Desde el momento en el que nos convertimos en traductores en cuerpo, alma y mente, una parte dentro de nosotros muere. En concreto, muere esa parte inconsciente que no se paraba a pensar en el doblaje o en la versión original de una película o serie extranjera cuando la estábamos viendo. Muere esa parte que no se percataba o ignoraba las diferencias entre ambas versiones. Y, desde ese momento, no podemos evitar llenar ese vacío que se produce en nuestro interior preguntándonos qué dijo tal personaje en versión original o incordiando al de al lado con el motivo de dicha traducción para desahogarnos.

Pues bien, en homenaje a ese gran momento, he aquí algunos casos cinéfilos que despertaron mi atención cuando me picó para siempre la eterna curiosidad del traductor. Es posible que algunos ya los conocierais, pero espero que aun así disfrutéis recordándolos:

Shit happens en Forrest Gump

Forrest_Gump-Interior_FrontalUna de las referencias que siempre comento a mis allegados es el Shit happens que aparece durante unos segundos en una escena de Forrest Gump. Se trata de una expresión muy poco conocida para el público español y que no tiene una traducción concreta (lo más parecido que hay es el dicho A veces la mierda te salpica). Esto dificulta mucho su traducción, y más aún en este caso, pues la referencia aparece escrita en la pegatina de un coche durante unos segundos escasos (tiempo insuficiente para incluir unos subtítulos aclaratorios). En cualquier caso, el traductor logra salvar la situación aplicando una estrategia de compensación en el diálogo que tiene lugar antes de la aparición de la misma. Pese a todo, la pérdida de una parte del significado es inevitable.

Versión original

Versión doblada (A partir del minuto 1:42)

Sheldon vs Seldom en Cuando Harry encontró a Sally

nomadcinemawhenharrymetsally1Otro caso que siempre me ha resultado muy curioso es un juego de palabras que aparece en un diálogo de la película Cuando Harry encontró a Sally (When Harry met Sally). La similitud entre el nombre Sheldon y la palabra Seldom (cuya traducción es raramente o pocas veces) crea un ingenioso doble sentido que es imposible mantener en la versión doblada.

Versión original

Versión doblada (A partir del minuto 7:13)

El condensador de fluzo de Regreso al futuro

Otro famoso caso fue el condensador de fluzo (en inglés, flux capacitor) de la película Regreso al futuro (Back to the future), que es el nombre que se le da a una de las piezas fundamentales de la máquina del tiempo. Desde entonces, hay dos denominaciones válidas, aunque se opta con más frecuencia por la opción teóricamente correcta (condensador de flujo). Pese a todo, este error quedó inmortalizado para los restos en la versión doblada de la película.

Versión original

Versión doblada

¿500 días de…?

Como ya sabéis, los títulos de las películas suelen ser casos muy comentados. Particularmente curioso me pareció el de la película 500 días juntos, cuyo título original es 500 days of Summer. Casualmente, la protagonista de la película se llama Summer y, a la vez, summer significa verano. Otro doble sentido cuya traducción se antoja imposible en la cultura meta.

500-days-of-summer-cartel500-dias-juntos-cartel

Bazinga! vs ¡Zas en toda la boca!

tumblr_md8ypgaPta1r81rfro1_1280Muchos de los que estáis leyendo habréis visto a Sheldon decir “Zas, en toda la boca” (en la versión doblada) o “Bazinga” (en la versión original) en numerosos capítulos de The Big Bang Theory, y os habréis quedado anonadados al comparar la longitud de la expresión con el breve movimiento de su boca . Desde luego, deberían darle un premio al doblador (Fernando Cabrera) por haber conseguido meter siete sílabas en donde había tres y cinco palabras cuando el personaje decía solo una en versión original. Particularmente difícil tuvo que resultar esta escena en la que Sheldon pronuncia su famosa frase varias veces seguidas.

Versión original

Versión doblada

Los ejemplos anteriores son solo una pequeña muestra de la gran cantidad de curiosidades que hay dentro del mundo del cine y la televisión. Sin embargo, no todo se queda ahí. Los chicos de TECS (The Educational Consortium of Spain) han elaborado una infografía en la que han incluido varios casos curiosos como los que he comentado anteriormente (el caso de Sheldon también aparece en ella), pero aplicados a otros géneros y sectores diferentes. Espero que la encontréis interesante y que os anime a pensar en versión original a aquellos que todavía no lo hagáis.

Piensa en versión original – Errores de traducción y curiosidades | TECS

¡PENSAD EN VERSIÓN ORIGINAL!

¡Hasta la próxima!

Hace poco os conté mi experiencia traduciendo las primeras series de TV de las que he tenido que hacerme cargo. La primera de todas fue Los reyes del trueque (Barter Kings), de la que traduje la primera temporada completa, y después vinieron capítulos sueltos de otras series, todas ellas emitidas ya en Energy y Mediaset. Pero todavía no os había hablado de mi experiencia traduciendo documentales.

film_backdrop06

Y es que resulta que en los últimos meses también he tenido que hacerme cargo de varios documentales completos de diferentes temas que, por lo general, tenían una duración aproximada de 20/25 minutos (los más cortos), o de 40/50 minutos (los más extensos, con la excepción de uno que duraba cerca de hora y media). Algunos de ellos se han ido publicando en las últimas semanas en el canal HispanTV, un canal en el que se emiten documentales y programas relacionados con Oriente Medio, y que tienen el objetivo de acercar a nuestro país la cultura de los países de esta zona. Curiosamente, HispanTV tiene canal de YouTube, así que algunos de los documentales que traduje para este canal ya están disponibles en YouTube de manera gratuita desde hace algunas semanas, motivo por el cual me he animado a escribir esta entrada, para así compartir con vosotros los vídeos de dos de esos documentales y mi experiencia al traducirlos. Allá vamos…

200px-Hispantv_logo

¿Cómo es traducir un documental?

Lo primero que os puedo decir es que traducir un documental es completamente diferente a traducir una serie de televisión. Los documentales suelen tratar diversos temas de interés y la información que contienen suele ser de un carácter más especializado, siempre con el objetivo de facilitar el acceso a dicha información al espectador medio. Para ello, se incluyen entrevistas a expertos, documentos gráficos o medios audiovisuales, entre otros recursos típicos.

Además, en la mayoría de documentales suele haber un narrador, que es la figura que, por lo general, se encarga de llevar el hilo argumental. El registro del narrador suele ser más elevado y formal que el de, por ejemplo, los protagonistas de una serie de TV convencional. Dicho registro va a chocar, en muchos casos, con el tono de los entrevistados que, si bien intervienen en calidad de expertos, su manera de hablar es mucho más directa y cercana que la del narrador al estar respondiendo a preguntas concretas delante de una cámara.

