Hoy quiero compartir con vosotros las herramientas que utilizo en mi día a día para afrontar los diferentes encargos y tareas que se me van presentando. Ya realicé una entrada anterior que formó parte de la saga de entradas encuadradas dentro del Proyecto Softrad, en la que hice una recopilación de herramientas para la traducción audiovisual.

Sin embargo, en esta entrada me gustaría compartir con vosotros cuáles de esas herramientas utilizo más y qué utilidad les doy. En la actualidad, la mayoría de encargos que estoy afrontando son subtitulados y traducciones de guiones y, por tanto, todos los programas que os voy a comentar a continuación serán para solucionar cuestiones relacionadas con dichas tareas:

Herramientas para la subtitulación:

  • Editor de subtítulos: Como muchos ya sabéis, siento una especial debilidad por Aegisub, pues es un programa gratuito y que tiene prácticamente todas las funciones que se le piden a un editor de subtítulos (la única pega que le veo es que carece de contador de caracteres). Aún así, me gusta tener en el cajón dos editores más para cubrirme las espaldas, y es por eso por lo que también tengo instalados Subtitle Workshop y VisualSubSync.
  • Programas para incrustar subtítulos: En muchas ocasiones necesitaremos incrustar nuestros subtítulos. Esta es una tarea que tengo que hacer casi a diario y para llevarla a buen puerto me gusta utilizar dos programas. Por un lado FormatFactory, que permite no solo incrustar subtítulos sino convertir nuestro vídeo al formato que necesitemos y exportar nuestros vídeos y subtítulos en alta definición (HD). En otras ocasiones, me gusta utilizar AviRecomp, por el simple motivo de que dispone de una opción que me permite añadir una franja negra en la parte inferior de la pantalla, de forma que los subtítulos queden sobre fondo negro. Esto no siempre lo llevo a cabo, pues depende de las características del encargo, pero en muchas ocasiones es bastante útil. Además, también tiene la ventaja de que nos permite comprimir los vídeos al tamaño que nosotros especifiquemos (hay que tener en cuenta que la calidad disminuye proporcionalmente), con lo cual podemos solucionar fácilmente la cuestión de conseguir que el vídeo no tenga un tamaño demasiado grande.
  • Reproductores: Antes de incrustar los subtítulos, y tras haberlos incrustado, me gusta comprobar que el vídeo se reproduce de manera adecuada y que los subtítulos funcionan tal cual los he configurado (si no los exportamos de la manera adecuada, nuestros subtítulos pueden perder el formato que les hayamos atribuido originalmente). Para ello, me gusta utilizar el Reproductor Multimedia VLC (VideoLAN), que nos permite añadir fácilmente los subtítulos a nuestro vídeo y comprobar así el resultado final. Como reproductor reserva, tengo instalado SPlayer, que es también un reproductor gratuito que permite incorporar los subtítulos con facilidad.
  • Paquetes de códecs: Es importante que cuando instalemos nuestros reproductores también instalemos un paquete de códecs de vídeo y audio para poder reproducir sin problemas los diferentes formatos de los archivos con los que trabajemos. Yo siempre instalo los packs K-Lite Codec Pack y el XP Codec Pack, que podéis descargar en los enlaces que os he facilitado.

Herramientas para la traducción y transcripción de guiones

En las últimas semanas he estado trabajando con AV Editor, un programa del que ya os he hablado en el blog y que sigue en fase de desarrollo (la cosa va para largo, me temo). Antes de empezar a utilizar este programa, utilizaba principalmente dos tipos de herramientas: un procesador de textos y un reproductor de vídeo.

  • Procesadores de textos: Siempre he utilizado Microsoft Word, aunque cuando he tenido que trabajar en otros ordenadores he recurrido a la socorrida suite de OpenOffice, que como la mayoría sabéis es gratuita y muy parecida a la de Microsoft.
  • Reproductores de vídeo: En este caso, siempre trabajo con VideoLAN, pues me permite configurar los atajos de teclado para trabajar con el vídeo a mi gusto. De esta manera puedo reproducir, detener, ralentizar o acelerar el vídeo rápidamente y sin tener que tocar el ratón.
  • Otros programas auxiliares: En los casos en los que no dispongo de guión para traducir el vídeo que me encargan, muchas veces he utilizado Adobe Premiere para realizar una transcripción automática gracias a una función que incluye que nos permite crear subtítulos automáticos. De esta manera podemos ahorrarnos mucho tiempo a la hora de descifrar muchas palabras del guión que algunas veces se nos pueden escapar. Por desgracia, la transcripción que realiza el programa no es perfecta, por tanto muchas veces tendremos que corregirla o editarla para poder trabajar sobre ella.

