Escribo estas líneas para comentar o, más bien, opinar sobre un artículo que publicó Juan Gómez-Jurado ayer en el diario ABC titulado «Venganza contra la traducción» en el que critica al doblaje y a los traductores. La verdad es que ha sido bastante polémico y ha encendido a muchos traductores por el tono ofensivo que desprendía. Para aquellos que no lo hayáis leído, lo podéis leer directamente desde su Twitter, ya que subió una foto del artículo para que todos pudieran leerlo:

 


Lejos de que estas líneas puedan interpretarse como una pataleta (no soy yo el traductor de la película y suelo ignorar este tipo de críticas), mi intención es simplemente arrojar un poco de luz sobre el tema para que aquellos que piensan que los traductores y el doblaje son un cáncer le den un poco al coco y entiendan su significado como técnica de adaptación y mecanismo de cultura. Nosotros también tenemos derecho a dar nuestra opinión, y ya que él la ha dado en calidad de periodista y escritor, yo voy a darla ahora como traductor audiovisual.

A continuación, voy a intentar desmontar algunos tópicos que se mencionan en el artículo, sobre todo los más hirientes para los traductores y los profesionales del doblaje. Algunos ya los comenté en esta entrada, pero no está de más recordarlos.

El tópico de que las malas traducciones son siempre culpa del traductor

No voy a entrar al trapo de valorar si las traducciones que se critican en el artículo son mejores o peores, aunque desde una óptica lingüística no considero que sean incorrectas. Desde la butaca y a toro pasado es muy fácil acuchillar al traductor. De hecho, todos hemos disfrutado en algún momento comentando gazapos del doblaje, pero siempre desde la curiosidad y el respeto y evitando la crítica fácil de barra de bar.

Dicho esto, decir que una mala traducción es culpa del traductor es como afirmar que un fallo en la numeración de un libro es culpa del escritor. El proceso de doblaje es una cadena de trabajo en la que participan numerosos profesionales de diferentes sectores: traductores, ajustadores, actores, directores, técnicos de sonido, coordinadores de producción… El traductor es uno de los primeros eslabones de esa cadena de trabajo. Esto implica que el guion que entrega a los estudios y las productoras no es más que un mero borrador sujeto a cambios sobre los que, en la mayoría de ocasiones, el traductor no tiene ni voz ni voto. ¿Significa eso que el traductor está exento de culpa? En absoluto, puede que sea suya, pero también es posible que la decisión final la haya podido tomar el revisor, el ajustador o el director de doblaje (o todos en conjunto). Por tanto, para saberlo con certeza, habría que preguntárselo a ellos primero. En otras palabras, habría que documentarse.

El tópico de que el doblaje tiene la culpa de que en España no se hable bien en inglés

Para entender la influencia que el doblaje pueda haber tenido o no sobre el aprendizaje de idiomas en España, primero tendríamos que analizar los factores históricos que provocaron que el doblaje fuera la técnica elegida por España y otros países de Europa para la adaptación de las películas y productos audiovisuales que venían de Hollywood. El doblaje surgió en la década de los años 30 como una de las soluciones a los problemas derivados de la transición del cine mudo al cine sonoro, y se planteó como respuesta al poco éxito que tuvieron las versiones multilingües y las versiones subtituladas en varios países de Europa. Quizá el acontecimiento más recordado fue el estreno de The Jazz Singer en París en el año 1929, que suele considerarse una de las primeras emisiones con subtítulos de la historia del cine.