El formato y el guión de los documentales es bastante similar. Todo ellos responden a la típica estructura de introducción, nudo y desenlace. Por lo general, en la introducción se presenta el tema a tratar de una manera breve y se lanzan varias preguntas que buscan captar la atención de la audiencia y generar expectación. En el nudo se exponen los hechos y argumentos, que por lo general van a estar fundamentados sobre los materiales recopilados para el documental. Por último, en el desenlace se ofrecen posibles alternativas o críticas constructivas que buscan hacer reflexionar al espectador sobre el tema en cuestión.

¿Cuál es el proceso completo de doblaje de cada documental?

En mi caso, es similar al de la series. La productora o canal en cuestión le asigna el documental al estudio de doblaje, y el estudio doblaje se pone en contacto conmigo para enviarme el guión y darme las instrucciones. Posteriormente, me encargo de traducir el guión, para lo que suelo tener 2 o 3 días de plazo y, una vez terminado, lo envío de vuelta a mi contacto, que se encarga a su vez de reenviárselo al ajustador y al director de doblaje, que se encargarán de darle los retoques finales al guión antes de entrar al estudio y empezar a trabajar con los actores. Finalmente, cuando termina el trabajo dentro de la sala de doblaje, el/los técnicos del estudio se encarga/n de mezclar las nuevas pistas de audio y de incorporar los nuevos rótulos, subtítulos y demás elementos al vídeo final.

¿Qué herramientas se pueden utilizar para traducir un documental?

No considero que sea estrictamente necesario utilizar herramientas especializadas. Lo mínimo que se necesita es una herramienta para visualizar el vídeo y otra para escribir la traducción del guión. Yo, tengo por costumbre utilizar dos ordenadores: uno de sobremesa y un portátil. El portátil lo utilizo para reproducir el vídeo. En él tengo instalado el reproductor VLC y le conecto un disco duro portátil en el que voy almacenando todos los archivos de vídeo de los clientes, para así poder conservarlos durante un tiempo y evitar que se me sature el disco duro principal. Para mí, el reproductor VLC es ideal, porque permite utilizar atajos de teclado (entre otras muchas funciones), lo cual es muy práctico a la hora de darle al play, pausar el vídeo o «rebobinarlo». También utilizo un miniteclado USB que ocupa menos sitio en la mesa y que hace que la mano no tenga que estirarse demasiado para teclear algunos atajos.

TecladoPequeño

A la hora de traducir el guión, suelo inclinarme por el uso de unas herramienta u otras en función del tipo de guión original que me envían y de las exigencias del encargo. Normalmente, suelen ocurrirme dos cosas:

  • El formato del guión original me sirve: en este caso, puedo trabajar sobre él porque el formato que me exigen es similar. Esta situación es ideal porque puedo utilizar herramientas TAO (suelo utilizar Trados Studio) para traducirlo, lo que hace que todo el proceso de traducción sea mucho más rápido (las repeticiones, nombres de personajes, saludos y demás quedan registrados en la memoria de traducción y eso me permite ahorrar mucho tiempo de trabajo).
  • El formato del guión original NO me sirve (y, por tanto, no puedo trabajar sobre él). En este caso, tengo que encargarme de crear el guión desde cero y darle el formato que me exigen sobre la marcha. Para esto suelo utilizar Excel o Word, según la longitud y las exigencias del guión:
        • Excel me parece más cómodo para trabajar, siempre que no tenga que añadir muchas anotaciones o darle un formato especial al texto. Al trabajar en tablas, puedo utilizar el teclado para moverme más rápido por ellas y luego puedo exportarlo a formato texto con tabulaciones o pasarlo a Word fácilmente.
        • Word lo utilizo cuando me piden que coloree de algún color algunos textos (como los insertos) o que ponga en negrita determinadas expresiones. Es menos práctico que Excel para trabajar con el teclado o con el tabulador, pero a la hora de darle formato al texto, Word me parece una herramienta más adecuada y práctica.

FragmentoWord

Muestra del formato de un guión traducido en Word.

Por supuesto, cada maestrillo tiene su librillo y utiliza las herramientas que considera más oportunas y de la manera que le parezca más cómoda. Hay gente que utiliza también editores de subtítulos para traducir guiones y exportan los archivos en .TXT y luego los editan en Word. Esto también puede ser una opción interesante, pero hay que tener en cuenta que los editores de subtítulos son muy limitados en comparación con las herramientas ofimáticas, aunque ofrecen más ventajas a la hora de insertar códigos de tiempo, por ejemplo, y permiten trabajar en un entorno de trabajo integrado en una sola herramienta. 

También hay diferentes maneras de organizar el entorno de trabajo. Hay traductores que prefieren trabajar con la pantalla dividida y en segundo plano con el navegador a un lado y el guión original y la traducción en el otro. Yo, por ejemplo, prefiero trabajar con dos pantallas: una para visualizar el vídeo y la otra para traducir. Y también conozco a gente que incluso ven el vídeo en el salón de su casa mientras traducen con su portátil. Desde luego, para gustos están los colores…

¿Con qué formatos de archivo se trabaja?

Los archivos de vídeo que me suelen enviar están en formato AVI o MP4. Al MP4 suelen recurrir cuando el archivo original pesa demasiado. Normalmente, dichos archivos los podemos descargar a través de un servidor FTP, que por lo general tiene una velocidad de subida/bajada más elevada que cualquier otro servidor de descargas que esté disponible en la red.

Los guiones suelen exportarse en formato de Word o de texto plano, para que posteriormente el ajustador y el director puedan trabajar con ellos con facilidad.

Cuando utilizo Trados, trabajo con archivos de proyectos (sdlxliff) y con memorias de traducción (sdltm).

¿Cómo ha sido la experiencia de traducir documentales?

Para mí ha sido realmente gratificante. En un principio no lo supe valorar, porque fueron los primeros encargos que empezaron a llegarme. Los temas tampoco me terminaban de interesar demasiado, pero con el tiempo empezaron a llegarme documentales cada vez más interesantes y eso, unido a que cada vez era más productivo, me hacía disfrutarlos más. Hasta ahora, he traducido documentales sobre terrorismo, ecologismo, violencia, medios de comunicación, temas de Oriente Medio, etc.

Un par de ejemplos de documentales que he traducido: uno de espías y otro de violencia en los medios.

Quiero cerrar esta entrada comentando dos documentales que tuve que traducir y que han sido recientemente publicados en YouTube.

The Mean World Syndrome

Descripción del documental: Este documental está basado en la obra de George Gerbner, un gran experto en comunicación y violencia en los medios. Antes de fallecer, grabó este documental en el que pretendía sentar cátedra sobre un tema que él considera muy preocupante: cómo afecta en nuestras vidas la violencia que llega a nosotros a través de los medios de comunicación.

Sus estudios se centran en demostrar que se ha creado un síndrome (el que le da título al documental y cuya traducción me trajo de cabeza) que afecta a la población (sobre todo a los niños) y que les hace tener un miedo constante e infundado de la realidad. Una realidad que, sin embargo, es justo lo contrario de lo que muchas veces muestran los medios de comunicación.

