Esta semana vuelvo con un café cargado de reflexiones y consejos sobre visibilidad online¿Hasta qué punto es importante o puede llegar a ser determinante tener visibilidad online? ¿De verdad podemos conseguir clientes posicionándonos en las redes? En el vídeo de hoy intento dar respuesta a estas preguntas y compartir algunas reflexiones relacionadas con este tema tan polémico. ¡Espero que te guste!

Si el vídeo te ha gustado, te animo a que te suscribas al canal de YouTube de Traduversia y a que dejes un comentario. ¿Qué te parece a ti este tema? ¿Crees que es importante tener visibilidad o está sobrevalorado? Te leo aquí abajo o en los comentarios de YouTube. ¡Hasta la próxima semana! 🙂

A lo largo de esta semana se han ido publicando ya las fotos oficiales del evento y algunos de los vídeos de las ponencias. Ya escribí una entrada en la que os contaba mis sensaciones tras esta experiencia tan maravillosa y gratificante, pero todavía me quedaba pendiente compartir con vosotros todo el material en el que hemos estado trabajando en las últimas semanas. Por tanto, he querido escribir una pequeña entrada para que todo esto también tenga un rinconcito dentro del blog.

Antes que nada, en primer lugar, quisiera felicitar a Patricia Lluberas por su gran trabajo fotográfico, que a todos nos ha encantado, y agradecer de nuevo a Leon Hunter y a su equipo que hayan invertido en la grabación del evento ya que, gracias a esa decisión, podremos disfrutar de la charlas del evento todas las veces que queramos y cuando nos apetezca con sólo darle al “Play”.

Sin más dilación, os dejo por aquí abajo el material. ¡Espero que os guste!

  • Fotos:
  • Vídeo:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=RTVGVOmR8mk]

  • Presentación (para aquellos que queráis consultarla mientras veis el vídeo):

[slideshare id=22001258&doc=presentacioncsicfinal-130527072638-phpapp01]

PD: El vídeo de Luisa Calatayud ya está disponible también (podéis verlo haciendo clic en este enlace). También están ya en camino los vídeos de Marta Stelmaszak, Valeria Aliperta y de los participantes en la mesa redonda, por lo que podréis disfrutar de ellos en los próximos días. El resto de fotos y material del evento se publicará en la web oficial del evento próximamente.

LogoBombilla.jpg

¡Hasta la próxima!

“Y, entonces, el guitarrista salió al escenario. Se hizo el silencio. Él miró al público y estos le devolvieron la mirada a él, pero sin mediar palabra. Acto seguido, cogió su guitarra con sus manos temblorosas, y comenzó a hacerla sonar. Poco a poco, todo empezó a cobrar sentido. La música se deslizaba por sus dedos con naturalidad, pese a la inquietud y a la impresión del momento. Y, de repente, cerró los ojos, inclinó la cabeza y apretó los dientes. La gente empezó a sentirlo, empezó a entenderlo. Y, así, sin más, surgió la música del diálogo.”

fototraduemprende

No hay palabras para describir lo acontecido. Apenas he podido garabatear unas líneas buscando algún símil que me permitiera trasladaros mis sensaciones, pero aun así es una misión casi imposible. Fue un cóctel de sensaciones tan brutal que no sería capaz de plasmarlo todo en palabras. Solo puedo deciros que disfruté muchísimo de la experiencia y que para mí ha sido quizá uno de los momentos más especiales (y, a la vez, más difíciles) que he vivido. Quiero darle de nuevo las gracias a Leon Hunter por la gran oportunidad que me ha brindado, y a todos los que participaron en la organización del evento (Lourdes Yagüe, Alessio Demartis, Laura González , Danche Bakeva, María Cordero, Daria Kochan, Agniezska Szczawik, Raquel Torres, Blanca Hernández, Carmen Durán, Leticia Martín, Iris Permuy, Elena Nevado, Olatz Rodríguez, Javi Mallo y Pablo Muñoz). También quiero felicitar a Marta Stelmaszak, Valeria Aliperta, Luisa Calatayud y los participantes que formaron parte de la mesa redonda por sus increíbles aportaciones. Sin duda, hicieron que el evento mereciera muchísimo la pena.

Quiero aprovechar la ocasión para dejaros una compilación de tuits en PDF, realizada por Javier Sánchez Camacho, que podéis consultar para rememorar el evento. He elaborado una pequeña tabla a modo de índice para aquellos que queráis consultar los tuits de forma ordenada sin morir en el intento.

Índice de tuits de #Traduemprende:

MOMENTOS TUITS (Páginas)
Sensaciones previas al evento Pág. 1-2
Presentación de Luisa Calatayud Pág. 2-5
Presentación de Rafael López Pág. 5-10
Presentación de Marta Stelmaszak Pág. 10-21
Mesa redonda Pág. 22-26
Presentación de Valeria Aliperta Pág. 27-32
Cierre del evento y sensaciones posteriores Pág. 32-33

Os dejo también algunas reseñas que ya han ido apareciendo:

Presentación:

Y, sin más, aquí va mi presentación, para aquellos que queráis consultarla:

[slideshare id=22001258&doc=presentacioncsicfinal-130527072638-phpapp01]

Espero que os haya gustado la presentación y que podamos vernos de nuevo en el futuro. Fue un placer conocer a tanta gente interesante y volver a encontrarme con amigos y conocidos (sois todos cojonudos). Aquellos que tengáis preguntas o que queráis comentar algo podéis hacerlo a continuación, como siempre, o podéis contactarme directamente a mi correo.

¡Hasta la próxima!

Sé que algunos de vosotros ya lo sabéis pero, para aquellos que todavía no lo sepáis, quiero informaros de que el próximo 24 de mayo participaré en la I Jornada sobre Traducción y Emprendimiento (más conocida en la red como #Traduemprende), en la que hablaré sobre nuevas tecnologías, blogs, redes sociales y marketing 2.0 aplicados a la traducción.

Muro zen (#ZenWall) con todas las ideas para la charla.

Me hace una gran ilusión poder asistir al evento como ponente, motivo por el cual me gustaría mostrar desde aquí mi agradecimiento a Leon Hunter por haberme dado esta oportunidad. Al evento también acudirán otros traductores profesionales y empresarios del sector como Marta Stelmaszak, Valeria Aliperta o Luisa Calatayud, y podremos disfrutar de una mesa redonda en la que participarán los representantes de PLR Traducciones, Trágora Formación, Trágora Traducciones, AT Accurate Translations, Traducciones Yedra, Lema Traductores y KYO Traducciones.

Además, la organización está trabajando muy duro para ofrecer un programa social (Powwow) que cubra toda la tarde-noche del viernes, y que está previsto que incluya tertulia, cena y copas. Para aquellos que estéis interesados en saber más, podéis consultar toda la información sobre la jornada en la página web oficial, donde también podréis descargar el programa en PDF y seguir la retransmisión en streaming del evento (sobre esto habrá novedades en los próximos días). Aprovecho la ocasión para dejaros por aquí el cartel de la jornada, para aquellos que todavía no lo hayáis podido ver:

¿Os animáis a preguntar?

He pensado que, como los temas que voy a tratar son muy amplios y dan mucho juego, podría ser una buena idea utilizar el blog para que dejéis comentarios en los que planteéis algunas preguntas o sugerencias sobre los temas que os gustaría que tratara en la charla. De esa forma será más fácil para mí acertar con los temas y con el enfoque de la ponencia y podré proporcionaros allí la información que necesitéis. Así que no os cortéis y, por favor, ¡preguntad sin moderación!

Recordad, el evento será en Madrid el próximo 24 de mayo, y se celebrará en el salón de actos de la Residencia de Estudiantes del CSIC. ¡Nos vemos allí!

¡Hasta la próxima!

Cuando hablamos de las redes sociales y de la blogosfera, en general siempre hablamos de que ayudan a conseguir contactos, reconocimiento, visibilidad, oportunidades, y un largo etcétera. Siempre que nos referimos a ellas, hablamos de lo que podemos conseguir, de lo que nos pueden aportar a modo de beneficio personal, hasta el punto de que a veces esto se convierte en una obsesión constante por conseguir cosas superfluas.

A mi modo de ver, esta obsesión por buscar el beneficio final muchas veces desemboca en que la gente pierda el rumbo de qué es realmente lo que le gusta hacer y cuáles son sus verdaderas motivaciones para tener un blog o para participar en las redes sociales y en las comunidades profesionales de nuestro sector. Se produce un vacío de significado y de valor que al final provoca que lo que hace el usuario deje de tener sentido y se desvíe del camino que, si fuera él mismo, seguiría de forma natural.

desviarse

Cuando el usuario únicamente busca el beneficio final, está anteponiendo objetivos superfluos y vacíos de significado que al final no tendrán ningún valor para él, ni tampoco para el resto de la comunidad a la que pertenece. Si la única motivación del usuario es conseguir 2.000 seguidores en Twitter, 10.000 visitas diarias a su blog o más de 500 contactos profesionales en Linkedin, el tiempo hará que ese vacío de significado que está originando se acabe volviendo en su contra en los diferentes sectores y comunidades en los que participe. Y es que, de nada te sirve tener ese número de seguidores o ese número de visitas, si al final no haces que tenga un sentido verdadero y auténtico en el mundo real.

En general, cualquier manual de redes sociales te aconsejará que utilices las redes sociales únicamente como un instrumento más, al igual que puedas utilizar el teléfono, el correo electrónico o tu web profesional. Pero nos olvidamos de que, cada vez que utilizamos cualquiera de los medios anteriores suele ser para realizar tareas muy concretas de nuestro trabajo (enviar un encargo, llamar a un cliente, que te llamen a ti, etc.) qué están motivadas por algo. Sin embargo, cuando escribimos un mensaje, subimos una foto o compartimos un vídeo en nuestras redes sociales, tenemos que ser conscientes de qué sentido tiene que compartamos eso con nuestra comunidad, qué valor aporta y si de verdad va en sintonía con lo que somos o lo que queremos aspirar a ser. Se trata de tener un plan, sí, pero no un plan cualquiera. Se trata de tener un plan que sea acorde a tu forma de ser, a tus propios intereses y a tus propios gustos. No podemos pretender caerle bien a todo el mundo siempre o darle a los usuarios lo que desean, pero ojo, eso no quita que no podamos pensar en ellos a la hora de compartir algo. Como en tantísimas otras cosas, se trata de encontrar un equilibrio.

La dudosa autenticidad del “yo virtual”

Id, ego y superego. ¿Os suena? Se trata de tres conceptos básicos de la teoría del psicoanálisis de Freud. Podemos aplicar una parte de su teoría a un fenómeno cada vez más común que suele darse en las redes. En la red prima mucho el ego individual, ya que tenemos vía libre para dar rienda suelta a nuestras inquietudes y a compartir cosas para beneficiarnos individualmente. Hasta ahí quizá todo va bien (en parte). El problema empieza cuando empezamos a utilizarlas para magnificarnos, para darnos más importancia o para querer ser algo que en realidad no somos.

Si tiramos otra vez de manual, éste nos dirá que las redes sociales son un espacio ideal para resaltar nuestras virtudes y disimular nuestros defectos. Llevado al extremo, esto directamente desemboca en que, en muchas ocasiones, el usuario se desprenda de todo lo malo y únicamente se dedique a hablar de todo lo bueno que le ocurre, ocultando su lado malo y haciendo hincapié en los aspectos más positivos. Y, en muchos casos, incluso a magnificar las cosas para intentar parecer más importante. El cuadro que podéis ver a continuación ilustra de una manera gráfica y sencilla esa separación entre “el yo virtual” y “y el yo real”:

psicoanálisisvirtual

  • El “Yo real” es ése al que nuestro entorno conoce bien de manera presencial.
  • El “Yo virtual” es la imagen que creamos de nosotros mismos en la red.

Por lo general, a día de hoy, considero que lo ideal sería que ambos “egos” coincidieran en todos los aspectos posibles para evitar generar confusión en nuestro círculo real y en nuestro círculo virtual. Pero, por desgracia, en muchos casos ocurre que llega un punto en el que la separación entre el “yo virtual” y el “yo real” es tan grande que no coinciden, lo que hace que los círculos sociales no comprendan exactamente qué eres o en qué te estás convirtiendo. En otras palabras, es como si dicha persona fuera completamente diferente en la red de lo que es en realidad. Esto puede tener consecuencias muy diversas, como pérdida de credibilidad, que la gente no te tome en serio o que toda tu estrategia de marketing se vaya al garete

“No vendas humo, crea significado. Sé tú mismo.”

Por eso considero que es esencial que utilicemos las redes sociales para mostrarnos tal y como somos, bien a nivel personal, bien a nivel profesional. En muchos casos no será necesario establecer ningún tipo de separación entre un aspecto y el otro, y en otros sí (depende de tu estrategia). La verdadera esencia está en saber mostrarnos tal y como somos en ellas, en que simplemente sean un canal a través del cual compartamos nuestras virtudes y nuestros defectos, y no un colador a través del cual solo pase lo bueno. Somos humanos, y no podemos olvidarnos de que, muchas veces, las virtudes que tenemos radican en nuestros propios defectos que son los que, al final, nos hacen únicos.

¿Os atrevéis?

¡Hasta la próxima!

Antes de nada, me gustaría compartir con vosotros que después de mucho tiempo trabajando duro en ella, por fin puedo anunciar el lanzamiento de mi página web profesional, algo que me hace una ilusión inmensa. Ya lleva un tiempo funcionando, pero todavía me había resistido a compartirla con vosotros. Para aquellos que estéis interesados en echarle un vistazo, podéis acceder a ella haciendo clic aquí o en la siguiente imagen, que es el logotipo de la página y que de paso os muestro:

www.rafaellopezsanchez.com

Este es, sin duda, uno de los avances más importantes en todo el proceso de hacerme más visible. Gracias a iniciativas como esta, en los últimos meses he podido hacer algunos progresos en mi carrera y en mi trayectoria como traductor. Los principios siempre son difíciles, y más en una profesión en la que tienes que ser tú mismo el que lo busque todo. Es inevitable sentirse solo y minúsculo en comparación con un mercado tan grande que muchas veces no sabes cómo abordar. En mi caso, todo cambió cuando comprendí que para introducirme en este mercado tenía que hacerme visible. Os cuento de manera sencilla y en varios pasos cuál ha sido el camino que he seguido para conseguirlo:

popularidad

  • Fue cuando me di cuenta de que tenía que hacerme visible cuando decidí embarcarme en nuevos proyectos que pudieran ayudarme a dar los primeros pasos como traductor y darme un poco a conocer. En ese sentido, fue muy importante aprovechar los contactos que tenía dentro de la Universidad, ya que siempre es complicado sacar adelante proyectos de una cierta envergadura si no tienes el suficiente apoyo de compañeros y profesores. Gracias a estos proyectos (en concreto a uno de ellos), recibí mi primera oferta seria de trabajo y pude acceder a unas prácticas. Curiosamente, y casi sin saberlo, ya había dado el primer paso adelante hacia esa visibilidad.
  • El siguiente paso fue crear este blog, que me ha servido para compartir mi visión, mis inquietudes y mis experiencias y, al mismo tiempo, empezar a interactuar con algunos profesionales que ya llevan varios años dentro del sector y que han querido darme algunos consejos o directamente opinar ya fuera por medio de mensajes o comentarios dentro del blog.
  • Casi paralelamente a la creación del blog, tomé la decisión de orientar mis redes sociales a fines profesionales (Twitter, Facebook, Linkedin, etc.), y por tanto decidí crear nuevas cuentas enfocadas al mundo de la traducción, para tener a todos los contactos, medios, noticias, blogs y recursos bien organizados y localizados, lo cual me ha permitido hacer un seguimiento más focalizado y exhaustivo de las áreas y especialidades de la traducción que más me interesan.
  • Gracias a las prácticas y a los contactos que he ido haciendo durante todo este tiempo, me han ido surgiendo varios encargos de traducción que me han permitido seguir creciendo como traductor. Como consecuencia, decidí lanzar mi página web profesional y hacerme con unas tarjetas de visita para estar preparado y listo para cualquier oportunidad que pudiera surgirme. Y esta fue, sin duda, la mejor idea de todas, ya que me ha permitido consolidar todavía más esa visibilidad, de forma que cualquier cliente potencial interesado en mis servicios ya sabe cómo ponerse en contacto conmigo. Claro está, que eso no quita que no haya que salir a la calle y buscarte tus propios clientes a base de patearte toda la ciudad. Pero, sin duda, es muy útil.