«In 1929 The Jazz Singer (Alan Crosland, 1927) was screened in Paris with subtitles but the initial curiosity for sound films was not enough to convince French viewers to watch subsequent films with subtitles. It quickly appeared that subtitling would not satisfy mass audiences. Other strategies were tested.»¹

Este rechazo provocó que la Paramount abriera en el año 1930 unos estudios en Joinville para producir versiones multilingües en hasta 14 idiomas diferentes. Sin embargo, las versiones multilingües también fracasaron, principalmente por su elevado coste (imaginad lo que costaría ahora mismo grabar Juego de tronos en inglés, francés, alemán, italiano y español con actores diferentes) y porque no consiguieron convencer al público de la época², que quería ver a las grandes estrellas de Hollywood en sus pantallas. Los estudios acabaron cerrando en el año 1932 y se convirtieron en unos estudios de doblaje. La apertura de esos estudios de doblaje marca el inicio de la historia del doblaje en Europa, dado que desde ese momento empezaron a producirse las primeras películas dobladas para Francia, España, Italia o Alemania (FIGS). Aquí podéis ver también un mapa con las técnicas de adaptación que se impusieron en los diferentes países de Europa.

TecnicasEuropa

Efectivamente, en los países nórdicos (entre ellos Noruega y Dinamarca, que son los citados por Juan Gómez-Jurado en su artículo) se acabó optando por la subtitulación, principalmente porque su mercado era más pequeño que el de los FIGS y los costes eran mucho menores.

Con este ladrillaco de historia solo quiero aclarar que el doblaje entró en España principalmente por la influencia de Joinville y por el rechazo al subtitulado. Las causas del rechazo fueron principalmente culturales (en aquella época la tasa de alfabetización era bastante baja y al público le costaba leer más que ahora) y económicas. Una vez se impuso el doblaje, la tendencia se mantuvo durante las décadas siguientes. Por tanto, no creo que sea acertado ni justo culpar al doblaje de las carencias idiomáticas de la sociedad española. Antes de apuntar al sector del cine y al sector del doblaje, yo creo que deberíamos apuntar al sector político y al sector educativo. Y aquí también debemos tener muy en cuenta otros factores históricos. No podemos olvidar que, hasta la década de los 70, el francés era la lengua extranjera más estudiada en España en detrimento del inglés, que adelantó al francés unos años más adelante. Eso significa que los estudios de inglés en España apenas llevan 3 o 4 décadas en funcionamiento (y menudo funcionamiento). Y no voy a entrar a valorar el nivel de docencia ni los planes de estudio porque entonces no acabaría nunca. Con esto quiero decir que el doblaje de los productos audiovisuales es necesario para poder llegar a toda la población.

¿Significa esto que los españoles somos idiotas? Yo creo que más bien somos víctimas. Es evidente que todavía hay mucho trabajo por hacer en materia de educación hasta conseguir equipararnos con otros países que han tenido al inglés como primera lengua extranjera desde hace más tiempo. Decir que el doblaje crea idiotas es una afirmación bastante injusta y poco acertada. Sería más justo decir que el doblaje es un instrumento que ha permitido que miles de películas extranjeras hayan podido emitirse en España, con todo lo que eso implica a nivel de transmisión de cultura. No niego que los gazapos o los cambios no hayan podido perjudicar a muchas de estas películas (aunque, ojo, hay casos en los que los cambios son beneficiosos), pero sin el doblaje es probable que ni siquiera hubieran llegado a emitirse en España. Otra cosa muy distinta es el uso que se hiciera del doblaje en España durante la época del franquismo en pro de la censura, pero ese es un tema aparte que no solo afectó a la televisión y al cine, sino también a los medios de comunicación, los libros o la música, por citar otros ejemplos. Y de eso tampoco tienen la culpa ni los traductores, ni los artistas, ni los escritores, ni los profesionales del doblaje.

El tópico de que el doblaje es una farsa y que es mejor ver las películas en VO

«Doblar es robarle la voz al actor su voz, al espectador miles de matices y violar el producto final.»

Este comentario es el típico comentario de sobremesa dominguera. Quizá es el más hiriente y, al mismo tiempo, el que demuestra mayor ignorancia sobre el tema. Además, por si eso fuera poco, califica a los profesionales del doblaje de ladrones y violadores, que no es moco de pavo.

