Si hace poco que te licenciaste o si acabas de empezar a trabajar como traductor profesional, es muy posible que aún no te hayas animado a invertir en tu imagen profesional. Y es comprensible. En los tiempos que corren, a nadie le sobra el dinero, y casi todo el mundo prefiere invertir el dinero en otras cosas más urgentes o más tangibles. Además, cuando damos nuestros primeros pasos en el mundo laboral, no nos sobra el dinero. Bastante tenemos ya con pagar el alquiler (el que haya podido emanciparse) y las facturas.

Es por ello por lo que he querido animarme a redactar una entrada con varias alternativas en materia de diseño para traductores y profesionales.

Opciones low cost

Que no nos sobre el dinero no implica que tengamos que renunciar a tener una web o unas tarjetas de visita. Cuando empezamos, no necesitamos tener una web con muchos artificios, sino una con lo justo y necesario para ir funcionando. Ya vimos en una entrada anterior que hay muchos recursos gratuitos que podemos usar para crear una web por nuestra cuenta, así que podríamos hacernos una web sin gastarnos apenas nada.

Captura de pantalla del entorno de trabajo de Weebly, una herramienta gratuita para crear páginas web

Y para las tarjetas de visita, igual. Tenemos sitios como Moo o Vistaprint, que nos permiten elegir entre varias plantillas para hacernos unas tarjetas sencillas sin complicarnos mucho la vida y sin gastarnos demasiado dinero (alrededor de 30 euros por unas tarjetas sencillas). Así que si podemos sacar algo de tiempo y ahorrar un poco de dinero, estas pueden ser unas alternativas interesantes. Los diseños quizá no serán para tirar cohetes, pero al menos tendremos un material corporativo con el que podremos ir funcionando.

Opciones un poco más caras, pero asequibles

Si no puedes hacer una gran inversión, hazlo tú mismo. Quizá no puedas permitirte pagar varios cientos de euros a un diseñador para que te cree una imagen corporativa completa, pero tal vez sí puedas invertir una pequeña cantidad en formarte para hacer tú mismo algo decente. Esa es la filosofía del curso de diseño web que imparto en Traduversia, al que ya se han apuntado más de 100 alumnos. Algunos de estos alumnos, con una inversión asequible que no ha superado los 100 euros, han conseguido hacerse páginas como esta, de Jorge Martínez; o esta otra, de Paloma Marín, con unos resultados muy profesionales.

CapturaPixelTrad

Captura de pantalla de la web de Jorge Martínez, alumno del curso de diseño web de Traduversia

Además, cuando aprendes a usar una herramienta de diseño de forma básica, una de las grandes ventajas es que puedes utilizar plantillas que hayan creado otros profesionales y personalizarlas tú mismo. En Graphicriver, por ejemplo, se pueden encontrar un montón de plantillas de papelería comercial, mientras que en Themeforest podemos descargar plantillas para WordPress o directamente en HTML, que podremos instalar y personalizar fácilmente.

La clave para personalizar esas plantillas está en tener, como mínimo, unas nociones básicas de las herramientas de diseño con las que fueron generadas. Por tanto, si puedes invertir algo de dinero en formarte para adquirir un nivel básico o intermedio en herramientas como WordPress, InDesign, Illustrator o Photoshop, tendrás mucho a tu favor para poder resolver por tu cuenta tu imagen corporativa.

En mi caso, considero que invertir en cursos de diseño y en un posgrado en diseño gráfico publicitario que hice al terminar la carrera fueron las mejores decisiones que pude tomar, porque gracias a ellas he podido encargarme yo mismo de mis propios diseños y de mi propia imagen corporativa, además de ofrecer servicios de diseño a mis clientes.

Si puedes permitírtelo, contrata a un diseñador profesional

Si sientes que te van bien las cosas, que estás ahorrando dinero y que las perspectivas de futuro son buenas, quizá una de las mejores inversiones que podrías hacer es contratar a un diseñador para que haga un trabajo 100% profesional.  Vale que se pueden hacer cosas decentes con los recursos que he comentado antes, pero los acabados y la profesionalidad de los diseños generados por un diseñador profesional son muy superiores a los que pueda conseguir un aficionado, eso no lo dudes.

