiva.

Si quieres aprender a usar Amara, aquí abajo te dejo un tutorial que grabé para Traduversia hace unos meses.

Subtitle Edit (online)

HAZ CLIC AQUÍ PARA PROBAR SUBTITLE EDIT (ONLINE)

Sí, yo también me sorprendí al descubrirlo, pero resulta que Nikse, el grupo desarrollador de esta herramienta, publicó hace un tiempo una versión online de Subtitle Edit, que evidentemente está  inspirada en la versión de escritorio, pero con menos funcionalidades y un tanto inestable (está en versión beta). Puedes descubrirla aquí.

Subtitle Horse

HAZ CLIC AQUÍ PARA PROBAR SUBTITLE HORSE

Subtitle Horse es un editor poco conocido y verdaderamente interesante, puesto que en su versión gratuita ofrece onda de sonido y atajos personalizables (veremos cuánto tiempo lo mantienen como gratuito). Una herramienta que merece la pena probar.

Veed.io

HAZ CLIC AQUÍ PARA PROBAR VEED.IO

Veed.io es un editor gratuito menos profesional que los anteriores por no incorporar funcionalidades como los recuentos de caracteres, pero igualmente resulta útil para proyectos sencillos como crear vídeos con subtítulos para redes sociales o para hacer transcripciones. Incorpora también una herramienta de subtitulación automatizada por voz, que ejecuta un reconocimiento de voz sobre el archivo de vídeo que carguemos y hace una propuesta de transcripción sincronizada que convierte en subtítulos. El resultado es sorprendentemente aceptable, aunque es necesario llevar a cabo una revisión en la que a menudo hay que hacer bastantes retoques en códigos de tiempo y, por supuesto, en la segmentación y limitaciones de los subtítulos. Otro punto positivo es el nombre (si te fijas, «veed.io» es fácil que un usuario español pueda leerlo como «vídio»). 😀

Editores de subtítulos de escritorio gratuitos con los que acertarás seguro

En esta sección no te voy a descubrir la rueda, puesto que la mayoría de editores que te voy a recomendar son los que ya venía recomendando en mis anteriores posts y en la guía de subtitulado (que espero actualizar pronto con toda esta info nueva). Es por esto que voy a limitarme a listarlos dejando un enlace a los completos análisis comparativos que hice de estas herramientas hace un tiempo en el blog y que aún tienen bastante vigencia.

Subtitle Edit (Windows, GNU/Linux)

Haz clic aquí para consultar un análisis muy completo de Subtitle Edit

Aegisub (Windows, Mac OS, GNU/Linux)

Haz clic aquí para consultar un análisis muy completo de Aegisub

Subtitle Workshop (Windows, Mac OS, GNU/Linux)

Haz clic aquí para consultar un análisis muy completo de Subtitle Workshop

VisualSubSync (Windows)

Haz clic aquí para consultar un análisis muy completo de VisualSubSync

Editores con los que te recomiendo experimentar (si eres geek y te atrae GNU/Linux)

Recientemente publiqué en el blog una entrada sobre GNU/Linux para traductores. En ella, ofrecí un listado de herramientas pensadas para traductores profesionales que he probado y con las que he experimentado, entre las que se incluían varios editores de subtítulos para Linux de los que he hablado recientemente en este hilo de ForoTraduversia. Estos editores son parecidos a los anteriores, pero presentan la particularidad de que solamente están disponibles para Linux. No obstante, si tienes curiosidad o si te gusta descubrir nuevos programas, te recomiendo que los pruebes, ya que no te dejarán indiferente.

Subtitle Composer (GNU/Linux)

Subtitle Editor (GNU/Linux)

Gnome Subtitles (GNU/Linux)

Más información y actualizaciones sobre editores de subtítulos en ForoTraduversia

Es probable que no vuelva a publicar otra entrada sobre este tema hasta dentro de unos meses o incluso hasta 2021. No obstante, si quieres saber más sobre editores de subtítulos en las próximas semanas o meses, te recomiendo que sigas este hilo de ForoTraduversia, en donde cada cierto tiempo voy publicando en pequeñas píldoras los descubrimientos que voy haciendo.

También te invito a echarle vistazo a mis cursos de subtitulado de Traduversia, en los que podrás aprender a utilizar varias de estas herramientas y otras para labores complementarias, como incrustar subtítulos en un vídeo o hacer controles de calidad.