En fin, vamos a poner las cosas en su sitio. Doblar es adaptar un producto audiovisual para que los espectadores puedan consumir ese producto en su lengua materna y garantizar así su difusión. Como ya hemos comentado antes, el doblaje se impuso como técnica de adaptación tras la transición del cine mudo al cine sonoro hablado, así que fue la opción elegida por el público y por la industria para adaptar películas. Y es precisamente en esa palabra en donde está la clave. Las versiones dobladas, al contrario que ocurre en las versiones subtituladas, son adaptaciones que pueden estar sometidas a cambios. Esos cambios pueden gustar o no, pueden ser más o menos correctos, pero forman parte del proceso de adaptación y hay que aceptarlos.

Lo que no podemos dejar pasar es que, a lo largo de todas estas décadas, gracias al doblaje varias generaciones han podido disfrutar de innumerables películas procedentes de Hollywood y otros países. ¿Cómo si no podrían haber visto nuestros abuelos películas como Con faldas y a lo loco (Some Like It Hot) o El crepúsculo de los dioses (Sunset Boulevard)? Ah, y ahora que he mencionado lo de los otros países. ¿Os suenan Seppuku o El infierno del odio? Pues si no las habéis visto, os invito a verlas en versión original, pero sin subtítulos ni nada, para que así podáis disfrutar de ellas en toda su esencia. Ah, por cierto, se grabaron en japonés…

El tópico de que los títulos de las películas son culpa del traductor

Ya sé que en el artículo se critica a los ejecutivos de las distribuidoras y no a los traductores, pero es otro comentario que suele salir de bocas de ignorantes en la materia. Merche García Lledó publicó hace unas semanas una entrada en su blog en la que se analizaba el papel del traductor en la elección de los títulos de las películas. Invito a todos (incluido al señor Juan Gómez-Jurado) a que lo leáis, porque en él se incluyen varios argumentos de Frederic Chaume, con los que explica cómo se eligen esos títulos y el grado de influencia que tienen los traductores en la toma de decisiones, que suele ser mínimo.

Es cierto que desde hace unos años hay una tendencia a traducir ciertos títulos de películas con un toque cómico que a veces es un tanto exagerado. Aquí van algunos ejemplos: ¡Este cuerpo no es el mío! (The Hot Chick), La salchicha peleona (Beverly Hills Ninja), Viaje de pirados (Road trip), La madre de todos los desmadres (Hot Shots)… Por no hablar de las películas protagonizadas por Leslie Nielsen cuya fórmula del éxito siempre fue verbo + «como puedas»Aterriza como puedas (Airplane!), Acampa como puedas (Family Plan), Agárralo como puedas (The Naked Gun), Espía como puedas (Spy Hard), Asegúrate como puedas (Safety patrol!), Esquía como puedas (Kevin of the North), Despega como puedas (A Space Travesty) y alguna más que ahora mismo no recuerdo. También hay otros casos de sagas similares como la protagonizada por Martin Lawrence, con títulos como Esta abuela es un peligro (Big Momma’s House) o Esta abuela no es mi padre (Big Mommas: Like Father, Like Son); o las secuelas de Los Padres de ella (Meet the Parents), con títulos similares: Los padres de él (Meet the Fockers) Ahora los padres son ellos (Little Fockers).

Mi intención al citar estos títulos no es criticarlos. Todo lo contrario, es analizar por qué se tradujeron así. No hay que ir a Salamanca para llegar a la conclusión de que los títulos de estas películas siguen una clara estrategia comercial. Es decir, son títulos que VENDEN, y como vendieron en el pasado, se siguen utilizando (si algo funciona, no lo cambies). Yo personalmente no suelo consumir este tipo de películas, pero la realidad es que tienen su público en España y este mecanismo es una forma de venderlas que funciona desde hace mucho tiempo. Y ojo, tampoco creo que haya que calificar de idiotas a los que las consumen, porque tienen un público muy amplio tanto en España como en otros países.