Todos podemos arreglar un grifo averiado para ir tirando si somos un poco manitas, pero la solución definitiva siempre es llamar a un fontanero. De esa manera ganas en tranquilidad, y tienes la seguridad de que tienes a una persona cualificada que va a hacer un trabajo de calidad especialmente para ti.

PortadaAparicios

Captura de pantalla de la web del Restaurante Aparicio’s de Granada, desarrollada por un servidor

Dentro del sector de la traducción, también hay profesionales especializados en diseño que son unos auténticos cracks, como por ejemplo Ángel Domínguez, que tiene un portafolios de diseños muy interesante. También puedes subcontratar a alguna empresa de diseño, como por ejemplo Geekia, que se encargó de crear toda la imagen corporativa y el vídeo promocional de Pablo Muñoz, mi socio en Traduversia. Ellos también nos echaron una mano con algunos elementos gráficos de la web de Traduversia, así que son una inversión segura, y además tienen experiencia con traductores profesionales, lo cual es un valor añadido.

Te espero en el webinario gratuito de Traduversia (04/06/2016)

Si te ha gustado la entrada y quieres saber más sobre diseño gráfico, te invito a que te apuntes al webinario gratuito que impartiremos Pablo Muñoz y yo a través de Traduversia este miércoles, 6 de abril a las 18.00 (CEST, o sea, hora de la península española). Puedes consultar toda la información sobre el webinario aquí. (Actualización: si te perdiste el webinario, puedes ver la grabación aquí)

Si no puedes asistir a la sesión en directo, apúntate igualmente, porque podrás ver la repetición cualquier otro día. En el webinario, Pablo Muñoz hablará sobre localización de aplicaciones móviles, mientras que yo daré una charla sobre maquetación y diseño creativo para traductores. Ambas charlas servirán como presentación de nuestros nuevos cursos, que también lanzaremos el mismo día 6 de abril.

Pues nada, lo dicho. ¡Nos vemos en el webinario! 😀

ACTUALIZACIÓN: Ya puedes ver el webinario gratuito sobre diseño creativo AQUÍ.

Hace unos días me ocurrió algo bastante curioso. Pude ver de casualidad en televisión uno de los anuncios que había traducido para uno de mis clientes. Fue una agradable sorpresa… hasta que me di cuenta de que había algo que no cuadraba del todo. Percibí uno de esos errores que fácilmente se le podrían atribuir al traductor y que, en cambio, esta vez no se había producido por responsabilidad suya.

Os cuento la historia completa:

Hace unas semanas, uno de mis clientes me encargó la traducción para doblaje de un anuncio publicitario bastante interesante. Se trataba de traducir al español el anuncio del último Mazda MX5, un descapotable biplaza bastante bonito que existe desde hace varias décadas. En el anuncio en cuestión, se cuenta la vida de un conductor a través de los coches que ha tenido en las diferentes etapas de su vida (todos Mazda, claro). Aquí podéis ver el original en inglés.

Si os habéis fijado, el texto del anuncio va rimado. Eso me obligó a mí a hacer un ejercicio de transcreación y componer un poema nuevo que encajara con las imágenes y recogiera de la mejor forma posible el contenido original del anuncio. Un ejercicio similar a la traducción de canciones, como ya vimos en una entrada anterior del blog, aunque con algunas diferencias.

Pues bien, tras varios días dándole vueltas al poema y tras varias revisiones e intercambios de correos con mi cliente, finalmente logré armar mi propuesta final para el anuncio, que fue la siguiente:

La vida de un conductor

Dieciocho años… el gran día.

El carnet, a la segunda fue la vencida.

La primera escapada, qué pasada.

Me estampé con la puerta, no pasó nada.

Luego el descapotable de segunda mano.

Las giras con el grupo en verano.

Paseos callejeros para ligar,

Y la aventura llegó al final.

