En esta entrada con vídeo vamos a analizar si un Mac puede cubrir todas las necesidades de un traductor profesional o si, por el contrario, sería mejor opción apostar por un PC Windows. Además, también vamos a ver por qué un MacBook puede ser una buena opción para traductores que prefieran trabajar con un portátil en lugar de con un PC de sobremesa.

Vídeo de la entrada

¿Se puede usar un Mac para traducir en general?

La respuesta corta es que sí. Hay muchas herramientas para traductores que son compatibles con macOS. Un buen ejemplo de ello son las herramientas de traducción asistida, que en los últimos años han desarrollado versiones en la nube que pueden usarse desde cualquier sistema operativo. En Traduversia por ejemplo somos muy fans de herramientas como Memsource o MateCAT, que enseñamos en nuestros cursos gratuitos. Aunque también hay herramientas de escritorio compatibles con Mac como Wordfast o OmegaT. Así que hay bastantes opciones para elegir.

Vale, Rafa. ¿Entonces por qué hay gente que dice que los Mac no son buenos para traducir?

Pues principalmente porque hace unos años no había tantas opciones como ahora. Las herramientas en la nube no estaban tan desarrolladas y, por ejemplo, ocurría que si querías usar una herramienta TAO, tenías que usar la versión de escritorio. Y como entonces no había tantas herramientas multiplataforma como ahora, eso hacía que fuera muy habitual ver a muchos traductores Maqueros quejarse de que no podían usar equis herramienta porque no existía una versión para Mac o de que no les gustaban las pocas herramientas que había disponibles para macOS. También era frecuente encontrarse quejas por encontrar dificultades para hacer conversiones de formatos.

Afortunadamente todo eso ha quedado atrás, con algunas pequeñas excepciones como el caso de Trados Studio, que pasamos a comentar a continuación.

La (in)compatibilidad de Trados Studio

Desafortunadamente, en el momento de la publicación de esta entrada Trados Studio aún no es compatible con macOS, así que si necesitas usar este programa con mucha frecuencia y no quieres complicarte la vida, seguramente un Mac no sea la mejor opción para ti. Es verdad que existe la opción de usar Bootcamp o Paralels para emular Windows en un Mac, pero digamos que esta solución es más bien un parche ocasional que una solución para uso diario.

No obstante, si tienes libertad para trabajar con cualquier herramienta TAO, solo tienes que elegir una de las que funcionan en Mac y listo. Y hay muchas: Memsource, SmartCAT, Wordfast, MateCAT, OmegaT… Afortunadamente la lista es bastante larga.

¿Es difícil adaptarse a un Mac si llevo toda la vida usando Windows?

En mi opinión la adaptación no es difícil, pero es verdad que hay que aprender los atajos de teclado y gestos de los Mac y que lleva un tiempo hacerse a ellos. Por ejemplo, en los Mac tienes las teclas Ctrl, Opt y Cmd, mientras que en Windows tienes las teclas Ctrl, Inicio o Windows y Alt. Si bien muchos atajos son prácticamente iguales, en algunos casos las teclas cambian y es un poco lioso aprenderse las diferencias. Pero con práctica, en unas pocas semanas se consigue.

¿Recomendarías un Mac a traductores audiovisuales?

Sí, hoy en día un Mac es una opción interesante para traductores audiovisuales. Quizá el problema está en que algunas de las herramientas más utilizadas en Windows no están disponibles para Mac, sobre todo algunos editores de subtítulos como Subtitle Edit o Subtitle Workshop. Tampoco se puede utilizar Trados Studio Subtitling, puesto que como ya hemos dicho antes, Trados Studio no es compatible con Mac.

Pero al igual que ocurre con las herramientas TAO, hay un montón de herramientas de pago y gratuitas que sirven como alternativa. Para mí las mejores opciones gratuitas son Aegisub, Subtitle Horse y Amara. Y en cuanto a herramientas comerciales, puedes usar Ooona y Annotation Edit. Con estas herramientas, créeme, vas a poder resolver cualquier encargo de subtitulado sin ningún problema.

Para otro tipo de encargos como los de traducción de guiones para doblaje o transcripciones, tampoco vas a tener problema porque puedes combinar VLC Media Player con un procesador de textos o bien usar herramientas especializadas como oTranscribe, que es gratuita y funciona en la nube o Inqscribe, si quieres una herramienta más profesional para transcribir.