Es por todo esto por lo que puedo deciros que HACERSE VISIBLE FUNCIONA. No es un mito que se haya ido creando por las redes sociales y blogs. Hace un año yo no tenía absolutamente nada. Y ahora, gracias a todos estos pasos (todos casi gratuitos, por cierto), he podido iniciarme y hacer todos estos progresos.

Y vosotros… ¿Habéis conseguido mejorar vuestra visibilidad con las redes sociales? ¿Os ha ayudado haber abierto vuestro propio blog o vuestra página web profesional? ¿Hasta qué punto? ¿Qué otras estrategias o iniciativas os han ayudado a crecer como profesionales?

Llevo varios días reflexionando sobre si sería interesante para un traductor tener un portafolio. Para los que no sepan exactamente en qué consiste, básicamente un portafolio es un sitio web (blog, wiki, flash, página personal, etc.), en donde un profesional cuelga algunos ejemplos de su trabajo, de forma que los clientes puedan comprobar de primera mano de lo que ese profesional es capaz y, consecuentemente, si les interesa o no el tipo de trabajo que realiza.

En realidad, los portafolios en internet son más propios de los diseñadores gráficos, fotógrafos, pintores o gente relacionada con el mundo de las artes gráficas. La mayoría de estos portafolios, además, están orientados a ofrecer una galería o una pequeña exposición de imágenes y fotos, y no contemplan la posibilidad de incluir mucho más.

Bueno, y entonces… ¿Por qué sería interesante para un traductor?

En realidad, creo que un portafolio es una herramienta que podría serle de mucha utilidad a un traductor audiovisual. Imaginaros una pequeña web en la que incluyeráis cosas como:

  • Fragmentos de vídeos que habéis subtitulado.
  • Ejemplos de audiodescripciones o de doblajes.
  • Algunas capturas o vídeos de sitios web, programas o videojuegos que habéis localizado, y en los que explicáis muy brevemente algún detalle que consideráis importante al respecto.
  • Alguna pequeña galería con ejemplos de imágenes localizadas, logotipos o diseños de maquetación.
  • Alguna pequeña sección con ejemplos o fragmentos de algún texto traducido del que estéis especialmente orgullosos Risa.
  • Vuestras redes sociales, páginas personales o blogs.
  • Y por supuesto, una sección sobre vosotros, con vuestro currículum y una sección de contacto.

Hace no mucho tiempo, después de reflexionar sobre cómo debería ser la página web de un traductor, di con la web de Pablo Muñoz y vi que él por ejemplo tenía una sección con un portafolio. Lo cierto es que creo que podría ser algo de mucha utilidad. Y no necesariamente hay que incluir trabajos hechos de manera profesional. También podemos incluir trabajos que hayamos hecho nosotros por nuestra cuenta, de forma que podamos ampliar nuestra visibilidad y demostrar nuestra capacidad en los diferentes campos en los que trabajemos. Es por todo esto por lo que yo ya me he puesto manos a la obra y he empezado a diseñar el mío.

portafolio

Para tal fin se pueden utilizar herramientas como WordPress o Blogger, que incluyen diseños de portafolios muy interesantes. También se pueden utilizar otras herramientas como Weebly o Wix, que son muy intuitivas y facilitan la tarea de insertar elementos multimedia dentro de la web.

¿Qué os parece la idea? ¿Creéis que tendría utilidad? ¿Atraería a clientes? ¿Alguno de vosotros tiene ya algo parecido a un portafolio?

No paro de leer y escuchar por todas partes que uno de los elementos cuasi indispensables para un traductor es disponer de su propia página web o, al menos, de un perfil en internet en donde pueda estar visible y localizable fácilmente y al que haga referencia en su currículum. Es totalmente cierto. Si echáis un vistazo a vuestro alrededor, podréis ver que son muchos los traductores que disponen de una web personal y la mayoría afirman que la web les ha ayudado a promocionarse y a conseguir encargos.

Ahora bien, es cierto que diseñar una web profesional sin tener los conocimientos suficientes sobre diseño web es una tarea complicada y que requiere mucho esfuerzo y dedicación. De hecho, yo me hallo inmerso en el desarrollo de la mía propia y, aunque la tengo casi terminada, todavía hay muchos detalles que no me convencen y que seguramente cambiaré en las próximas semanas o meses.

¿MESES? Sí, meses, porque llevo casi 4 meses preparando la web. Queráis que no, a la hora de la verdad hay que tener muchas cosas en cuenta cuando uno diseña una web para lanzarse a nivel profesional:

  1. Desde el momento en que la publiquemos, estaremos en el mercado y seremos oficialmente profesionales, para bien o para mal, por lo que tendremos que ser responsables de los efectos que esta produzca. Es decir, la web no está de adorno, no es algo que nos metamos a mirar nosotros y algún compañero más para alegrarnos la vista. La web tiene un significado y juega un papel importante. Gracias a ella, podremos promocionarnos e informar a los clientes potenciales de qué es lo que podemos ofrecerles.
  2. Al estar disponibles de cara al público, como en la vida real, tenemos que trabajarnos una buena imagen. Y en esta imagen entra todo. Desde la foto de perfil que elijas para que el cliente pueda conocerte, hasta la última coma y el último punto de cada texto que haya en la misma. Somos profesionales de la lengua y el lenguaje, por lo que tenemos que cuidar todos los detalles. Un cliente en potencia podría echarse atrás si ve algo que no le gusta. Por tanto, controlar ese tipo de errores nos pondrá en una posición superior en su lista de preferencias.
  3. Como ya he dicho, el hecho de publicar una web con fines laborales implica que queremos entrar en el mundo laboral. Por tanto, hay muchos detalles que debemos tener solucionados antes de empezar siquiera a diseñar la web. Como por ejemplo, los servicios que vamos a ofrecer al cliente, las tarifas que vamos a aplicar, nuestro CV, etc. Para ello, os recomiendo que primero reflexionéis mucho y trabajéis aparte en pulir todos esos aspectos, ya que al final acabarán formando parte del contenido de vuestra web o de vuestro futuro laboral más próximo.
  4. Será muy importante traducir la web (y todos sus contenidos) a todas tus lenguas de trabajo (o al menos a tu primera lengua extranjera), de forma que los clientes potenciales puedan acceder a la información en su lengua materna. Puede sonar a perogrullada, pero a más de uno se le escapa este detalle. Quizá este proceso es uno de los que más tiempo pueda llevarse, ya que, si nos remitimos al punto 2, tendremos que estar completamente seguros de que todos los textos están correctamente redactados y que son de una calidad cuanto menos aceptable. Para ello hay muchas opciones, desde redactar los contenidos“a pelo” directamente con nuestro editor de páginas web, hasta traducir la web, una vez terminada, utilizando herramientas como Trados, OmegaT , CatsCradle, etc.
  5. Y ahora sí, por último, empezar a pensar en el diseño, el formato, los elementos que queremos incluir, la información que queremos que aparezca, la estructura del sitio, etc.

Si os habéis perdido después de leer estos apartados, u os han dado ganas de cerrar el blog y mandarme a freír espárragos, simplemente os recomiendo que le echéis un vistazo a páginas web de otros traductores que, como tú y como yo, también tuvieron que pasar por todo esto antes de diseñar su web. Aquí abajo os dejo un pequeño listado de las que me han parecido más interesantes y más atractivas. Si me permitís, voy a mencionarles, porque evidentemente no me parece ético incluir sus webs sin poner sus nombres. Muchos de ellos ya llevan un tiempo en el mundillo y se han ganado una buena posición como traductores:

Si seguís buscando en la red, probablemente encontraréis más páginas web de traductores. Estas que os he dejado son maravillosas en cuanto al diseño, los contenidos y la finalidad. Creo que son un muy buen ejemplo para inspiraros a buscar vuestro propio diseño y aplicar los diferentes aspectos que os he comentado antes.

Bien,ahora ya estamos inspirados y lo tenemos todo pensado sobre el papel. ¿Y ahora qué? ¿Cómo hago la web? ¿Qué programa utilizo? ¿Programa? ¿Hay que manejar un programa para eso? (Y mil preguntas varias).

No os preocupéis. No hace falta ser un genio informático para diseñar una web. Por suerte, en los tiempos que corren hay muchas herramientas que pueden permitirnos hacer un sitio decente. Es cierto que si tienes conocimientos de ese tipo, vas a tener más recursos y posibilidades, pero ya digo, no hay que echarse las manos a la cabeza por no saber. De todas formas, voy a aglutinaros varias herramientas y métodos de forma que sepáis por donde empezar, y de forma que los que ya saben puedan ampliar sus miras:

Perfil básico

Si tienes poca idea de diseño web, tal vez las mejores opciones serían About.me, WordPress, Blogger o Linkedin. Son herramientas muy sencillas de utilizar y que te permitirán editar y actualizar tu perfil diariamente.

  • About.me es una página que te permite crearte un perfil atractivo a la vez que sencillo, y en el que puedes incluir muy fácilmente todos tus datos, y también incorporar tus redes sociales y profesionales, de forma que estés localizable para aquellos que accedan a él. Funciona a modo de tarjeta de presentación online.
  • WordPress y Blogger son dos servicios online que permiten crear un blog personalizado. Este blog podrás enfocarlo a una finalidad profesional, donde lo más común es tener una sección para ir compartiendo tus publicaciones junto con otras secciones en las que incluyas una pequeña sección en la que hables de ti, y otras en las que incluyas tu currículum (a ser posible, en tus lenguas de trabajo). Incluso puedes incluir un formulario de contacto. Son muchas las posibilidades, aunque es cierto que familiarizarte con el panel de administración te llevará un tiempo si no has utilizado todavía ninguna herramienta por el estilo.
  • Linkedin es una red social más, como Facebook o Twitter, pero enfocada especialmente a fines profesionales. Ahí podrás publicar tu currículum, hablar de tu experiencia laboral y entablar contacto con otros profesionales de tu sector y/o con futuros clientes. No funciona tanto como una página web, pero es muy útil si no quieres complicarte la vida y si le das un uso adecuado.

social networking

Perfil medio

Si tienes ya algo de experiencia con HTML, has diseñado alguna web ocasional o has tenido algún blog que te ha permitido ponerte al día en este apartado, entonces quizá te interese utilizar alguna de las siguientes herramientas.

En la red hay servidores que te permiten crear tu página web y alojarla de manera gratuita. Además, incluyen un panel de administración muy completo que te permitirá configurar un montón opciones. Podrás elegir entre varias plantillas o modificar alguna ya existente e ir incluyendo tus secciones de una manera muy sencilla. Las que yo considero más recomendables son Webhost y Hostinger. Incorporan un editor web de uso sencillo, muchas plantillas y diseños para elegir la que más te guste, correo web y 2 gigas de almacenamiento, que para lo que vamos a hacer, es más que suficiente. No obstante, si quieres invertir de verdad en la web, también puedes contratar un dominio .es o .com de forma que tengas una dirección más fácil de recordar para tus clientes.