Vueltas a casa de madrugada,

Aquella multa yendo a la playa,

Maletero lleno, etapa cerrada.

Inocentadas, quedadas,

anocheceres inauditos, cielos infinitos,

una compañera de ojos bonitos.

El de recién casados, el laboral.

Una nueva pasajera, el familiar.

Te pide una canción, a cantar.

Y ahora en tu garaje, aquel amigo que perdiste,

vuelve a recordarte quién fuiste.

Pese a las divergencias y a las licencias que tuvimos que tomarnos entre todos, creo que el texto final se acercaba bastante al original y, además, encajaba perfectamente con las imágenes. La verdad es que quedé medianamente satisfecho, pese a los cambios impuestos y otras modificaciones que no vienen a cuento. El caso es que cuando vi el anuncio ya traducido me percaté de que se había hecho un cambio que podía considerarse quizá un error. Os he marcado la palabra clave en negrita, para que podáis detectarlo más fácilmente. El anunció traducido quedó así.

Si habéis estado atentos, os habréis percatado de que la palabra «bonitos» acabó repitiéndose dos veces. ¿El motivo? Aún no lo sé. Es posible que decidieran cambiarlo sobre la marcha, que repitieran la palabra adrede o quizá el locutor se fue de línea al leer. Se podrían lanzar muchas conjeturas, pero lo cierto es que es difícil saber por qué se produjo ese cambio.

Entonces, ¿de quién es la culpa en casos como este? ¿El traductor no debe hacerse responsable?

A mí me gusta pensar que en casos como este el error lo comete el equipo de trabajo. Es similar a lo que ocurre en deportes de equipo como el fútbol o el baloncesto. Si un compañero comete un error, al final todo el equipo pierde el partido, no solo ese jugador. Aunque desde luego, si el error lo ha cometido el traductor, este se arriesga a que dejen de colaborar con él (¡al banquillo! :P), al igual que ocurriría con el resto de profesionales del equipo si fallan. Pero esa solo sería una consecuencia más, ya que la derrota seguiría siendo del equipo.

Del mismo modo, no debemos olvidar que una buena traducción también suele producirse como resultado de un buen trabajo de equipo, y no solo de un buen traductor. Quizá a veces tendemos a personalizar demasiado los logros y los errores, cuando en realidad la clave está en coordinarse bien con el resto de compañeros. Si, por ejemplo, yo hubiera repetido «bonitos» sin darme cuenta y el revisor me hubiera avisado a tiempo, el error se habría subsanado a tiempo y el resultado final habría sido mucho mejor gracias al trabajo de equipo.

En definitiva, en situaciones como esta, o todos ganan, o todos pierden. Así que si sueles echarle la culpa al traductor cada vez que algo te suena raro en una película, en una serie o en cualquier producto audiovisual que veas, recuerda que el asunto es mucho más complicado de lo que parece. 😛

Hasta la próxima entrada.

Han pasado dos años desde que os hablé de esta herramienta casera que me traía entre manos, el AV Editor. Hoy por fin ha llegado el día de lanzar la versión beta del programa y empezar a compartirlo con toda la comunidad de traductores audiovisuales para que puedan probarlo. Los que queráis pasar directamente a la acción, podéis hacer clic en el botón de descarga que encontraréis justo al final de esta entrada. Eso sí, antes os recomiendo encarecidamente que os leáis toda la información sobre el programa que he escrito más abajo y que consultéis el tutorial que he grabado para explicar su funcionamiento de forma pormenorizada. Empecemos por el principio:

¿Qué es AV Editor y para qué sirve?

AV Editor es un programa híbrido que incluye en su interfaz un procesador de textos sencillo y un reproductor de vídeo que pueden funcionar por separado o de forma conjunta. El verdadero valor que aporta es que los usuarios pueden utilizar atajos de teclado para interactuar con el reproductor de vídeo sin salir de la hoja del procesador. Gracias a esta funcionalidad, los usuarios pueden retroceder, avanzar, pausar o reproducir el vídeo con el que estén trabajando sin dejar de escribir, de forma que podrán ahorrar bastante tiempo a la hora de traducir, transcribir o sincronizar productos audiovisuales.