Dificultades: El principal problema al que me enfrenté a la hora de traducir este documental es que los estudios e investigaciones de este hombre todavía no habían sido traducidos y apenas había referencias a ellos en obras en español (había algunas, pero muy pocas). Por tanto, tuve que liarme una manta en la cabeza y tomar yo la iniciativa a la hora de traducir determinados términos. El principal “Mean World Syndrome” decidí traducirlo como “El Síndrome del Mundo Cruel”, ya que ya había algunos libros en español que se referían a la obra de George Gerbner de esta forma. La decisión fue todo un dilema porque no terminaba de convencerme esa traducción, pero al final opté por ser conservador y utilicé el mismo nombre que utilizaban en dichos libros.

He aquí las dos partes del documental, que tiene una duración aproximada de 50 minutos.

 The Distorted Lens

Descripción del documental: The Distorted Lens es un documental británico que trata sobre la manipulación de medios de las agencias de inteligencia británicas. Una manipulación que, según se argumenta en el documental, pretende distorsionar la realidad y la percepción de los países de Oriente Medio. En el documental entrevistan a dos antiguos trabajadores vinculados al MI5 y del MI6, dos agencias de inteligencia británicas, que revelan la verdad sobre la manipulación realizada por los medios del Reino Unido (especialmente la BBC) y de EE.UU (el New York Times) con respecto a los sucesos que tuvieron lugar en Gaza entre los 2008 y 2009, en los que murieron 1.400 palestinos y 13 israelís,  y del trato que recibieron en los medios los palestinos, por un lado, y los israelíes, por otro.

Dificultades: Recuerdo que este documental fue especialmente difícil. Para empezar, tuve que traducirlo sin guión, por lo que mis oídos fueron mi único guía a la hora de entender a los personajes. Eran muchos los entrevistados a lo largo del documental, y algunos de ellos no pronunciaban bien o, directamente, hablaban mal, lo que dificultaba y ralentizaba todo el proceso. Tampoco tenía mucho conocimiento sobre los conflictos del frente de Gaza, más allá de los típicos titulares que publican en las noticias, ni tampoco conocía las agencias de inteligencia ni a los expertos y personalidades que aparecían, así que tuve que documentarme muchísimo sobre el tema (incluso tuve que ir a la biblioteca a consultar un libro sobre Oriente Medio porque la información que encontraba en la red no terminaba de convencerme). El resultado podéis verlo más abajo, en los dos vídeos que se han publicado en YouTube y que se corresponden con las dos partes del documental.

Y eso es todo por hoy. Espero que, si os habéis animado a ver los documentales, os hayan gustado y que el doblaje os haya parecido adecuado. Por supuesto, estoy abierto a comentar cualquier cosa que os parezca interesante acerca de ellos o acerca del trabajo que hice.

¡Hasta la próxima!

Entradas relacionadas:

Después de la comparativa de los editores de subtítulos Aegisub y VisualSubSync y del análisis del reproductor VLC Media Player, hoy os traigo un análisis de Camtasia Studio, un editor de vídeo que, en mi opinión, puede ser una herramienta muy interesante para traductores audiovisuales y, por qué no, también para formadores, pues ahora en temas de e-learning los vídeotutoriales son uno de los elementos imprescindibles para una enseñanza interactiva. ¿Queréis saber cómo funciona esta herramienta? Pues entonces echadle un vistacillo al siguiente vídeo:

Para cualquier duda o pregunta que queráis solucionar, podéis dejar un comentario o contactarme a través del blog. ¡Espero que os haya gustado el vídeo!

TechSmith Camtasia Studio 7

Vídeos anteriores del VLOG:

Entradas relacionadas:

¡Hasta la próxima!

En este nuevo capítulo del nuevo VLOG de Jugando a traducir, os traigo un análisis del reproductor de vídeo VLC Media Player y os comento algunas de las ventajas que nos ofrece este programa a los traductores audiovisuales. Como veis, en esta ocasión he cumplido mi palabra y el vídeo ha quedado más cortito (la verdad es que ha sido difícil poder resumir todos los puntos en tan poco tiempo, pero esta vez lo he conseguido).

Vídeos anteriores del VLOG:

Entradas relacionadas:

¡Hasta la próxima!

Dado que la mayoría de visitantes y usuarios que entran en el blog lo hacen buscando información sobre editores de subtítulos, he pensado que podía ser interesante hacer un análisis de los dos editores de subtítulos que más utilizo en mi día a día: Aegisub y VisualSubSync.

Ya había escrito sobre ellos en el blog con anterioridad (abajo os dejo algunas entradas relacionadas), pero todavía no había tenido tiempo de confeccionar ningún vídeo en el que pudiera ilustraros lo que considero más interesante de estos programas que, en pocas palabras, se resume en dos funciones muy básicas: poder visualizar la onda de audio de los archivos de vídeo, y poder trabajar mejor con los estilos de texto. Bueno, ¿os gusta la idea? Pues entonces podéis seguir con el vídeo que os dejo más abajo.

Sé que en un principio prometí que los vídeos serían cortos, pero en esta ocasión no he podido evitar excederme un poco (es un tema que me gusta demasiado :-)), aunque procuraré acortarlos en futuras entregas. También hay cosas que mejorar, pero bueno, todo se andará poco a poco.

Y eso es todo por hoy. Y vosotros, ¿qué editor de subtítulos utilizáis?

Entradas relacionadas:

¡Hasta la próxima!

En los últimos años, la televisión está experimentando una evolución considerable. Pero, curiosamente, la evolución que se está produciendo es, en mayor parte, a nivel tecnológico, y no tanto a nivel conceptual. Y es que, en los últimos tiempos, los televisores tradicionales de tubos dieron paso a los de plasma, luego a los LCD, y ahora han llegado la tecnología LED y las televisiones inteligentes. Y, entre medias, también se ha producido el cambio de la televisión analógica a la digital. Y todo en apenas una década.

evolucion tv

Sin embargo, el concepto de televisión que conocemos actualmente sigue siendo el mismo que hace diez años: una televisión en la que se emiten programaciones no elegidas por el consumidor y que le son impuestas de antemano. El consumidor sólo puede elegir entre lo que emiten los canales de los que dispone, y no puede elegir con plena libertad qué le apetece ver en cada momento. Tampoco puede dar feedback ni puede cambiar o modificar las emisiones. Estamos hablando, por tanto, de un proceso de comunicación unidireccional, que hace que más que nunca podamos calificar como “tonta” a esa caja mágica que todos tenemos en el salón de nuestra casa.

