Tras haberos contado qué debe tener un editor de subtítulos y tras haber analizado ya VisualSubSyncSubtitle Workshop y Subtitle Edit, hoy es el turno de hablar de otro editor gratuito muy interesante: Aegisub.

Aegisub es uno de los editores gratuitos más completos, al igual que ocurre con Subtitle Edit. Es conocido en la red por ser la herramienta heredera del formato ASS o SSA, que originalmente era producido por una herramienta desarrollada por Kotus llamada Substation Alpha. Aegisub destaca por ser un editor avanzado que permite trabajar sobre la onda de sonido usando el ratón o atajos de teclado. Además, incorpora un administrador de estilos muy interesante para cambiar los colores y tipos de letra. También incorpora un contador de caracteres, un asistente de traducción y un corrector ortográfico bastante resultón. Vamos a analizar más detenidamente sus pros y sus contras.

Captura de la interfaz de Aegisub

Ventajas

La principal ventaja que ofrece respecto al resto de editores es lo bien que funciona el visor de la onda de audio. En Aegisub vamos a poder sincronizar nuestros subtítulos de una manera bastante práctica e intuitiva usando atajos de teclado, que además son personalizables.

Onda de audio y editor de subtítulos

Otro punto destacado es su perfecta integración con el formato Substation Alpha (ASS o SSA). Este formato permite personalizar los colores y tipos de letra de nuestros subtítulos desde un cómodo administrador de estilos, algo que no permiten otros formatos como el SRT. Además, también nos permite mover fácilmente los subtítulos con el ratón y colocarlos en el lugar de la pantalla que queramos.

Administrador de estilos de Aegisub

Su asistente de traducción nos permite trabajar directamente con atajos de teclado que nos ayudarán a ser más productivos. Por otro lado, además del asistente de traducción, también nos ofrece la posibilidad de trabajar en un modo alternativo de traducción (marcando la casilla “Mostrar original”) en el que podremos ver los subtítulos originales e introducir nuestra traducción fácilmente. En consecuencia, podemos decir que incorpora dos modos diferentes que son muy útiles para traducir.

Aunque no es compatible con un número tan elevado de formatos como Subtitle Edit o Workshop, nos permite trabajar con formatos como el SRT, SUB (para DVD), STL, TXT o el ya mencionado ASS.

 

Por último, a título personal destacaría su fiabilidad y estabilidad. Es muy difícil que este programa te deje tirado en cualquier momento, algo que sí ocurre en otros editores como VisualSubSync o Subtitle Edit.

Inconvenientes

No es fácil familiarizarse con la herramienta, ya que su entorno de trabajo es algo complejo (aunque no tanto como el de Subtitle Edit). La curva de aprendizaje es un poco más elevada que en otros editores más simples, como por ejemplo VisualSubSync, por tanto puedes tardar unas semanas o incluso meses en aprender a utilizar todas sus funciones.

El contador de caracteres solo nos indica los caracteres de la línea más larga. Aunque esto es más que suficiente para trabajar (y además tenemos el contador de CPS), sería genial si pudiéramos consultar el número de caracteres de cada línea por separado como sí podemos hacer en otros editores como Subtitle Workshop, VisualSubSync o Subtitle Edit.

Exporta a menos formatos que Subtitle Workshop y Subtitle Edit. Esto no tiene por qué ser un inconveniente importante, ya que a menudo nuestros clientes no pedirán que entreguemos nuestros subtítulos en SRT, ASS o formato texto, pero no deja de ser una carencia que debemos tener en cuenta.

Valoración final

Si tuviera que elegir una herramienta de las que ya se han analizado en el blog, sin duda elegiría Aegisub por su fiabilidad y por todas las funciones que incorpora. En mi opinión, los mejores editores serían Workshop y Aegisub, pero prefiero usar Aegisub porque, a diferencia de Workshop, permite trabajar sobre la onda de sonido. Subtitle Edit y VisualSubSync, que también fueron analizados en entradas anteriores, prefiero usarlos como editores complementarios para corregir los subtítulos o convertirlos a otros formatos.

Puntuación final: 86/100*

*Herramienta recomendada por el autor

Descargar Aegisub

¿Quieres saber más?

Eso es todo, por ahora. Espero que después de este repaso puedas elegir el editor de subtítulos que mejor se adapte a tus necesidades. Ya ves que yo soy un gran aficionado a Aegisub, y es por eso por lo que lo recomiendo encarecidamente. Además, en Traduversia imparto un curso sobre esta herramienta, así que la conozco a fondo y sé lo útil que puede llegar a ser. Aquí tienes un enlace a la página del curso, por si quieres echarle un vistazo. Te aseguro que no te arrepentirás.

¡Nos vemos en la próxima entrada!

Tras haberos contado qué debe tener un editor de subtítulos y tras haber analizado ya VisualSubSync y Subtitle Workshop, hoy es el turno de hablar de otro editor gratuito muy interesante: Subtitle Edit.

Subtitle Edit es uno de los editores gratuitos más completos y versátiles del momento. Es una herramienta menos conocida que Subtitle Workshop e incluso que Aegisub y VisualSubSync, dado que apenas se menciona en los cursos y asignaturas sobre traducción audiovisual, pero incorpora funciones muy interesantes que lo convierten en una herramienta muy a tener en cuenta. Vamos con el ya clásico desglose de ventajas e inconvenientes.

Interfaz de Subtitle Edit.

Ventajas

Subtitle Edit destaca sobre todo por ser compatible con un elevado número de formatos de archivos de subtítulos. Con esta herramienta, vamos a poder importar y exportar archivos de subtítulos muy diversos. Desde el SRT clásico, hasta el Sonic Scenarist (SCC), el Cheetah CAP o el EBU STL. La lista de formatos es casi interminable y este es un factor muy interesante si tenemos en cuenta que la herramienta es gratuita.

Por otro lado, permite trabajar directamente sobre la onda de sonido, una función que como hemos visto no incorporan todos los editores y que puede ser determinante a la hora de sincronizar.

Incorpora un modo traductor muy práctico que nos permite alinear los subtítulos originales y los traducidos de una forma muy similar a como lo haríamos en una herramienta de traducción asistida.

Su editor de texto nos permite consultar rápidamente el número de caracteres de cada línea, el número de caracteres total del subtítulo y la tasa de caracteres por segundo (CPS), información muy útil para los subtituladores profesionales que a menudo deben evitar exceder un número concreto de caracteres por línea o una tasa de CPS concreta.

Además, podemos personalizar los atajos de teclado fácilmente desde la ventana de ajustes del programa, desde donde podemos acceder a todos los comandos.

Por último, destacaría su corrector de errores, una herramienta que nos permite corregir de forma automática errores típicos que suelen darse al subtitular. Por ejemplo, nos permite eliminar automáticamente los dobles espacios, detectar líneas largas o eliminar saltos de línea vacíos.

Inconvenientes

Lo cierto es que no hay muchos defectos reseñables, ya que nos encontramos ante un editor bastante completo y que además es gratuito. No obstante, siempre hay detalles que podrían mejorarse:

Por un lado, la interfaz del programa es bastante compleja, en el sentido de que hay demasiados elementos a la vista que pueden distraernos a la hora de traducir. No es algo que sea determinante y reconozco que es una opinión subjetiva, ya que puede haber usuarios a los que les guste esta interfaz y usuarios a los que no. No obstante creo que es algo que podría tirar para atrás a más de un usuario (como a mí, por ejemplo) acostumbrado a trabajar en entornos menos recargados o más minimalistas.

El reproductor de vídeo del editor es el Windows Media Player. Esto no tiene por qué ser un problema, pero si no sois muy aficionados a este reproductor, es probable que Subtitle Edit no sea para vosotros. Existe la posibilidad de configurar el programa para que funcione con VLC Media Player, pero el proceso es algo tedioso. Por otro lado, he notado que, en ocasiones, al cargar vídeos demasiado pesados el programa se ralentiza bastante, algo que no me ocurre con otros editores.

Por otro lado, la onda de audio no termina de ser práctica ni fácil de usar. Esto hace que el rendimiento de los apartados multimedia del editor sea de una calidad un poco inferior a la de otros editores gratuitos.

Por último, las traducciones al español no son las mejores. Para un traductor que traduzca de inglés a español esto no debería suponer un problema, pero sí puede serlo para traductores de otras combinaciones.

Valoración final

Lo más interesante de esta herramienta, como hemos comentado, es la cantidad de formatos de subtítulos que soporta. Por tanto, puede ser muy interesante utilizar esta herramienta como conversor de formatos si en algún momento un cliente nos pide unos subtítulos en un formato concreto. La pena es que no incluya más opciones para generar subtítulos en formatos de closed captions. Si bien es cierto que permite exportar SCC y CAP,  la realidad es que no podemos configurar nuestros subtítulos del mismo modo en el que lo haríamos en una herramienta comercial, en donde podemos configurar detalles tan importantes como la ubicación de los textos en pantalla, algo que Subtitle Edit no puede hacer. Por tanto, aunque podemos exportar nuestros subtítulos en estos formatos, en realidad el proceso se queda a medio camino.

Personalmente, no recomendaría usar esta herramienta como editor principal. Más bien la utilizaría como un editor auxiliar para convertir archivos de subtítulos o para llevar a cabo tareas puntuales, aunque puede ser una buena alternativa a otros editores como Subtitle Workshop o Aegisub.

Puntuación final: 84/100

Descargar Subtitle Edit

¿Quieres saber más?

En Traduversia imparto imparto dos cursos sobre subtitulación profesional (Conviértete en subtitulador profesional y Subtitulación profesional con Aegisub) dirigidos a traductores y profesionales de las lenguas, que son ideales para especializarse en subtitulación y convertirse en todo un pro de esta rama de la traducción audiovisual. Desde aquí te animo a que les eches un vistazo porque estoy seguro de que podrían interesarte mucho. Para que te hagas una idea, Subtitle Edit forma parte del programa del curso Conviértete en subtitulador profesional, así que podrás aprender a utilizarlo tal y como yo lo utilizo. Además, también aprenderás a usar otros editores de subtítulos como EZTitles, Subtitle Workshop y VisualSubsync.

En la siguiente entrada haré un análisis del editor de subtítulos gratuito Aegisub, así que no dejes de estar atento al blog.

¡Hasta la próxima!

Tras publicar las dos entradas anteriores de esta nueva serie de entradas sobre subtitulación, en las que os conté primero qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir un editor de subtítulos y después cómo es VisualSubSync, hoy llega el momento de analizar otro editor más: Subtitle Workshop.

Subtitle Workshop es uno de los editores de subtítulos gratuitos más conocidos y utilizados por los traductores audiovisuales. Es una de las herramientas que suelen impartirse en universidades y cursos de formación, lo que hace que casi todos los traductores audiovisuales estén familiarizados con este editor o al menos les suene. Aunque recientemente Uruworks lanzó una nueva versión de este editor de subtítulos, esta es aún una beta, así que el análisis se hará sobre la última versión estable del programa (la versión 6.0). Veamos pues, cuáles son las ventajas y los inconvenientes principales de este editor de subtítulos tan conocido.

Interfaz de Subtitle Workshop 6.0

Ventajas

Es una herramienta bastante completa que permite a los usuarios llevar a cabo tareas muy avanzadas a coste cero. Destacaría sobre todo su panel de preferencias (Settings), que nos permite personalizar y automatizar funciones como las duraciones mínimas de cada subtítulo, el espaciado entre subtítulos o el límite de caracteres por línea, detalles que los subtituladores profesionales solemos cuidar al máximo.

Además, es una herramienta muy apta para traducir plantillas de subtítulos o para hacer revisiones, gracias al modo traductor que incorpora (Edit/Translation/Translator Mode) y a su completísimo panel de revisión (Tools/Information and errors). También podemos configurar otras opciones muy importantes como la codificación de caracteres o la personalización de los atajos de teclado.

Por último, uno de los principales atractivos de la herramienta es el elevado número de formatos que soporta (hasta 65 formatos diferentes), lo que permite crear archivos de subtítulos para numerosos fines (DVD, Blu-Ray, cine, televisión, YouTube, editores de vídeo profesionales como Final Cut o Premiere, herramientas comerciales de subtitulación como FAB, etc.).

Inconvenientes

El principal defecto de esta herramienta es que no nos permite trabajar sobre la onda de sonido, una función que sí incorporan otros editores de subtítulos gratuitos como Aegisub, VisualSubSync o Subtitle Edit y que muchos traductores echamos de menos a la hora de hacer el spotting. Este detalle hace que Subtitle Workshop no sea la herramienta más idónea para sincronizar nuestros subtítulos.

Por otro lado, aunque podemos exportar a un elevado número de formatos, no nos permite exportar a formatos profesionales de captioning como el CAP (Cheetah) o el EBU (Teletexto). No es algo que podamos reprocharle en realidad, porque el resto de editores gratuitos tampoco permiten exportar a este tipo de formatos de una forma fiable al 100 %.

Por último, aunque esto es una valoración personal, la interfaz del programa está un tanto anticuada y, aunque se nota que desde Uruworks están haciendo esfuerzos para mejorarla en su versión beta, parece que aún falta bastante tiempo para que lancen una versión 100 % estable que nos permita disfrutar de una experiencia de usuario que se acerque a lo que exigimos los usuarios actualmente.

Valoración final

Aunque no me considero un gran fan de este editor de subtítulos, lo cierto es que es una herramienta muy completa que llega a competir en algunas funciones con herramientas comerciales cuyo precio alcanza en algunos casos cantidades con cuatro cifras.

Personalmente, suelo utilizarlo en ocasiones para traducir o revisar plantillas de subtítulos o para consultar detalles en el cuadro de diálogo de Various information, en el que podemos consultar el número total de caracteres de los subtítulos, el recuento de palabras, o el número total de subtítulos, información realmente útil a la hora de elaborar presupuestos o facturar. También lo utilizo ocasionalmente para importar plantillas en SRT y convertirlas a otros formatos compatibles con procesadores de textos (TXT o RTF), con editores de vídeo como Final Cut (XML) o con editores de autorías de DVD como Adobe Encore (Encore txt) o Sonic Scenarist.

Dicho esto, si añadieran la onda de sonido, mejoraran la interfaz y permitieran exportar a formatos comerciales de closed captions, sin duda estaríamos hablando de un editor casi perfecto en cuanto a funcionalidades. Todo esto ya lo están trabajando en la última beta que ha lanzado el equipo de Uruworks, pero aún no es todo lo fiable que debería ser y parece que aún pasará un tiempo antes de que logren una versión 100 % fiable. No obstante, habrá que estar atentos a sus nuevas versiones porque seguro que darán mucho que hablar.

Por todos estos motivos, he decidido dejaros aquí el enlace de la versión 6, que es la última versión estable disponible (para entendernos, la versión antigua de toda la vida).

Puntuación: 85/100

Descargar Subtitle Workshop

¿Quieres saber más?

En Traduversia imparto un curso gratuito sobre herramientas para la localización y la traducción audiovisual y una de las lecciones está dedicada en exclusiva a este programa. Te invito a que le eches un vistazo.

También imparto dos cursos sobre subtitulación profesional (Conviértete en subtitulador profesional y Subtitulación profesional con Aegisub) dirigidos a traductores y profesionales de las lenguas, que son ideales para especializarse en subtitulación y convertirse en todo un pro de esta rama de la traducción audiovisual. Desde aquí te animo a que les eches un vistazo porque estoy seguro de que podrían interesarte mucho. De hecho, Subtitle Workshop forma parte del programa del primer curso junto con EZTitles. 🙂

En la siguiente entrada haré un análisis del editor de subtítulos gratuito Subtitle Edit, así que no dejes de estar atento al blog.

¡Hasta la próxima!

Ahora que ya sabemos qué funciones importantes debe incorporar un editor de subtítulos, es el momento de empezar a analizar algunas herramientas. En esta entrada, analizo VisualSubSync, uno de los editores de subtítulos gratuitos más utilizados tanto por profesionales como por aficionados a la subtitulación.

VisualSubSync

VisualSubSync es un editor de subtítulos aparentemente sencillo y minimalista, aunque esconde más funciones de las que podemos ver a simple viste en su entorno de trabajo. Destaca principalmente porque permite trabajar con la representación visual de la onda de sonido, algo que es realmente útil para llevar a cabo las labores de sincronización y ajuste de nuestros subtítulos (el spotting). También nos permite trabajar en dos modos diferentes, un modo «Normal», que viene a ser el modo tradicional de edición de subtítulos, y un modo de «Timing», que optimiza el entorno de trabajo para que podamos centrarnos en las labores de sincronización. Incorpora un corrector de errores (Edit/Error checking) muy personalizable que nos permitirá comprobar si nuestros subtítulos sobrepasan el límite de caracteres o si su duración es demasiado corta o demasiado larga en relación a los caracteres por segundo.

Detector de errores de VisualSubSync.

Ventajas

Es una herramienta ideal para principiantes o profesionales que no necesiten hacer demasiadas florituras con los subtítulos.

El entorno de trabajo es muy limpio y claro y puedes personalizarlo a tu antojo.

Permite trabajar sobre la onda de audio y personalizar atajos de teclado para cada comando, algo que puede ser muy útil para ahorrar tiempo y ganar en productividad.

También incorpora un modo especial de traducción que nos facilita la labor de traducir plantillas de subtítulos.

Por último, también destacaría su contador de caracteres, que nos permite ver sobre la marcha el número de caracteres de cada línea que creemos en nuestros subtítulos. Si bien es cierto que la mayoría de editores incorporan esta función, lo cierto es que se ha añadido de una manera muy limpia y clara.

En la parte inferior podemos ver el número de caracteres de cada línea.

Inconvenientes

Es una herramienta inestable que en alguna ocasión se cierra sin previo aviso o se bloquea (sobre todo si cargamos archivos demasiado pesados), algo que sin duda alguna puede tirar para atrás a muchos usuarios. No obstante, siempre se puede omitir el paso de cargar el vídeo y el audio y usar solamente el detector de errores que sí funciona con bastante fiabilidad.