CapturaAVEditor3

¿Qué funciones incorpora?

El programa incorpora numerosas funciones desarrolladas especialmente para traductores y ajustadores profesionales. A continuación se detallan las principales:

Características del procesador de textos:

  • Apertura de archivos en formato RTF, TXT y XML
  • Guardado de archivos en formato RTF, TXT y XML
  • Autoguardado cada 60 segundos y guardado con atajo de teclado
  • Impresión directa de documentos desde dentro del programa
  • Vista borrador y vista de hoja (intercambiables)
  • Configuración de fuente, párrafo, estilos, carácter y listas
  • Funciones de búsqueda y reemplazo con atajo de teclado
  • Contador de caracteres por línea
  • Zoom modificable
  • Inserción de tablas e imágenes

Nota: algunas funciones del procesador están en inglés. Esto se debe a que me he apoyado en una aplicación auxiliar que fue desarrollada en inglés y que no he podido traducir aún.

Características del reproductor:

  • Apertura de todos los archivos de vídeo compatibles con Windows Media Player
  • Controles de reproducción, pausa y rebobinado con atajos de teclado
  • Saltos de 1, 3, 5 y 10 segundos hacia delante y hacia atrás con atajos de teclado
  • Aceleración y ralentización del vídeo con atajos de teclado (útil para transcribir sin guion)
  • Control de volumen clicable con función de silenciado (mute)
  • Botón para cambiar a pantalla completa
  • Barra de progreso clicable
  • Botón y atajo de teclado para insertar el código de tiempo actual (TCR) en el procesador de textos sin necesidad de pausar el vídeo

Otras características adicionales:

Se han añadido accesos directos a las siguientes páginas mediante atajos de teclado o a través del menú Documentación:

  • Diccionario de la Real Academia Española (F1)
  • Diccionario Panhispánico de Dudas (F2)
  • Diccionario de sinónimos de Wordreference (F3)
  • Diccionario EN>ES de Wordreference (F4)
  • Diccionario FR>ES de Wordreference (F5)
  • Diccionario DE>ES de Collins (F6)
  • Diccionario IT>ES de Collins (F7)
  • Diccionario PT>ES de Collins (F8)
  • Google (F9)
  • Wikipedia (F10)

El objetivo de estos atajos es facilitar al usuario el acceso a páginas de documentación para que ahorre tiempo al hacer sus búsquedas. Se admiten sugerencias de diccionarios y recursos para añadirlos en futuras actualizaciones del programa.

Tutorial en vídeo

Antes de utilizar el programa, recomiendo encarecidamente ver el siguiente tutorial en el que explico las características principales de la herramienta.

Instalación de AV Editor

El instalador, al igual que otros elementos de la aplicación, está en inglés. Aun así el proceso de instalación es bien sencillo. Basta con ejecutar el archivo AV Editor.msi (el setup.exe también funciona) y seguir el asistente de instalación hasta el final. Una vez instalado, se generará un acceso directo en el escritorio.

Descarga de AV Editor

Debes tener en cuenta que la versión que se publica hoy es la beta del programa. Esto significa que, aunque el programa ha sido testado en varios ordenadores y funciona bien, es posible que no funcione correctamente en todos los sistemas. Por tanto, es recomendable probarlo durante unos días antes de aventurarse a usarlo como herramienta principal para proyectos importantes. Dicho esto, podéis descargar el programa haciendo clic aquí o en el siguiente botón:

Agradecimientos especiales

Por último, quiero dar las gracias a todos aquellos compañeros que han mostrado interés en el AV Editor y han aportado sugerencias. En especial, quiero darle las gracias a Jordi Balcells, que hace unos meses probó la versión inicial y me envió un informe detallado con ideas y sugerencias que me vino la mar de bien para darle el último empujón a la herramienta.

Eso es todo, por ahora. Espero que disfrutéis del programa y que me hagáis llegar vuestros comentarios e impresiones.