Hay otras herramientas generales que no he mencionado, pues todos somos conscientes de que es imprescindible utilizar herramientas como un navegador (suelo alternar entre Firefox y Chrome) para poder realizar nuestras búsquedas por internet y documentarnos, o nuestros propios diccionarios y fuentes de consulta. Personalmente, trabajo con una barra de favoritos que tengo bien preparada y organizada y en la que he incluido todas las fuentes online que utilizo. De esa manera, ahorro tiempo y puedo tener un acceso más rápido a todas mis fuentes y recursos. Además, también utilizo Dropbox para guardar todos los archivos de instalación de los programas que utilizo (sobre todo los editores de subtítulos y VideoLAN). De esta manera, si alguna vez me encuentro fuera de casa o no dispongo de mi ordenador podré instalarlos en cualquier otro PC sin tener que estar descargándolos de nuevo. También me gusta llevar en Dropbox un archivo con todas mis páginas de favoritos, de forma que cuando me encuentro en otro ordenador puedo cargarlo de nuevo en el navegador y trabajar como en casa. Todos estos programas y archivos los he incluidos dentro de una carpeta que he denominado “pack audiovisual“.

Otro de los grandes problemas suele estar ligado al envío o a la entrega de archivos. Dado que los archivos de vídeo suelen pesar mucho, en muchas ocasiones es imposible enviarlos por correo. Por suerte, gracias a los servicios de alojamiento podemos compartir y enviar nuestros archivos sin que peligre la capacidad de nuestra bandeja de correo. Yo suelo utilizar WeTransfer, que hasta la fecha no me ha dado ningún problema y me tiene bastante satisfecho. Con respecto a las “herramientas físicas”, utilizo unos auriculares acolchados (de los que te cubren toda la oreja por completo sin aplastarte la oreja), una pantalla de 21,5 (cuanto más grande, mejor) y un teclado, ratón y sillón ergonómicos. 

Por supuesto, todo esto es una cuestión muy personal y, como se suele decir, “cada maestrillo tiene su librillo”, así que cada uno seguramente utilizará unas herramientas u otras en función de sus gustos o de sus necesidades. Ahora mismo, mis necesidades me hacen utilizar estos programas casi a diario pero, probablemente, en el futuro tendré que utilizar otros diferentes cuando esas necesidades cambien o se multipliquen (o cuando surjan o descubra nuevos programas que sean mejores que estos o me gusten más). De todas formas, os invito a compartir en esta entrada las herramientas que utilizáis para que así todos podamos dejar constancia de qué herramientas utilizamos más los traductores audiovisuales.


Image

¡Hasta la próxima!

 

Después de las dos primeras entregas sobre “el equipamiento informático del traductor” y “las herramientas y software genéricos más utilizados por los traductores“, hoy os dejo en el blog el tercer artículo de la “Guía básica de software para traductores”, que publiqué hace unos días en PDF y que todavía podéis descargar aquí. Hoy, en la tercer entrega, os ofrezco un compendio que incluye varias herramientas y software que pueden ser de utilidad para los traductores audiovisuales y subtituladores profesionales.

HERRAMIENTAS PARA EL TRADUCTOR AUDIOVISUAL Y EL SUBTITULADOR PROFESIONAL

Son muchas las herramientas que un traductor audiovisual necesita para desempeñar sus diferentes labores. Una de ellas es la subtitulación, que requiere el uso de diversos programas específicos. He aquí un compendio de los que consideramos esenciales y recomendables:

Editor de subtítulos: Sin duda, es la herramienta principal, pues es el programa con el que podremos configurar los subtítulos que luego incluiremos en los vídeos correspondientes.

– Editores gratuitos (freeware): En la actualidad, el editor de subtítulos gratuito más conocido y utilizado es Subtitle Workshop, que es capaz de cubrir las necesidades básicas dentro de este campo. Sin embargo, la lista de editores de de subtítulos es bastante amplia. Nosotros recomendamos Aegisub, pues es un programa que permite más opciones en cuanto a la configuración de los subtítulos, ya que permite trabajar con estilos, visualizar la onda de la pista de audio o introducir efectos especiales, entre otras funciones.

Dentro de esta filosofía, se encuadran los programas anteriormente mencionados, y también otros como Jubler Subtitler (el editor de subtítulos para Mac, también disponible para Windows), Subtitle Processor (que es criticado por ser demasiado complicado de entender), Subtitle Creator (que recibe valoraciones muy positivas en Softonic, lo cual es valorable), Subtitle Edit (que no ofrece demasiadas posibilidades en cuanto a configurar el formato y los estilos del texto de los subtítulos) o Gaupol (que es quizá más profesional que los anteriores, ya que admite múltiples formatos y proporciona mejores medios de creación y sincronización de subtítulos, y un editor de texto con más posibilidades).

La lista probablemente es todavía más larga, pero los anteriores son los editores de subtítulos con filosofía WYSIWYG que hemos considerado mejores o, quizá, más conocidos o localizables en internet dentro del género del software gratuito. Existen más editores, y los incluimos por cortesía en la siguiente enumeración: SubMagic, Gnome Subtitles(para Linux), DivXLand Media Subtitler, VisualSubSync, Open Subtitle Editor.

