Entradas

Hoy quiero compartir con vosotros las herramientas que utilizo en mi día a día para afrontar los diferentes encargos y tareas que se me van presentando. Ya realicé una entrada anterior que formó parte de la saga de entradas encuadradas dentro del Proyecto Softrad, en la que hice una recopilación de herramientas para la traducción audiovisual.

Sin embargo, en esta entrada me gustaría compartir con vosotros cuáles de esas herramientas utilizo más y qué utilidad les doy. En la actualidad, la mayoría de encargos que estoy afrontando son subtitulados y traducciones de guiones y, por tanto, todos los programas que os voy a comentar a continuación serán para solucionar cuestiones relacionadas con dichas tareas:

Herramientas para la subtitulación:

  • Editor de subtítulos: Como muchos ya sabéis, siento una especial debilidad por Aegisub, pues es un programa gratuito y que tiene prácticamente todas las funciones que se le piden a un editor de subtítulos (la única pega que le veo es que carece de contador de caracteres). Aún así, me gusta tener en el cajón dos editores más para cubrirme las espaldas, y es por eso por lo que también tengo instalados Subtitle Workshop y VisualSubSync.
  • Programas para incrustar subtítulos: En muchas ocasiones necesitaremos incrustar nuestros subtítulos. Esta es una tarea que tengo que hacer casi a diario y para llevarla a buen puerto me gusta utilizar dos programas. Por un lado FormatFactory, que permite no solo incrustar subtítulos sino convertir nuestro vídeo al formato que necesitemos y exportar nuestros vídeos y subtítulos en alta definición (HD). En otras ocasiones, me gusta utilizar AviRecomp, por el simple motivo de que dispone de una opción que me permite añadir una franja negra en la parte inferior de la pantalla, de forma que los subtítulos queden sobre fondo negro. Esto no siempre lo llevo a cabo, pues depende de las características del encargo, pero en muchas ocasiones es bastante útil. Además, también tiene la ventaja de que nos permite comprimir los vídeos al tamaño que nosotros especifiquemos (hay que tener en cuenta que la calidad disminuye proporcionalmente), con lo cual podemos solucionar fácilmente la cuestión de conseguir que el vídeo no tenga un tamaño demasiado grande.
  • Reproductores: Antes de incrustar los subtítulos, y tras haberlos incrustado, me gusta comprobar que el vídeo se reproduce de manera adecuada y que los subtítulos funcionan tal cual los he configurado (si no los exportamos de la manera adecuada, nuestros subtítulos pueden perder el formato que les hayamos atribuido originalmente). Para ello, me gusta utilizar el Reproductor Multimedia VLC (VideoLAN), que nos permite añadir fácilmente los subtítulos a nuestro vídeo y comprobar así el resultado final. Como reproductor reserva, tengo instalado SPlayer, que es también un reproductor gratuito que permite incorporar los subtítulos con facilidad.
  • Paquetes de códecs: Es importante que cuando instalemos nuestros reproductores también instalemos un paquete de códecs de vídeo y audio para poder reproducir sin problemas los diferentes formatos de los archivos con los que trabajemos. Yo siempre instalo los packs K-Lite Codec Pack y el XP Codec Pack, que podéis descargar en los enlaces que os he facilitado.

Herramientas para la traducción y transcripción de guiones

En las últimas semanas he estado trabajando con AV Editor, un programa del que ya os he hablado en el blog y que sigue en fase de desarrollo (la cosa va para largo, me temo). Antes de empezar a utilizar este programa, utilizaba principalmente dos tipos de herramientas: un procesador de textos y un reproductor de vídeo.