Lo que sí puedo afirmar con total tranquilidad es que el traductor no es el responsable de que se tomen estas decisiones. Yo mismo he traducido varias películas y series de televisión para doblaje y, que yo recuerde, solo aceptaron mis propuestas en un par de ocasiones. La realidad es que el marketing y las ventas suelen estar por encima de criterios lingüísticos, aunque a veces eso traiga como consecuencia títulos poco acertados a nivel traductológico.

Conclusión

En fin, dejando a un lado las tonterías y las polémicas, yo creo que el doblaje es una técnica de adaptación que nos ha dado más de lo que nos ha quitado, y eso también es justo reconocérselo a todos los que lo hacen posible. Hay muchos profesionales que trabajan incansablemente y a contrarreloj para adaptar los productos audiovisuales y conseguir que podamos verlos en los cines en nuestra lengua materna pocos días después de su estreno en los países de origen. Esto no significa que no podamos criticar u opinar sobre malas traducciones, pero antes de hacerlo sería conveniente ponerse en el lugar de estos profesionales y entender en qué consiste su trabajo y cómo lo desarrollan.

Referencias bibliográficas

¹Nathalie Régnier et Anaïs Le Fèvre-Berthelot, « ‘It’s All About Performance’, An Interview with Dubbing Director Nathalie Régnier », InMedia [En línea], 5 | 2014, publicado el 17 de septiembre 2014, consultado el 9 de mayo de 2015. URL: http://inmedia.revues.org/793

²Nathalie Régnier et Anaïs Le Fèvre-Berthelot, « ‘It’s All About Performance’, An Interview with Dubbing Director Nathalie Régnier », InMedia [En línea], 5 | 2014, publicado el 17 de septiembre 2014, consultado el 9 de mayo de 2015. URL: http://inmedia.revues.org/793

Quizá la pregunta más adecuada para el título sería, «¿Cómo traduzco yo un DVD?», porque en realidad no considero que mis métodos sean los más ortodoxos, pero en cualquier caso me dan buen resultado. En las últimas semanas, he tenido la gran oportunidad de hacerme cargo de la traducción y el doblaje (con voz superpuesta) de una colección de DVDs sobre fisioterapia y rehabilitación. Ha sido un proyecto bastante ambicioso y a la vez muy gratificante con el que he podido aplicar y a la vez ampliar mis conocimientos sobre edición de audio y vídeo. Tan satisfactorio ha sido el resultado, que me he animado a contaros cómo lo he hecho. Vamos al grano sin más dilaciones:

1. Sobre el encargo

El encargo ha consistido en la traducción, doblaje y adaptación del material audiovisual. Por tanto, el objetivo ha sido añadir una voz superpuesta que traduzca las intervenciones del narrador original, traducir los menús, rótulos y gráficos que aparecen a lo largo del DVD y reeditar de nuevo el DVD.

comosetraducedvd

2. Recepción del material

Mi cliente se encargó de enviarme los DVDs por mensajería urgente. En realidad, lo normal en este tipo de encargos sería trabajar directamente con los archivos originales en los formatos editables correspondientes, pero en esta ocasión tuve que trabajar directamente con el DVD original editado en inglés, lo cual complicó bastante las labores de edición, dado que los archivos que contiene un DVD editado no están en formato editable y son por tanto más difíciles de manipular.

Una vez grabados y editados, los DVDs suelen incluir archivos en los siguientes formatos:

  • Archivos VOB (Video object): los archivos VOB contienen fundamentalmente datos de vídeo y audio, y también otros datos adicionales relativos a los menús del DVD y a los subtítulos (si los hubiera). Son los archivos más importantes. Si el DVD no incluyera estos archivos, no sería posible reproducir ninguna imagen.
  • Archivos IFO (Information): los archivos IFO contienen información en formato de tablas (textos, etiquetas, descripciones, parámetros, etc.) que es procesada por el reproductor de DVDs para facilitar la navegación al usuario.
  • Archivos BUP (Backup): los archivos BUP son copias de seguridad de los archivos IFO que se activan si los archivos IFO fallan.