Curiosamente, en la actualidad, los menores de 25 años apenas consumen televisión. Es más, de hecho, la televisión en sí les parece aburrida. No entienden eso de ponerse delante de una pantalla en la que te imponen una programación predeterminada que incluye anuncios y publicidad que se realiza mediante interrupciones. Y es que, los más jóvenes han crecido pegados al ordenador y a internet, dos aliados perfectos que permiten consumir a la carta y huir de los anuncios, interrupciones e imposiciones de los canales de televisión. Gracias a internet, ahora el usuario puede decidir qué quiere ver, y cuándo, cómo y dónde verlo. Hablamos, por tanto, de una interacción bidireccional entre el usuario y el medio, que pone en jaque a la “unidireccionalidad” de los medios tradicionales.

Análisis y estudios estadísticos:

En realidad, los televisores y decodificadores actuales están preparados para afrontar el consumo a la carta y la interacción con internet. El reciente surgimiento de las televisiones inteligentes (Smart TVs) así lo demuestra. Sin embargo, parece que son las grandes empresas televisivas las que no están preparadas para afrontar el cambio de paradigma. La consecuencia es una caída evidente en el consumo habitual de televisión y un crecimiento cada vez más pronunciado en el consumo de televisión a la carta (VoD). Las estadísticas son bastante contundentes a este respecto:

graficoTV1

Gráfico 1: Evolución de la cuota de pantalla (%) de las principales cadenas de televisión españolas

Si observamos el gráfico de arriba, fácilmente podemos observar una caída pronunciada en la cuota de pantalla de las cadenas de televisión españolas más populares. Curiosamente, hasta cadenas como Cuatro o La Sexta, lanzadas en los tiempos más recientes, han iniciado una caída en su cuota particular pese a la crecida que experimentaron en los primeros años de nacimiento. Quizá algunos pensaréis que este descenso podría justificarse con el amplio abanico de canales que nos ofrece la TDT actual, pero si analizamos el cómputo global de consumo de TDT en los últimos años, la caída es también evidente (ver gráfico 2):

graficoTV2 Gráfico 2: porcentaje total de la cuota de pantalla de los principales canales españoles de la TDT.

Según el gráfico anterior, podemos concluir que prácticamente se ha producido una caída de casi un 25% en los últimos años. Por el contrario, si analizamos estadísticas de consumo de TV a la carta de otras cadenas, podemos ver un crecimiento cuasi inverso al del gráfico anterior. En esta ocasión, vamos a tomar de referencia los datos de consumo del sistema de TV online de la BBC entre los años 2009 y 2012:

bbciplayergrowth2009_2012_614x288

Las cifras del eje de coordinadas representan el número de peticiones (en millones), por lo que es evidente el crecimiento mayúsculo que está experimentando este servicio en los últimos tiempos.

Estudios sobre el consumo de TV a través de internet de los más jóvenes:

Según este estudio sobre consumo televisivo, series e internet realizado a adolescentes de Madrid, un 70 por ciento de los encuestados disponen de ordenador con conexión a internet en su habitación y lo utilizan para ver la TV, series o películas por cuenta propia. Una gran parte de los encuestados afirmaron en el estudio que prefieren el consumo a través de internet por los siguientes motivos:

  • Pueden ver la TV cuando quieran, adaptando el visionado a sus horarios.
  • Tienen más posibilidades de seleccionar contenidos y programas.
  • Pueden ver la TV sin que nadie les moleste.
  • Pueden parar el visionado y reanudarlo en cualquier otro momento.
  • Es más cómodo.
  • Nadie controla lo que ven.
  • Pueden ver los programas todas las veces que quieran.
  • Pueden hacer otras cosas a la vez.
  • No tienen que discutir por lo que les apetece ver.
  • Pueden ver con antelación series y películas que ya han sido estrenados.

La era de las televisiones inteligentes (Smart TVs):

Samsung-Smart-TV-D8000-2

Parece que, con la llegada de las televisiones inteligentes, se está haciendo un amago de cambiar el sistema tradicional y adaptarlo a los nuevos tiempos, pero, al mismo tiempo, parece que las grandes empresas televisivas todavía no encuentran o no quieren encontrar una fórmula que satisfaga los puntos anteriores. Por suerte, al menos ahora este tipo de televisiones ofrecen más facilidades con respecto al consumo de televisión y contenidos a la carta a través de internet, aunque esta característica ahora mismo va en perjuicio de los grandes canales, que ven cómo sus cuotas de audiencia caen año tras año.

Pese a que muchos de ellos actualmente ofrecen la posibilidad de visualizar a través de sus páginas web los principales contenidos que emiten cada día (TV a la carta), la mayoría de usuarios de internet recurren a la descarga (no voy a entrar en temas de legalidad), a la visualización online a través de sitios como YouTube, NowVideo, Moevideo, VK, etc., o a las retransmisiones en streaming para consumir los contenidos que desean. Estas opciones permiten al usuario reproducir los contenidos en cualquier momento, eludiendo la publicidad y las interrupciones, y con la ventaja de que son ellos quiénes deciden cuándo pausar o reanudar el visualizado. Sin embargo, no todos estos servicios garantizan una calidad alta de imagen y audio, lo que parece no importar demasiado a muchos consumidores.

Los fansubs y el doblaje: el eterno debate entre calidad e inmediatez

Creo que no me aventuro demasiado si digo que, gracias al consumo online, hay cada vez más usuarios que ven las películas y series en versión original subtitulada. Como muchos ya sabéis, la mayoría de series y películas extranjeras que se emiten en España suelen emitirse con varias semanas o meses de retraso con respecto al estreno de éstas en sus países de origen.

En los últimos años, gracias al crecimiento y desarrollo de internet, aparecieron los fansubs, que permiten a los usuarios ver en primicia las series y películas que ya se han emitido en sus países de origen. Es cierto que muchos fansubs se caracterizan por tener una mala calidad o, al menos, una calidad más baja que los subtítulos realizados por los profesionales del sector audiovisual, aunque por otro lado ponen de manifiesto una realidad evidente: muchos usuarios quieren un consumo inmediato. En este sentido, quizá podríamos decir que, en cierto modo, internet y la web 2.0 están haciendo mella en el sector audiovisual, que no está preparado todavía para ofrecer esa inmediatez sin que la calidad se vea afectada.

dubbingstudioLa realidad muestra que los productos audiovisuales se traducen muchas veces a una velocidad vertiginosa. Pero es prácticamente imposible ofrecer las versiones traducidas (tanto subtituladas como dobladas) de los productos audiovisuales de manera instantánea sin que la calidad se vea afectada. Recordad cuando os conté mi experiencia traduciendo “Los reyes del trueque”, cuando tuve que traducir la primera temporada completa de la serie en apenas 2/3 semanas, y cuando os comentaba que sentía que la calidad de las traducciones disminuía por no disponer de un margen de tiempo suficiente.