  • Procesadores de textos: Siempre he utilizado Microsoft Word, aunque cuando he tenido que trabajar en otros ordenadores he recurrido a la socorrida suite de OpenOffice, que como la mayoría sabéis es gratuita y muy parecida a la de Microsoft.
  • Reproductores de vídeo: En este caso, siempre trabajo con VideoLAN, pues me permite configurar los atajos de teclado para trabajar con el vídeo a mi gusto. De esta manera puedo reproducir, detener, ralentizar o acelerar el vídeo rápidamente y sin tener que tocar el ratón.
  • Otros programas auxiliares: En los casos en los que no dispongo de guión para traducir el vídeo que me encargan, muchas veces he utilizado Adobe Premiere para realizar una transcripción automática gracias a una función que incluye que nos permite crear subtítulos automáticos. De esta manera podemos ahorrarnos mucho tiempo a la hora de descifrar muchas palabras del guión que algunas veces se nos pueden escapar. Por desgracia, la transcripción que realiza el programa no es perfecta, por tanto muchas veces tendremos que corregirla o editarla para poder trabajar sobre ella.

Hay otras herramientas generales que no he mencionado, pues todos somos conscientes de que es imprescindible utilizar herramientas como un navegador (suelo alternar entre Firefox y Chrome) para poder realizar nuestras búsquedas por internet y documentarnos, o nuestros propios diccionarios y fuentes de consulta. Personalmente, trabajo con una barra de favoritos que tengo bien preparada y organizada y en la que he incluido todas las fuentes online que utilizo. De esa manera, ahorro tiempo y puedo tener un acceso más rápido a todas mis fuentes y recursos. Además, también utilizo Dropbox para guardar todos los archivos de instalación de los programas que utilizo (sobre todo los editores de subtítulos y VideoLAN). De esta manera, si alguna vez me encuentro fuera de casa o no dispongo de mi ordenador podré instalarlos en cualquier otro PC sin tener que estar descargándolos de nuevo. También me gusta llevar en Dropbox un archivo con todas mis páginas de favoritos, de forma que cuando me encuentro en otro ordenador puedo cargarlo de nuevo en el navegador y trabajar como en casa. Todos estos programas y archivos los he incluidos dentro de una carpeta que he denominado «pack audiovisual«.

Otro de los grandes problemas suele estar ligado al envío o a la entrega de archivos. Dado que los archivos de vídeo suelen pesar mucho, en muchas ocasiones es imposible enviarlos por correo. Por suerte, gracias a los servicios de alojamiento podemos compartir y enviar nuestros archivos sin que peligre la capacidad de nuestra bandeja de correo. Yo suelo utilizar WeTransfer, que hasta la fecha no me ha dado ningún problema y me tiene bastante satisfecho. Con respecto a las «herramientas físicas», utilizo unos auriculares acolchados (de los que te cubren toda la oreja por completo sin aplastarte la oreja), una pantalla de 21,5 (cuanto más grande, mejor) y un teclado, ratón y sillón ergonómicos. 

Por supuesto, todo esto es una cuestión muy personal y, como se suele decir, “cada maestrillo tiene su librillo”, así que cada uno seguramente utilizará unas herramientas u otras en función de sus gustos o de sus necesidades. Ahora mismo, mis necesidades me hacen utilizar estos programas casi a diario pero, probablemente, en el futuro tendré que utilizar otros diferentes cuando esas necesidades cambien o se multipliquen (o cuando surjan o descubra nuevos programas que sean mejores que estos o me gusten más). De todas formas, os invito a compartir en esta entrada las herramientas que utilizáis para que así todos podamos dejar constancia de qué herramientas utilizamos más los traductores audiovisuales.


Image

¡Hasta la próxima!

 

Vamos a ver, en su momento me pasé un montón de horas leyendo sobre subtitulación, accesibilidad, tarifas, mecanismos, y un largo etc. Todos estos aspectos son muy importantes pero llegados a cierto punto me pregunté… ¿Cómo demonios se subtitula? ¿Qué programas utilizo? ¿Cómo funcionan? ¿Qué es lo que hay que hacer exactamente?