– Editores de pago: Pero la realidad muestra que los programas de pago son, en general, los que están más actualizados y mejor adaptados a la realidad profesional de los traductores audiovisuales (evidentemente, esto no puede ser de otra manera). En general, los editores de subtítulos gratuitos te permiten hacer un trabajo eficiente y profesional si aprendes a utilizarlos, pero en cuanto a características y posibilidades, los programas de pago a menudo suelen ofrecer más posibilidades. De entre los programas de pago destacan los siguientes:

Programas complementarios

Si bien un editor de subtítulos puede ser más que suficiente para crear nuestros archivos de subtítulos y cumplir con nuestra misión, en muchas ocasiones podremos necesitar otros programas para tareas complementarias:

Programas para incrustar subtítulos: Para crear un archivo nuevo de vídeo en el que ya aparezcan los subtítulos incrustados, los mejores programas de software libre son Format Factory y AviReComp. Format Factory admite múltiples formatos, y también es un conversor eficiente. Por contra, AviReComp solo trabaja con archivos en formato .AVI, aunque cumple perfectamente con el objetivo de incrustar los subtítulos. Otro programa que puede funcionar como alternativa es PocketDivxEncoder, que también incorpora otras funciones aparte de la incrustación de subtítulos, actuando como optimizador de vídeos y películas para diferentes dispositivos.

– Programas externos para modificar subtítulos: Existen otros programas aparte de los editores de subtítulos, que nos permitirán realizar modificaciones de los archivos finales. Entre ellos destacan DVDSubEdit, que permite visualizar y hacer modificaciones a subtítulos, botones y otros elementos de los ficheros VOB de forma directa, es decir, sin necesidad de multiplexar y demultiplexar el vídeo; y VOBSub, que es una pequeña suite de herramientas para editar e integrar subtítulos.

Editores de vídeo: En muchas ocasiones, el traductor audiovisual deberá manipular y editar archivos de vídeo. Es por eso por lo que hemos querido incluir algunos programas de edición entre nuestras recomendaciones. Entre los gratuitos, destacamos Windows Live Movie Maker y VideoPad Video Editor, que son muy fáciles de utilizar y que dan un resultado muy decente. También añadimos Free Studio, que es una suite muy completa para trabajar con archivos de vídeo y audio, y vReveal, que es también un programa muy recomendado en la red. Todos ellos son aptos para cualquier perfil de usuario y permiten hacer lo básico. Por supuesto, para ediciones más avanzadas recomendamos los programas de Adobe y Nero, sobre todo Adobe Premiere, que es considerado por muchos el mejor editor de vídeo. Otros editores de pago muy utilizados y muy aclamados son Sony Vegas Pro, Pinnacle Studio o VideoStudio Pro X5.

– Editores de audio: Los editores de audio son programas muy útiles que pueden facilitarnos las tareas de grabación, edición y modificación de archivos de audio. El más famoso y utilizado es Audacity, que nosotros también recomendamos para estos fines. Como alternativas, programas como Power Sound Editor o Mp3DirectCut. Entre los programas de pago, recomendamos Adobe Audition y SoundForge.

– Conversores de audio y vídeo: Otra de los problemas que nos irán surgiendo al trabajar con archivos de vídeo y audio será el de convertirlos a otros formatos. Por ello, recomendamos los programas Format Factory, Anyvideo Converter y Winavi para la edición de vídeos, y Free Mp3 WMA Converter para editar archivos de audio. Todos ellos son gratuitos y de gran calidad. Al principio cuesta un poco aprender a utilizarlos correctamente, pero una vez se les coge el manejo te pueden sacar de muchos aprietos.

– Reproductores: Para reproducir nuestros vídeos e incorporar nuestros subtítulos a los mismos, necesitaremos reproductores de vídeo. Los reproductores son una cuestión bastante personal, ya que cada uno suele elegir el que más le guste por razones de distribución, velocidad, diseño, etc. Nosotros recomendamos VLC Media Player para reproducir vídeos y audio en general, ya que apenas necesita códecs y es capaz de reproducir prácticamente cualquier archivo. Otras alternativas al anterior son QuickTime, Media Player Classic o el conocido Windows Media Player. Con respecto a los reproductores de audio, nos quedamos con AIMP, ya que nos convence su sistema de bibliotecas y de listas de reproducción. Como alternativa, os proponemos Winamp, Songbird y Itunes.

– Códecs: No siempre los necesitaremos, pero son útiles sobre todo si tenemos que trabajar con formatos no muy conocidos o que nuestro ordenador no puede reconocer. Por ello os recomendamos packs de códecs como K-Lite Códec Pack o XP Codec Pack.

Y eso es todo, por ahora. No olvidéis que seguiremos actualizando esta sección con nuevas entradas todos estos programas y sus nuevas versiones. Además, en la medida de lo posible, se incluirán progresivamente reseñas individuales de los programas más solicitados, algo para lo que estaríamos encantados de contar con vuestra inestimable colaboración.

A modo de bibliografía…

Hola a todos de nuevo. Después de unos posts un poco variados, vuelvo de lleno al tema de la traducción audiovisual. Esta vez voy a contaros cómo podéis crear subtítulos en HD y añadir algunos efectos que harán que queden más atractivos e impactantes. El programa que vamos a utilizar, una vez más, va a ser Aegisub, del que ya os di unas nociones básicas en uno de los posts anteriores del blog.