¿Y qué tal van los Mac para resolver tareas complementarias como maquetar documentos, editar imágenes o editar vídeos?

De maravilla. Los Mac siempre han sido los dispositivos preferidos de los diseñadores por su potencia gráfica, así que si tienes que editar imágenes, maquetar documentos o editar vídeos, con un Mac vas a poder hacerlo sin problema. Hay muchas herramientas comerciales y gratuitas disponibles, incluidas Photoshop, Illustrator, InDesign, Premiere, Final Cut, GIMP, Inkscape o Scribus, entre otras.

¿Entonces qué es mejor? ¿Mac o Windows?

No hay respuesta estándar a esta pregunta. En mi opinión, creo que hay que ser un poco estrategas.

  • Por un lado, hay que analizar si para ti es imprescindible usar herramientas como Trados o Subtitle Edit en tu día a día. Si no lo es o no te importa usar otras herramientas alternativas como las que ya hemos comentado, un Mac es una opción muy interesante.
  • Por otro lado, hay que valorar el precio. Los Mac suelen ser en general más caros que los ordenadores con Windows, así que si buscas economizar, probablemente lo mejor sea olvidarte de los Mac e ir a por un equipo Windows con buena relación potencia/precio. Aunque también hay que decir que de vez en cuando se encuentran buenas ofertas. Por ejemplo, yo recientemente me compré un MacBook Air M1 nuevo por alrededor de 900 €, cuando en la web de Apple lo vendían por más de 1200 €.
  • Por último, hay que valorar el equilibrio entre peso, batería y rendimiento. Los MacBook Air son uno de los dispositivos más ligeros del mercado y diría que son una opción ideal para traductores que viajan mucho o estudiantes que necesitan llevar un portátil a la universidad.

Entonces ¿por qué te has comprado un MacBook?

Yo me compré un Macbook Air M1 este verano porque buscaba hacerme con un portátil que fuera muy ligero para viajar con él, que tuviera muy buena batería y que me diera un rendimiento suficiente como para usarlo de manera ocasional como equipo B. En los meses que llevo usándolo he confirmado que la compra fue un acierto, ya que ha cubierto todas mis necesidades desde el primer día. Viajar con él es una gozada, puedes llevarlo en la mano en desplazamientos cortos, o en una mochila o en tu maleta para trayectos más largos sin que notes un aumento en el peso de tu equipaje.

En todo este tiempo lo he usado sobre todo para tareas básicas de oficina, como responder correos, redactar documentos de Word o traducir en la nube con Memsource o con programas de mis clientes. Pero también lo he usado para dar clases online, subtitular vídeos de manera ocasional con Aegisub y Subtitle Horse y también para grabar y editar algunos vídeos para YouTube (tareas que podríamos considerar más exigentes). En todas estas tareas ha cumplido con creces y no he sentido en ningún momento que estuviera trabajando en un equipo con potencia limitada.

En definitiva, recomiendo un MacBook Air a usuarios que tengan un perfil como el mío, es decir, que tengan un ordenador en la oficina pero que quieran sumar a su equipamiento un portátil ligero y con buena batería que aguante largas sesiones de trabajo fuera de casa. Por otro lado, si eres de los traductores que prefieren trabajar en un solo ordenador y que este sea portátil, te recomiendo que inviertas en un Macbook Pro, así como en periféricos compatibles para mejorar la ergonomía (monitor, teclado y ratón externos y hub USB). Obviamente, esta última opción se va bastante de precio, por lo que también puede ser recomendable ir a por un portátil Windows con muy buenas especificaciones.

¿Y tú qué opinas?

¡Y eso es todo por mi parte! Espero que este análisis te haya gustado y que haya servido para desterrar la anticuada idea de que un Mac no es un buen dispositivo para traducir. Como hemos visto, a día de hoy es un dispositivo totalmente válido, sobre todo si no necesitas usar herramientas como Trados Studio.

¿Y tú qué opinas? ¿Te comprarías un Mac? ¿Ya tienes uno y estás satisfecho/a, o te arrepientes? Cuéntamelo en los comentarios. 🙂

 

5 1 vote
Valoración
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments