Después de la entrada sobre los mitos de las herramientas de traducción asistida con la que muy amablemente nos complació Santiago de Miguel hace unos días, en esta ocasión quiero compartir una interesante entrevista que le he hecho para que podáis conocerlo un poquito mejor.

Ya os comenté que conocí a Santiago en la Actualización en Nuevas Tecnologías de la Traducción de la Universidad de Buenos Aires en la que tengo el honor de dar clase desde hace dos años, así que para mí es un orgullo haber visto desde cerca la gran evolución que han experimentado tanto Santiago, protagonista hoy, como el resto de alumnos de las primeras ediciones gracias (en parte) a mí y al resto de docentes (Damián Santilli, Matías Desalvo, Mariana Costa, Gabo Fuentes, Gabriela Scandura y compañía) de esta titulación pionera en la Argentina. Eso hace que esta entrevista sea aún más especial y que la colaboración que ha iniciado Santiago con Traduversia en la docencia del nuevo curso de memoQ tenga todavía más significado. 🙂

Santiago de Miguel en uno de sus recientes cursos presenciales.

Sin más dilación, doy paso a la entrevista, en la que, como veréis, hablamos sobre temas que nos interesan a todos, como traducción audiovisual, informática aplicada o cuestiones relacionadas con el estado de nuestro gremio. ¡Vamos con las preguntas!

Pregunta: Muchas gracias por animarte a esta entrevista, Santiago. Es un auténtico placer para un servidor, sobre todo después de habernos conocido en Buenos Aires gracias a la Actualización en Nuevas Tecnologías de la Traducción organizada por la UBA. Para empezar, ¿podrías hacernos un freestyle y hablarnos un poquito de ti? ¿Qué puntos o proyectos de tu currículum son los que te hacen sentirte más orgulloso?😊

Respuesta: ¡Gracias a vos por la invitación! Es un gusto para mí participar en tu blog.

Unas líneas acerca de mí: estudié traducción literaria y técnico-científica en inglés en una institución muy reconocida de Buenos Aires —el Lenguas Vivas—, después hice una especialización en corrección de estilo y, por último, el año pasado completé el posgrado en el que nos conocimos, la Actualización en Nuevas Tecnologías de la Traducción.

Trabajé durante un año como traductor en plantilla, tras lo cual me dediqué exclusivamente a ser independiente. En la actualidad, paso mis días haciendo localizaciones de videojuegos y aplicaciones, así como subtítulos y traducciones sobre e-sports, ecología y otros temas relativos a organizaciones intergubernamentales. Además, para salir un poco de mi casa y ver la luz del sol, dicto cursos de software para traductores e incursiono en la fotografía.

¿Qué puntos o proyectos me hacen sentir más orgulloso? Por un lado, trabajar en el mundo de los videojuegos me encanta y apasiona, pero, por el otro, traducir para organizaciones intergubernamentales que tienen objetivos globales positivos hace que mi trabajo cobre otro sentido.

P: En lo relativo a la traducción, me consta que abarcas bastantes especialidades, desde traducción audiovisual hasta videojuegos o aplicaciones móviles. ¿Cuál de estas modalidades te resulta más interesante? ¿Qué pasos has seguido hasta conseguir ganarte la vida con ellas?

R: Todavía no me considero especialista en ningún campo en particular, aunque, como buen geek, estoy muy familiarizado con los videojuegos, por lo que esa es una de las especialidades que más disfruto.

Me llevó mucho tiempo conseguir mi primer encargo de videojuegos, así que quizás por eso también lo valoro tanto. Básicamente, durante unos tres o cuatro años, me anoté en cuanta capacitación sobre el tema había disponible en Argentina, que no era mucha en ese entonces. Sí recuerdo que había más opciones en España, pero mi economía de estudiante no me permitía acceder a precios en euros. ¡Y jugué mucho, claro!

Después de capacitarme tanto, cuando surgió la oportunidad de completar una prueba de traducción, pude lucirme y conseguir mi primer encargo.

P: He tenido la oportunidad de asistir presencialmente y, también en la distancia —gracias a lo que nos cuentas por tus redes sociales—, a tu crecimiento profesional y puedo dar fe de que ha sido meteórico. ¿Cuál crees que ha sido la clave para introducirte en el mercado de la traducción de una manera tan exitosa? ¿Qué consejos puedes darles a los que vienen detrás de ti?

R: ¡«Meteórico» es demasiado! Es verdad que mi carrera atravesó muchos cambios positivos en los últimos años, pero todavía me considero un traductor novel. Si bien hoy tengo el gusto de vivir de la profesión, aún me queda mucho por aprender y sigo capacitándome cada vez que puedo.

Creo que ese punto fue clave para mi inserción laboral: estar capacitado. Con esto no quiero decir, por ejemplo, que tenemos que recibirnos de médicos para empezar a hacer traducciones médicas, pero sí hay que tener una base sólida para no desaprovechar oportunidades y pasar vergüenza cuando completamos el primer encargo de ese cliente que tanto nos costó conseguir. Siempre les recomiendo dos cosas a quienes están dando sus primeros pasos en la profesión: mejorar la redacción en su lengua materna y aprender alguna herramienta de traducción asistida.

Otro factor que, en mi opinión, me ayudó a insertarme laboralmente fue la imagen en línea. Con «imagen» me refiero a todo lo que se puede encontrar sobre mí en Internet: redes sociales, página web, CV, foto de perfil, firma del correo electrónico, etc. Una buena imagen en línea ayuda a transmitir profesionalismo y calidad de trabajo. Podemos ser traductores excelentes, pero opino que perdemos potencial si nuestra imagen no le hace justicia a la calidad de nuestro trabajo.

Por último, muchas puertas se me abrieron gracias a la recomendación de colegas, así que mi tercera recomendación es salir de casa y relacionarse con colegas. Hay muchas maneras de lograr esto, por ejemplo, asistiendo a congresos y capacitaciones o colaborando con alguna asociación profesional.

P: Recientemente has participado como ponente y docente en algunos eventos y cursos, como por ejemplo la Jornada en Traducción e Interpretación de la AATI/USAL, o en los cursos que organiza periódicamente el Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad de Buenos Aires. ¿Cómo ha sido la experiencia? ¿Animarías a otros traductores a que acudan a actividades así? ¿Crees que sería bueno que se animaran también a dar ponencias o a dictar cursos siguiendo tu ejemplo? En tal caso, ¿qué pasos crees que deberían seguir para tener éxito?

R: ¡Claro que los alentaría! Es una experiencia buenísima, en particular si solemos pasar la mayor parte del día trabajando frente a una pantalla. Compartir conocimientos es un gran complemento a nuestra actividad de traductores y también es muy gratificante. Además, poder hablar en público y desenvolverte frente a un amplio grupo de personas es una cualidad que sirve para la vida en general.

La palabra clave en esta cuestión es «animarse». Estoy seguro de que hay colegas que tienen muchos conocimientos para compartir, pero no sentirse preparados y el temor a enfrentarse a un grupo de alumnos u oyentes les impiden animarse. Creo que nunca nos sentimos 100% listos para este tipo de cosas (por suerte yo tengo un colega y amigo que me incentiva a dar el paso), pero es muy probable que sí lo estemos.

Obviamente, mi recomendación es formarse lo mejor posible en el tema sobre el que queremos hablar o enseñar, pero tal vez más importante es elegir un tema que nos apasione, ya que así es mucho más alentadora la preparación y también es más sencillo salir de cualquier apuro que pueda surgir.

P: Me consta que eres un mago de la informática, sobre todo en herramientas especializadas como las herramientas de traducción asistida o CAT Tools. ¿Cuál crees que es la clave para llegar a dominar estas herramientas? ¿Merece la pena invertir en ellas para destacarse profesionalmente o basta con tener un dominio básico? Si hay que invertir, ¿cómo puede hacer un traductor novel para que le salga rentable la inversión?

R: Creo que la clave para dominar las herramientas especializadas es la constancia. Son bastante complejas, por lo que, si pasa el tiempo y no las ponemos en práctica, es muy probable que nos olvidemos algún paso, acabemos frustrándonos y dejemos de usarlas. Por eso, siempre recomiendo a mis alumnos hacer al menos una traducción de práctica por semana, aunque no sea paga.

Un dominio básico me parece que es esencial para cualquier traductor que quiera empezar a dar sus primeros pasos en la profesión, y sí sugiero tener un manejo avanzado de al menos una herramienta TAO porque, si surgen problemas durante alguna tarea, debemos contar con los recursos para solucionarlos. Además, cuanto más hábiles seamos con una TAO, más eficientes seremos cuando la usemos.

Con respecto a la inversión que implican estas herramientas, puede que las agencias de traducción nos ofrezcan licencias temporales, por lo que no siempre necesitamos una licencia propia, pero sí es importante saber usar de antemano dicho programa. Si trabajamos o nos gustaría trabajar con agencias, podemos averiguar qué software usan las empresas que más nos interesan e invertir en esa. Una recomendación muy importante es no comprar las herramientas a su precio original, ya que suele haber rebajas en muchos momentos del año (Día del Traductor, Black Friday, etc.) y las asociaciones profesionales, o incluso los mismos usuarios, ofrecen descuentos. Si están interesados en memoQ, la empresa tiene un programa académico que permite comprar una licencia a un precio de locos a quienes estudien en instituciones miembros del programa.

P: Cada cierto tiempo se suelen oír comentarios de rechazo hacia las TAO como que estas herramientas convierten el proceso de traducir en algo mecánico y artificial o que anulan la parte más creativa o artística del oficio. ¿Qué les dirías a estas personas que se muestran en contra del uso de estas herramientas?

R: Se suelen oír comentarios negativos sobre las TAO, pero creo que la mayoría —sino todas— de las contras que se traen a colación pueden evitarse con tan solo un poco de flexibilidad y creatividad.

¿Las TAO nos privan del contexto y el formato? Nada nos impide abrir el documento original, dividir la pantalla y ver el texto fuente de un lado y la herramienta TAO del otro, o incluso podemos usar la vista previa de memoQ. ¿Las TAO nos fuerzan a traducir el texto con la misma cantidad de oraciones que el original? Existe la opción de dividir o unir segmentos, o también podemos ignorar la puntuación final de los segmentos y, en vez de usar un punto, poner una coma y empezar el siguiente segmento con minúscula.

Si queremos, siempre se puede trabajar mejor.

En conclusión, puede que las herramientas TAO tengan algunas contras, pero me parece que las ventajas superan ampliamente las desventajas y justifican implementarlas, así que les sugeriría a todos aunque sea probarlas y no dejarse convencer tan fácilmente por los comentarios de colegas.

P: ¿Y qué me dices del clásico chascarrillo de que la traducción automática va a acabar con el oficio de los traductores?

R: No tengo demasiada experiencia con la traducción automática, pero dudo que vaya a acabar con nuestra profesión. Eso sí, creo que va a cambiar la manera en que trabajamos —de hecho, cada vez se ven más encargos de posedición—, así que me parece un esfuerzo en vano resistirse. Por el contrario, creo que debemos ver la traducción automática como una aliada que nos puede facilitar y acelerar el trabajo, en vez de como una amenaza. Si organizaciones de la envergadura de la ONU y la WIPO la implementan, por algo será, ¿no?

P: Has dictado varios cursos sobre memoQ en la Argentina y también a través de la red siguiendo la fórmula del webinario. De hecho, algunas actividades fueron directamente para Kilgray dentro de sus memoQ webinar series, lo cual debió ser algo increíble para ti. ¿Cómo ha sido la experiencia de enseñar a otros colegas a usar esta herramienta en este formato? ¿Qué ventajas crees que tiene la formación online con respecto a la presencial?

R: Me parece que la formación en línea ofrece dos grandes ventajas para los alumnos: por lado, les permite tomar el curso o ver el webinario sin salir de su casa y, por el otro, es muy común que se ofrezcan las grabaciones durante un tiempo determinado, o incluso indeterminado, una vez terminado el curso/webinario, lo que les permite a los alumnos repasar el contenido cuantas veces quieran. Esto último es superútil, en especial para quienes tienen más dificultades con la tecnología, que paradójicamente son quienes suelen negarse a tomar cursos en línea.

Mi experiencia con las capacitaciones virtuales es muy positiva y se lo recomiendo a todos, pero también disfruto mucho las clases presenciales porque son más dinámicas y facilitan la resolución de dudas y problemas en el acto. Además, es una buena manera de hacer networking y es más fácil conocer colegas y hacerse amigos (gracias al mate, que tanto disfrutamos en los recreos en Argentina).

P: Como bien sabes tú y algunos lectores del blog, en estos años he tenido la gran oportunidad de ser docente en la Argentina dictando ponencias y cursos también para el CTPBA, la UBA o en iniciativas privadas como el Locarg. La experiencia me ha hecho ver que materias como traducción audiovisual o informática aplicada aún no están equiparadas con el resto de materias y especializaciones que se imparten en distintas titulaciones. Uno de los síntomas más reveladores es el hecho de que aún no exista un máster en traducción audiovisual como tal, a pesar de que ya se está peleando por conseguirlo y que están surgiendo formaciones muy interesantes, como la ANTT. En cambio, en otros países —como España, por ejemplo— sí han proliferado estos másteres. ¿A qué crees que se debe toda esta situación? ¿Se valora a los traductores audiovisuales y localizadores en la Argentina? ¿Quizá aún tiene demasiado peso la figura del traductor público?

R: Qué pregunta complicada… Sí existen algunos másteres, pero se cuentan con los dedos de una mano y no están enfocados en un área tan específica de la traducción, como sería la audiovisual o la localización.

Creo que la figura del traductor no es tan reconocida en mi país, pero que la del traductor público sí es más popular porque es requisito traducir documentación si alguien quiere ir a vivir o estudiar al exterior. Sin embargo, me sorprende la cantidad de jóvenes que consultan en grupos o que incluso me escriben por privado porque quieren estudiar traducción, por lo que es evidente que hay interés.

Quizás la falta de oferta de posgrado especializado tiene que ver, por un lado, con que la nuestra no es una carrera tan conocida y, por el otro, con que tampoco es tan habitual hacer maestrías en mi país, tal vez porque es muy común que la carrera de grado se extienda a ocho o nueve años porque casi todos los alumnos también trabajan mientras estudian, entonces se toman un descanso académico después de tantos años de estudio.

De todas formas, sí han surgido posgrados (no másteres) especializados en el último tiempo, como la Actualización en Nuevas Tecnologías de la Traducción (en la UBA), la Especialización Superior en Textos Audiovisuales y Accesibilidad (en el llamado Lengüitas, donde daré una materia sobre software de subtitulado) y la Especialización Técnica en Interpretación de Conferencias (en mi querido Lenguas Vivas). Ojalá esta tendencia siga creciendo hasta que tengamos una mayor oferta de másteres.

P: Ya por último, la gran pregunta que casi todos se hacen en algún momento. ¿Se puede vivir bien de la traducción audiovisual o la localización en la Argentina?

M: ¡Buena pregunta! La respuesta, que seguramente les interesará más a mis colegas argentinos, será breve: gracias a Internet, el campo de la traducción y la localización hoy en día es mundial y no tiene fronteras, por lo que tenemos la posibilidad de generar los mismos ingresos que genera un colega en Europa o Estados Unidos. Cuesta lograrlo, como le cuesta a todo trabajador independiente de cualquier profesión, pero creo que es posible y que nosotros tenemos la enorme ventaja de poder trabajar para el exterior.

Rafa: ¡Muchas gracias por tu tiempo y tus respuestas, Santiago! Si os habéis quedado con ganas de más, podéis seguir a Santiago en las redes o echarle un vistazo al mencionado curso de memoQ de Traduversia, lanzado recientemente y al que podéis acceder desde el siguiente enlace.

memoQ para traductores, revisores y gestores de proyectos

No olvides usar el cupón memoq_jugandoatraducir en el carrito de Traduversia para ahorrarte un 10 % en el curso. ¡Solo hasta el 10 de diciembre! 😉

 

¡Hasta la próxima entrada! 🙂

¡Saludos a todos! Después de unos días bastante intensos de trabajo, hoy os traigo una entrada de un invitado que me hace especial ilusión compartir con vosotros. El invitado es nada más y nada menos que Santiago de Miguel, traductor argentino especializado en traducción audiovisual y localización a quien conocí en la Actualización en Nuevas Tecnologías de la Traducción. Es, además, el flamante y nuevo fichaje de Traduversia, en donde se ha estrenado recientemente con un interesante curso de memoQ que es imperdible y que ahora mismo está rebajado con motivo de su lanzamiento.

Antes de seguir leyendo, debéis saber que Santiago ha impartido numerosos cursos en la Argentina sobre memoQ, algunos de ellos en instituciones tan importantes como el CTPCBA, AATI o directamente con Kilgray, con quienes dictó varios webinarios oficiales de memoQ. Así que sin duda que es todo un especialista en herramientas TAO y sabe de lo que habla. 🙂

Aquí tenéis a Santiago en acción en uno de sus recientes cursos presenciales. 🙂

Sin más dilación, vamos con la entrada que ha escrito sobre mitos de la traducción asistida. ¡No te la pierdas! 🙂

Esta vez, lamento informarles que no va a escribir Rafa… pero van a tener la suerte de leerme a mí, Santiago de Miguel.

Entre los traductores, se escuchan muchos comentarios negativos —a los que llamaremos «mitos»— sobre las herramientas de traducción asistida por ordenador (TAO). Varios son falsos, quizás debido a ignorancia, y otros tienen algo de verdad, así que me gustaría compartir con ustedes mi opinión al respecto. Como digo, en este artículo compartiré solo mi opinión sobre los mitos, ¡y me encantaría leer sus opiniones en los comentarios!

Primer mito: «Las herramientas TAO son demasiado difíciles de usar»

Me atrevo a decir que este mito es falso. Usarlas no es difícil: lo complicado es aprender a usarlas, sobre todo si es la primera vez que nos enfrentamos a un software de este tipo.

Existen programas más sencillos —como Memsource o memoQ— y otros más complejos —como STAR Transit o SDL Trados Studio—, pero lo cierto es que el primer enfrentamiento con cualquier herramienta TAO suele ser un poco abrumador. De repente, nos encontramos con que tenemos que lidiar con proyectos, segmentos, unidades, memorias de traducción, bases terminológicas, diccionarios predictivos, controles de calidad, etcétera, etcétera.

Pero la luz al final del camino es que eso sucede solo con la primera herramienta que aprendemos. La segunda ya no cuesta tanto, y la tercera… ¡hasta la disfrutamos!

Acuérdense de lo que digo: una vez que aprendan a usar una herramienta TAO y descubran sus funcionalidades y ventajas, van a querer aprender otras.

Segundo mito: «Las herramientas TAO son lo mismo que el traductor de Google»

¡Falso! Aunque parezca obvio para muchos, hay profesionales que piensan que traducir con una herramienta TAO es sinónimo de usar traducción automática, pero la realidad es que los programas de traducción asistida reciclan traducciones hechas exclusivamente por el traductor que está del otro lado de la pantalla.

Resumido en una oración, este tipo de herramientas almacenan en una memoria de traducción todas las traducciones que hagamos y nos avisan cuando esas traducciones almacenadas se repiten total o parcialmente en un texto. Otra de las enormes ventajas que nos brindan estas aplicaciones es la de consultar nuestras bases de datos para ver cómo se tradujo un determinado término en el pasado, sin necesidad de andar hurgando archivos en una papelera colmada o en carpetas que ni recordábamos que existían.

Sin embargo, cabe resaltar que sí es posible configurar motores de traducción automática en las herramientas TAO, pero la decisión está en manos del usuario.

Tercer mito: «Las herramientas TAO violan los acuerdos de confidencialidad»

Esta vez, como en tantas ocasiones en el mundo de la traducción, tengo que decir que depende.

Si usamos una herramienta de traducción asistida local —es decir, que se instale en nuestro equipo, como memoQ, SDL Trados Studio o Wordfast Pro—, toda la información que traduzcamos quedará guardada de manera confidencial en nuestra computadora y seremos los únicos con una copia de los datos recopilados.

Por el contrario, si usamos una herramienta de traducción asistida gratuita basada en la nube, recomiendo siempre leer la política de privacidad del programa con mucha atención para no aceptar cláusulas como la siguiente: “If you translate a document without setting a private translation memory, your translations are saved in the public translation memory and benefit all users”.

Claro está que, si algún colega hacker quiere que perdamos un cliente, no habrá software que nos salve. Así que… ¡cuidado con los traductores tecnológicos!

Cuarto mito: «Las herramientas TAO solo sirven para traducciones técnicas»

En esta ocasión, también diría que el mito es falso, aunque sí admito que sus funciones se aprovechan más cuando el texto es repetitivo y tiene mucho vocabulario técnico.

Pero las herramientas de traducción asistida por ordenador ofrecen muchísimas ventajas además de las coincidencias, que principalmente se encuentran en textos técnicos.

Por un lado, permiten traducir archivos en formatos de programas que ni siquiera tenemos instalados en nuestro equipo, como podría ser Adobe InDesign o incluso otra herramienta TAO. Entonces, si nos piden traducir un texto creado en un software al que no tenemos acceso, aunque ese texto sea publicitario o literario y no desborde de repeticiones, tener una herramienta TAO bajo la manga (o más bien dentro del disco rígido) nos permitiría aceptar el encargo.

Por otro lado, gracias a las llamadas etiquetas, las herramientas TAO permiten respetar a rajatabla el estilo del texto original —es decir, el tipo y tamaño de fuente, el interlineado, las columnas, la alineación, entre muchos otros aspectos— sin demasiado esfuerzo. A modo de ejemplo, les cuento que hace unos años yo traducía muchos guiones de televisión con un formato bastante complejo que era muy fácil de arruinar si daba algún paso en falso en Word. Pero, desde que empecé a implementar programas de traducción asistida, pude olvidarme de la parte estética del texto y enfocarme en el contenido.

Por último, también hay buenas noticias para los traductores audiovisuales: recientemente memoQ lanzó una función para traducir subtítulos que permite ver el vídeo y las limitaciones de caracteres sin tener que abrir un editor de subtítulos tradicional. Las ventajas de esta funcionalidad son inmensas y son la prueba viva de que las herramientas TAO sirven para muchísimo más que traducir textos técnicos repetitivos (¡y aburridos!).

¿Qué opinan de estos mitos sobre las herramientas TAO? ¿Conocen otros que no mencioné? Me encantaría que me contaran en los comentarios.

Si nunca habían escuchado hablar sobre la traducción asistida por ordenador, no saben usar ningún software de este tipo o les gustaría aprender una nueva herramienta TAO, los invito al curso de memoQ que preparé para Traduversia. Es realmente muy completo y cubre un montón de contenido, como la nueva función para traducir subtítulos.

¡Gracias por aceptarme como invitado en el blog!

memoQ para traductores, revisores y gestores de proyectos

¡Rebajado un 30 % por tiempo limitado!

Después de una semana de mucho ajetreo (para variar), he sacado un huequito para grabar un nuevo traduconsejo en el que te explico cómo puedes hacer informes de cambios y modificar archivos TMX rápidamente con dos herramientas gratuitas: ChangeTracker y TMX editor. Si te interesa, descárgalas en un momento haciendo clic en los enlaces anteriores y échale un vistazo al vídeo en el que te explico paso a paso cómo usarlas. ¡Vamos al lío! 🙂

Espero que el tutorial te haya gustado. Si es así, no dudes darle a «Me gusta» o dejar algún comentario, sobre todo si conoces otras herramientas para llevar a cabo estas tareas y que consideres que son recomendables. ¡Hasta la semana que viene! 🙂

Después de haberle buscado las cosquillas a las herramientas de traducción asistida la semana pasada, hoy me reconcilio con ellas en un traduconsejo en el que te explico cómo puedes convertir una memoria de traducción de Trados a TMX (el formato libre de las memorias de traducción) sin necesidad de usar Trados o una herramienta comercial similar (memoQ, Wordfast, etc.). En lugar de eso, usaremos una pequeña y sencilla herramienta desarrollada en Java por nuestro colega Thomas van Nellen, que además es gratuita. ¡No te lo pierdas!

Espero que te haya gustado y que, gracias a este vídeo, si el día de mañana necesitas convertir una memoria de traducción para usarla con un programa gratuito, te sientas capaz de conseguirlo. Eso es todo por hoy. Vuelvo la semana que viene, como siempre, con un nuevo vídeo. ¡Hasta la próxima!

De un tiempo a esta parte, noto que muchos tienen una pequeña obsesión con las herramientas TAO. En muchos casos se debe a la concepción errónea de que con una herramienta de traducción asistida puedes traducir cualquier cosa, cuando en realidad no siempre es así. Por eso, en el vídeo de esta semana te recomiendo que aprendas a detectar cuándo es necesario usar una herramienta de traducción asistida y cuándo no. Espero que te interese el tema.

 

Espero que el vídeo te haya gustado. Recuerda que el consultorio de Traduversia sigue abierto y que puedes trasladarnos tus dudas para que publiquemos nuevos vídeos creados especialmente para ti. ¡Un saludo y buen fin de semana!

Tras contaros mis andanzas por Buenos Aires (échale un vistazo a la entrada si no la has visto, porque te va a gustar), hoy retomo el consultorio de Traduversia dando respuesta a una pregunta que nos suelen hacer mucho. ¿Qué debo tener en cuenta para elegir la herramienta informática más idónea? En este vídeo te doy varios consejos para que aprendas a desarrollar un método que te permite dar con la herramienta más adecuada para abrir archivos desconocidos o resolver problemas específicos. ¡Vamos a verlo!

 

Si te ha gustado, no te olvides de darle a «Me gusta» en YouTube y de dejarnos un comentario con alguna duda o pregunta para futuros consultorios (aquí abajo o en el canal de YouTube, lo que te venga mejor). También puedes enviarnos tus preguntas a través de nuestro formulario del consultorio.

¡Te esperamos!

 

Han pasado dos años desde que os hablé de esta herramienta casera que me traía entre manos, el AV Editor. Hoy por fin ha llegado el día de lanzar la versión beta del programa y empezar a compartirlo con toda la comunidad de traductores audiovisuales para que puedan probarlo. Los que queráis pasar directamente a la acción, podéis hacer clic en el botón de descarga que encontraréis justo al final de esta entrada. Eso sí, antes os recomiendo encarecidamente que os leáis toda la información sobre el programa que he escrito más abajo y que consultéis el tutorial que he grabado para explicar su funcionamiento de forma pormenorizada. Empecemos por el principio:

¿Qué es AV Editor y para qué sirve?

AV Editor es un programa híbrido que incluye en su interfaz un procesador de textos sencillo y un reproductor de vídeo que pueden funcionar por separado o de forma conjunta. El verdadero valor que aporta es que los usuarios pueden utilizar atajos de teclado para interactuar con el reproductor de vídeo sin salir de la hoja del procesador. Gracias a esta funcionalidad, los usuarios pueden retroceder, avanzar, pausar o reproducir el vídeo con el que estén trabajando sin dejar de escribir, de forma que podrán ahorrar bastante tiempo a la hora de traducir, transcribir o sincronizar productos audiovisuales.

CapturaAVEditor3

¿Qué funciones incorpora?

El programa incorpora numerosas funciones desarrolladas especialmente para traductores y ajustadores profesionales. A continuación se detallan las principales:

Características del procesador de textos:

  • Apertura de archivos en formato RTF, TXT y XML
  • Guardado de archivos en formato RTF, TXT y XML
  • Autoguardado cada 60 segundos y guardado con atajo de teclado
  • Impresión directa de documentos desde dentro del programa
  • Vista borrador y vista de hoja (intercambiables)
  • Configuración de fuente, párrafo, estilos, carácter y listas
  • Funciones de búsqueda y reemplazo con atajo de teclado
  • Contador de caracteres por línea
  • Zoom modificable
  • Inserción de tablas e imágenes

Nota: algunas funciones del procesador están en inglés. Esto se debe a que me he apoyado en una aplicación auxiliar que fue desarrollada en inglés y que no he podido traducir aún.

Características del reproductor:

  • Apertura de todos los archivos de vídeo compatibles con Windows Media Player
  • Controles de reproducción, pausa y rebobinado con atajos de teclado
  • Saltos de 1, 3, 5 y 10 segundos hacia delante y hacia atrás con atajos de teclado
  • Aceleración y ralentización del vídeo con atajos de teclado (útil para transcribir sin guion)
  • Control de volumen clicable con función de silenciado (mute)
  • Botón para cambiar a pantalla completa
  • Barra de progreso clicable
  • Botón y atajo de teclado para insertar el código de tiempo actual (TCR) en el procesador de textos sin necesidad de pausar el vídeo

Otras características adicionales:

Se han añadido accesos directos a las siguientes páginas mediante atajos de teclado o a través del menú Documentación:

  • Diccionario de la Real Academia Española (F1)
  • Diccionario Panhispánico de Dudas (F2)
  • Diccionario de sinónimos de Wordreference (F3)
  • Diccionario EN>ES de Wordreference (F4)
  • Diccionario FR>ES de Wordreference (F5)
  • Diccionario DE>ES de Collins (F6)
  • Diccionario IT>ES de Collins (F7)
  • Diccionario PT>ES de Collins (F8)
  • Google (F9)
  • Wikipedia (F10)

El objetivo de estos atajos es facilitar al usuario el acceso a páginas de documentación para que ahorre tiempo al hacer sus búsquedas. Se admiten sugerencias de diccionarios y recursos para añadirlos en futuras actualizaciones del programa.

Tutorial en vídeo

Antes de utilizar el programa, recomiendo encarecidamente ver el siguiente tutorial en el que explico las características principales de la herramienta.

Instalación de AV Editor

El instalador, al igual que otros elementos de la aplicación, está en inglés. Aun así el proceso de instalación es bien sencillo. Basta con ejecutar el archivo AV Editor.msi (el setup.exe también funciona) y seguir el asistente de instalación hasta el final. Una vez instalado, se generará un acceso directo en el escritorio.

Descarga de AV Editor

Debes tener en cuenta que la versión que se publica hoy es la beta del programa. Esto significa que, aunque el programa ha sido testado en varios ordenadores y funciona bien, es posible que no funcione correctamente en todos los sistemas. Por tanto, es recomendable probarlo durante unos días antes de aventurarse a usarlo como herramienta principal para proyectos importantes. Dicho esto, podéis descargar el programa haciendo clic aquí o en el siguiente botón:

Agradecimientos especiales

Por último, quiero dar las gracias a todos aquellos compañeros que han mostrado interés en el AV Editor y han aportado sugerencias. En especial, quiero darle las gracias a Jordi Balcells, que hace unos meses probó la versión inicial y me envió un informe detallado con ideas y sugerencias que me vino la mar de bien para darle el último empujón a la herramienta.

Eso es todo, por ahora. Espero que disfrutéis del programa y que me hagáis llegar vuestros comentarios e impresiones.

P.D.: De aquí en adelante utilizaré esta misma entrada para publicar las últimas novedades en un changelog y las futuras versiones de AV Editor.

En los últimos días he recibido mensajes de algunos lectores preguntándome dudas sobre el uso de determinadas herramientas TAO. Así que, aunque en el blog ya hay varias entradas sobre herramientas TAO y software para traductores, he pensado que podía ser interesante compartir con vosotros una compilación de videotutoriales que he acumulado en mis marcadores durante los últimos meses.

Como ya mencioné hace unos meses en la charla que di en #Traduemprende, los vídeotutoriales son una buena forma de aprender a utilizar herramientas nuevas. Y es que, gracias a ellos, podemos aprender a utilizar un determinado programa delante de nuestra pantalla como si fuéramos nosotros los que estamos utilizándolo. A veces no podemos disponer de los programas que necesitamos aprender, pues muchos son de pago y las versiones de prueba que ofrecen no siempre no son las más idóneas para practicar, bien porque están limitadas en el tiempo o porque no incorporan todas las funciones. Es por eso por lo que los vídeos son una fuente de consulta muy útil para solucionar dudas de una forma rápida y eficaz.

Los vídeos que se incluyen a continuación están publicados en los canales oficiales de YouTube y Vimeo de las principales empresas de desarrollo de herramientas TAO, por lo que su fiabilidad está fuera de duda. Las herramientas que he seleccionado para la entrada son las siguientes: Trados Studio (2011 y 2014), MemoQ, Wordfast, Déjà Vu, Transit y Omega T.

SDL Trados Studio 2014

Por si algunos no os habéis enterado todavía, hace apenas unas semanas que se produjo el lanzamiento de SDL Trados 2014. En SDL no han perdido el tiempo y ya han publicado varios vídeotutoriales explicando las novedades de esta nueva versión y su funcionamiento:

  • El primer vídeo que os dejo es un vídeotutorial en el que se explica el funcionamiento básico de Trados Studio 2014. Se titula “SDL Trados Studio 2014 in 10 minutes”, así que podéis haceros una idea de su finalidad.
  • El segundo vídeotutorial que os dejo trata sobre cómo alinear documentos en SDL Trados 2014. Dura poco más de un minuto, por lo que se explica lo básico de una forma sencilla y concisa.
  • El tercer vídeotutorial es un compendio que incluye las principales novedades de SDL Trados 2014. Si todavía no os habéis enterado de las nuevas funcionalidades de esta nueva versión, podéis poneros al tanto gracias a este vídeo de solo 5 minutos.

SDL Trados Studio 2011

Como me imagino que serán muy pocos los que ya utilizarán Trados 2014, he estimado oportuno incluir también algunos vídeos de Trados 2011.

  • Como veis, el primero de ellos se trata de otro “Learn SDL Trados 2011 in 10 minutes”, por lo que es quizá el mejor tutorial por el que podríamos empezar para familiarizarnos con el programa.
  • El segundo vídeotutorial trata sobre cómo crear y utilizar memorias de traducción en SDL Trados 2011.
  • El tercer y último vídeotutorial de SDL que adjunto es otro vídeo general sobre el uso de Trados Studio 2011, con la diferencia de que este está en español.

Si queréis ver más vídeos de Trados u otras herramientas de SDL, os recomiendo que le echéis un vistazo al canal oficial de YouTube de SDL.

MemoQ

El siguiente vídeo es un webinario de una hora de duración publicado en el canal oficial de Youtube de Kilgray, empresa desarrolladora de MemoQ. En él, se hace un repaso completo al programa y explican su funcionamiento.

Wordfast

Actualmente, hay tres versiones de Wordfast disponibles para los usuarios, cada una con características diferentes. Estas son: Wordfast Pro, Wordfast Classic y Wordfast Anywhere. Wordfast también tiene un canal oficial de YouTube, así que aquí van tres vídeos sobre el uso de cada una de estas versiones.

  • Vídeotutorial de Wordfast Pro:

Vídeotutorial de Wordfast Classic:

Vídeotutorial de Wordfast Anywhere:

 Déjà Vu X2

Déjà Vu es otra herramienta de traducción asistida. Aunque es utilizada por una minoría, alguna vez podríamos encontrarnos con la necesidad de utilizarla, sobre todo si trabajamos en plantilla. Así pues, os adjunto tres vídeotutoriales que he seleccionado y que están publicados en el canal oficial de YouTube de Atril, la empresa desarrolladora del programa.

  • Videotutorial en el que se explica de forma general cómo traducir documentos con Déjà Vu X2.
  • Vídeotutorial en el que se explica cómo crear una memoria de traducción en Déjà Vu X2:
  • Vídeotutorial en el que se explica cómo crear un proyecto de traducción en Déjà Vu X2:

 Transit NXT

Al igual que Déjà Vu, Transit es otra herramienta de pago minoritaria, pero hay muchas agencias que la utilizan. Sin ir más lejos, yo mismo he tenido que formarme por necesidad para aprender a utilizarla y estos vídeos me resultaron muy útiles. Están publicados en el canal oficial de Vimeo de Transit.

  • En el primer vídeotutorial se explica cómo traducir un documento en Transit NXT:

  • En el segundo vídeotutorial se explica cómo realizar controles de calidad en Transit NXT:

  • En el tercer vídeotutorial se explican algunas cuestiones de nivel intermedio-avanzado:

OmegaT

Como ya sabéis, OmegaT es probablemente la herramienta TAO gratuita más utilizada en estos momentos. Por desgracia, no he podido encontrar ningún vídeotutorial oficial, aunque este que os dejo es bastante fiable. Dura 10 minutos y se explica el funcionamiento básico del programa.

¿Quieres saber más?

Si os quedáis con ganas de más, podría ser buena idea que consultéis el análisis comparativo de herramientas TAO que Sara Bueno Carrero publicó hace unos días en su blog “La traductora en apuros”. Además, también podéis echarle un vistazo a los blogs de José Manuel Manteca (Melodía de traducción) y Jordi Balcells (Méteteme), que sin duda son fuentes muy recomendables para aprender más sobre informática y sobre el funcionamiento de las principales herramientas TAO que utilizamos los traductores profesionales.

También aprovecho la ocasión para dejaros a continuación un listado con algunas entradas relacionadas que se publicaron hace tiempo en el blog.

Y, sin más, me despido hasta la próxima entrada. ¡Ánimo con el aprendizaje!

Entradas relacionadas:

En la actualidad, las herramientas y utilidades “en la nube” (lo que en inglés se conoce como cloud-based translation tools o cloud-based translation systems) están tomando impulso dentro del mercado de la traducción. Hasta tal punto, que ya se han desarrollado algunas herramientas TAO que siguen este modelo de desarrollo. Sin embargo, la realidad muestra que, a día de hoy, los traductores todavía prefieren tener instalados en su ordenador sus herramientas TAO, a pesar del hecho de que este nuevo tipo de herramientas ofrecen muchas y novedosas ventajas, como el hecho de poder trabajar en modo colaborativo dentro de un mismo documento con varios compañeros a la vez, o el poder llevar a cabo un gran ahorro a nivel de inversión en este tipo de productos. Sin embargo, estas no son las únicas ventajas a tener en cuenta:

Ventajas de utilizar herramientas TAO “en la nube”

  • No es necesario instalarlas en tu ordenador: mientras las clásicas herramientas y software para la traducción tienen que instalarse en nuestros ordenadores como un programa más, la mayoría de las herramientas en la nube funcionan online, y sólo es necesario disponer de conexión a internet y de un navegador eficaz para conectarnos al servidor de la herramienta que nos ofrece dichos servicios.
  • No hay que instalar actualizaciones ni descargar nuevos complementos, extensiones, o mejoras: una de las mayores desventajas de utilizar las herramientas TAO tradicionales es el hecho de que hay que estar actualizándolas constantemente, instalando nuevos packs o nuevas versiones y expansiones. Esto es algo que requiere tiempo y dedicación, y si hay algo que valoramos en nuestra profesión es el hecho de poder mantener una productividad alta en términos de calidad/tiempo. Y, aunque tengamos asimilado o interiorizado que debemos actualizar nuestras herramientas cada X tiempo, la realidad es que cada vez que lo hacemos perdemos un tiempo valioso que no perderíamos si utilizáramos este tipo de herramientas, ya que las herramientas en la nube son actualizadas directamente por sus responsables. De este modo, todos los usuarios pueden utilizar la última versión más actualizada del producto sin tener que preocuparse de actualizar nada.
  • No hay problemas de compatibilidad con otros dispositivos o sistemas operativos: No importa si utilizas Windows, Mac, Linux, o cualquier otro sistema operativo, y tampoco si utilizas otro tipo de dispositivo, como una tableta o un móvil. En cualquiera de estos casos puedes acceder a tus archivos a través de internet y continuar trabajando en ellos. Esto significa que ya no es necesario invertir en ordenadores con procesadores cada vez más potentes o con discos duros de infinita capacidad para sacar el máximo rendimientos de las herramientas o de la última tecnología desarrollada, ya que este tipo de herramientas no tienen unos requisitos tan altos.
  • Es más fácil y cómodo trabajar en modo colaborativo: Este aspectos es probablemente el que hace que este tipo de herramientas sean verdaderamente revolucionarias y supongan una evolución frente al resto de herramientas TAO tradicionales. Antes, mediante el uso de herramientas TAO que estaban instaladas en nuestros ordenadores, podíamos colaborar igualmente, pero con ciertas restricciones y condiciones que podían hacer el trabajo más tedioso. Si había más de un traductor implicado en un proyecto, eso ya implicaba tener que exportar/importar o copiar archivos, y enviarlos por e-mail de manera diaria o incluso con una mayor asiduidad para garantizar un funcionamiento eficiente y actualizado. Esto a menudo causaba problemas, y más todavía si sacamos a relucir que no todos los traductores utilizan las mismas herramientas TAO y que no siempre se puede una compatibilidad al 100%, lo cual puede complicar más aún el trabajo en equipo. Por supuesto, el hecho de poder trabajar todos sobre un mismo documento era algo todavía casi inconcebible. Sin embargo, las herramientas en la nube, al permitir que todos los archivos puedan estar disponibles dentro de un servidor centralizado, hacen que compartirlos sea una tarea más sencilla y que por tanto el trabajo en equipo se pueda realizar de una manera más eficiente y además actualizada a tiempo real.
  • Las herramientas en la nube ofrecen nuevas funciones y complementos: Al estar disponibles en internet, muchas de ellas funcionan a través de plataformas que permiten crear un flujo de trabajo continuado que, por ejemplo, permitirá notificar a un colega de trabajo o a cualquier persona implicada en el proyecto de que una parte del proyecto ya se ha terminado. Además, incluso los clientes pueden registrarse dentro de estos servicios y obtener información sobre el estado de los mismos, lo cual permite ofrecer un servicio al cliente todavía mejor. Incluso ofrecen servicios de mensajería instantánea o chats integrados que permitirán solucionar dudas con los compañeros en tiempo real.
  • Es más sencillo ofrecer actividades de formación, realización de cursos e impartición de asignaturas basadas en este tipo de herramientas: Al ser los costes más baratos, y al estar todos los archivos centralizados dentro de una misma plataforma, ahora la tarea de impartir cursos y/o asignaturas sobre el uso de este tipo de herramientas es todavía más fácil y asequible para las universidades y centros de formación. Incluso permiten que se puedan realizar webinarios o cursos online con una mayor fluidez, ya que no es necesario instalar nada en X ordenadores que utilizarán los alumnos. Y, por supuesto, tampoco es necesario que realicen grandes inversiones en mantener el software actualizado o disponer de un aula de informática a la última para cumplir con los requisitos de nuevas versiones y actualizaciones para las herramientas tradicionales. Por tanto, ya no hay excusa para que las universidades no ofrezcan cursos sobre utilización de herramientas TAO con este tipo de servicios disponibles de manera accesible para todos.

Inconvenientes de utilizar herramientas TAO “en la nube”

Sin embargo, dice el dicho que no siempre es oro todo lo que reluce y, mucho me temo que este tipo de herramientas también presentan una serie de inconvenientes que es necesario valorar:

  • La disponibilidad de dichos servicios está ligada a la disponibilidad de acceso a internet. Dicho así, parece que una ventaja que podía ser evidente, ahora se ha convertido en inconveniente. Pero, aunque en principio internet es un servicio del que prácticamente todos disponemos, no siempre podemos utilizarlo o disponer de él. Por tanto, sin internet, el uso de estas herramientas no es posible, por lo que en el momento en el que queramos acceder a nuestros archivos no podremos hacerlo. Esto implicará que tengamos que ir realizando copias de seguridad de los archivos cada vez que hagamos nuevos avances, y con una frecuencia habitual (diariamente, cada hora, etc.). Si, además, da la casualidad de que viajamos mucho, no tenemos 3G, o nuestra conexión viene y va como lo de la gana, entonces el uso de este tipo de herramientas se convierte automáticamente en una limitación para el traductor.
  • A nivel empresarial la información más importante (las memorias de traducción y/o documentos y archivos igualmente importantes), no está dentro de las instalaciones de las empresas, por lo que no son ellos los “propietarios primarios” y no tienen pleno control sobre ellos.Esto, para muchos, hace que las empresas se vuelvan más vulnerables, que es más difícil controlar si hay alguien más que esté accediendo a esos archivos. Aunque en principio la seguridad de este tipo de servicios se da por hecha, la realidad es que los niveles de confianza que han desarrollado todavía no son lo suficientemente altos como para que las empresas confíen de manera absoluta en ellos.
  • Precisamente, la ventaja que hemos comentado de que se actualizan de manera constante, hace que muchos tengan que estar formándose también de manera continua sobre las nuevas características que se van añadiendo a estos productos. En este sentido, podríamos decir que la curva de aprendizaje está en constante movimiento. Y, en el supuesto caso de que nuestra herramienta cambiara de la noche a la mañana, nosotros no podríamos revertir ese cambio y por tanto estaríamos sufriendo el hecho de no poder configurar nuestra herramienta a nuestro antojo, que a fin de cuenta es lo que más interesa al usuario (la herramienta al servicio del usuario, no el usuario al servicio de la herramienta). Este aspecto también afecta a la productividad y el rendimiento del traductor (recordad, por ejemplo, el “traumático” cambio de Trados 2007 a 2009). Quizá este es uno de los cambios de concepto que tendrían que llevarse a cabo para que estas herramientas tuvieran un éxito mayor. Además, también corremos el riesgo de que cambien las condiciones del servicio, de forma que de un día para otro pase de ser un servicio gratuito a un servicio de pago.
  • Seguridad. La información debe recorrer diferentes nodos para llegar a su destino, cada uno de ellos (y sus canales) son un foco de inseguridad. Si se utilizan protocolos seguros, HTTPS por ejemplo, la velocidad total disminuye debido a la sobrecarga que estos requieren.
  • Cuantos más usuarios, mayor saturación: A medida que más usuarios empiecen a compartir la infraestructura de la nube, la sobrecarga en los servidores de los proveedores aumentará, y si los servidores no están preparados para ofrecer un servicio para un número de usuarios elevado, entonces esto puede desembocar en fallos de rendimiento o en degradaciones en el servicio.
  • ¿Son realmente asequibles económicamente hablando? Si bien por lo general podemos estar de acuerdo en que el uso básico de estas herramientas es más barato y, por lo general, incluso gratuito, en el momento en el que queramos sacar más rendimiento a estas herramientas, por lo general, nos remitirán a una cuenta premiumo a pagar por ampliar las posibilidades del programa. Así que, en este sentido, tampoco se puede afirmar que estas herramientas sean 100% gratuitas, ya que no ofrecen todos sus servicios gratuitamente.
  • ¿Más colaboración significa más calidad/productividad? La respuestas es que no siempre. En muchos casos, añadir más traductores o profesionales a un mismo proyecto puede desembocar en problemas de productividad, eficiencia, e incluso en incoherencias de estilo que pueden requerir una mayor inversión de tiempo/dinero en labores de revisión/corrección textual.

Por supuesto, todas estas consideraciones están basadas en mi experiencia personal. Estoy seguro de que muchos traductores no compartirán la visión que yo pueda tener sobre las ventajas de este tipo de herramientas, aunque creo sinceramente que el futuro de nuestra profesión pasa por el desarrollo y correcto uso de las mismas (solucionando todos los inconvenientes que tienen en la actualidad) y, si bien no creo que se ofrezcan de forma gratuita o tan asequible cuando lleguemos al punto de tener que utilizarlas del mismo modo que ahora utilizamos Trados (o similares), sí que nos ofrecerán cada vez más ventajas y menos inconvenientes, facilitando por tanto nuestra labor. Y, como todo, cuanto antes sepamos adaptarnos a ellas, antes conseguiremos seguir evolucionando en nuestra profesión.

¿Qué herramientas TAO “en la nube” hay disponibles en el mercado actualmente?

  • Google Translator Toolkit es una herramienta de traducción gratuita que cumple con todos los requisitos para convertirse en el aliado de los traductores con poco presupuesto. A diferencia de las herramientas TAO tradicionales, esta funciona online, ya que es una de las nuevas herramientas que funcionan “en la nube”, algo que, por cierto, no es muy bien visto por todos los traductores profesionales, ya que muchos dudan de su seguridad y fiabilidad. En cualquier caso, es una herramienta muy completa que permite cubrir satisfactoriamente las necesidades de cualquier que busque una herramienta gratuita de este tipo.
  • Wordfast Anywhere. Sigue una filosofía parecida a Google Translator Toolkit. Es una herramienta que funciona “en la nube” y que es la versión gratuita y portátil que combina funciones avanzadas de Wordfast Pro y Wordfast Classic.Tiene la ventaja de que se puede acceder a ella desde cualquier dispositivo, lo que la convierte en una de las herramientas TAO más accesibles del mercado, junto con Google Translator Toolkit.
  • TermWiki. TermWiki es una herramienta de gestión terminológica que permite mantener la coherencia en la terminología de nuestras traducciones. Incorpora una interfaz y unos controles basados en la filosofía wiki, lo que la convierte en una herramienta bastante intuitiva. Además, permite trabajar en modo colaborativo.
  • ReviewIT. ReviewIT es una herramienta pensada para facilitar las tareas de revisión, edición y proofreadingde traducciones de documentos y páginas webs. No requiere ningún tipo de instalación ni curva de aprendizaje, ya que es una herramienta muy sencilla e intuitiva. Permite trabajar en modo colaborativo, y realizar comentarios en los documentos, textos, imágenes, etc. en los que se esté trabajando, de forma que se pueda llevar un control de quién ha dicho qué y cuándo, eludiendo el inconveniente de tener que estar intercambiando archivos.
  • Transifex. Transifex es una herramienta TAO en la nube creada para localizar, entre otros, páginas web y aplicaciones para Android, además de otros 20 tipos de formatos diferentes de archivos localizables. Es compatible con TM e incorpora un interesante editor web. Es, sobre todo, una herramienta muy interesante para localizadores profesionales.
  • MemSource. Memsource es una plataforma muy recomendable para aquellos traductores que no tienen experiencia en el manejo de las herramientas TAO tradicionales, y que sin embargo tienen facilidad para familiarizarse con nuevas herramientas y le dan a la informática. Permite traducir diferentes formatos de archivos (Ms Word, Adobe InDesign, Ms PowerPoint, Quark, TagEditor, etc.) y tiene la ventaja de que funciona online, por lo que solo es necesario tener una cuenta de usuario y una contraseña para acceder a los archivos. Además, permite la posibilidad de trabajar en modo colaborativo, pudiendo añadir más traductores a los proyectos o facilitando las tareas de revisión y edición al Project Manager, por ejemplo.
  • Translation Workspace. Translation Workspace es el sistema de gestión de activos en tiempo real y basado en SaaS (Software as a Service) más utilizado en el sector, y constituye un elemento fundamental de las herramientas TAO en la nube y de la plataforma desarrollada por Lionbridge.
  • Wordbee Translator. Wordbee Translator es un sistema que combina un software de traducción (herramientas TAO) con herramientas de gestión/flujo de trabajo y funcionalidades colaborativas. La plataforma permite almacenar todos los documentos a traducir en un ambiente de trabajo central, al cual todos los miembros del equipo tienen acceso en tiempo real y de manera simultánea.
  • XTM Cloud. XTM Cloud es una herramienta en la nube que pretende ser una alternativa a las herramientas TAO tradicionales. Permite trabajar en modo colaborativo gracias a su sistema centralizado, que permite compartir y modificar archivos y memorias de traducción en tiempo real y que permite configurar y personalizar el flujo de trabajo para que los avisos, notificaciones y recursos se compartan entre los miembros de los grupos de trabajo de una manera automatizada y eficiente.

A modo de bibliografía…

Cloud-based translation memory tools are changing the way translators work and train. En la web “The Big Wave of Language Technology”. Artículo escrito por Uwe Muegge. Disponible en: http://thebigwave.it/birdeye/cloud-tm-tools/

Translation Tools in the Cloud: ReviewIT and TermWiki at Silicon Valley’s IMUG. En el blog del sitio web oficial de CSOFT. Artículo escrito por Uwe Muegge. Disponible en: http://blog.csoftintl.com/translation-tools-in-the-cloud-imug/

Lionbridge y TAUS Data Association (TDA) colaboran para introducir activos lingüísticos en tiempo real en la cloud. Sitio web oficial de Lionbridge. Disponible en: http://es-es.lionbridge.com/Company.aspx?pageid=2180&LangType=1034

Google Translator Toolkit: ¿herramienta profesional? En el blog “En la punta de la lengua”, de Pedro Márquez Delgado. Disponible en: http://pmdtrad.wordpress.com/2011/04/27/google-translator-toolkit-%C2%BFherramienta-profesional/

Un vistazo a Wordfast Anywhere. En el blog “En la punta de la lengua”, de Pedro Márquez Delgado. Disponible en: http://pmdtrad.wordpress.com/2011/10/16/103/

Después de las primeras entregas sobre “el equipamiento informático del traductor”,  “las herramientas y software genéricos más utilizados por los traductores“ y “las herramientas utilizadas por el traductor audiovisual y el subtitulador profesional”, hoy os dejo en el blog el cuarto artículo de la “Guía básica de software para traductores”, que publiqué hace unos días en PDF y que todavía podéis descargar aquí. Hoy, en esta entrega, os ofrezco un compendio que incluye información básica sobre las herramientas TAO y descripciones y comparativas de precio entre los programas más conocidos y utilizados actualmente por los traductores profesionales.

1. Introducción: Sobre las herramientas TAO

Las herramientas TAO (traducción asistida por ordenador) son sistemas de información que dan soporte al almacenamiento, navegación, extracción y creación de recursos lingüísticos del tipo memorias de traducción y diccionarios terminológicos. El nombre proviene de la traducción inglesa de CAT Tools (computer-aided translation).

Las herramientas TAO son, probablemente, los programas más especializados y específicos utilizados por los traductores con el objetivo de agilizar su trabajo. Si bien son herramientas que no todos los traductores utilizan, con el tiempo se han ido convirtiendo en una herramienta cada vez más indispensable, hasta el punto de que son exigidos por las diferentes empresas y agencias de traducción a la hora de contratar nuevos traductores, e incluso hay traductores autónomos que los utilizan y que recomiendan encarecidamente su uso. En el momento en el que estamos, son pocos los traductores profesionales que no han oído hablar de ellas o que no se han planteado utilizarlas.

Es importante establecer una diferenciación entre las denominadas herramientas TAO y las herramientas de traducción automática. La traducción automática es realizada por una máquina, mientras que las herramientas TAO son instrumentos auxiliares que el propio traductor utiliza para llevar a cabo sus traducciones.

2. ¿Por qué pueden ser útiles estas herramientas para el traductor?

En primer lugar, hay que aclarar que el éxito en el uso de este tipo de herramientas depende en buena parte del tipo de textos que cada uno traduzca. Por lo general, son útiles para aquellas tipologías textuales especializadas que provocan que el traductor esté traduciendo constantemente textos muy parecidos o de una tipología similar. Por ejemplo, textos que se puedan clasificar dentro de las tipologías más especializadas, como los jurídicos, científicos, técnicos, o económicos, entre otros.

Las ventajas que aportan son sobre todo en lo referente a la terminología y a la coherencia lingüística, permitiendo mantener una coherencia terminológica a lo largo de cada texto traducido y, al mismo tiempo, permitiendo ahorrar mucho tiempo al memorizar términos y construcciones que probablemente se repetirán en futuros textos del mismo tipo.

3. ¿Cuáles son los mejores programas TAO? ¿Qué programas hay disponibles actualmente en el mercado?

Por lo general, hay ya algunas herramientas TAO que han conseguido acaparar el grueso del mercado. La mayoría de estas herramientas son de pago, especialmente aquellas que son más especializadas y de una mayor profundidad en cuanto a su desarrollo.

  • Sin duda, las herramientas más utilizadas actualmente son las lanzadas por la empresa SDL International. Hay una amplia gama de versiones de sus productos que han ido evolucionando y que las empresas y traductores han ido escogiendo con el paso de los años. En la actualidad, las herramientas más utilizadas de SDL International son las suites de SDL Trados Studio (en sus versiones de 2009 y 2011). Sin embargo, son muchas las empresas que se han resistido a actualizar sus versiones de Trados, dado que hubo un salto importante entre las versiones 2007 y 2009 y muchos usuarios encontraron dificultades para adaptarse a la nueva interfaz desarrollada por SDL. Por ello, son muchos los que todavía utilizan las herramientas de 2007 de la suite de ese año, entre las que destacan utilidades como Trados WorkbenchTagEditor, WinAlign, o SDLX. Sin embargo, es evidente que antes o después estos usuarios y empresas deberán ir adaptándose a las nuevas versiones (y más todavía si tenemos en cuenta que la versión 2007 está ya prácticamente moribunda). Además, Trados también ha desarrollado otras herramientas para complementar a las anteriormente mencionadas, entre las que destaca SDL Multiterm, diseñada para la creación de glosarios terminológicos.

Sin embargo, en los últimos años han ido surgiendo cada vez más alternativas a Trados Studio.

  • Entre ellas destacan programas como Wordfast, que se ha convertido probablemente en uno de los competidores más eficaces de Trados. Algo que lo hace muy atractivo, es el hecho de que se puede utilizar gratuitamente, si bien su uso está limitado a memorias de traducción de 500 segmentos. Además es compatible con Trados, ya que emplea el formato estándar TMX (Translation Memory eXchange) en sus archivos de memorias de traducción.
  • Otra alternativa es Transit, desarrollada por STAR. Transit integra perfectamente todas las áreas de un sistema de traducción asistida completo: filtros de importación y exportación, memoria y editor de traducción, controles de calidad, gestor terminológico, gestión de proyectos y alineación de archivos.
  • De entre las herramientas TAO que han logrado hacerse un hueco en el mercado, también destaca Déjà Vu. Déjà Vu  es un programa de traducción asistida por ordenador elaborado por la empresa Atril/Ampersand. Pertenece al grupo de los programas de memoria de traducción ya que efectúa una pretraducción del texto a partir de una base de datos formada por el corpus de traducciones realizadas previamente por el traductor. A diferencia de otros sistemas, Déjà Vu reutiliza frases traducidas anteriormente o extrae equivalencias multilingües a partir de los textos activos. Además de esta capacidad de acumulación y extracción de información, Déjà Vu posee otras posibilidades tales como la utilización de filtros para varios programas de autoedición, un alineador de corpus, un gestor de terminología, etc.
  • Una herramienta que ha surgido más recientemente y que está ganando muchos adeptos es MemoQ. MemoQ está confeccionado como un entorno de traducción integrado, diseñado para ayudar a los profesionales a crear y trabajar con varios proyectos. MemoQ es también presentado como el software de traducción más fácil de usar. Con un ojo para el detalle, un oído para comentarios y experiencia en traducción, los arquitectos de memoQ se han esforzado por darte lo último en la productividad de la traducción.

Somos conscientes de que hay más herramientas en el mercado, pero quizás las mencionadas son las más utilizadas hoy en día por los traductores y las más visibles en el mercado. A continuación os facilitamos una comparativa de precios (hay que tener en cuenta que estos precios son orientativos y que no se han incluido todas las versiones que hay disponibles, aunque sí las más demandadas por los traductores freelance).

Listado de precios orientativos (a 17 de noviembre de 2012):

tablaHerramientasTAO

Herramientas TAO de licencia gratuita.

Por suerte, en los últimos años también han surgido herramientas TAO gratuitas, que permiten cubrir las necesidades básicas sin necesidad de invertir una cantidad en ellas. Como podréis imaginar, su desarrollo no es tan amplio, pero pueden funcionar muy bien en función de las dimensiones de vuestros proyectos y de la finalidad que cada uno quiera aplicarles. Entre las disponibles, destacan OmegaTAcross, AnaphraseusGoogle Translator Kit o Wordfast Anywhere.

  • OmegaT es probablemente la opción más extendida y más utilizada por los traductores que buscan una alternativa gratuita a Trados. Es un programa muy completo que permite trabajar con la mayoría de formatos que un traductor suele traducir. Además, también es compatible con otras aplicaciones de memoria de traducción, ya que utiliza también el formato TMX.
  • Across es otra de las alternativas gratuitas que siguen una línea muy similar a programas como Trados o MemoQ.
  • Anaphraseus es otra alternativa de software libre. Se trata de una herramienta de traducción asistida muy cómoda y fácil de utilizar parecida a Wordfast Classic que funciona como complemento de OpenOffice, la suite ofimática gratuita que actualmente se ha posicionado como la alternativa a Microsoft Office.
  • Google Translator Toolkit es una herramienta de traducción gratuita que cumple con todos los requisitos para convertirse en el aliado de los traductores con poco presupuesto. A diferencia de los anteriores, funciona online, algo que no es muy bien visto por todos los traductores profesionales, ya que muchos dudan de su seguridad y fiabilidad. En cualquier caso, es una herramienta muy completa que permite cubrir satisfactoriamente las necesidades de cualquier que busque una herramienta gratuita de este tipo.
  • Wordfast Anywhere. Sigue una filosofía parecida a Google Translator Toolkit. Es una herramienta que funciona online y que es la versión gratuita y portátil que combina funciones avanzadas de Wordfast Pro y Wordfast Classic. Tiene la ventaja de que se puede acceder a ella desde cualquier dispositivo, lo que la convierte en una de las herramientas TAO más accesibles del mercado, junto con Google Translator Toolkit.

Próximamente espero poder seguir ampliando y actualizando esta lista. Para ello, os invito a dejar vuestros comentarios y aportaciones en el blog. La próxima entrega será sobre “Software para la localización de imágenes y software”, que publicaré dentro de un par de días.

A continuación os dejo un listado de fuentes que me han sido de utilidad y que considero muy recomendables para ampliar información sobre todos estos programas. Hasta la próxima.

A modo de bibliografía…