Como bien sabéis, en la actualidad se ha puesto muy de moda el HD (o HQ), que contribuye a que disfrutemos de una calidad mayor de los vídeos y elementos audiovisuales. Trabajar con archivos en HD significa que vamos a manejar archivos con un tamaño muy grande, por lo que es recomendable tener espacio en el disco duro, y algo de paciencia, pues las tareas de conversión de formatos o de incrustación de elementos del vídeo pueden llevarse más tiempo de lo normal.

Para experimentar un poco, os recomiendo que os hagáis con el siguiente materialque es el que vamos a utilizar a lo largo de todo el proceso:

  • Un vídeo musical en alta definición (HD) de una canción que os guste (a ser posible no muy larga, para hacerlo más rápido).
  • La letra de dicha canción.
  • El editor de subtítulos Aegisub, que lo podéis descargar aquí.
  • El siguiente archivo con plantillas y efectos especiales que utilizaremos durante todo el proceso. Podéis descargarlo aquí.
  • El programa FormatFactory, que nos servirá para incrustar los subtítulos al vídeo con la máxima calidad. Podéis descargarlo aquí.

¿Lo tenéis todo ya? Bien, pues allá vamos.

Abrid Aegisub y cargad el vídeo (Video/Abrir Vídeo…) y el audio (Audio/Abrir audio desde el vídeo). Una vez abierto cogemos la letra de nuestra canción y la incluimos en la tabla de los subtítulos. Un truco. Si la copiáis entera y la pegáis dentro de la tabla de subtítulos saldrá ya dividida en diferentes líneas, por lo que solo tendréis que preocuparos de ajustar el tiempo.

Os recomiendo también que os creéis un estilo personalizado. Esto lo podéis hacer a través del administrador de estilos. Para más información podéis echarle un vistazo al post anterior que realicé donde ya expliqué cómo configurar los estilos. Esto es vital ya que la plantilla que vamos a aplicar más adelante aplicará los colores primarios, secundarios y terciarios que elijamos para nuestra fuente.

Una vez hecho esto, mediante las opciones Karaoke y Split/Separar, que están en el panel de edición de subtítulos, dividiremos las sílabas en la pista de audio para que queden bien sincronizadas. Este proceso llevará tiempo, pues hay que hacerlo con todas las líneas de subtítulos.

A continuación, agregamos una línea de subtítulos al principio de la tabla y la configuramos de la siguiente manera:

  • Antes de nada, y esto es muy importante, hacemos clic en Subtítulos/Remuestrear Resolución, y en la ventanita que nos aparece, hacemos click en “Del video”. Esto lo hacemos para mantener la resolución del vídeo y que los subtítulos se vean adecuadamente.
  • A continuación, seleccionamos la primera línea de subtítulos que tenemos vacía, y activamos el botón de Comentar. Después, en el campo “Efecto” escribiremos “template line”.
  • Una vez hecho esto, abrimos el archivo de plantillas y copiamos y pegamos en esa línea de subtítulos uno de los códigos que nos aparecen. Por ejemplo, yo utilicé este:

{rk$kdurt($start,$end,1c&HFEF9FC&)t($start,$mid,fscy180)t($mid,$end,\frx-0.0001alpha&HFFFFFF&)}

  • Tras insertar el código, le damos a confirmar, y hacemos clic en Automatización/Apply Karaoke Template.

Y listo, ya podemos darle a reproducir y ver el resultado de nuestro vídeo.

*NOTA: Si os atascáis durante el proceso, podéis echarle un vistazo a alguno de los vídeotutoriales que hay disponibles en youtube.

Incrustar los subtítulos con calidad HD

Ahora llegamos a la parte de incrustar los subtítulos en nuestro vídeo con calidad HD. Para ello necesitaremos el programa Format Factory, que podéis descargar aquí.

Antes de nada, será muy importante que exportemos los subtítulos de Aegisub de forma adecuada. Para ello es fundamental que lo hagamos de la siguiente manera:

  • Hacemos clic en Archivo/Exportar subtítulos…
  • En la ventanita que se nos abre, tendremos que desplegar la pestaña de “Codificación del Texto”, y seleccionar la opción US-ASCII.
  • Hacemos clic en exportar y guardamos el archivo en formato .ass .ssa.

Bien, ahora pasamos a trabajar con FormatFactory.

Una vez descargado e instalado el programa, lo abrimos.

Seleccionamos la opción Todo a Avi (por ejemplo), que está visible en el menú de la izquierda. Se nos abrirá un cuadro de diálogo. Mediante el botón “Agregar Archivo” seleccionaremos el archivo de vídeo con el que hemos estado trabajando.

Cuando lo hayamos seleccionado, haremos clic en ajustes. En la ventana que se nos abre, desplegamos la pestaña de los Perfiles, y seleccionamos uno de los que ponen calidad HD 1280, que es la calidad máxima. Después, más abajo, justo donde pone subtítulo adicional, añadiremos el archivo de subtítulos que hemos elaborado con Aegisub. Opcionalmente, podremos seleccionar el tamaño de los subtítulos en la opción “Tamaño Fuente de Subtítulos”.