Hay otros editores gratuitos que incorporan mejores opciones para dar formato a los subtítulos. En ese sentido, no es descabellado decir que las funciones que ofrece VisualSubSync para modificar los tipos de letra, colores y estilos en general de los subtítulos son bastante limitadas.

Solo permite exportar a 4 o 5 formatos de subtítulos (SRT, ASS, TXT y poco más), por tanto no es quizá la herramienta más idónea para crear subtítulos accesibles.

Además, no hay traducción oficial al español y solo está disponible para Windows.

Formatos de archivo a los que permite exportar VSS.

Valoración final

Personalmente, considero que es una herramienta interesante para hacer retoques puntuales o para subtitular vídeos que no pesen demasiado. El modo traductor (File/Translate…) y el detector de errores (Edit/Error checking) funcionan muy bien y pueden ser muy socorridos para revisar subtítulos. A pesar de esto, no recomiendo usarla como herramienta principal, sino más bien como una herramienta auxiliar en momentos puntuales.

Puntuación: 80/100

Descargar VisualSubSync

¿Quieres saber más?

En Traduversia imparto un curso gratuito sobre herramientas para la localización y la traducción audiovisual y una de las lecciones está dedicada en exclusiva a este programa. Te invito a que le eches un vistazo.

También imparto dos cursos sobre subtitulación profesional (Conviértete en subtitulador profesional y Subtitulación profesional con Aegisub) dirigidos a traductores y profesionales de las lenguas, que son ideales para especializarse en subtitulación y convertirse en todo un pro de esta rama de la traducción audiovisual. Desde aquí te animo a que les eches un vistazo porque estoy seguro de que podrían interesarte mucho.

En la siguiente entrada haré un análisis del editor de subtítulos Subtitle Workshop, así que no dejes de estar atento al blog. 🙂

¡Hasta la próxima!

Han pasado dos años desde que os hablé de esta herramienta casera que me traía entre manos, el AV Editor. Hoy por fin ha llegado el día de lanzar la versión beta del programa y empezar a compartirlo con toda la comunidad de traductores audiovisuales para que puedan probarlo. Los que queráis pasar directamente a la acción, podéis hacer clic en el botón de descarga que encontraréis justo al final de esta entrada. Eso sí, antes os recomiendo encarecidamente que os leáis toda la información sobre el programa que he escrito más abajo y que consultéis el tutorial que he grabado para explicar su funcionamiento de forma pormenorizada. Empecemos por el principio:

¿Qué es AV Editor y para qué sirve?

AV Editor es un programa híbrido que incluye en su interfaz un procesador de textos sencillo y un reproductor de vídeo que pueden funcionar por separado o de forma conjunta. El verdadero valor que aporta es que los usuarios pueden utilizar atajos de teclado para interactuar con el reproductor de vídeo sin salir de la hoja del procesador. Gracias a esta funcionalidad, los usuarios pueden retroceder, avanzar, pausar o reproducir el vídeo con el que estén trabajando sin dejar de escribir, de forma que podrán ahorrar bastante tiempo a la hora de traducir, transcribir o sincronizar productos audiovisuales.

CapturaAVEditor3

¿Qué funciones incorpora?

El programa incorpora numerosas funciones desarrolladas especialmente para traductores y ajustadores profesionales. A continuación se detallan las principales:

Características del procesador de textos:

  • Apertura de archivos en formato RTF, TXT y XML
  • Guardado de archivos en formato RTF, TXT y XML
  • Autoguardado cada 60 segundos y guardado con atajo de teclado
  • Impresión directa de documentos desde dentro del programa
  • Vista borrador y vista de hoja (intercambiables)
  • Configuración de fuente, párrafo, estilos, carácter y listas
  • Funciones de búsqueda y reemplazo con atajo de teclado
  • Contador de caracteres por línea
  • Zoom modificable
  • Inserción de tablas e imágenes

Nota: algunas funciones del procesador están en inglés. Esto se debe a que me he apoyado en una aplicación auxiliar que fue desarrollada en inglés y que no he podido traducir aún.

Características del reproductor:

  • Apertura de todos los archivos de vídeo compatibles con Windows Media Player
  • Controles de reproducción, pausa y rebobinado con atajos de teclado
  • Saltos de 1, 3, 5 y 10 segundos hacia delante y hacia atrás con atajos de teclado
  • Aceleración y ralentización del vídeo con atajos de teclado (útil para transcribir sin guion)
  • Control de volumen clicable con función de silenciado (mute)
  • Botón para cambiar a pantalla completa
  • Barra de progreso clicable
  • Botón y atajo de teclado para insertar el código de tiempo actual (TCR) en el procesador de textos sin necesidad de pausar el vídeo

Otras características adicionales:

Se han añadido accesos directos a las siguientes páginas mediante atajos de teclado o a través del menú Documentación:

  • Diccionario de la Real Academia Española (F1)
  • Diccionario Panhispánico de Dudas (F2)
  • Diccionario de sinónimos de Wordreference (F3)
  • Diccionario EN>ES de Wordreference (F4)
  • Diccionario FR>ES de Wordreference (F5)
  • Diccionario DE>ES de Collins (F6)
  • Diccionario IT>ES de Collins (F7)
  • Diccionario PT>ES de Collins (F8)
  • Google (F9)
  • Wikipedia (F10)

El objetivo de estos atajos es facilitar al usuario el acceso a páginas de documentación para que ahorre tiempo al hacer sus búsquedas. Se admiten sugerencias de diccionarios y recursos para añadirlos en futuras actualizaciones del programa.

Tutorial en vídeo

Antes de utilizar el programa, recomiendo encarecidamente ver el siguiente tutorial en el que explico las características principales de la herramienta.

Instalación de AV Editor

El instalador, al igual que otros elementos de la aplicación, está en inglés. Aun así el proceso de instalación es bien sencillo. Basta con ejecutar el archivo AV Editor.msi (el setup.exe también funciona) y seguir el asistente de instalación hasta el final. Una vez instalado, se generará un acceso directo en el escritorio.

Descarga de AV Editor

Debes tener en cuenta que la versión que se publica hoy es la beta del programa. Esto significa que, aunque el programa ha sido testado en varios ordenadores y funciona bien, es posible que no funcione correctamente en todos los sistemas. Por tanto, es recomendable probarlo durante unos días antes de aventurarse a usarlo como herramienta principal para proyectos importantes. Dicho esto, podéis descargar el programa haciendo clic aquí o en el siguiente botón:

Agradecimientos especiales

Por último, quiero dar las gracias a todos aquellos compañeros que han mostrado interés en el AV Editor y han aportado sugerencias. En especial, quiero darle las gracias a Jordi Balcells, que hace unos meses probó la versión inicial y me envió un informe detallado con ideas y sugerencias que me vino la mar de bien para darle el último empujón a la herramienta.

Eso es todo, por ahora. Espero que disfrutéis del programa y que me hagáis llegar vuestros comentarios e impresiones.

P.D.: De aquí en adelante utilizaré esta misma entrada para publicar las últimas novedades en un changelog y las futuras versiones de AV Editor.

Quizá la pregunta más adecuada para el título sería, «¿Cómo traduzco yo un DVD?», porque en realidad no considero que mis métodos sean los más ortodoxos, pero en cualquier caso me dan buen resultado. En las últimas semanas, he tenido la gran oportunidad de hacerme cargo de la traducción y el doblaje (con voz superpuesta) de una colección de DVDs sobre fisioterapia y rehabilitación. Ha sido un proyecto bastante ambicioso y a la vez muy gratificante con el que he podido aplicar y a la vez ampliar mis conocimientos sobre edición de audio y vídeo. Tan satisfactorio ha sido el resultado, que me he animado a contaros cómo lo he hecho. Vamos al grano sin más dilaciones:

1. Sobre el encargo

El encargo ha consistido en la traducción, doblaje y adaptación del material audiovisual. Por tanto, el objetivo ha sido añadir una voz superpuesta que traduzca las intervenciones del narrador original, traducir los menús, rótulos y gráficos que aparecen a lo largo del DVD y reeditar de nuevo el DVD.

comosetraducedvd

2. Recepción del material

Mi cliente se encargó de enviarme los DVDs por mensajería urgente. En realidad, lo normal en este tipo de encargos sería trabajar directamente con los archivos originales en los formatos editables correspondientes, pero en esta ocasión tuve que trabajar directamente con el DVD original editado en inglés, lo cual complicó bastante las labores de edición, dado que los archivos que contiene un DVD editado no están en formato editable y son por tanto más difíciles de manipular.

Una vez grabados y editados, los DVDs suelen incluir archivos en los siguientes formatos:

  • Archivos VOB (Video object): los archivos VOB contienen fundamentalmente datos de vídeo y audio, y también otros datos adicionales relativos a los menús del DVD y a los subtítulos (si los hubiera). Son los archivos más importantes. Si el DVD no incluyera estos archivos, no sería posible reproducir ninguna imagen.
  • Archivos IFO (Information): los archivos IFO contienen información en formato de tablas (textos, etiquetas, descripciones, parámetros, etc.) que es procesada por el reproductor de DVDs para facilitar la navegación al usuario.
  • Archivos BUP (Backup): los archivos BUP son copias de seguridad de los archivos IFO que se activan si los archivos IFO fallan.

Si bien es cierto que los archivos VOB son los más importantes y los que mas datos contienen, hay reproductores que no reproducen DVDs si estos no contienen los archivos IFO y BUP correspondientes.

CapturaDVDsFormatos Ilustración 1. Ejemplo de los archivos que contiene un DVD (VOB, IFO y BUP).

3. Traducción de los contenidos del DVD

Antes de entrar de lleno a la fase técnica, primero hay que traducir todos los contenidos del DVD: menús, rótulos, gráficos, créditos, diálogos, etc. Para ello no necesitamos hacer nada especial a nivel técnico, simplemente reproducir el DVD y traducir su contenido. Como ya sabéis, suelo recomendar VLC para este tipo de proyectos. VLC nos va a permitir cargar el DVD y acceder a los menús al igual que lo haría un reproductor convencional de DVD, por tanto es bastante útil. Otra opción puede ser extraer primero los archivos de vídeo del DVD para no tener que estar cargando los menús constantemente.

En cualquier caso, el objetivo final de esta larga fase es generar un guión que pueda servirnos para las fases posteriores de grabación, edición y posproducción. Yo opté por generar el típico guión que suele generarse para realizar doblajes: una tabla que incluyera los códigos de tiempo y los diálogos del narrador, que en esta ocasión era solo uno, por tanto no era necesario añadir su nombre constantemente. En esta fase me ayudó enormemente Aitziber Elejalde, que ha colaborado como traductora en el proyecto, lo que me ha permitido dedicar más tiempo a todas las labores técnicas (¡gracias, Aitzi!). 🙂

4. Preparación del material audiovisual

Para poder manipular los archivos del DVD, primero tendremos que copiarlos a nuestro disco duro. Para acceder a ellos, bastará con abrir el explorador de archivos y abrir al directorio del DVD. Una vez dentro, podremos ver los archivos VOB, BUP e IFO de una forma similar a como se ven en la Ilustración 1. Acto seguido, los seleccionaremos todos, los copiaremos y los pegaremos en una carpeta nueva. Dicha carpeta será la nueva carpeta del proyecto, así que huelga decir que conviene tenerla bien localizada.

5. Manipulación de los archivos

Para poder traducir el material audiovisual de nuestro DVD, tendremos que editar manualmente los archivos VOB. Para ello, tendremos que utilizar un editor de vídeo que pueda manipular estos archivos. Editores como Adobe Premiere, Sony Vegas o Camtasia pueden cumplir bien con este propósito. Si no tienes un editor que te permita abrir directamente los archivos VOB, puedes utilizar un conversor de formato como Format Factory para pasar los archivos VOB a formato MPEG, MP4 o AVI. Para editar los vídeos, también puedes utilizar editores gratuitos como EZVid o Avidemux. Son más simples e incluyen menos opciones que los editores anteriores, pero son suficientes para proyectos de este tipo.

En esta ocasión, elegí trabajar con Adobe Premiere, dado que me permitía editar directamente los archivos VOB sin necesidad de convertirlos a otro formato. Los pasos a dar dentro del programa serían los siguientes:

  • Importar los archivos VOB dentro de Premiere. Es recomendable editar cada archivo VOB por separado, por tanto habría que crear un proyecto diferente para cada archivo. De esta forma trabajaremos de una forma más ordenada. Una vez tengamos creado nuestro proyecto, importaremos los archivos haciendo clic en Archivo/Importar… o presionando el atajo de teclado Ctrl + I.

Captura de pantalla 2014-09-14 19.10.20

  • Una vez importados, tendremos que añadir los vídeos a la línea de tiempo para poder manipularlos y grabar las voces. Para ello, simplemente tenemos que hacer clic en el archivo de vídeo correspondiente y arrastrarlo dentro del recuadro «Línea de tiempo», ubicado en la parte inferior derecha de la interfaz del programa. Cuando tengamos los archivos en la línea de tiempo, ya estaremos listos para pasar a la fase de grabación.

CapturaPremiere

6. Grabación de voces

Para grabar las voces, vamos a necesitar como mínimo un micrófono, aunque es recomendable disponer de una buena tarjeta de sonido o interfaz USB (o un micrófono USB de calidad como los que comercializa la empresa Blue). Huelga decir que cuanto mejor sea nuestro equipo, mejor será la calidad final del sonido.

Una vez tengamos nuestro micrófono instalado y enchufado, tenemos que activarlo dentro de Premiere. Para ello, debemos hacer lo siguiente:

  • En primer lugar, debemos activar el Mezclador de pista de audio. Esto lo haremos haciendo clic en Ventana/Mezclador de pista de audio. Cuando hagamos clic, nos debe aparecer el mezclador en la ventana superior izquierda.

CapturaPremiere2

  • Acto seguido, debemos asegurarnos de que nuestro micrófono y nuestro dispositivo de audio están habilitados. Para ello, tendremos que hacer clic en Edición/Preferencias/Hardware de audio…

CapturaPremierePreferencias

  • Y deberemos seleccionar el dispositivo de audio correspondiente en el cuadro diálogo que nos aparece. Tendremos que seleccionarlo desplegando la pestaña Audio de escritorio de Adobe y haremos clic en Aceptar.

CapturaPremierePreferencias2

  • El próximo paso consistirá en habilitar una de las pistas de audio del proyecto para poder grabar en ella. Esto lo haremos desde el Mezclador de pista de audio que activamos anteriormente. Tan solo tendremos que hacer clic en el botón «R». Cuando lo activemos, tendremos que comprobar la ganancia de nuestro micrófono y ver si todo funciona correctamente. Puedes dar unos toquecitos con el dedo en el micrófono para comprobar si se enciende la barra de sonido del mezclador. De ser así, todo estará correcto.

CapturaPremiereRecord

Debemos tener cuidado de no habilitar para grabar la Pista 1, pues de ser así lo que haremos será grabar encima del audio anterior y perderemos el audio original del DVD. Es conveniente grabar en una pista nueva para luego poder ajustar los volúmenes de cada pista en el mismo mezclador.

Para empezar con la grabación, simplemente tendremos que hacer clic en el botón Grabar, que es un círculo rojo que aparece en la barra central del programa. A partir de este momento, los audios que grabemos nos irán apareciendo directamente en la pista seleccionada. De aquí en adelante, simplemente tendremos que ir grabando nuestros audios hasta terminar con la grabación de voces. La edición la dejaremos para después.

BotónRecord

7. Edición de audio

Si el audio se ha grabado adecuadamente, ahora simplemente tendremos que ajustar los volúmenes de las pistas de audio para generar el voice over. Yo suelo dejar el la ganancia de la pista nueva a nivel 0 y reduzco la ganancia de la pista original a -9 o -10, aunque para conseguir el efecto deseado lo mejor es hacer pruebas hasta que el oído nos diga que los volúmenes están bien equilibrados. Hay que tener en cuenta que no queremos eliminar por completo el audio de la pista original. Queremos que se intuya, pero sin llegar a interferir en la pista nueva. Por tanto, no debemos bajar demasiado el volumen, ni tampoco dejarlo demasiado alto. Hay que buscar un término medio. De esta forma, conseguiremos un voice over bien equilibrado.

8. Edición de rótulos, gráficos e insertos

Esta labor es quizá una de las más complicadas, pues en mi caso he tenido que volver a crear los rótulos y superponerlos sobre los anteriores. Para ello,utilizo las herramientas que incorpora Premiere. Solo hay que utilizar el editor gráfico que incorpora Premiere e ir añadiendo tantos elementos como sean necesarios. Para añadir elementos gráficos a los vídeos, utilizaremos el botón Nuevo elemento, ubicado en el recuadro inferior izquierdo. Lo normal será crear nuestros títulos en el editor o añadir capas de ajuste, según convenga.

CapturaNuevoElemento

CapturaEditorPremiere

9. Exportación de medios

Una vez estén listos los rótulos, estaremos listos para exportar los archivos finales de vídeo. Para ello, haremos clic en Archivo/Exportar/Medios… o presionaremos el atajo de teclado Ctrl+M. Esto nos permitirá acceder a un cuadro diálogo en el que podremos configurar los ajustes de la exportación.

ExportarMedios

CapturaAjustesExportación

Lo normal será elegir un formato del tipo MPEG, dado que los archivos VOB son en realidad archivos MPEG codificados para DVD. De esta forma, nos aseguraremos de preservar la calidad original del vídeo. En este cuadro de diálogo debemos, por tanto, asegurarnos de elegir el formato adecuado y prestar atención a atributos como los fps (fotogramas por segundo), la resolución (píxeles por pulgada) o el bitrate, que son los atributos básicos que nos ayudarán a conseguir una calidad óptima. Una vez esté todo listo, haremos clic en Exportar, y ya solo tendremos que esperar que se generen los nuevos archivos de vídeo.

10. Creación del menú de DVD (autoría)

Una vez tengamos listos los archivos de vídeo, tendremos que crear el menú de nuestro DVD. Para ello, podemos utilizar herramientas como Adobe Encore CS6 o DVDStyler. En esta ocasión, he preferido utilizar DVDStyler, que además es gratuito y permite configurar los menús con facilidad. En la misma web de DVD Styler explican cómo crear un menú, así que simplemente tuve que seguir cada uno de los pasos hasta generar el DVD final. Aquí tenéis una captura del menú que creé para el DVD con DVDStyler.

Captura-premiere

¿No ha quedado mal, verdad? 😛

Lo cierto es que el proceso es largo, pero, una vez aprendes a dar cada uno de los pasos, se convierte en una labor muy entretenida y gratificante. Sobre todo cuando haces clic en Créditos y ves tu nombre en pantalla.

CapturaCréditos

Voilà! ¡Otro proyecto más terminado! 😀 Espero que os haya gustado leer cómo ha sido el proceso y que hayáis aprendido algo de la experiencia. A mí me ha resultado duro, pero al final ya veis lo gratificante que es. 

¡Hasta la próxima!

En los últimos días he recibido mensajes de algunos lectores preguntándome dudas sobre el uso de determinadas herramientas TAO. Así que, aunque en el blog ya hay varias entradas sobre herramientas TAO y software para traductores, he pensado que podía ser interesante compartir con vosotros una compilación de videotutoriales que he acumulado en mis marcadores durante los últimos meses.

Como ya mencioné hace unos meses en la charla que di en #Traduemprende, los vídeotutoriales son una buena forma de aprender a utilizar herramientas nuevas. Y es que, gracias a ellos, podemos aprender a utilizar un determinado programa delante de nuestra pantalla como si fuéramos nosotros los que estamos utilizándolo. A veces no podemos disponer de los programas que necesitamos aprender, pues muchos son de pago y las versiones de prueba que ofrecen no siempre no son las más idóneas para practicar, bien porque están limitadas en el tiempo o porque no incorporan todas las funciones. Es por eso por lo que los vídeos son una fuente de consulta muy útil para solucionar dudas de una forma rápida y eficaz.

Los vídeos que se incluyen a continuación están publicados en los canales oficiales de YouTube y Vimeo de las principales empresas de desarrollo de herramientas TAO, por lo que su fiabilidad está fuera de duda. Las herramientas que he seleccionado para la entrada son las siguientes: Trados Studio (2011 y 2014), MemoQ, Wordfast, Déjà Vu, Transit y Omega T.

SDL Trados Studio 2014

Por si algunos no os habéis enterado todavía, hace apenas unas semanas que se produjo el lanzamiento de SDL Trados 2014. En SDL no han perdido el tiempo y ya han publicado varios vídeotutoriales explicando las novedades de esta nueva versión y su funcionamiento:

  • El primer vídeo que os dejo es un vídeotutorial en el que se explica el funcionamiento básico de Trados Studio 2014. Se titula “SDL Trados Studio 2014 in 10 minutes”, así que podéis haceros una idea de su finalidad.
  • El segundo vídeotutorial que os dejo trata sobre cómo alinear documentos en SDL Trados 2014. Dura poco más de un minuto, por lo que se explica lo básico de una forma sencilla y concisa.
  • El tercer vídeotutorial es un compendio que incluye las principales novedades de SDL Trados 2014. Si todavía no os habéis enterado de las nuevas funcionalidades de esta nueva versión, podéis poneros al tanto gracias a este vídeo de solo 5 minutos.

SDL Trados Studio 2011

Como me imagino que serán muy pocos los que ya utilizarán Trados 2014, he estimado oportuno incluir también algunos vídeos de Trados 2011.

  • Como veis, el primero de ellos se trata de otro “Learn SDL Trados 2011 in 10 minutes”, por lo que es quizá el mejor tutorial por el que podríamos empezar para familiarizarnos con el programa.
  • El segundo vídeotutorial trata sobre cómo crear y utilizar memorias de traducción en SDL Trados 2011.
  • El tercer y último vídeotutorial de SDL que adjunto es otro vídeo general sobre el uso de Trados Studio 2011, con la diferencia de que este está en español.

Si queréis ver más vídeos de Trados u otras herramientas de SDL, os recomiendo que le echéis un vistazo al canal oficial de YouTube de SDL.

MemoQ

El siguiente vídeo es un webinario de una hora de duración publicado en el canal oficial de Youtube de Kilgray, empresa desarrolladora de MemoQ. En él, se hace un repaso completo al programa y explican su funcionamiento.

Wordfast

Actualmente, hay tres versiones de Wordfast disponibles para los usuarios, cada una con características diferentes. Estas son: Wordfast Pro, Wordfast Classic y Wordfast Anywhere. Wordfast también tiene un canal oficial de YouTube, así que aquí van tres vídeos sobre el uso de cada una de estas versiones.

  • Vídeotutorial de Wordfast Pro:

Vídeotutorial de Wordfast Classic:

Vídeotutorial de Wordfast Anywhere:

 Déjà Vu X2

Déjà Vu es otra herramienta de traducción asistida. Aunque es utilizada por una minoría, alguna vez podríamos encontrarnos con la necesidad de utilizarla, sobre todo si trabajamos en plantilla. Así pues, os adjunto tres vídeotutoriales que he seleccionado y que están publicados en el canal oficial de YouTube de Atril, la empresa desarrolladora del programa.

  • Videotutorial en el que se explica de forma general cómo traducir documentos con Déjà Vu X2.
  • Vídeotutorial en el que se explica cómo crear una memoria de traducción en Déjà Vu X2:
  • Vídeotutorial en el que se explica cómo crear un proyecto de traducción en Déjà Vu X2:

 Transit NXT

Al igual que Déjà Vu, Transit es otra herramienta de pago minoritaria, pero hay muchas agencias que la utilizan. Sin ir más lejos, yo mismo he tenido que formarme por necesidad para aprender a utilizarla y estos vídeos me resultaron muy útiles. Están publicados en el canal oficial de Vimeo de Transit.

  • En el primer vídeotutorial se explica cómo traducir un documento en Transit NXT:

  • En el segundo vídeotutorial se explica cómo realizar controles de calidad en Transit NXT:

  • En el tercer vídeotutorial se explican algunas cuestiones de nivel intermedio-avanzado:

OmegaT

Como ya sabéis, OmegaT es probablemente la herramienta TAO gratuita más utilizada en estos momentos. Por desgracia, no he podido encontrar ningún vídeotutorial oficial, aunque este que os dejo es bastante fiable. Dura 10 minutos y se explica el funcionamiento básico del programa.

¿Quieres saber más?

Si os quedáis con ganas de más, podría ser buena idea que consultéis el análisis comparativo de herramientas TAO que Sara Bueno Carrero publicó hace unos días en su blog “La traductora en apuros”. Además, también podéis echarle un vistazo a los blogs de José Manuel Manteca (Melodía de traducción) y Jordi Balcells (Méteteme), que sin duda son fuentes muy recomendables para aprender más sobre informática y sobre el funcionamiento de las principales herramientas TAO que utilizamos los traductores profesionales.

También aprovecho la ocasión para dejaros a continuación un listado con algunas entradas relacionadas que se publicaron hace tiempo en el blog.

Y, sin más, me despido hasta la próxima entrada. ¡Ánimo con el aprendizaje!

Entradas relacionadas:

ACTUALIZACIÓN: Ya podéis descargar la nueva versión del AV Editor aquí. Usad esa entrada para estar al tanto de la herramienta.

En las últimas semanas he estado bastante atareado, para variar. Una de las cosas que más tiempo me ha quitado han sido unos encargos que han consistido en la traducción y transcripción de varios vídeos del inglés al español. No disponía de los guiones originales en inglés (algo muy común, y que hace que el trabajo sea una tarea todavía más tediosa), por lo que mi labor se ha basado en ir viendo/escuchando los vídeos mientras los iba traduciendo al español sobre la marcha.

Hasta ahí, todo bien. El problema ha sido el entorno de trabajo en el que he tenido que trabajar. Estuve probando varios programas dedicados principalmente a la edición de guiones audiovisuales, como Final Draft y Scriptum, pero ambos eran de pago y no me permitían satisfacer una de mis necesidades principales: poder trabajar dentro de un mismo entorno con un procesador de textos que tuviera un reproductor incrustado.

¿Que por qué quiero eso? Porque durante todo este tiempo me he hartado de tener que estar abriendo y cerrando tropecientas ventanas, llegando al punto de perder el hilo de lo que estaba haciendo, con la consiguiente pérdida de eficiencia y tiempo. Llamadme maniático, pero por mucho que me proponía trabajar en segundo plano con todas las ventanas abiertas y bien organizadas, al final acababa desesperándome porque no encontraba la ventana que en ese momento quería abrir.

Fue entonces cuando se me ocurrió la idea.  Si no puedo encontrar ese programa… ¿Por qué no lo creo yo? Así que, saqué mis tutoriales de VisualBasic, me puse a ver algunos vídeos para refrescar la memoria y, finalmente, me lancé a experimentar a ver si conseguía algo parecido a lo que tenía en mente.

Después de probar varios complementos, como TX Text Control for Windows Forms, y la aplicación del Windows Media Player, pude crear un entorno sencillo donde pude acoplar todos estos elementos. El resultado es AVEditor, un editor muy sencillito que cuenta con las funciones más básicas de un procesador de textos y que incorpora un reproductor de vídeo, de forma que podemos trabajar con ambas utilidades dentro de un mismo entorno.

iconoAV

El reproductor permite abrir cualquier archivo de vídeo y audio que podamos abrir con el Windows Media player, y el procesador de textos permite trabajar con archivos de diferentes formatos de texto (MSWord, .rtf, .txt, .html, guardar en PDF, etc.), además de contar con las funciones básicas (reglas horizontales y verticales, editor de fuentes, editor de párrafo, apariencia con vista previa del folio, etc.).

El programita está todavía en su fase beta, y todavía da algunos fallos, motivo por el cual prefiero dejar un margen de tiempo para mejorarlo antes de compartirlo con vosotros. Pero, antes de nada, he querido grabar un vídeotutorial para enseñároslo y saber vuestra opinión sobre el mismo. He pensado que, aunque no deja de ser un programa que soluciona una cuestión bastante personal, quizá también podía resultar de utilidad a alguien más. Por supuesto, estaré encantado de escuchar cualquier aportación que se os ocurra. Aquí va el vídeo:

VídeoTutorial: AVEditor

Programas ideales para el futuro

No sé si os habéis planteado esto vosotros también, pero creo que más de uno y de dos traductores audiovisuales agradeceríamos poder trabajar con un procesador de textos que incorpore un reproductor de vídeo y, ya puestos, que nos permita trabajar con memorias de traducción. También sería fantástico poder disponer de algún editor de subtítulos que sea compatible con MT y que nos permita incrustar los subtítulos en nuestros vídeos  sin necesidad de utilizar otros programas externos. Pero, parece ser que, de momento, ningún desarrollador se anima a tan laboriosa tarea. Eso sí, el que lo haga se convertirá en toda una deidad para nosotros.

Mucho me temo que, por ahora, nos toca esperar y conformarnos con apaños como este que, aunque sean caseros, al menos nos permiten a unos pocos solucionar algunas cuestiones y seguir adelante.

Eso es todo, por ahora. Espero que os haya gustado el vídeo. Hasta la próxima.

PD: Disculpad mi tono monótono en el vídeo, desde luego no he nacido para ser intérprete.

ACTUALIZACIÓN: Ya podéis descargar la nueva versión del AV Editor aquí. Usad esa entrada para estar al tanto de la herramienta.

Hola a todos de nuevo. Después de la publicación de los artículos que conforman la guía de software que confeccioné hace unas semanas, he decidido ir poniendo punto y final a toda esta saga de entradas sobre software con dos entradas: la primera, sobre herramientas complementarias (que básicamente son el resto de utilidades que no se han mencionado hasta ahora y que he considerado interesantes incluir en una última entrada) y la siguiente, que publicaré en los próximos días, con el top 10 de los programas que más utilizo. Posteriormente, elaboraré una sección completa de software dentro del blog para tener todas estas entradas bien clasificadas y ordenadas.

HERRRAMIENTAS COMPLEMENTARIAS

En esta entrada he decidido hacer una compilación de herramientas que son complementarias y que, por tanto, no son de uso obligado (aunque sí recomendables) y que en un momento dado pueden sernos de mucha utilidad en función de cuales sean nuestras necesidades. Me refiero sobre todo a herramientas como gestores de proyectos, correctores textuales, conversores de divisas y medidas, utilidades para maquetar documentos, agendas, calendarios, aplicaciones de automatización, editores de mapas conceptuales o sistemas de gestión de bases de datos, entre otros.

  • Correctores textuales: los traductores estamos acostumbrados a trabajar con los correctores textuales que vienen integrados en los procesadores de texto que utilizamos. Por lo general, nos “fiamos” de ellos aunque somos conscientes que en el caso de las palabras homógrafas, aquellas que se escriben igual pero que tienen un significado diferente y que, en muchos casos, nuestro procesador no es capaz de diferenciar, siempre es necesario prestar una atención especial. Por ello, puede ser interesante apoyarnos en otros correctores textuales aunque, al final, tendremos que aplicar nuestro propio criterio ya que los correctores no son fiables al 100%. Además, algunos de ellos incorporan otras características que pueden sernos de utilidad, como recomendaciones y sugerencias para mejorar nuestro texto, detección de abuso de diferentes palabras, explicaciones didácticas de los errores cometidos, conjugadores de verbos, o una mayor cobertura en aspectos ortotipográficos. De entre todos los disponibles, quizá uno de los mejores (y de los más recientes) es “Stilus”, que ofrece sus servicios hasta en tres idiomas (inglés, francés y español), y nos permite trabajar con archivos de diferentes formatos. Es un programa de pago, pero merece la pena. Otras alternativas a esta herramienta son Global Spell Checker o Tiny Spell, que son gratuitos, aunque ofrecen menos posibilidades, o Grammarly (solo en inglés).
  • Herramientas para la gestión de proyectos (project management): En muchas ocasiones los traductores nos veremos envueltos en proyectos muy amplios, por lo que puede ser útil plantear la posibilidad de utilizar este tipo de herramientas. Aunque algunas herramientas TAO ya llevan incorporados algunas características más relacionadas con la gestión de proyectos, la realidad es que hay otras herramientas más específicas dedicadas a estas cuestiones. Lo mejor de todo y lo más sorprendente es la cantidad de programas gratuitos de este tipo que hay disponibles en el mercado. A continuación, os dejo un listado con las más utilizadas:
  1. Tenrox Project Management Software Summer Heat
  2. Microsoft Project Standard
  3. Project KickStart
  4. MindView 3 Business
  5. Genius project for Domino
  6. ProjectPlan
  7. FastTrack Schedule
  8. RationalPlan Multi Project
  9. Service Desktop Pro
  10. FusionDesk Professional
  • Sistemas de gestión de bases de datos: Una correcta organización es una de las claves para realizar un trabajo eficiente a la par que competitivo. Precisamente, ese es el objetivo de las bases de datos, pues están pensadas para almacenar, clasificar y ordenar la información que nosotros necesitemos y de la manera que nosotros elijamos. Esa es la clave. Es muy recomendable que los traductores llevemos una gestión ordenada de nuestros clientes, facturas, encargos, etc. por ello el uso de este tipo de programas tiene bastante sentido si lo aplicamos a nuestra profesión. En mi opinión, la mejor herramienta que hay en el mercado para uso individual e incluso para pequeñas empresas es Microsoft Access, pues su precio es asequible y presenta todas las características que se le pueden pedir a un programa de este tipo (intuitivo, fácil de usar y flexible y adaptable a lo que nosotros queramos).
  • Software para la mejora de la productividad:
      • Agendas y calendarios: Aunque muchos todavía prefieren utilizar la clásica agenda de toda la vida, lo cierto es que hay muchas utilidades disponibles de manera gratuita y que podemos instalar en nuestro ordenador. Estas aplicaciones sirven para organizarte mejor y dejar constancia de tus acciones, exactamente como en las agendas de papel. Algunas de ellas incluso funcionan como auténticas oficinas virtuales, incorporando varias características como calendarios, sección de correo, notas y listas de contactos. De entre todas las disponibles, os recomiendo Essential PIM (oficina virtual con calendario, correo, notas y contactos) y Mozilla Sunbird (agenda calendario). También podemos utilizar otras herramientas como las que vienen en nuestros gestores de correo, como los que traen incorporados Microsoft Outlook o Google Mail (Google Calendar).
      • Herramientas para reducir la procrastinación: Esta herramienta ha sido uno de mis últimos descubrimientos. Los traductores sufrimos los efectos de la procrastinación muy a menudo pues, al estar constantemente trabajando con nuestro ordenador, tendemos fácilmente a desviarnos en nuestras búsquedas, procesos documentales, etc. Con Procrastination Killer podremos cronometrar el tiempo que dedicamos al trabajo y el tiempo que dedicamos al descanso. Automáticamente nos avisará de cuando nos toca trabajar y cuando descansar. Es, por tanto, ideal para organizarnos y mantener un ritmo de trabajo constante. Evidentemente, hay que darle al programa el uso correcto, pues de nada servirá tenerlo instalado si luego le damos a la X cada vez que nos de el aviso de que nuestro descanso ha terminado.
      • Automatización de tareas: La automatización de tareas, más que una categoría de programas, es mas bien una estrategia a tener en cuenta cada vez que elijamos un programa o que sepamos que vamos a tener que hacer una misma tarea una y otra vez. Por ejemplo, si vamos a utilizar un gestor de correo, podría ser interesante elegir uno que nos permita programar el envío de correos electrónicos en los casos en los que estemos fuera de la oficina o que tengamos que hacer envíos a una hora determinada y no nos sea posible estar frente al ordenador para darle al botón de enviar. Otros ejemplos son la creación de plantillas (ya sea en Word, Openoffice, InDesign, etc.) para maquetar documentos rutinarios,  el uso de estilos de texto en nuestros procesadores de texto o editores de subtítulos, la utilización de aplicaciones online como IFTTT (If This Then That) o TweetDeck para ahorrar tiempo en la gestión de nuestras redes sociales, o programar nuestra firma de correo para que siempre aparezca automáticamente al final de nuestros mensajes.
  • Conversores de divisas y medidas: En muchas ocasiones los traductores necesitaremos echar mano a este tipo de herramientas, especialmente en textos económicos o científicos en los que sea necesario convertir divisas o medidas para adaptarlas a la cultura meta. Hay muchas utilidades de este tipo en internet que están disponibles de manera gratuita en páginas web, por lo que no es necesario descargar ni instalar ningún tipo de programa. A continuación os dejo un listado con las que me han parecido más útiles:

Divisas:

Medidas:

  • Maquetación (DTP): Son ya muchos los traductores que además de servicios de traducción ofrecen otros servicios complementarios como la maquetación de documentos. La herramienta líder del mercado para estos fines es, sin duda, Adobe InDesign, que os recomiendo encarecidamente. De entre las alternativas de software libre, destaca Scribus, una herramienta muy seria, intuitiva y fácil de utilizar, que os recomiendo encarecidamente. Otras alternativas son Quark, Microsoft Publisher o Serif PagePlus.
  • Editores de mapas conceptuales: Los traductores y terminólogos están acostumbrados a trabajar con mapas conceptuales en su trabajo, por eso es importante que tengan a su entera disposición algún editor de mapas conceptuales. De entre todos, os recomiendo CMap Tools, XMind, InfoRapid y FreeMind.

A modo de bibliografía…

Estad atentos en los próximos días, pues publicaré mi top 10 personal y haré una página especial para compilar todas las entradas que he ido publicando en las últimas semanas además de una nueva actualización de la guía de software en PDF. Hasta la próxima.

En la actualidad, las herramientas y utilidades “en la nube” (lo que en inglés se conoce como cloud-based translation tools o cloud-based translation systems) están tomando impulso dentro del mercado de la traducción. Hasta tal punto, que ya se han desarrollado algunas herramientas TAO que siguen este modelo de desarrollo. Sin embargo, la realidad muestra que, a día de hoy, los traductores todavía prefieren tener instalados en su ordenador sus herramientas TAO, a pesar del hecho de que este nuevo tipo de herramientas ofrecen muchas y novedosas ventajas, como el hecho de poder trabajar en modo colaborativo dentro de un mismo documento con varios compañeros a la vez, o el poder llevar a cabo un gran ahorro a nivel de inversión en este tipo de productos. Sin embargo, estas no son las únicas ventajas a tener en cuenta:

Ventajas de utilizar herramientas TAO “en la nube”

  • No es necesario instalarlas en tu ordenador: mientras las clásicas herramientas y software para la traducción tienen que instalarse en nuestros ordenadores como un programa más, la mayoría de las herramientas en la nube funcionan online, y sólo es necesario disponer de conexión a internet y de un navegador eficaz para conectarnos al servidor de la herramienta que nos ofrece dichos servicios.
  • No hay que instalar actualizaciones ni descargar nuevos complementos, extensiones, o mejoras: una de las mayores desventajas de utilizar las herramientas TAO tradicionales es el hecho de que hay que estar actualizándolas constantemente, instalando nuevos packs o nuevas versiones y expansiones. Esto es algo que requiere tiempo y dedicación, y si hay algo que valoramos en nuestra profesión es el hecho de poder mantener una productividad alta en términos de calidad/tiempo. Y, aunque tengamos asimilado o interiorizado que debemos actualizar nuestras herramientas cada X tiempo, la realidad es que cada vez que lo hacemos perdemos un tiempo valioso que no perderíamos si utilizáramos este tipo de herramientas, ya que las herramientas en la nube son actualizadas directamente por sus responsables. De este modo, todos los usuarios pueden utilizar la última versión más actualizada del producto sin tener que preocuparse de actualizar nada.
  • No hay problemas de compatibilidad con otros dispositivos o sistemas operativos: No importa si utilizas Windows, Mac, Linux, o cualquier otro sistema operativo, y tampoco si utilizas otro tipo de dispositivo, como una tableta o un móvil. En cualquiera de estos casos puedes acceder a tus archivos a través de internet y continuar trabajando en ellos. Esto significa que ya no es necesario invertir en ordenadores con procesadores cada vez más potentes o con discos duros de infinita capacidad para sacar el máximo rendimientos de las herramientas o de la última tecnología desarrollada, ya que este tipo de herramientas no tienen unos requisitos tan altos.
  • Es más fácil y cómodo trabajar en modo colaborativo: Este aspectos es probablemente el que hace que este tipo de herramientas sean verdaderamente revolucionarias y supongan una evolución frente al resto de herramientas TAO tradicionales. Antes, mediante el uso de herramientas TAO que estaban instaladas en nuestros ordenadores, podíamos colaborar igualmente, pero con ciertas restricciones y condiciones que podían hacer el trabajo más tedioso. Si había más de un traductor implicado en un proyecto, eso ya implicaba tener que exportar/importar o copiar archivos, y enviarlos por e-mail de manera diaria o incluso con una mayor asiduidad para garantizar un funcionamiento eficiente y actualizado. Esto a menudo causaba problemas, y más todavía si sacamos a relucir que no todos los traductores utilizan las mismas herramientas TAO y que no siempre se puede una compatibilidad al 100%, lo cual puede complicar más aún el trabajo en equipo. Por supuesto, el hecho de poder trabajar todos sobre un mismo documento era algo todavía casi inconcebible. Sin embargo, las herramientas en la nube, al permitir que todos los archivos puedan estar disponibles dentro de un servidor centralizado, hacen que compartirlos sea una tarea más sencilla y que por tanto el trabajo en equipo se pueda realizar de una manera más eficiente y además actualizada a tiempo real.
  • Las herramientas en la nube ofrecen nuevas funciones y complementos: Al estar disponibles en internet, muchas de ellas funcionan a través de plataformas que permiten crear un flujo de trabajo continuado que, por ejemplo, permitirá notificar a un colega de trabajo o a cualquier persona implicada en el proyecto de que una parte del proyecto ya se ha terminado. Además, incluso los clientes pueden registrarse dentro de estos servicios y obtener información sobre el estado de los mismos, lo cual permite ofrecer un servicio al cliente todavía mejor. Incluso ofrecen servicios de mensajería instantánea o chats integrados que permitirán solucionar dudas con los compañeros en tiempo real.
  • Es más sencillo ofrecer actividades de formación, realización de cursos e impartición de asignaturas basadas en este tipo de herramientas: Al ser los costes más baratos, y al estar todos los archivos centralizados dentro de una misma plataforma, ahora la tarea de impartir cursos y/o asignaturas sobre el uso de este tipo de herramientas es todavía más fácil y asequible para las universidades y centros de formación. Incluso permiten que se puedan realizar webinarios o cursos online con una mayor fluidez, ya que no es necesario instalar nada en X ordenadores que utilizarán los alumnos. Y, por supuesto, tampoco es necesario que realicen grandes inversiones en mantener el software actualizado o disponer de un aula de informática a la última para cumplir con los requisitos de nuevas versiones y actualizaciones para las herramientas tradicionales. Por tanto, ya no hay excusa para que las universidades no ofrezcan cursos sobre utilización de herramientas TAO con este tipo de servicios disponibles de manera accesible para todos.