Perfil avanzado

Si ya tienes experiencia en el diseño web, entonces, lo más normal, es que utilices para diseñar tu página web programas más avanzados, como Adobe Dreamweaver, Adobe Flash o Adobe Photoshop. Los tres programas, usados en tándem, pueden ayudarte por ejemplo a crearte un logo, los botones o editar las imágenes que vas a incluir  (Photoshop), a dotar de interactividad a tu página (Flash) o a organizar y crear tu página desde cero y a tu gusto (Dreamweaver). Lo ideal es buscar un alojamiento web y un dominio para poder publicar tu página una vez diseñada. Para eso Webhost y Hostinger también son muy útiles. No obstante, hay muchos más programas de diseño web y sitios de alojamiento. Ahí ya entra en juego la experiencia del experto, valga la redundancia.

Recomendaciones para actualizarnos a la era 2.0.

A la hora de llevar a cabo la web, también hay que tener en cuenta otros aspectos relacionados con la nueva era, la era de la web 2.0. El más importante, probablemente es que tenemos que intentar que la web no sea una página estática, que siempre tenga la misma apariencia y se actualice muy de vez en cuando. En este sentido, es muy importante que si tenemos un blog o redes sociales, las incluyamos en nuestra web, de forma que el cliente pueda ver que mantenemos una actividad constante y reciente dentro de nuestro campo. Para estos fines son muy útiles los plugins sociales y widgets de Facebook y Twitter, que sin mucho esfuerzo te permitirán colocar una tabla de comentarios, o con tus actualizaciones o intervenciones más recientes. Así la web podrá ser más participativa y dará la imagen de ser una página abierta a cualquier interesado en tu profesión, ya sea un compañero, un colega de trabajo o un cliente.

socialpluginsfbwidgetstwitter

Como recomendación personal, os recomiendo que sigáis una estrategia, o un plan. Es decir, que penséis primero qué redes sociales vais a utilizar y para qué las vais a utilizar, de forma que todas tengan una finalidad y formen parte de un continuum de lo que va a ser vuestro perfil profesional completo. Por ello, os recomiendo por ejemplo el siguiente plan, que es el que yo utilizo y me va bastante bien:

  • En Facebook y Twitter, crearnos un perfil más enfocado al plano profesional, y otro más enfocado  al plano personal. Si no queremos complicarnos tanto, podemos otorgarle a Facebook el plano social, y a Twitter el profesional (esto último es lo que yo hago, por ejemplo).
  • Si nos gusta y nos apasiona nuestra profesión podemos aventurarnos a crear un blog, de forma que podamos hacer aportaciones y comentarios acerca de aquellas cosas que nos llaman la atención dentro de nuestra profesión. Es muy recomendable utilizar las redes sociales para darle algo de promoción y que así nuestras entradas lleguen a más público. Una vez hecho, lo incluiremos en nuestra web. Si la finalidad del blog es que funcione como nuestra web, entonces deberemos incluir las redes sociales y toda nuestra información en él.
  • Aunque tengamos página web o blog, también podemos crearnos otros perfiles, como el de Linkedin, y así que podremos utilizarlo para obtener recomendaciones y contactar con clientes. De esta forma tendremos más puertas abiertas.

La lista seguiría, y seguiría, pues son muchas las opciones. Lo importante es que, una vez tengamos toda nuestra estrategia bien pensada, seamos capaces de centralizar todos nuestros perfiles y páginas en nuestras webs, de forma que el cliente pueda acceder a cada uno de ellos y así conocernos mejor. Para ello, es muy útil crear una pequeña barra de navegación donde incluyamos los iconos de las diferentes redes sociales que utilicemos. Para conseguir esto solo son necesarios unas nociones básicas de HTML. Si os interesa, quizá pueda elaborar un post sobre esto en el futuro.

fb1linkedin3tw1wordpressblogger_icon

Bueno, esto es todo por hoy. Simplemente abro el debate. ¿Utilizáis Facebook, Twitter y Linkedin? ¿Qué estrategia os gusta seguir? ¿Tenéis ya página web o blog personal? ¿Os está resultando útil para promocionaros? ¿Creéis que os merecería la pena haceros una web profesional?

Un saludo y hasta la próxima entrada.