Pues bien, con este post pretendo zanjar de una vez por todas todos esos interrogantes que, a los que todavía somos estudiantes, nadie se digna a dar una respuesta en rotundo. Seguramente se deberá a que es una tarea un poco complicada, o más bien rebuscada. Es difícil dar con los programas adecuados, sobre todo si queremos recurrir al software libre, y una vez das con ellos, entenderlos y aprender a manejarlos.

Yo empecé a subtitular por afición, cuando todavía ni tan siquiera había estudiado ni leído nada sobre teoría y práctica de la subtitulación. Simplemente busqué por mi cuenta hasta que di más o menos con lo que necesitaba. Con el tiempo, después de haber realizado algunas subtitulaciones más, he utilizado otros programas y después de haberlos comparado he sacado las siguientes conclusiones:

  • No todos los programas de subtitulación te permiten hacer lo que quieres.
  • No hay mucho donde elegir entre los programas de subtitulación y hay que saber adaptarse a ellos.
  • A la hora de realizar cuestiones más complicadas como dar color a los subtítulos, incrustarlos, o editar los vídeos, la tarea puede convertirse en una verdadera pesadilla.

PARTE 1: Proceso de subtitulación con editor de subtítulos

A la hora de subtitular un vídeo, a día de hoy, me gusta la siguiente combinación de programas:

Por un lado utilizo Aegisub como principal editor de subtítulos. En un principio utilizaba Subtitle Workshop porque, para ser sinceros, es quizá el editor de subtítulos más fácil de utilizar y el más cómodo de todos los que hay. Pero, en mi opinión, no ofrece tantas opciones y posibilidades como Aegisub. De todas formas, según el encargo que tenga, a veces utilizo un programa, o el otro, o ambos. Aunque normalmente suelo utilizar Aegisub.

¿Qué es lo mejor de Aegisub? Para mí, lo mejor que ofrece Aegisub es la posibilidad de trabajar con estilos de una forma muy similar a como lo hacemos en los procesadores de textos. Esto te da más facilidades a la hora de colorear textos, definir tamaños, seleccionar tipos de letra, etc. Otra cuestión importante es que Aegisub te permite ubicar cada subtítulo en la posición que quieras, lo cual te da una libertad considerable a la hora de tomar ciertas decisiones. Creo que es muy importante sentirse lo menos limitado posible cuando estás subtitulando porque, si ya de por sí es una tarea que conlleva ciertas limitaciones (número de caracteres máximo por subtítulos, velocidad de cada subtítulo, cumplimiento de normativas de accesibilidad, etc.) si el programa más que ayudarte, te perjudica, entonces vamos listos. Otro punto más a favor es el hecho de que el programa está en español.

Bien, eso nos lleva a la siguiente pregunta. ¿Cómo funciona?

Los que ya lleveis tiempo en esto, más o menos os lo podeis imaginar, incluso si no conoceis el programa. Básicamente el programa se divide en tres secciones:

Image

  • La primera sección está ubicada en la parte superior izquierda, y está reservada a la vista previa del vídeo con el que queramos trabajar, que podremos insertar a través de la barra de menús. (Vídeo/Abrir Vídeo).
  • Una vez se abre el vídeo, observamos que la parte superior izquierda queda reservada para el editor de texto. Esta es básicamente la sección donde pasaremos más tiempo trabajando. A través de los diferentes botones y comandos, el programa nos permite configurar todo lo referente al estilo de cada subtítulo. Si lo que queremos es trabajar con estilos (lo cual es muy recomendable), primero tendremos que abrir el administrador de estilos (Subtítulos/Administrador de Estilos…) y posteriormente, a través del cuadro de diálogo que se nos abre, configurar los estilos que deseemos añadir. Para crear un estilo, simplemente hay que hacer click en «Nuevo» (abajo a la izquierda), y se nos abrirá un nuevo cuadro de diálogo, el editor de estilos, donde podremos crear nuestro estilo personalizado. Simplemente hay que seleccionar el tipo de letra, los colores, el tamaño del texto, etc. Incluso ofrece la posibilidad de añadir un contorno una sombra a los subtítulos, lo cual da mucho juego para hacer que estos tengan una mejor visibilidad. Una vez configurado el estilo, habrá que hacer clic en aceptar, y en el cuadro de diálogo anterior (administrador de subtítulos), habrá que añadir el estilo nuevo a la lista de estilos seleccionándolo en la lista desplegable y haciendo clic en el comando «copiar a la secuencia actual». Por último, habrá que seleccionar el estilo creado en la lista desplegable del editor de texto (por defecto aparece un estilo con nombre «Default»). Una vez tengamos escrito nuestro subtítulo y tengamos decidido cuando queremos que aparezca, haremos clic en confirmar, y nuestro subtítulo se añadirá a la línea de tiempo.