P.D.: De aquí en adelante utilizaré esta misma entrada para publicar las últimas novedades en un changelog y las futuras versiones de AV Editor.

La traducción de canciones es una de las mayores dificultades que le pueden surgir a un traductor a la hora de traducir un producto audiovisual. Esto suele deberse a las restricciones derivadas de la música, la métrica o la rima, entre otros factores. Esto hace que se apliquen diversas estrategias para adaptar canciones, que a menudo obligan a hacer cambios en la letra o en la música.

En primer lugar, creo que es necesario recalcar que no hay una estrategia mágica o una fórmula perfecta que permita traducir canciones de forma perfecta. Cada canción tiene una naturaleza diferente y su estructura hace que primero debamos diferenciar entre traducción para doblaje y subtitulación, ya que las estrategias que se aplican en una modalidad u otra difieren bastante entre sí.

Lo que sí podemos advertir fácilmente es que en las adaptaciones para doblaje se suelen hacer traducciones más libres o creativas (lo que ahora se llama transcreación), mientras que al subtitular se suele traducir de una forma más literal, ya que la letra suele tratarse como una parte más del texto, pues aparece en pantalla a la par que suena la canción original.

Estrategias para subtitular una canción

A la hora de subtitular una canción, se deben seguir las pautas de subtitulación marcadas por el cliente, o las que suelen aplicarse a nivel profesional. Conviene recalcar que las canciones no siempre se traducen y que el criterio que suele emplearse varía en función de la productora o del estudio encargado de adaptar el producto, aunque generalmente se subtitulan cuando su significado guarda algún tipo de relación con el argumento. 

Por lo general, los subtítulos suelen colocarse en cursiva y suele evitarse el uso de recursos de transcreación, que sí suelen aplicarse en las versiones dobladas. Por ejemplo, cuando una canción va rimada, no suelen rimarse los subtítulos para evitar un distanciamiento excesivo de la letra original.

No obstante, hay ocasiones en las que se puede usar la rima, aunque no es desde luego un recurso obligado. Recuerdo una escena de una película de miedo que traduje hace tiempo en la que el protagonista (un duende verde) solía hablar en verso o haciendo rimas. En la escena inicial de la película, el duende recitaba un poema, así que opté por armar unos subtítulos que rimaran y que a la vez acompañaran las intervenciones del personaje. Aquí podéis ver el resultado:

No es precisamente una canción, pero me sirve de ejemplo para mostraros cómo me las ingenié para rimar unos subtítulos. Ayudó mucho que en varios versos la rima se hiciera con el verbo, ya que eso me permitía a veces jugar con las conjugaciones para hacer las rimas. No fue nada fácil, pero al cliente le encantó la propuesta y al final salió adelante. 🙂

Dicho esto, aquí van unos consejos en varios puntos para que puedas aplicarlos a la hora de subtitular una canción:

  • Se deben seguir las pautas de subtitulación marcadas por el cliente o las que suelan aplicarse a nivel profesional.
  • Los subtítulos suelen colocarse en cursiva, a menos que el cliente nos indique lo contrario.
  • Al subtitular, suele primar el significado por encima del uso de recursos literarios como la rima, aunque a veces esta puede mantenerse. La letra de la canción suele tratarse como una parte más del texto original.
  • Se suele utilizar una línea o subtítulo por verso. No obstante, se pueden dos colocar dos versos en un mismo subtítulo colocando cada verso en una línea.
  • Se suelen utilizar puntos suspensivos de enlace, aunque el uso de estos no es obligatorio (pero sí recomendable). En caso de dudas, es conveniente preguntarle al cliente.
  • En subtítulos accesibles o subtítulos para sordos (SPS), se suelen añadir acotaciones o un símbolo de una nota musical para que el destinatario pueda intuir que los subtítulos corresponden a una canción. No obstante, la norma UNE 153010 recomienda que los subtítulos aparezcan sobre fondo amarillo y con caracteres azules, aunque por lo general suelen aparecer en blanco y en cursiva (a menudo sobre fondo negro).

Estrategias para traducir una canción para doblaje

Cambiamos de tercio. A la hora de traducir una canción para doblaje las estrategias son diferentes a las que suelen aplicarse en el subtitulado, ya que la canción debe someterse a un proceso de adaptación que puede afectar a sus dos elementos principales: música y letra. La traducción literal no suele funcionar, a menos que se cree una nueva composición musical que se adapte a la letra nueva. Por ello, a la hora de adaptar una canción, suelen aplicarse estrategias como las siguientes:

1) Traducir la letra adaptándola a la música original. En este caso la letra puede sufrir algunas alteraciones por las restricciones derivadas de mantener la melodía original. Este es quizá el método que más se utiliza en doblaje. Todos recordamos, por ejemplo, canciones como las intros de El príncipe de Bel Air o Dragon Ball Zpor citar algunos ejemplos conocidos. Las tres me parecen unas adaptaciones muy buenas, tanto traductológicamente como musicalmente.

Esta técnica tambien se utiliza cuando los personajes de una película o serie cantan una canción, como por ejemplo cuando en The Big Bang Theory Sheldon o Penny cantan «Soft Kitty», traducida al español como «Dulce gatito», o cuando en Los Simpsons se ponen a cantar «No conquistas nada con una ensalada» (en la versión original cantan «You don’t win friends with salad»). Curiosamente, en la versión traducida se añade una rima que no existe en la versión original.

Yo, de hecho, también he tenido que aplicar esta técnica en alguna ocasión, como cuando al final de un capítulo de Los reyes del trueque uno de los personajes se ponía a cantar una canción con una guitarra. En esta ocasión, el doblaje iba con voz superpuesta, pero aun así la adaptación se hizo igualmente.

2) Otra opción es directamente crear una canción nueva en el idioma meta que encaje con las imágenes y el estilo de la canción original. Es un recurso que se utiliza muy a menudo para traducir canciones de series de animación. Esto se hizo, por ejemplo, en series como Chicho Terremoto o Supercampeones. 

Canciones para inspirarse

Siempre que alguien me pregunta sobre este tema, o cuando me escriben para preguntarme dudas sobre cómo traducir una canción, suelo echar mano de algunas canciones en inglés adaptadas al castellano por artistas españoles para ponerlas como ejemplo de lo que se podría hacer. De entre los métodos que he comentado antes, el que más se suele utilizar es el primero, ya que como músicos pueden adaptar la música o hacer variaciones para adaptar la canción a la letra traducida, que también suele adaptarse.

Una canción que me parece muy acertada es «Maggie Despierta» de M-Clan, que es una adaptación de «Maggie May», compuesta por Rod Stewart. La versión en español respeta la música original, aunque con algunas variaciones. Otra canción de M-Clan que es muy conocida es «Llamando a la tierra», que es la versión en español de «Serenade from the stars» de Steve Miller Band. La versión es tan buena que mucha gente desconoce que sea una adaptación.

Las versiones de M-Clan son realmente buenas y son un gran ejemplo de cómo adaptar una canción. Otra canción que me parece digna de mención es «El rock de la cárcel», de Miguel Ríos, que es una versión de «Jailhouse rock» de Elvis Presley.

Y para cerrar el listado de recomendaciones, una más rebuscada: una versión de «Should I Stay or Should I Go» de The Clash, interpretada por Los Fabulosos Cadillacs, una banda argentina :-).

Ya veis que el tema da para mucho. Hay muchos más ejemplos que se podrían comentar, pero lo dejo aquí. Espero que las estrategias y ejemplos que he compartido os sirvan en el futuro si os surge traducir alguna canción. Dicho esto, si recordáis alguna canción traducida que sea interesante o conocida, os animo a compartirla en los comentarios. Así podremos tener más ejemplos a los que echar mano.

¡Hasta la próxima entrada!

 

Origen: 7 herramientas para crear tu propia página web

Crear una página web nunca ha sido tan fácil. En los últimos años, han surgido un montón de herramientas diversas que nos facilitan el proceso de creación de un sitio web y nos ayudan a hacer cosas que difícilmente podríamos hacer tan rápido si tuviéramos que aprender HTML5, CSS3, PHP o Javascript. En esta entrada, vamos a repasar algunas de las herramientas más populares para que así puedas descubrirlas y empezar a usarlas si estás pensando en crearte tu propia página web. Vamos a distinguir entre tres tipos o grupos de herramientas: editores online, editores de HTML y sistemas CMS.

Editores online

1. Wix: cada vez surgen más sitios que te permiten crear tu página web usando editores visuales sin necesidad de escribir ni una sola etiqueta de código. Wix es uno de esos sitios. Es tan fácil de utilizar que cualquier usuario medio podría crearse una página web sencilla en poco tiempo. Su editor visual es muy intuitivo y te permite crear bloques y arrastrar elementos para que los ubiques justo en el sitio que tú quieras. Lo malo es que la versión gratuita tiene opciones limitadas, por lo que si quieres disfrutar de todas las ventajas de Wix vas a tener que contratar una cuenta Premium. Pero si no necesitas una página web demasiado compleja puede ser una buena opción.

editorwix

2. Weebly: Weebly es un editor similar a Wix. Su interfaz se parece más a un editor clásico de páginas web, aunque también permite modificar los elementos de una forma sencilla, pinchando y arrastrando o modificando directamente los contenidos dentro del editor visual. Personalmente, encuentro más cómodo e intuitivo el editor de Weebly que el de Wix, aunque si quieres hacer cosas más complejas como por ejemplo crear una web con TPV vas a tener que contratar un plan de pago.

CapturaWeebly

Editores HTML

3. Adobe Dreamweaver: Dreamweaver es el editor web más conocido y más utilizado por los diseñadores. Forma parte de la suite Creative Cloud de Adobe y, por tanto, es perfectamente compatible con otras herramientas de diseño gráfico de la misma suite, como Photoshop o Illustrator, lo que convierte a Dreamweaver en una opción más que recomendable si quieres invertir en una herramienta de pago. Es una herramienta idónea si tienes conocimientos de HTML5, CSS3 o PHP. De lo contrario, quizá lo mejor sería que optaras por una herramienta un poco más asequible hasta que adquieras un conocimiento mayor de estos códigos, pues Dreamweaver es una herramienta de perfil avanzado ideada para profesionales del diseño (aunque eso no significa que no puedas utilizarla :P).

DreamweaverCC

4. Kompozer: Kompozer es un editor de HTML gratuito. Es una herramienta muy versátil que es ideal si la utilizas como complemento de otras aplicaciones, aunque si quieres también puedes utilizarla para desarrollar un sitio web en HTML. Personalmente, la encuentro muy útil para ahorrar tiempo a la hora de crear elementos en HTML como barras de navegación, listas de enlaces, botones personalizados o galerías de imágenes. Es un editor ideal para empezar a sumergirte en HTML5, CSS3 o PHP.

kompozer

 

Sistemas CMS 

Los sistemas CMS se han ganado un puesto de honor entre las herramientas de desarrollo de páginas web. Desde su explosión a mediados de la década del 2000, cambiaron por completo el concepto de diseño que existía hasta entonces, en el que por lo general para poder crear un sitio web era necesario confeccionarlo en un editor tradicional a base de introducir código y más código. Los sistemas CMS permiten separar diseño y contenido, de forma que ahorran mucho tiempo y esfuerzo al usuario. De hecho, con ellos puedes confeccionar sitios web aparentemente complejos sin necesidad de utilizar código, pues ellos generan el código por ti de manera automática. A continuación, vamos a repasar los tres sistemas CMS más populares según los datos estadísticos del W3C: Joomla, Drupal y WordPress.

CapturaW3c

Sistemas CMS más utilizados (Fuente: W3C). En gris, el porcentaje de usuarios. En verde, la cuota de mercado.