Inconvenientes de utilizar herramientas TAO “en la nube”

Sin embargo, dice el dicho que no siempre es oro todo lo que reluce y, mucho me temo que este tipo de herramientas también presentan una serie de inconvenientes que es necesario valorar:

  • La disponibilidad de dichos servicios está ligada a la disponibilidad de acceso a internet. Dicho así, parece que una ventaja que podía ser evidente, ahora se ha convertido en inconveniente. Pero, aunque en principio internet es un servicio del que prácticamente todos disponemos, no siempre podemos utilizarlo o disponer de él. Por tanto, sin internet, el uso de estas herramientas no es posible, por lo que en el momento en el que queramos acceder a nuestros archivos no podremos hacerlo. Esto implicará que tengamos que ir realizando copias de seguridad de los archivos cada vez que hagamos nuevos avances, y con una frecuencia habitual (diariamente, cada hora, etc.). Si, además, da la casualidad de que viajamos mucho, no tenemos 3G, o nuestra conexión viene y va como lo de la gana, entonces el uso de este tipo de herramientas se convierte automáticamente en una limitación para el traductor.
  • A nivel empresarial la información más importante (las memorias de traducción y/o documentos y archivos igualmente importantes), no está dentro de las instalaciones de las empresas, por lo que no son ellos los “propietarios primarios” y no tienen pleno control sobre ellos.Esto, para muchos, hace que las empresas se vuelvan más vulnerables, que es más difícil controlar si hay alguien más que esté accediendo a esos archivos. Aunque en principio la seguridad de este tipo de servicios se da por hecha, la realidad es que los niveles de confianza que han desarrollado todavía no son lo suficientemente altos como para que las empresas confíen de manera absoluta en ellos.
  • Precisamente, la ventaja que hemos comentado de que se actualizan de manera constante, hace que muchos tengan que estar formándose también de manera continua sobre las nuevas características que se van añadiendo a estos productos. En este sentido, podríamos decir que la curva de aprendizaje está en constante movimiento. Y, en el supuesto caso de que nuestra herramienta cambiara de la noche a la mañana, nosotros no podríamos revertir ese cambio y por tanto estaríamos sufriendo el hecho de no poder configurar nuestra herramienta a nuestro antojo, que a fin de cuenta es lo que más interesa al usuario (la herramienta al servicio del usuario, no el usuario al servicio de la herramienta). Este aspecto también afecta a la productividad y el rendimiento del traductor (recordad, por ejemplo, el “traumático” cambio de Trados 2007 a 2009). Quizá este es uno de los cambios de concepto que tendrían que llevarse a cabo para que estas herramientas tuvieran un éxito mayor. Además, también corremos el riesgo de que cambien las condiciones del servicio, de forma que de un día para otro pase de ser un servicio gratuito a un servicio de pago.
  • Seguridad. La información debe recorrer diferentes nodos para llegar a su destino, cada uno de ellos (y sus canales) son un foco de inseguridad. Si se utilizan protocolos seguros, HTTPS por ejemplo, la velocidad total disminuye debido a la sobrecarga que estos requieren.
  • Cuantos más usuarios, mayor saturación: A medida que más usuarios empiecen a compartir la infraestructura de la nube, la sobrecarga en los servidores de los proveedores aumentará, y si los servidores no están preparados para ofrecer un servicio para un número de usuarios elevado, entonces esto puede desembocar en fallos de rendimiento o en degradaciones en el servicio.
  • ¿Son realmente asequibles económicamente hablando? Si bien por lo general podemos estar de acuerdo en que el uso básico de estas herramientas es más barato y, por lo general, incluso gratuito, en el momento en el que queramos sacar más rendimiento a estas herramientas, por lo general, nos remitirán a una cuenta premiumo a pagar por ampliar las posibilidades del programa. Así que, en este sentido, tampoco se puede afirmar que estas herramientas sean 100% gratuitas, ya que no ofrecen todos sus servicios gratuitamente.
  • ¿Más colaboración significa más calidad/productividad? La respuestas es que no siempre. En muchos casos, añadir más traductores o profesionales a un mismo proyecto puede desembocar en problemas de productividad, eficiencia, e incluso en incoherencias de estilo que pueden requerir una mayor inversión de tiempo/dinero en labores de revisión/corrección textual.

Por supuesto, todas estas consideraciones están basadas en mi experiencia personal. Estoy seguro de que muchos traductores no compartirán la visión que yo pueda tener sobre las ventajas de este tipo de herramientas, aunque creo sinceramente que el futuro de nuestra profesión pasa por el desarrollo y correcto uso de las mismas (solucionando todos los inconvenientes que tienen en la actualidad) y, si bien no creo que se ofrezcan de forma gratuita o tan asequible cuando lleguemos al punto de tener que utilizarlas del mismo modo que ahora utilizamos Trados (o similares), sí que nos ofrecerán cada vez más ventajas y menos inconvenientes, facilitando por tanto nuestra labor. Y, como todo, cuanto antes sepamos adaptarnos a ellas, antes conseguiremos seguir evolucionando en nuestra profesión.

¿Qué herramientas TAO “en la nube” hay disponibles en el mercado actualmente?

  • Google Translator Toolkit es una herramienta de traducción gratuita que cumple con todos los requisitos para convertirse en el aliado de los traductores con poco presupuesto. A diferencia de las herramientas TAO tradicionales, esta funciona online, ya que es una de las nuevas herramientas que funcionan “en la nube”, algo que, por cierto, no es muy bien visto por todos los traductores profesionales, ya que muchos dudan de su seguridad y fiabilidad. En cualquier caso, es una herramienta muy completa que permite cubrir satisfactoriamente las necesidades de cualquier que busque una herramienta gratuita de este tipo.
  • Wordfast Anywhere. Sigue una filosofía parecida a Google Translator Toolkit. Es una herramienta que funciona “en la nube” y que es la versión gratuita y portátil que combina funciones avanzadas de Wordfast Pro y Wordfast Classic.Tiene la ventaja de que se puede acceder a ella desde cualquier dispositivo, lo que la convierte en una de las herramientas TAO más accesibles del mercado, junto con Google Translator Toolkit.
  • TermWiki. TermWiki es una herramienta de gestión terminológica que permite mantener la coherencia en la terminología de nuestras traducciones. Incorpora una interfaz y unos controles basados en la filosofía wiki, lo que la convierte en una herramienta bastante intuitiva. Además, permite trabajar en modo colaborativo.
  • ReviewIT. ReviewIT es una herramienta pensada para facilitar las tareas de revisión, edición y proofreadingde traducciones de documentos y páginas webs. No requiere ningún tipo de instalación ni curva de aprendizaje, ya que es una herramienta muy sencilla e intuitiva. Permite trabajar en modo colaborativo, y realizar comentarios en los documentos, textos, imágenes, etc. en los que se esté trabajando, de forma que se pueda llevar un control de quién ha dicho qué y cuándo, eludiendo el inconveniente de tener que estar intercambiando archivos.
  • Transifex. Transifex es una herramienta TAO en la nube creada para localizar, entre otros, páginas web y aplicaciones para Android, además de otros 20 tipos de formatos diferentes de archivos localizables. Es compatible con TM e incorpora un interesante editor web. Es, sobre todo, una herramienta muy interesante para localizadores profesionales.
  • MemSource. Memsource es una plataforma muy recomendable para aquellos traductores que no tienen experiencia en el manejo de las herramientas TAO tradicionales, y que sin embargo tienen facilidad para familiarizarse con nuevas herramientas y le dan a la informática. Permite traducir diferentes formatos de archivos (Ms Word, Adobe InDesign, Ms PowerPoint, Quark, TagEditor, etc.) y tiene la ventaja de que funciona online, por lo que solo es necesario tener una cuenta de usuario y una contraseña para acceder a los archivos. Además, permite la posibilidad de trabajar en modo colaborativo, pudiendo añadir más traductores a los proyectos o facilitando las tareas de revisión y edición al Project Manager, por ejemplo.
  • Translation Workspace. Translation Workspace es el sistema de gestión de activos en tiempo real y basado en SaaS (Software as a Service) más utilizado en el sector, y constituye un elemento fundamental de las herramientas TAO en la nube y de la plataforma desarrollada por Lionbridge.
  • Wordbee Translator. Wordbee Translator es un sistema que combina un software de traducción (herramientas TAO) con herramientas de gestión/flujo de trabajo y funcionalidades colaborativas. La plataforma permite almacenar todos los documentos a traducir en un ambiente de trabajo central, al cual todos los miembros del equipo tienen acceso en tiempo real y de manera simultánea.
  • XTM Cloud. XTM Cloud es una herramienta en la nube que pretende ser una alternativa a las herramientas TAO tradicionales. Permite trabajar en modo colaborativo gracias a su sistema centralizado, que permite compartir y modificar archivos y memorias de traducción en tiempo real y que permite configurar y personalizar el flujo de trabajo para que los avisos, notificaciones y recursos se compartan entre los miembros de los grupos de trabajo de una manera automatizada y eficiente.

A modo de bibliografía…

Cloud-based translation memory tools are changing the way translators work and train. En la web “The Big Wave of Language Technology”. Artículo escrito por Uwe Muegge. Disponible en: http://thebigwave.it/birdeye/cloud-tm-tools/

Translation Tools in the Cloud: ReviewIT and TermWiki at Silicon Valley’s IMUG. En el blog del sitio web oficial de CSOFT. Artículo escrito por Uwe Muegge. Disponible en: http://blog.csoftintl.com/translation-tools-in-the-cloud-imug/

Lionbridge y TAUS Data Association (TDA) colaboran para introducir activos lingüísticos en tiempo real en la cloud. Sitio web oficial de Lionbridge. Disponible en: http://es-es.lionbridge.com/Company.aspx?pageid=2180&LangType=1034

Google Translator Toolkit: ¿herramienta profesional? En el blog “En la punta de la lengua”, de Pedro Márquez Delgado. Disponible en: http://pmdtrad.wordpress.com/2011/04/27/google-translator-toolkit-%C2%BFherramienta-profesional/

Un vistazo a Wordfast Anywhere. En el blog “En la punta de la lengua”, de Pedro Márquez Delgado. Disponible en: http://pmdtrad.wordpress.com/2011/10/16/103/