Y es que, en muchas ocasiones se podrían acortar los plazos, pero para garantizar una calidad profesional sería necesario disponer de un margen de tiempo razonable. Sin embargo, también es cierto que un período de varios meses de retraso en el lanzamiento de las versiones subtituladas y dobladas podría resultar un tanto excesivo y podría evidenciar una mala planificación de todo el proceso de traducción y adaptación.

Un cambio de paradigma como posible solución:

En realidad, como ya he comentado, disponemos de los medios técnicos necesarios para consumir de forma inmediata los productos audiovisuales pero, con el sistema actual, la industria no está todavía preparada para sacar partido de esa “inmediatez tecnológica”, porque no puede garantizar una calidad a corto plazo en las adaptaciones de sus productos.

estreno (1)Por tanto, quizá sería necesario un cambio del paradigma para poder asegurar esa inmediatez. Se me ocurre que, quizá, el sector televisivo podría mirarse en el espejo del sector de los videojuegos, y buscar la manera de realizar estrenos mundiales o lanzamientos de los productos a nivel global, eludiendo por tanto las esperas en el resto de países y asegurando desde el principio calidad e inmediatez.

Esto ya se ha realizado con varias películas (se me viene a la cabeza el estreno de El Hobbit, por ejemplo), pero todavía no se ha convertido en la tendencia dominante. En el sector de los videojuegos, títulos como Fifa13 o Nba2k13 (por citar un par de ejemplos de los muchos que hay) fueron lanzados en EE.UU y Europa en la misma semana, con solo un par de días de diferencia entre cada lanzamiento. Si aplicáramos este mismo sistema al sector televisivo, probablemente se solucionaría de raíz este problema, aunque por otro lado en muchos casos el lanzamiento de los productos audiovisuales en sus países de origen quizá podría retrasarse demasiado. Muchas veces, se trata de una cuestión de presupuesto y de mercado que siempre hay que estudiar de forma pormenorizada en cada caso concreto.

Con respecto al paradigma televisivo, lo cierto es que la única forma factible que veo de convertir la televisión en un medio bidireccional (y, por tanto, de dar una solución a la actual situación de declive) es mediante la integración de las posibilidades que ofrecen la web 2.0 e internet (algo que ya es posible gracias a las televisiones inteligentes), y mediante la transición hacia un nuevo sistema de oferta y demanda de los productos audiovisuales que sea rentable y que, al mismo tiempo, garantice calidad e inmediatez. Un sistema que, probablemente, todavía es una de las asignaturas pendientes del sector.

mass_mediaBien es cierto que, con este tipo de cambio, el poder de influencia, bien positivo, bien negativo, de un medio tan potente como la televisión se vería afectado, y que la influencia que hoy día se ejerce a través de ella, mediante el uso instrumentalizado de las programaciones televisivas, también podría irse al traste. No hay que olvidar en ningún momento que los mass media siempre han sido una fuente de influencia sobre las masas que ha estado al servicio de los grupos más poderosos. Pero, ¿acaso no es evidente que son cada vez más los espectadores que huyen de la televisión actual precisamente por eso? ¿Acaso el espectador no huye también de la publicidad y la interrupción de este medio de comunicación? ¿Acaso el espectador no se siente más libre y menos condicionado cuándo puede elegir qué ve y cuándo, dónde y cómo lo ve?

El futuro

De lo que no hay duda, es que los productos audiovisuales se seguirán doblando y subtitulando, por mucho que cambien los soportes y la filosofía de la pequeña y la gran pantalla. Es más, el subtitulado, por lo que veo, gana cada vez más fuerza en internet, por ser más rápido y más práctico para los consumidores, mientras que el doblaje sigue siendo la tendencia dominante en la televisión y el cine. A mí, personalmente, me preocupa que el declive televisivo y del cine pueda acabar afectando al sector del doblaje. Y por eso considero que, con un cambio de paradigma que asegurara estrenos simultáneos de las versiones originales y dobladas en sus respectivos países, el doblaje también podría salir muy beneficiado, pues muchos usuarios preferirían consumir el estreno en versión doblada al no tener que esperar para hacerlo.

Mucho me temo que las grandes empresas televisivas todavía tienen un largo camino que recorrer y que, durante ese camino, tienen muchas preguntas que plantearse y muchos cambios que afrontar. Nosotros estaremos atentos, eso seguro.

mainstockpic-6973283-worklessnessinitiatives

¡Hasta la próxima!

No os he dicho nada, pero este fin de semana está siendo muy especial para mí. Después de traducir la primera temporada completa de Barter Kings (Los Reyes del Trueque), he tenido la oportunidad de traducir capítulos sueltos de dos series que, menuda casualidad, los están retransmitiendo a la vez este fin de semana. La casualidad también ha querido que esta vez las dos series fueran completamente opuestas en cuanto a los temas y al público al que se dirigían:

SBTBW

  • La primera de ellas ha sido Embargo por sorpresa, South Beach, (en inglés, South Beach Tow), serie producida por Jennifer López. Actualmente, se emite en Energy los sábados y domingos a partir de las 14:00 y cada capítulo tiene una duración de unos 20 minutos apróximadamente. Se trata de un docurreality que narra las diferentes situaciones que se producen en el seno de una empresa de grúas que se dedica a recoger coches mal aparcados por toda la zona de South Beach (Florida). Los trabajadores de la empresa tienen que lidiar cada día con los conductores de los vehículos denunciados, lo que acaba resultando en conflictos, peleas, insultos e injurias. Como os podréis imaginar, la mitad del guion son tacos y palabras malsonantes que, en muchas ocasiones, son censuradas mediante pitidos. Los personajes que intervienen suelen ser gente bastante conflictiva y barriobajera que que me han puesto realmente difícil la traducción de determinados pasajes (acentos, referencias culturales, insultos “creativos”, etc.).

  • La segunda de ellas ha sido Esperando a un bebé, (en inglés, The Baby Wait), que se emite en Divinity los domingos a partir de las 22:50. De esta serie solo he traducido por el momento un capítulo (aunque seguiré traduciendo algunos más próximamente), que se emitirá esta misma noche a las 23:40. Se trata de otro docurreality que cuenta las historias de jóvenes madres solteras que no están preparadas ni emocional ni económicamente para hacerse cargo de un bebé y de parejas y solteros que recurren a la adopción para formar sus propias familias. Cada capítulo de esta serie tiene una duración de 40 minutos. En comparación con la serie anterior, esta ha sido completamente opuesta en cuanto a los problemas de traducción y las situaciones que se iban dando. La nota predominante de esta serie han sido los momentos sentimentales y emotivos que giraban en torno al tema de la adopción/dación de cada bebé que venía en camino. En ocasiones, se hacían referencias a temas legales sobre la adopción en Estados Unidos, aunque sin entrar demasiado en materia (pese a todo, algunas referencias tenían su dificultad y me obligaron a documentarme bastante).

Como ya habréis podido concluir al leer las temáticas de cada serie, han sido experiencias completamente opuestas, que han puesto a prueba, por un lado, mi faceta más “sentimentaloide” (eché alguna lagrimilla con las adopciones y los bebés); y por otro, mi faceta más ofensiva (he aprendido nuevos insultos que espero no tener que decirle nunca a nadie, por su bien y por el mío, Risa).

Lo cierto es que, a pesar de que las series son más bien secundarias y tienen una audiencia muy limitada, estoy muy satisfecho con toda la experiencia y todavía me cuesta asimilar eso de encender la tele y escuchar a los personajes y actores de doblaje diciendo las mismas palabras que yo mismo he plasmado en el papel. La verdad es que, si hace un año alguien me hubiera dicho que a estas alturas iba a estar traduciendo series para TV, no hubiera podido evitar revolcarme de la risa ante la incredulidad que me hubiera producido un comentario como ese.

Pero, chicos, aunque no lo creáis, así es la vida, un día te levantas por la mañana, miras tu perfil de Linkedin, y descubres que tienes una nueva oportunidad delante de ti. Así fue como ocurrió todo, y ahora, al cabo de unos meses, sigo engordando mi currículum de series y documentales traducidos. Solo puedo esperar que en el futuro sigan llegando nuevas series que traducir (y, ¿por qué no?, las primeras películas) y poder seguir trabajando para nuevos estudios de doblaje (sigo trabajando en ello para hacerlo posible).

cromero

Imagen de @PancracioPelaez

No quiero terminar la entrada de hoy sin rendirle un pequeño homenaje al gran Constantino Romero que, como muchos sabéis, ha fallecido hoy a los 65 años, dejando completamente mudos a grandes personajes del cine como Clint Eastwood, Arnold Schwarzenegger, Darth Vader y Roger Moore, entre otros. Será muy difícil cubrir el hueco que ha dejado. Ojalá que su muerte sirva de nuevo para que la gente vuelva a ser consciente de la importancia que tiene el doblaje en el cine, una disciplina que, muy a menudo, al igual que ocurre con la traducción, se queda en segundo plano. Os dejo a continuación una entrevista en la que comenta algunos de sus doblajes más conocidos:

Gracias por todo, señor oscuro.

DEP

¡Hasta la próxima!

“¡Mamá, que mi serie va a salir en la tele!”

Esas fueron mis palabras cuando estaba viendo la tele el martes pasado y, de repente, zasca, puse Energy y pude ver que estaban anunciando la serie que he estado traduciendo en estas últimas semanas. Aquí tenéis el anuncio:

Como veis, se trata de Barter Kings (en español, Los Reyes del Trueque, que fue el nombre que propuse yo y que finalmente han escogido), un reality estadounidense que va sobre dos tipos que tienen una tienda y se dedican a ir timando al personal hacer trueques para ganarse la vida. Básicamente, comienzan con un objeto de poco valor que tienen en su almacén (como, por ejemplo, un bate de béisbol), y lo van cambiando por otros objetos hasta que al final consiguen algo de mayor valor (como, por ejemplo, un barco, un coche o una moto). Como veis, no es más que otra serie americana estadounidense más de las que se suelen emitir en TV. Y, cómo no, una de mis obligaciones como traductor ha sido la de preservar su esencia. Y la verdad es que, aunque los tipos eran un poco “garrulos”, al final no he podido evitar reírme a pleno pulmón en muchas ocasiones (había un tipo clavado a Hulk Hogan que se hacía llamar “Señor Oso”, con eso os lo digo todo) y he acabado disfrutando mucho por momentos (aunque espero que no se me haya pegado demasiado de ellos).

¿Cómo? ¿Que queréis saber cuándo se estrena? Yo os lo digo. Se estrena mañana por la noche (23F) a las 22:00 en Energy. No sé vosotros, pero yo pienso comprarme un cubo de palomitas del tamaño de una bañera y revolcarme dentro de él para celebrar que ya he terminado todo el proyecto, y una buena cerveza que me permita no prestar mucha atención a los cambios que hayan hecho en mis traducciones sin consultarme (creo que eso va a ser lo que peor voy a llevar, sinceramente).

promoBarterKings

 A continuación, me gustaría contaros cómo ha sido todo el proceso de este proyecto, comentando, entre otras cosas, los retos y dificultades, el calendario de trabajo, las herramientas que he utilizado y, finalmente, mis conclusiones.

1. Retos y dificultades:

  • Para empezar, el doblaje del proyecto, en total, ha durado 2 semanas, en las que he tenido que traducir 14 capítulos (los de la primera temporada). El guión de cada capítulo tenía entre unas 4.000 y unas 5.000 palabras y, de media, el plazo que he tenido para entregar cada capítulo ha sido de entre uno o dos días (en el mejor de los casos).
  • Las referencias culturales y la terminología de los objetos que aparecían también han sido un quebradero de cabeza bastante grande. A lo largo de la serie, aparecían muchos objetos típicos de la cultura estadounidense, y ha sido todo un reto traducirlos. Términos con una alta carga cultural, como “muscle car” (que traduje como “deportivo vintage”, “pitching ball machine for baseball” (que traduje como “máquina lanzapelotas de béisbol”) o “alpaca” (que, básicamente, es un animal típico de California). También aparecían otros objetos más técnicos, sobre todo herramientas especializadas, como “scissor lift” (elevador de tijeras), “sawzall” (sierra de sable), “riding lawnmower” (tractor cortacésped) o “deep fryer” (freidora industrial), por citar unos pocos (poquísimos, porque solo esos que os acabo de citar aparecían en un solo capítulo, así que multiplicad por 14).
  • Mantener el registro y el tono de los protagonistas: Los protagonistas son dos tipos blancos de California pero, sorprendentemente, hablan como si fueran negros del Bronx. He tenido que traducir expresiones muy coloquiales y “barriobajeras”, si se me permite la expresión. Es increíble la cantidad de significados y matices que puede tener la palabra “badass” según el contexto en el que aparezca. Algo muy parecido a lo que ocurre en Granada con la palabra “polla”. Además, los personajes hablaban como auténticas centellas, eran capaces de meter en un solo segundo de vídeo frases kilométricas, por lo que había que hacer auténticos milagros para conseguir expresar en pocas palabras lo que decían.
  • He tenido que lidiar con mucha presión antes de cada entrega, y he tenido que cumplir con muchos requisitos y exigencias por parte del estudio de doblaje. Para empezar, querían que el guión tuviera un formato y unas características muy concretas y el director de doblaje insistía mucho en que resumiera lo máximo posible las intervenciones de los personajes.