Si bien es cierto que los archivos VOB son los más importantes y los que mas datos contienen, hay reproductores que no reproducen DVDs si estos no contienen los archivos IFO y BUP correspondientes.

CapturaDVDsFormatos Ilustración 1. Ejemplo de los archivos que contiene un DVD (VOB, IFO y BUP).

3. Traducción de los contenidos del DVD

Antes de entrar de lleno a la fase técnica, primero hay que traducir todos los contenidos del DVD: menús, rótulos, gráficos, créditos, diálogos, etc. Para ello no necesitamos hacer nada especial a nivel técnico, simplemente reproducir el DVD y traducir su contenido. Como ya sabéis, suelo recomendar VLC para este tipo de proyectos. VLC nos va a permitir cargar el DVD y acceder a los menús al igual que lo haría un reproductor convencional de DVD, por tanto es bastante útil. Otra opción puede ser extraer primero los archivos de vídeo del DVD para no tener que estar cargando los menús constantemente.

En cualquier caso, el objetivo final de esta larga fase es generar un guión que pueda servirnos para las fases posteriores de grabación, edición y posproducción. Yo opté por generar el típico guión que suele generarse para realizar doblajes: una tabla que incluyera los códigos de tiempo y los diálogos del narrador, que en esta ocasión era solo uno, por tanto no era necesario añadir su nombre constantemente. En esta fase me ayudó enormemente Aitziber Elejalde, que ha colaborado como traductora en el proyecto, lo que me ha permitido dedicar más tiempo a todas las labores técnicas (¡gracias, Aitzi!). 🙂

4. Preparación del material audiovisual

Para poder manipular los archivos del DVD, primero tendremos que copiarlos a nuestro disco duro. Para acceder a ellos, bastará con abrir el explorador de archivos y abrir al directorio del DVD. Una vez dentro, podremos ver los archivos VOB, BUP e IFO de una forma similar a como se ven en la Ilustración 1. Acto seguido, los seleccionaremos todos, los copiaremos y los pegaremos en una carpeta nueva. Dicha carpeta será la nueva carpeta del proyecto, así que huelga decir que conviene tenerla bien localizada.

5. Manipulación de los archivos

Para poder traducir el material audiovisual de nuestro DVD, tendremos que editar manualmente los archivos VOB. Para ello, tendremos que utilizar un editor de vídeo que pueda manipular estos archivos. Editores como Adobe Premiere, Sony Vegas o Camtasia pueden cumplir bien con este propósito. Si no tienes un editor que te permita abrir directamente los archivos VOB, puedes utilizar un conversor de formato como Format Factory para pasar los archivos VOB a formato MPEG, MP4 o AVI. Para editar los vídeos, también puedes utilizar editores gratuitos como EZVid o Avidemux. Son más simples e incluyen menos opciones que los editores anteriores, pero son suficientes para proyectos de este tipo.

En esta ocasión, elegí trabajar con Adobe Premiere, dado que me permitía editar directamente los archivos VOB sin necesidad de convertirlos a otro formato. Los pasos a dar dentro del programa serían los siguientes:

  • Importar los archivos VOB dentro de Premiere. Es recomendable editar cada archivo VOB por separado, por tanto habría que crear un proyecto diferente para cada archivo. De esta forma trabajaremos de una forma más ordenada. Una vez tengamos creado nuestro proyecto, importaremos los archivos haciendo clic en Archivo/Importar… o presionando el atajo de teclado Ctrl + I.

Captura de pantalla 2014-09-14 19.10.20

  • Una vez importados, tendremos que añadir los vídeos a la línea de tiempo para poder manipularlos y grabar las voces. Para ello, simplemente tenemos que hacer clic en el archivo de vídeo correspondiente y arrastrarlo dentro del recuadro «Línea de tiempo», ubicado en la parte inferior derecha de la interfaz del programa. Cuando tengamos los archivos en la línea de tiempo, ya estaremos listos para pasar a la fase de grabación.