Cuando lo hayamos configurado todo, aceptamos y hacemos clic en Iniciar. El vídeo tardará un rato en crearse pero una vez realizado, podremos disfrutar de nuestro vídeo con subtítulos en HD. Para que os hagáis una idea del resultado, os dejo el vídeo que realicé yo. Espero que os guste:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=MZDAK_jQeyY&w=448&h=252&hd=1]
JD McPherson–North Side Gal

Y eso es todo por ahora. Espero que el post os haya gustado. Creo que es una forma muy interesante de llevar al límite este programa de subtítulos. Evidentemente los traductores no tendremos que realizar este tipo de tareas, pero es una buena manera de aprender y ampliar nuestros conocimientos en este campo. ¿Qué os parece? ¿Habéis conseguido hacerlo? ¿Os ha gustado la experiencia?

Próximamente, más y mejor. Un saludo a todos.

Después de unos días de trabajo intenso (prueba de traducción incluida), vuelvo a la carga con un post que he pensado y repensado mucho en los últimos días: Cómo realizar una audiodescripción. Este es uno de los puntos que no se han tratado en la asignatura de Traducción Audiovisual de la Universidad de Granada que he cursado recientemente, por lo que he tenido que documentarme y aprender el procedimiento yo sólo a base de leer a los grandes expertos dentro de este campo.

Empecemos con un poco de teoría:

Según la norma UNE 153020 la audiodescripción es un “servicio de apoyo a la comunicación que consiste en el conjunto de técnicas y habilidades aplicadas, con objeto de compensar la carencia de captación de la parte visual contenida en cualquier tipo de mensaje, suministrando una adecuada información sonora que la traduce o explica, de manera que el posible receptor discapacitado visual perciba dicho mensaje como un todo armónico y de la forma más parecida a como lo percibe una persona que ve.”

Es muy importante hacer una distinción del tipo de público al que nos enfrentamos. Según Jorge Díaz Cintas, podemos englobar a este colectivo en tres grupos:

  • Ciegos de nacimiento
  • Ciegos que han perdido la vista con el tiempo a causa de alguna enfermedad o accidente
  • Deficientes visuales que todavía conservan algo de visión.

Se puede concluir fácilmente que cada uno de estos grupos tiene unas necesidades y unas limitaciones diferentes, por lo que a la hora de realizar nuestra audiodescripción debemos tener en cuenta para qué perfil de los anteriormente mencionados va dirigida. En el caso de que realicemos una audiodescripción con el objetivo de abarcar los tres grupos, tendremos que tener muy presentes las limitaciones de cada grupo. Aunque bien es cierto que en España la tendencia es realizar una audiodescripción única que contemple las necesidades de un ciego total.

Para llevar a cabo el aprendizaje, os recomiendo primero que elijáis un corto. Yo por ejemplo, la primera audiodescripción que realicé la hice por gusto, y elegí uno de los famosos cortos de Píxar: Geri’s Game.

Los pasos a seguir son sencillos:

  1. Ver el corto tomando notas de los posibles problemas y retos que presente.
  2. Estudiar las intervenciones de los personajes (si las hubiera) y los huecos entre cada una de ellas de forma que podamos elegir el momento más adecuado para insertar cada comentario.
  3. Redactar un guión con las diferentes intervenciones que vamos a incluir en el corto atendiendo a los pasos anteriores.
  4. Reproducir el corto e ir leyendo en voz alta cada intervención para comprobar si encaja bien o si hay que reformularla.
  5. Corregir y editar el guión hasta que esté listo.
  6. Elegir un programa de grabación que os permita incrustar el audio en el vídeo en cuestión.
  7. Realizar la grabación.

Al llevar a cabo todo este proceso, nos encontraremos diferentes problemas y situaciones. El más común es el referente al tiempo. En muchas ocasiones encontraremos problemas para introducir nuestra intervención de forma que podamos explicar todo lo que ocurre en la escena. Se suele decir que “una imagen vale más que mil palabras”, por lo que en determinados momentos no nos quedará más remedio que resumir o quedarnos con lo más importante de cada escena. De todas formas, también es importante aplicar técnicas de resumen y síntesis para incluir toda la información que podamos con el mínimo número de palabras. Eso nos permitirá ahorrar tiempo.

Cuando tengamos listo nuestro guión empezaremos con la parte técnica del proceso: la grabación.

Para realizarla os recomiendo el programa Camtasia Studio, un programa que os permitirá grabar una pista de audio directamente desde vuestro micrófono e incluirla en el vídeo original. Para ello simplemente utilizaremos la opción“Record voice narration” una vez hayamos importado nuestro vídeo a la línea de tiempo. Podemos configurar si queremos incluir nuestra voz en una pista nueva o sobre la pista del vídeo. Yo recomiendo incluirla en una pista nueva y posteriormente exportar el vídeo con las dos pistas de audio unificadas. De esta forma podréis editar la pista de la audiodescripción de manera individual de forma que podréis editar el volumen, eliminar ruidos, añadir silencios o volver a grabar en ella.

AD

Cuando terminemos la grabación únicamente tendremos que guardar nuestro vídeo haciendo click en “File/Produce and share…” y seleccionando la configuración deseada. Yo procuro grabarlo siempre en la máxima calidad permitida, para garantizarme que el vídeo no pierde calidad. Es posible que el guardado se lleve un buen rato pero al final podréis disponer de un vídeo con buena calidad.