Después de la comparativa de los editores de subtítulos Aegisub y VisualSubSync y del análisis del reproductor VLC Media Player, hoy os traigo un análisis de Camtasia Studio, un editor de vídeo que, en mi opinión, puede ser una herramienta muy interesante para traductores audiovisuales y, por qué no, también para formadores, pues ahora en temas de e-learning los vídeotutoriales son uno de los elementos imprescindibles para una enseñanza interactiva. ¿Queréis saber cómo funciona esta herramienta? Pues entonces echadle un vistacillo al siguiente vídeo:

Para cualquier duda o pregunta que queráis solucionar, podéis dejar un comentario o contactarme a través del blog. ¡Espero que os haya gustado el vídeo!

TechSmith Camtasia Studio 7

Vídeos anteriores del VLOG:

Entradas relacionadas:

¡Hasta la próxima!

En los últimos años, la televisión está experimentando una evolución considerable. Pero, curiosamente, la evolución que se está produciendo es, en mayor parte, a nivel tecnológico, y no tanto a nivel conceptual. Y es que, en los últimos tiempos, los televisores tradicionales de tubos dieron paso a los de plasma, luego a los LCD, y ahora han llegado la tecnología LED y las televisiones inteligentes. Y, entre medias, también se ha producido el cambio de la televisión analógica a la digital. Y todo en apenas una década.

evolucion tv

Sin embargo, el concepto de televisión que conocemos actualmente sigue siendo el mismo que hace diez años: una televisión en la que se emiten programaciones no elegidas por el consumidor y que le son impuestas de antemano. El consumidor sólo puede elegir entre lo que emiten los canales de los que dispone, y no puede elegir con plena libertad qué le apetece ver en cada momento. Tampoco puede dar feedback ni puede cambiar o modificar las emisiones. Estamos hablando, por tanto, de un proceso de comunicación unidireccional, que hace que más que nunca podamos calificar como “tonta” a esa caja mágica que todos tenemos en el salón de nuestra casa.

Curiosamente, en la actualidad, los menores de 25 años apenas consumen televisión. Es más, de hecho, la televisión en sí les parece aburrida. No entienden eso de ponerse delante de una pantalla en la que te imponen una programación predeterminada que incluye anuncios y publicidad que se realiza mediante interrupciones. Y es que, los más jóvenes han crecido pegados al ordenador y a internet, dos aliados perfectos que permiten consumir a la carta y huir de los anuncios, interrupciones e imposiciones de los canales de televisión. Gracias a internet, ahora el usuario puede decidir qué quiere ver, y cuándo, cómo y dónde verlo. Hablamos, por tanto, de una interacción bidireccional entre el usuario y el medio, que pone en jaque a la “unidireccionalidad” de los medios tradicionales.

Análisis y estudios estadísticos:

En realidad, los televisores y decodificadores actuales están preparados para afrontar el consumo a la carta y la interacción con internet. El reciente surgimiento de las televisiones inteligentes (Smart TVs) así lo demuestra. Sin embargo, parece que son las grandes empresas televisivas las que no están preparadas para afrontar el cambio de paradigma. La consecuencia es una caída evidente en el consumo habitual de televisión y un crecimiento cada vez más pronunciado en el consumo de televisión a la carta (VoD). Las estadísticas son bastante contundentes a este respecto:

graficoTV1

Gráfico 1: Evolución de la cuota de pantalla (%) de las principales cadenas de televisión españolas

Si observamos el gráfico de arriba, fácilmente podemos observar una caída pronunciada en la cuota de pantalla de las cadenas de televisión españolas más populares. Curiosamente, hasta cadenas como Cuatro o La Sexta, lanzadas en los tiempos más recientes, han iniciado una caída en su cuota particular pese a la crecida que experimentaron en los primeros años de nacimiento. Quizá algunos pensaréis que este descenso podría justificarse con el amplio abanico de canales que nos ofrece la TDT actual, pero si analizamos el cómputo global de consumo de TDT en los últimos años, la caída es también evidente (ver gráfico 2):

graficoTV2 Gráfico 2: porcentaje total de la cuota de pantalla de los principales canales españoles de la TDT.

Según el gráfico anterior, podemos concluir que prácticamente se ha producido una caída de casi un 25% en los últimos años. Por el contrario, si analizamos estadísticas de consumo de TV a la carta de otras cadenas, podemos ver un crecimiento cuasi inverso al del gráfico anterior. En esta ocasión, vamos a tomar de referencia los datos de consumo del sistema de TV online de la BBC entre los años 2009 y 2012:

bbciplayergrowth2009_2012_614x288

Las cifras del eje de coordinadas representan el número de peticiones (en millones), por lo que es evidente el crecimiento mayúsculo que está experimentando este servicio en los últimos tiempos.