Por suerte, no he estado solo en esta aventura, ya que Lara Quero (de la que, por cierto, os recomiendo encarecidamente su blog, en el que cuenta su increíble estancia en China durante un año y medio), ha estado ahí para descargarme de trabajo cuando lo he necesitado, dándome descanso y unas horas de sueño muy valiosas para poder seguir adelante con los capítulos. Ha sido casi como mi ángel de la guarda, porque apareció de repente en el momento en el que más la necesitaba para echarme una mano. Su trabajo ha sido brillante y hemos forjado una alianza que espero continúe en el futuro.LaraRafa

2. Calendario de trabajo

Para que os hagáis una idea, este ha sido el calendario de entregas que he tenido que afrontar:

CalendarioBarterKings

Como veis, solo tuve un día de descanso, que se debió a problemas con el servidor FTP, y que al final acabé pagando porque se me acumuló mucho trabajo para la segunda semana. Lidiar con los deadlines ha sido, sin duda, la parte más dura de este trabajo, y la más determinante, ya que me he quedado con la sensación de que, si hubiera contado con más tiempo, podría haber entregado un trabajo de una calidad mucho mayor. Por otra parte, como veis, traduje el primer capítulo de la serie solo 12 días antes del estreno, así que seguro que os podéis hacer una idea de la locura que ha sido todo esto.

3. Herramientas y técnicas para mejorar la productividad

He de reconocer que en un principio pensaba que podría sacar adelante el proyecto sin problemas, pero poco a poco muy fui dando cuenta de que tenía que aumentar mi productividad si no quería verme todavía más agobiado por el tiempo. Así que tuve que darle un poco al coco. El martes que tuve de supuesto descanso, en realidad lo invertí en organizarme y en buscar formas de hacer mi trabajo de una manera más productiva.

Tal y como os conté en la entrada anterior, hasta ese momento, estaba trabajando con dos ordenadores, el portátil con un teclado externo para visualizar el vídeo con el reproductor VLC, y el ordenador de sobremesa para trabajar a pantalla dividida con el documento del guión a la izquierda y el documento de la traducción en la derecha, que es donde iba escribiendo. Sin embargo, en cuanto vi el segundo capítulo de la serie me di cuenta de que había un montón de expresiones y frases que se repetían de manera constante.

barterkings2Eso se debía a que los capítulos seguían más o menos una estructura fija, en la que los personajes se enfrentaban a unas situaciones comunicativas muy parecidas. Por lo general, los personajes empezaban siempre cada capítulo en el almacén de su tienda, vacilándose entre ellos mientras buscaban nuevos objetos que pudieran servirles para hacer trueques nuevos, y luego iban visitando a diferentes personas que les contactaban para hacer los trueques. Por tanto, eran muchas las ocasiones en las que se presentaban y decían frases como “How is it going?”, “What’s up?”, “Nice to meet you”, “Pleasure”, “I am fulano”, “Are you fulano?” y cosas así. Además, había una serie de coletillas y frases hechas que repetían constantemente cada vez que hacían un trato (por ejemplo, frases como “You got a deal”, “We got a deal”, o “Let’s make a deal”, que casi siempre acababa traduciendo con expresiones como “Trato hecho”, “Hay trato” o expresiones parecidas. Además, los códigos de tiempo y los nombres de los personajes eran los mismos y el formato de guión que me exigían me obligaba a ponerlos en el lado izquierdo junto a los códigos de tiempo, por tanto estaban separados del resto del texto.

rinconcito

Así que, como ya habréis podido imaginar algunos de vosotros, se me ocurrió que podría ser buena idea empezar a trabajar con Trados y crear una MT en la que fuera guardando todas esas coincidencias para ahorrar trabajo. Y creo que esta ha sido, sin duda, la mejor idea de todas. En cada capítulo nuevo que iba haciendo había cada vez más concordancias, llegando a tener traducido de manera automática entre un 15 y un 20% de cada guión, lo cual se podría traducir perfectamente en entre una hora y una hora y media de trabajo. Y, además, tenía la ventaja de que cada vez que se repetía el nombre de alguno de los objetos podía consultarlo fácilmente, mientras que en Word, si se me olvidaba lo que había puesto hace 10 minutos para traducir “Scissor lift”, tenía que volver a buscarlo en el documento. En resumen, Trados fue un gran acierto.

De todas formas, no todo eran ventajas. Trados me provocaba el inconveniente de que, al traducir desde el documento del guión original, al exportarlo tenía que volver a editar el documento con el procesador para darle el formato que me demandaba el director de doblaje, lo cual me llevaba también un buen rato, pero prefería eso a tener que estar traduciendo mil veces lo mismo. Además, de ese modo también podía ir revisando a la vez que iba editando y ajustando cada intervención, por tanto no me suponía demasiado problema.

4. Conclusiones

Creo que, hasta la fecha, este reality ha sido el proyecto más duro que he tenido que afrontar. Me ha permitido darme cuenta de muchas cosas, unas buenas, y otras malas. Me he dado cuenta de que mi voluntad va más allá de lo que yo mismo pensaba pero que, al mismo tiempo, todavía tengo muchas carencias como traductor que tengo que seguir puliendo. Traducir para doblaje conlleva saber trabajar con una serie de limitaciones, la más significativa, la de cuadrar cada traducción dentro de la intervención de cada personaje, lo cual en muchas ocasiones es un misión casi imposible por lo sintético que llega a ser el inglés y por la velocidad a la que hablan los personajes. Por tanto, a veces no queda más remedio que resumir o, directamente, hincar la rodilla y quedarte con lo más relevante de cada intervención.

Debo reconocer que me hubiera sentido mucho más cómodo si entre el director de doblaje y yo hubiera habido un ajustador, que en este tipo de casos suele ser lo normal. En realidad, creo que la cadena ideal de trabajo para este proyecto hubiera sido la siguiente:

  1. Iniciador
  2. Traductor
  3. Revisor/corrector
  4. Ajustador
  5. Director de doblaje

cadenatrabajo

Con este sistema, el iniciador simplemente se encargaría de facilitarle al traductor todo el material que necesita para trabajar (en este caso, los guiones originales y los vídeos de cada capítulo) y de ir controlando el tiempo y las entregas; el traductor solo se preocuparía de traducir, el revisor/corrector corregiría las expresiones que han quedado más forzadas  y le daría una mayor naturalidad al guión (entre otras muchas cosas, pero esta función en particular es la que yo he echado más de menos), el ajustador se encargaría de cuadrar los textos de cada personaje en los intervalos de tiempo de cada intervención y, por último, el director “solo” tendría que preocuparse de su labor de dirección dentro del estudio. Creo que, de esta manera, todo el proceso se llevaría a cabo con una mayor calidad y agilidad y, al mismo tiempo, con una mayor tranquilidad y con menor presión, ya que cada profesional se centraría en los aspectos que más le competen en realidad, y no tendría que estar preocupándose por otras cuestiones en las que no siempre está tan curtido, lo que normalmente acaba desembocando en frustración, presión y, en consecuencia, en una calidad más baja del producto final.