Image

  • Finalmente, la sección inferior está dedicada por completo a la línea de tiempo del programa. En esta sección podremos configurar cuándo queremos que se visualicen los subtítulos que vayamos añadiendo. Para ello, simplemente hay que parar el vídeo en el instante en el que queramos añadir nuestro subtítulo, y a continuación hacer clic con el botón derecho del ratón sobre el área en blanco para seleccionar la opción deseada (seleccionamos la opción Insertar en posición del vídeo, después). También podremos insertar manualmente los minutos y los segundos en el editor de texto.

Una vez hayamos incluido todos los subtítulos, tendremos que guardar el subtítulo en formato .ass (Advanced Substation Alpha), que es el que nos va a permitir mantener toda la configuración que le hemos atribuido a cada subtítulo (Archivo/Guardar Como. Seleccionamos el formato, que aparecerá por defecto, nombramos el archivo, y aceptamos).

Parte 2. Visualizar o incrustar los subtítulos en el vídeo.

La segunda parte del proceso es la de incrustar o visualizar los subtítulos en el vídeo:

  • Si lo único que queremos es visualizar los subtítulos y no tenemos ningún interés en crear un archivo de vídeo en el que los subtítulos ya aparezcan insertados, entonces la mejor opción es utilizar un reproductor de vídeo que permita añadir una pista de subtítulos a la reproducción. De entre los reproductores a elegir, que son muchos, a mí me gusta VLC media player, que te permitirá insertar la pista de subtítulos haciendo clic en Vídeo/Pista de Subtítulos/Añadir/Seleccionar archivo. Lo bueno que tiene este reproductor es que es compatible con prácticamente todos los formatos (a día de hoy a mí no me ha rechazado ningún archivo).
  • Para crear un archivo nuevo de vídeo en el que ya aparezcan los subtítulos incrustados, en mi opinión el mejor programa es Avi ReComp. Una vez abierto el programa, para llevar a cabo la tarea tendremos que seleccionar el archivo de vídeo (deberá ser un archivo en formato avi) haciendo clic en Open Avi y seleccionando el archivo. A continuación seleccionamos el nombre del archivo de salida y, si queremos comprimir el vídeo, el nuevo tamaño que deseamos atribuirle (aunque es recomendable no comprimirlo demasiado). Una vez hecho esto, pasaremos a la siguiente pestaña (Additions), donde activaremos la casilla Enable/Disable Subtitles y haremos clic en Load Subtitles. Ahí seleccionaremos nuestro archivo y haremos click en aceptar. Por último, haremos click en la última pestaña (Queue), donde haremos click en «Add to Queue» y finalmente haremos click en «Start». El proceso llevará unos minutos, pero una vez finalizado podremos disfrutar de nuestro nuevo archivo.

ImageImageImage

No quiero finalizar sin recordaros que todos estos programas los teneis disponibles en la web de SofTrad, donde podreis descargarlos sin problema. Espero que os haya sido de utilidad el post.

Un saludo.