Estudios sobre el consumo de TV a través de internet de los más jóvenes:

Según este estudio sobre consumo televisivo, series e internet realizado a adolescentes de Madrid, un 70 por ciento de los encuestados disponen de ordenador con conexión a internet en su habitación y lo utilizan para ver la TV, series o películas por cuenta propia. Una gran parte de los encuestados afirmaron en el estudio que prefieren el consumo a través de internet por los siguientes motivos:

  • Pueden ver la TV cuando quieran, adaptando el visionado a sus horarios.
  • Tienen más posibilidades de seleccionar contenidos y programas.
  • Pueden ver la TV sin que nadie les moleste.
  • Pueden parar el visionado y reanudarlo en cualquier otro momento.
  • Es más cómodo.
  • Nadie controla lo que ven.
  • Pueden ver los programas todas las veces que quieran.
  • Pueden hacer otras cosas a la vez.
  • No tienen que discutir por lo que les apetece ver.
  • Pueden ver con antelación series y películas que ya han sido estrenados.

La era de las televisiones inteligentes (Smart TVs):

Samsung-Smart-TV-D8000-2

Parece que, con la llegada de las televisiones inteligentes, se está haciendo un amago de cambiar el sistema tradicional y adaptarlo a los nuevos tiempos, pero, al mismo tiempo, parece que las grandes empresas televisivas todavía no encuentran o no quieren encontrar una fórmula que satisfaga los puntos anteriores. Por suerte, al menos ahora este tipo de televisiones ofrecen más facilidades con respecto al consumo de televisión y contenidos a la carta a través de internet, aunque esta característica ahora mismo va en perjuicio de los grandes canales, que ven cómo sus cuotas de audiencia caen año tras año.

Pese a que muchos de ellos actualmente ofrecen la posibilidad de visualizar a través de sus páginas web los principales contenidos que emiten cada día (TV a la carta), la mayoría de usuarios de internet recurren a la descarga (no voy a entrar en temas de legalidad), a la visualización online a través de sitios como YouTube, NowVideo, Moevideo, VK, etc., o a las retransmisiones en streaming para consumir los contenidos que desean. Estas opciones permiten al usuario reproducir los contenidos en cualquier momento, eludiendo la publicidad y las interrupciones, y con la ventaja de que son ellos quiénes deciden cuándo pausar o reanudar el visualizado. Sin embargo, no todos estos servicios garantizan una calidad alta de imagen y audio, lo que parece no importar demasiado a muchos consumidores.

Los fansubs y el doblaje: el eterno debate entre calidad e inmediatez

Creo que no me aventuro demasiado si digo que, gracias al consumo online, hay cada vez más usuarios que ven las películas y series en versión original subtitulada. Como muchos ya sabéis, la mayoría de series y películas extranjeras que se emiten en España suelen emitirse con varias semanas o meses de retraso con respecto al estreno de éstas en sus países de origen.

En los últimos años, gracias al crecimiento y desarrollo de internet, aparecieron los fansubs, que permiten a los usuarios ver en primicia las series y películas que ya se han emitido en sus países de origen. Es cierto que muchos fansubs se caracterizan por tener una mala calidad o, al menos, una calidad más baja que los subtítulos realizados por los profesionales del sector audiovisual, aunque por otro lado ponen de manifiesto una realidad evidente: muchos usuarios quieren un consumo inmediato. En este sentido, quizá podríamos decir que, en cierto modo, internet y la web 2.0 están haciendo mella en el sector audiovisual, que no está preparado todavía para ofrecer esa inmediatez sin que la calidad se vea afectada.

dubbingstudioLa realidad muestra que los productos audiovisuales se traducen muchas veces a una velocidad vertiginosa. Pero es prácticamente imposible ofrecer las versiones traducidas (tanto subtituladas como dobladas) de los productos audiovisuales de manera instantánea sin que la calidad se vea afectada. Recordad cuando os conté mi experiencia traduciendo “Los reyes del trueque”, cuando tuve que traducir la primera temporada completa de la serie en apenas 2/3 semanas, y cuando os comentaba que sentía que la calidad de las traducciones disminuía por no disponer de un margen de tiempo suficiente.