Ala, a practicar Sonrisa

Desde hace un tiempo he estado investigando sobre qué programas hay disponibles para la edición de subtítulos. En un principio, pensaba que el mercado de este tipo de software era pequeño y que no había mucho donde elegir. ¡Cuán equivocado estaba!

Subtitlingsoftware

Software libre (freeware)

Es cierto que en lo referente a los freeware hay menos donde elegir. Ya os hablé hace poco tiempo en uno de los primeros posts del blog de que, entre los editores de subtítulos gratuitos, los que más me complacen son Aegisub y Subtitle Workshop. Sin embargo, hay más programas disponibles en la red, y además con diferentes sistemas de funcionamiento.

Por un lado tenemos los editores de subtítulos que tienen una filosofía WYSIWYG, que te permiten previsualizar el vídeo e insertar los subtítulos al mismo tiempo. Incluso algunos, como Aegisub, te permiten procesar la pista de audio de forma que puedas visualizar la onda de sonido, lo cual es muy útil para delimitar donde empieza y terminan las diferentes intervenciones de los personajes. Dentro de esta filosofía, se encuadran los programas anteriormente mencionados, y también otros como Jubler Subtitler (el editor de subtítulos para Mac, también disponible para Windows), Subtitle Processor (que es criticado por ser demasiado complicado de entender), Subtitle Creator (que recibe valoraciones muy positivas en Softonic, lo cual es valorable), Subtitle Edit (que no ofrece demasiadas posibilidades en cuanto a configurar el formato y los estilos del texto de los subtítulos) o Gaupol (en mi opinión, más profesional que los anteriores, ya que admite múltiples formatos y proporciona medios de creación y sincronización de subtítulos, y un editor de texto competente).

Aunque no me gustan estas cosas, voy a hacer un pequeño ranking de estos programas, para que luego no digáis que no me mojo. Por supuesto, aunque intento ser todo lo objetivo que puedo, siempre entran en juego preferencias personales, ya que cada uno valora de manera diferente los pros y los contras de cada editor. Después de haberlos probado todos y haberlo sopesado mucho, los dejaría en el siguiente orden:

  1. Aegisub
  2. VisualSubSync
  3. Subtitle Workshop
  4. Gaupol
  5. Jubler Subtitle Editor (Disponible para MAC)
  6. Subtitle Creator
  7. Subtitle Edit (Nikse)
  8. Subtitle Processor

He de decir que la lista probablemente es todavía más larga, pero estos siete son los editores de subtítulos con filosofía WYSIWYG que he considerado mejores, o quizá, más conocidos o localizables en internet dentro del género del software gratuito. Existen más editores, y los incluyo por cortesía en la siguiente enumeración: SubMagic, Gnome Subtitles (para Linux), DivXLand Media Subtitler y Open Subtitle Editor.

Por otro lado, tenemos la otra filosofía de trabajo, que consiste básicamente en subtitular “a pelo”. Para ello se puede utilizar cualquier procesador o editor de textos, desde el bloc de notas, el clásico WordPad o cualquier otro procesador más actual. En un foro de debate de Linkedin, que os recomiendo que leáis (sobre todo a los que lleven poco tiempo), incluso había algún profesional que afirmaba llevar utilizando durante muchos años el bloc de notas, Express Scribe (un programa para transcribir audio y vídeo, muy útil si no dispones del guión del vídeo en cuestión) y, en fases posteriores, Subtitle Workshop, con un resultado muy satisfactorio. También hay otros editores de subtítulos que tienen un escenario más sencillo y simple. No ofrecen la posibilidad de visualizar el vídeo o la onda de audio, pero permiten hacer lo básico.

Desde luego, para gustos colores. Hay quién prefiere no gastarse cantidades de 3 o 4 cifras y sacar el máximo partido al software libre.

Software de Pago

Pero la realidad muestra que los programas de pago son, en general, los que están más actualizados y mejor adaptados a la realidad profesional de los traductores audiovisuales (evidentemente, esto no puede ser de otra manera). En general, los editores de subtítulos gratuitos te permiten hacer un trabajo eficiente y profesional si aprendes a utilizarlos, pero en cuanto a características y posibilidades, los programas de pago siempre te ofrecerán mucho más.

Tras esta aclaración, llegamos a una de las preguntas clave: ¿Merece la pena gastarse el dinero en un programa profesional?

Mi respuesta es que depende del volumen de trabajo que tengas, sobre todo si eres autónomo. Si has llegado a un punto en el que puedes vivir de la traducción audiovisual y que la mayoría de tus encargos son de esta índole (lo cual sería como un sueño hecho realidad para más de uno), entonces quizá sí sería buena idea empezar a pensar en adquirir un software de pago. Más o menos podéis aplicar el mismo criterio que en otros debates, como si merece la pena comprar Trados si eres autónomo, pudiendo utilizar otros programas como OmegaT, etc.