Sin embargo, a veces hay que adaptarse a la situación y aprender a lidiar con ese tipo de circunstancias. En este caso, los elementos 3 y 4 (ajustador y revisor) no siempre han estado dentro de la cadena (sobre todo el ajustador) y, por tanto, hemos tenido que adaptarnos y hacernos cargo de las funciones que estos hubieran hecho. En este caso, el director y yo hemos tenido que ajustar el guión, de forma que yo procuraba traducir de manera resumida cada intervención y luego él iba haciendo los ajustes que estimaba oportunos antes de entrar al estudio. Por otro lado, en la mayoría de ocasiones he tenido que revisarme yo a mí mismo, lo cuál no es siempre la mejor opción. Y es que, sin ninguna duda, los capítulos que, en mi opinión, han quedado mejor, han sido los que he podido trabajar con Lara, ya que las labores de traducción + revisión se han podido realizar de una manera más exhaustiva y con 4 ojos en vez de con 2, algo que siempre ayuda mucho.

Estoy seguro de que, después de toda esta experiencia, la segunda temporada de la serie saldría muchísimo mejor (en EEUU ya se está emitiendo la segunda temporada, y eso que la primera se estrenó este mismo verano…). Por lo que sé, ahora mismo la serie está teniendo mucho éxito en EEUU y, por la cuenta que me trae, espero que también lo tenga en España (crucemos los dedos).

En cualquier caso, creo que la calidad final del producto no ha sido mala y, si alguien piensa lo contrario, entonces se las tendrá que ver con mi amigo el “Señor Oso”:

¿Tenéis algún problema?

Ah, vale. Que no me entere yo…

😛

¡No os perdáis el estreno!

¡Hasta la próxima!

¡Hola a todos!

Después de una semana traduciendo “like hell” he podido sacar algo de tiempo para preparar esta entrada. En este caso, como habréis podido deducir al ver el poco texto que hay escrito, se trata de una “vídeoentrada” en la que quiero acercarme a vosotros para que me conozcáis de una manera más íntima y más directa y, como yo digo, “desvirtualizarme virtualmente”, valga la redundancia. Después de haber visto en las últimas semanas algunos vídeos como el de Pablo Muñoz (una pasada) o el de Javier Sánchez Camacho, he pensado que podía ser una buena idea hacer un vídeo más íntimo en el que pudiera dejar a un lado toda la frialdad e impersonalidad de las redes sociales y descubrirme ante vosotros.

Picture 33

Además, en el vídeo también he querido aprovechar la ocasión para enseñaros mi rinconcito de trabajo, hablaros de las últimas cosas que he estado haciendo y contaros las cosas que he ido mejorando en los últimos meses (también hay que hablar de uno mismo de vez en cuando).

Bueno, no me enrollo más. El protagonismo de hoy quiero que sea para el vídeo así que, sin más, me despido hasta la próxima entrada.

El rincón de trabajo de un traductor audiovisual – Blog Jugando a Traducir de Rafael López en Vimeo.

Es de bien nacidos ser agradecidos y, llegados a este punto, me doy cuenta de que no lo he sido lo suficiente. ¿Por qué? Por inconsciente. Estoy seguro de que los que leéis estas líneas ya sois conscientes de la constante penumbra en la que vivimos los traductores y en la que vive el doblaje, pero hubo una época en la que no lo fuimos: la infancia.

Desde que éramos pequeños hemos crecido viendo nuestras series favoritas de dibujos animados que, por supuesto, estaban dobladas y traducidas al español. Aún puedo recordar aquellas mañanas de fin de semana en las que a veces me levantaba incluso más temprano que para ir al colegio durante los días de semana para poder ver los programas infantiles del momento, como Megatrix, Club Disney o la Banda del Sur, en los que emitían series como Chicho Terremoto, traducida por Xosé Castro y cuyo doblaje fue dirigido por Ángel Sacristán; Punky Brewster, con José Ángel Juanes como director de doblaje; Bola de Dragón, traducida por Ivars Barzdevics y con Ángeles Neira como directora de doblaje; Los Simpsons y Futurama, traducidos por María José Aguirre; Doraemon, traducida por Daruma; Pokémon, traducida por Rosa María Pérez y con Amparo Valencia como directora de doblaje; La Banda del Patio, traducida por Darryl Clark y con el doblaje a cargo de Marta Tamarit; Power Rangers, traducidos por Ángeles Aragón; Charlie Brown y Snoopy, traducida por Alicia Losada y doblada bajo la dirección de José Luis Ángulo; o Rugrats, cuya traductora fue Virginia Almarcha y con la dirección de doblaje a cargo de Amelia Jara.

seriesdibus

Ya como adolescente, comencé a ver las series típicas de la edad. Por aquella época se emitían series como Yo y El Mundo, traducida por Kenneth Post y con el doblaje a cargo de Mari Luz Olier; Los Problemas Crecen, traducida por Quico Rovira-Beleta; Blossom, traducida por Elena Rufas; El Príncipe de Bel-Air, traducida por Francis Dumont; Sabrina, Cosas de Brujas, traducida por Ángeles Aragón; o Dawson Crece, con el doblaje a cargo de Cecilia Santiago.

Creo que es justo rendirles a todos ellos un merecido homenaje, pues fueron ellos quienes, gracias a sus palabras y sus traducciones, nos han alegrado y entretenido durante mucho tiempo y, al mismo tiempo, nos han inculcado los valores y las enseñanzas que gracias a todas esas series pudimos adquirir. Y, lo mejor de todo, es que muchos todavía siguen haciéndolo con series nuevas que vemos casi a diario y que también nos sirven de inspiración.

Y es que, en la actualidad, disfruto mucho viendo series como Castle, traducida también por Kenneth Post; Cómo Conocí a Vuestra Madre y The Big Bang Theory, cuyas primeras temporadas fueron traducidas por Alfredo Mañas y con la dirección de doblaje a cargo de Santiago AguirreFriends, también traducida por Darryl Clark, siendo Santiago Cortés el director de doblaje; Aquellos Maravillosos 70, traducida por Óscar Palmer; Padre de Familia, serie traducida por Elena Rufas; Downton Abbey, traducida por Carmen Piquer y con Manuel García Guevara como director de doblaje o Dexter, traducida por Esperanza García y con la dirección del doblaje a cargo de Eduardo Gutiérrez, si bien todas estas series ya he podido disfrutarlas viéndolas en VO y VOS, aunque siempre hay algunos capítulos que es inevitable verlos doblados al español (sobre todo si los pillamos en la tele).

Desde aquí, gracias a todos por haberme trasladado las palabras de aquellos grandes personajes que han marcado toda mi infancia y un buen trecho de mi vida.

Y, para los más nostálgicos, aquí van las intros de algunas de las series que he comentado en la entrada:

 Chicho Terremoto

 Punky Brewster

Bola de Dragón

Power Rangers

Campeones (Oliver y Benji)

Rugrats

Pokémon

La Banda del Patio

Charlie Brown y Snoopy

Blossom

Yo y El Mundo

¡Hasta la próxima!