5. Joomla: Joomla es un CMS gratuito basado en PHP que permite generar sitios web dinámicos. Su panel de administración te permite, entre otras cosas, instalar plantillas y personalizar tu sitio web por módulos, así que con poco vas a poder conseguir resultados muy buenos. Es una herramienta muy utilizada sobre todo para desarrollar sitios web de comercio electrónico, aunque en realidad se puede utilizar para fines muy diversos (plataforma de blogging, web personal, TPV, sitio de e-learning, etc.). No obstante, no considero que sea un CMS accesible para un usuario de perfil medio/bajo, dado que su panel de administración no es tan intuitivo como el de otros CMS.

Joomla

6. Drupal: Drupal es otro sistema CMS basado en PHP y combinable con MySQL (al igual que Joomla y WordPress), que puede utilizarse para múltiples propósitos, aunque curiosamente se ha estandarizado para desarrollar comunidades y sitios web participativos. Permite confeccionar sitios web utilizando plantillas y módulos (hay miles disponibles). No obstante, su curva de aprendizaje es bastante alta, dado que es una herramienta creada por programadores y para programadores, por tanto si buscas un sistema CMS fácil de usar e intuitivo quizá Drupal no sea la mejor opción (aunque eso no significa que no puedas aprender a utilizarlo).

Drupal_5_Screenshot

7. WordPress: como puedes ver en el gráfico anterior, WordPress es el sistema CMS más utilizado por los usuarios de Internet y el que tiene una mayor cuota de mercado (un dato importante). Al contrario de lo que ocurre con Drupal y Joomla, su interfaz es mucho más intuitiva, por lo que la mayoría de usuarios medios que quieren utilizar un CMS para desarrollar un sitio web suelen recurrir a esta herramienta. WordPress surgió inicialmente como plataforma deblogging, pero poco a poco fue evolucionando hasta el punto de que ahora puede utilizarse para crear cualquier tipo de página web. Hay miles de plantillas disponibles y miles de widgets y plugins que permiten a los usuarios potenciar sus páginas web sin necesidad de introducir código.

CapturaWordpress

¿Te gustaría crear tu propia página web?

Aunque en teoría las herramientas anteriores nos  facilitan el proceso de creación de un sitio web, en la práctica es recomendable conocer a fondo las herramientas para poder sacarles el máximo partido y crear un sitio web a la altura de las expectativas. Yo llevo varios años utilizando las herramientas anteriores (por eso las conozco y puedo hablarte de ellas) y he creado páginas web en diversos formatos (HTML, WordPress, Joomla, PHP, etc.) y para diferentes fines. Todavía recuerdo cuando, allá por el año 2004, creé una página web basada en HTML primitivo estructurada en frames(¡qué tiempos aquellos! :D), un recurso que en la actualidad ha quedado obsoleto.

En Traduversia imparto un curso de diseño web en el que te explico paso a paso cómo debes afrontar todo el proceso de creación de tu página web. La herramienta elegida es WordPress, pues como te he comentado antes es la más intutiva y la que puedes aprender a utilizar de una forma más rápida y efectiva en poco tiempo. Además, su versatilidad te va a permitir crear un sitio web que a buen seguro se va a adaptar a tus necesidades, y si en el futuro necesitas potenciarlo, vas a poder hacerlo gracias a los widgets y plugins. En el curso te enseño a crear dos tipos de páginas web diferentes (un microsite y una web de secciones), para que así puedas elegir la que más te convenga y personalizarla a tu gusto.

Personalmente, desde que tengo una página web he podido ampliar mi cartera de clientes y son cada vez más los clientes potenciales que me escriben a través de mi formulario de contacto. Gracias al formulario, he podido entrar en contacto con clientes directos para proyectos interesantes y hace ya tiempo que me he olvidado de escribir a agencias. Te aseguro que no hay nada como sentir que tienes el control total y absoluto de tu propia página web, pues eso significa que puedes hacer con ella lo que tú quieras sin depender de nadie. Si estás dispuesto, yo puedo enseñarte eso y mucho más. Recuerda que puedes acceder a los cursos de Traduversia de forma ilimitada, por lo que eso significa que puedes tener soporte asegurado para siempre. 🙂