Por poner otro ejemplo quizá más claro de esto, es como utilizar lápiz y goma en clase de matemáticas, en lugar de una calculadora. Evidentemente, con el instrumento profesional, aunque sea más caro, siempre ganas en eficiencia. Otra cosa es que sólo tengas que hacer cuentas sencillas, y no operaciones complejas. Ahí es donde ya uno tiene que tomar la decisión por sí mismo de si le conviene o no dar el paso. Todo depende de la finalidad, de si lo necesitas de verdad, y de si crees que a la larga podrás recuperar la inversión realizada de una manera rentable.

Las empresas, por lo general, utilizarán programas profesionales porque, evidentemente, al trabajar a gran escala, requerirán un software de garantías que esté actualizado y que puedan seguir actualizando, que les proporcione las mejores características, y que le de un respaldo técnico que les permita dialogar y colaborar con la empresa desarrolladora del producto en caso de que el programa dé problemas o necesiten cualquier tipo de ayuda o asistencia técnica.

Entrando ya de lleno en los programas disponibles (ya he divagado bastante), hay mucho donde elegir:

Existen más programas aparte de los mencionados, pero estos son los que he podido recoger del interesante debate de Linkedin. Hay división de opiniones sobre qué programa es mejor. Muchos defienden WinCaps, por ser uno de los más utilizados en empresas. Sin embargo, hay muchas empresas que también se inclinan por EZTitles o Titlevision. De nuevo, cada empresa elige qué programa prefiere utilizar en base a sus necesidades y a sus preferencias. El precio también es un argumento de peso a la hora de tomar la decisión final. Mientras unos tienen unos precios estratosféricos y ofrecen grandes posibilidades (o no), otros tienen un precio más competitivo y ofrecen otras alternativas. Es cuestión de sacar la balanza, y poner en un lado los pros y en otro los contras. También es importante tener en cuenta que algunos de estos programas ofrecen una versión de prueba de forma que así el cliente pueda probarla por sí mismo y comparar antes de tomar la decisión final.

Por desgracia, todavía no puedo ofreceros precios y, aunque he probado muchos de ellos, no los he utilizado tanto tiempo como para poder daros una opinión fiable. Por ello, ahora es cuando se abre el debate y los entendidos y verdaderos profesionales salís a la palestra a dar vuestro consejo y opinión. Si pudierais elegir, ¿con cuál os quedaríais?

Vamos a ver, en su momento me pasé un montón de horas leyendo sobre subtitulación, accesibilidad, tarifas, mecanismos, y un largo etc. Todos estos aspectos son muy importantes pero llegados a cierto punto me pregunté… ¿Cómo demonios se subtitula? ¿Qué programas utilizo? ¿Cómo funcionan? ¿Qué es lo que hay que hacer exactamente?

Pues bien, con este post pretendo zanjar de una vez por todas todos esos interrogantes que, a los que todavía somos estudiantes, nadie se digna a dar una respuesta en rotundo. Seguramente se deberá a que es una tarea un poco complicada, o más bien rebuscada. Es difícil dar con los programas adecuados, sobre todo si queremos recurrir al software libre, y una vez das con ellos, entenderlos y aprender a manejarlos.

Yo empecé a subtitular por afición, cuando todavía ni tan siquiera había estudiado ni leído nada sobre teoría y práctica de la subtitulación. Simplemente busqué por mi cuenta hasta que di más o menos con lo que necesitaba. Con el tiempo, después de haber realizado algunas subtitulaciones más, he utilizado otros programas y después de haberlos comparado he sacado las siguientes conclusiones:

  • No todos los programas de subtitulación te permiten hacer lo que quieres.
  • No hay mucho donde elegir entre los programas de subtitulación y hay que saber adaptarse a ellos.
  • A la hora de realizar cuestiones más complicadas como dar color a los subtítulos, incrustarlos, o editar los vídeos, la tarea puede convertirse en una verdadera pesadilla.

PARTE 1: Proceso de subtitulación con editor de subtítulos

A la hora de subtitular un vídeo, a día de hoy, me gusta la siguiente combinación de programas:

Por un lado utilizo Aegisub como principal editor de subtítulos. En un principio utilizaba Subtitle Workshop porque, para ser sinceros, es quizá el editor de subtítulos más fácil de utilizar y el más cómodo de todos los que hay. Pero, en mi opinión, no ofrece tantas opciones y posibilidades como Aegisub. De todas formas, según el encargo que tenga, a veces utilizo un programa, o el otro, o ambos. Aunque normalmente suelo utilizar Aegisub.

¿Qué es lo mejor de Aegisub? Para mí, lo mejor que ofrece Aegisub es la posibilidad de trabajar con estilos de una forma muy similar a como lo hacemos en los procesadores de textos. Esto te da más facilidades a la hora de colorear textos, definir tamaños, seleccionar tipos de letra, etc. Otra cuestión importante es que Aegisub te permite ubicar cada subtítulo en la posición que quieras, lo cual te da una libertad considerable a la hora de tomar ciertas decisiones. Creo que es muy importante sentirse lo menos limitado posible cuando estás subtitulando porque, si ya de por sí es una tarea que conlleva ciertas limitaciones (número de caracteres máximo por subtítulos, velocidad de cada subtítulo, cumplimiento de normativas de accesibilidad, etc.) si el programa más que ayudarte, te perjudica, entonces vamos listos. Otro punto más a favor es el hecho de que el programa está en español.