Y es que, en muchas ocasiones se podrían acortar los plazos, pero para garantizar una calidad profesional sería necesario disponer de un margen de tiempo razonable. Sin embargo, también es cierto que un período de varios meses de retraso en el lanzamiento de las versiones subtituladas y dobladas podría resultar un tanto excesivo y podría evidenciar una mala planificación de todo el proceso de traducción y adaptación.

Un cambio de paradigma como posible solución:

En realidad, como ya he comentado, disponemos de los medios técnicos necesarios para consumir de forma inmediata los productos audiovisuales pero, con el sistema actual, la industria no está todavía preparada para sacar partido de esa “inmediatez tecnológica”, porque no puede garantizar una calidad a corto plazo en las adaptaciones de sus productos.

estreno (1)Por tanto, quizá sería necesario un cambio del paradigma para poder asegurar esa inmediatez. Se me ocurre que, quizá, el sector televisivo podría mirarse en el espejo del sector de los videojuegos, y buscar la manera de realizar estrenos mundiales o lanzamientos de los productos a nivel global, eludiendo por tanto las esperas en el resto de países y asegurando desde el principio calidad e inmediatez.

Esto ya se ha realizado con varias películas (se me viene a la cabeza el estreno de El Hobbit, por ejemplo), pero todavía no se ha convertido en la tendencia dominante. En el sector de los videojuegos, títulos como Fifa13 o Nba2k13 (por citar un par de ejemplos de los muchos que hay) fueron lanzados en EE.UU y Europa en la misma semana, con solo un par de días de diferencia entre cada lanzamiento. Si aplicáramos este mismo sistema al sector televisivo, probablemente se solucionaría de raíz este problema, aunque por otro lado en muchos casos el lanzamiento de los productos audiovisuales en sus países de origen quizá podría retrasarse demasiado. Muchas veces, se trata de una cuestión de presupuesto y de mercado que siempre hay que estudiar de forma pormenorizada en cada caso concreto.

Con respecto al paradigma televisivo, lo cierto es que la única forma factible que veo de convertir la televisión en un medio bidireccional (y, por tanto, de dar una solución a la actual situación de declive) es mediante la integración de las posibilidades que ofrecen la web 2.0 e internet (algo que ya es posible gracias a las televisiones inteligentes), y mediante la transición hacia un nuevo sistema de oferta y demanda de los productos audiovisuales que sea rentable y que, al mismo tiempo, garantice calidad e inmediatez. Un sistema que, probablemente, todavía es una de las asignaturas pendientes del sector.

mass_mediaBien es cierto que, con este tipo de cambio, el poder de influencia, bien positivo, bien negativo, de un medio tan potente como la televisión se vería afectado, y que la influencia que hoy día se ejerce a través de ella, mediante el uso instrumentalizado de las programaciones televisivas, también podría irse al traste. No hay que olvidar en ningún momento que los mass media siempre han sido una fuente de influencia sobre las masas que ha estado al servicio de los grupos más poderosos. Pero, ¿acaso no es evidente que son cada vez más los espectadores que huyen de la televisión actual precisamente por eso? ¿Acaso el espectador no huye también de la publicidad y la interrupción de este medio de comunicación? ¿Acaso el espectador no se siente más libre y menos condicionado cuándo puede elegir qué ve y cuándo, dónde y cómo lo ve?

El futuro

De lo que no hay duda, es que los productos audiovisuales se seguirán doblando y subtitulando, por mucho que cambien los soportes y la filosofía de la pequeña y la gran pantalla. Es más, el subtitulado, por lo que veo, gana cada vez más fuerza en internet, por ser más rápido y más práctico para los consumidores, mientras que el doblaje sigue siendo la tendencia dominante en la televisión y el cine. A mí, personalmente, me preocupa que el declive televisivo y del cine pueda acabar afectando al sector del doblaje. Y por eso considero que, con un cambio de paradigma que asegurara estrenos simultáneos de las versiones originales y dobladas en sus respectivos países, el doblaje también podría salir muy beneficiado, pues muchos usuarios preferirían consumir el estreno en versión doblada al no tener que esperar para hacerlo.

Mucho me temo que las grandes empresas televisivas todavía tienen un largo camino que recorrer y que, durante ese camino, tienen muchas preguntas que plantearse y muchos cambios que afrontar. Nosotros estaremos atentos, eso seguro.

mainstockpic-6973283-worklessnessinitiatives

¡Hasta la próxima!