Bien, eso nos lleva a la siguiente pregunta. ¿Cómo funciona?

Los que ya lleveis tiempo en esto, más o menos os lo podeis imaginar, incluso si no conoceis el programa. Básicamente el programa se divide en tres secciones:

Image

  • La primera sección está ubicada en la parte superior izquierda, y está reservada a la vista previa del vídeo con el que queramos trabajar, que podremos insertar a través de la barra de menús. (Vídeo/Abrir Vídeo).
  • Una vez se abre el vídeo, observamos que la parte superior izquierda queda reservada para el editor de texto. Esta es básicamente la sección donde pasaremos más tiempo trabajando. A través de los diferentes botones y comandos, el programa nos permite configurar todo lo referente al estilo de cada subtítulo. Si lo que queremos es trabajar con estilos (lo cual es muy recomendable), primero tendremos que abrir el administrador de estilos (Subtítulos/Administrador de Estilos…) y posteriormente, a través del cuadro de diálogo que se nos abre, configurar los estilos que deseemos añadir. Para crear un estilo, simplemente hay que hacer click en “Nuevo” (abajo a la izquierda), y se nos abrirá un nuevo cuadro de diálogo, el editor de estilos, donde podremos crear nuestro estilo personalizado. Simplemente hay que seleccionar el tipo de letra, los colores, el tamaño del texto, etc. Incluso ofrece la posibilidad de añadir un contorno una sombra a los subtítulos, lo cual da mucho juego para hacer que estos tengan una mejor visibilidad. Una vez configurado el estilo, habrá que hacer clic en aceptar, y en el cuadro de diálogo anterior (administrador de subtítulos), habrá que añadir el estilo nuevo a la lista de estilos seleccionándolo en la lista desplegable y haciendo clic en el comando “copiar a la secuencia actual”. Por último, habrá que seleccionar el estilo creado en la lista desplegable del editor de texto (por defecto aparece un estilo con nombre “Default”). Una vez tengamos escrito nuestro subtítulo y tengamos decidido cuando queremos que aparezca, haremos clic en confirmar, y nuestro subtítulo se añadirá a la línea de tiempo.

Image

  • Finalmente, la sección inferior está dedicada por completo a la línea de tiempo del programa. En esta sección podremos configurar cuándo queremos que se visualicen los subtítulos que vayamos añadiendo. Para ello, simplemente hay que parar el vídeo en el instante en el que queramos añadir nuestro subtítulo, y a continuación hacer clic con el botón derecho del ratón sobre el área en blanco para seleccionar la opción deseada (seleccionamos la opción Insertar en posición del vídeo, después). También podremos insertar manualmente los minutos y los segundos en el editor de texto.

Una vez hayamos incluido todos los subtítulos, tendremos que guardar el subtítulo en formato .ass (Advanced Substation Alpha), que es el que nos va a permitir mantener toda la configuración que le hemos atribuido a cada subtítulo (Archivo/Guardar Como. Seleccionamos el formato, que aparecerá por defecto, nombramos el archivo, y aceptamos).

Parte 2. Visualizar o incrustar los subtítulos en el vídeo.

La segunda parte del proceso es la de incrustar o visualizar los subtítulos en el vídeo:

  • Si lo único que queremos es visualizar los subtítulos y no tenemos ningún interés en crear un archivo de vídeo en el que los subtítulos ya aparezcan insertados, entonces la mejor opción es utilizar un reproductor de vídeo que permita añadir una pista de subtítulos a la reproducción. De entre los reproductores a elegir, que son muchos, a mí me gusta VLC media player, que te permitirá insertar la pista de subtítulos haciendo clic en Vídeo/Pista de Subtítulos/Añadir/Seleccionar archivo. Lo bueno que tiene este reproductor es que es compatible con prácticamente todos los formatos (a día de hoy a mí no me ha rechazado ningún archivo).
  • Para crear un archivo nuevo de vídeo en el que ya aparezcan los subtítulos incrustados, en mi opinión el mejor programa es Avi ReComp. Una vez abierto el programa, para llevar a cabo la tarea tendremos que seleccionar el archivo de vídeo (deberá ser un archivo en formato avi) haciendo clic en Open Avi y seleccionando el archivo. A continuación seleccionamos el nombre del archivo de salida y, si queremos comprimir el vídeo, el nuevo tamaño que deseamos atribuirle (aunque es recomendable no comprimirlo demasiado). Una vez hecho esto, pasaremos a la siguiente pestaña (Additions), donde activaremos la casilla Enable/Disable Subtitles y haremos clic en Load Subtitles. Ahí seleccionaremos nuestro archivo y haremos click en aceptar. Por último, haremos click en la última pestaña (Queue), donde haremos click en “Add to Queue” y finalmente haremos click en “Start”. El proceso llevará unos minutos, pero una vez finalizado podremos disfrutar de nuestro nuevo archivo.

ImageImageImage

No quiero finalizar sin recordaros que todos estos programas los teneis disponibles en la web de SofTrad, donde podreis descargarlos sin problema. Espero que os haya sido de utilidad el post.

Un saludo.