CapturaPremiere

6. Grabación de voces

Para grabar las voces, vamos a necesitar como mínimo un micrófono, aunque es recomendable disponer de una buena tarjeta de sonido o interfaz USB (o un micrófono USB de calidad como los que comercializa la empresa Blue). Huelga decir que cuanto mejor sea nuestro equipo, mejor será la calidad final del sonido.

Una vez tengamos nuestro micrófono instalado y enchufado, tenemos que activarlo dentro de Premiere. Para ello, debemos hacer lo siguiente:

  • En primer lugar, debemos activar el Mezclador de pista de audio. Esto lo haremos haciendo clic en Ventana/Mezclador de pista de audio. Cuando hagamos clic, nos debe aparecer el mezclador en la ventana superior izquierda.

CapturaPremiere2

  • Acto seguido, debemos asegurarnos de que nuestro micrófono y nuestro dispositivo de audio están habilitados. Para ello, tendremos que hacer clic en Edición/Preferencias/Hardware de audio…

CapturaPremierePreferencias

  • Y deberemos seleccionar el dispositivo de audio correspondiente en el cuadro diálogo que nos aparece. Tendremos que seleccionarlo desplegando la pestaña Audio de escritorio de Adobe y haremos clic en Aceptar.

CapturaPremierePreferencias2

  • El próximo paso consistirá en habilitar una de las pistas de audio del proyecto para poder grabar en ella. Esto lo haremos desde el Mezclador de pista de audio que activamos anteriormente. Tan solo tendremos que hacer clic en el botón «R». Cuando lo activemos, tendremos que comprobar la ganancia de nuestro micrófono y ver si todo funciona correctamente. Puedes dar unos toquecitos con el dedo en el micrófono para comprobar si se enciende la barra de sonido del mezclador. De ser así, todo estará correcto.

CapturaPremiereRecord

Debemos tener cuidado de no habilitar para grabar la Pista 1, pues de ser así lo que haremos será grabar encima del audio anterior y perderemos el audio original del DVD. Es conveniente grabar en una pista nueva para luego poder ajustar los volúmenes de cada pista en el mismo mezclador.

Para empezar con la grabación, simplemente tendremos que hacer clic en el botón Grabar, que es un círculo rojo que aparece en la barra central del programa. A partir de este momento, los audios que grabemos nos irán apareciendo directamente en la pista seleccionada. De aquí en adelante, simplemente tendremos que ir grabando nuestros audios hasta terminar con la grabación de voces. La edición la dejaremos para después.

BotónRecord

7. Edición de audio

Si el audio se ha grabado adecuadamente, ahora simplemente tendremos que ajustar los volúmenes de las pistas de audio para generar el voice over. Yo suelo dejar el la ganancia de la pista nueva a nivel 0 y reduzco la ganancia de la pista original a -9 o -10, aunque para conseguir el efecto deseado lo mejor es hacer pruebas hasta que el oído nos diga que los volúmenes están bien equilibrados. Hay que tener en cuenta que no queremos eliminar por completo el audio de la pista original. Queremos que se intuya, pero sin llegar a interferir en la pista nueva. Por tanto, no debemos bajar demasiado el volumen, ni tampoco dejarlo demasiado alto. Hay que buscar un término medio. De esta forma, conseguiremos un voice over bien equilibrado.

8. Edición de rótulos, gráficos e insertos

Esta labor es quizá una de las más complicadas, pues en mi caso he tenido que volver a crear los rótulos y superponerlos sobre los anteriores. Para ello,utilizo las herramientas que incorpora Premiere. Solo hay que utilizar el editor gráfico que incorpora Premiere e ir añadiendo tantos elementos como sean necesarios. Para añadir elementos gráficos a los vídeos, utilizaremos el botón Nuevo elemento, ubicado en el recuadro inferior izquierdo. Lo normal será crear nuestros títulos en el editor o añadir capas de ajuste, según convenga.

CapturaNuevoElemento

CapturaEditorPremiere

9. Exportación de medios

Una vez estén listos los rótulos, estaremos listos para exportar los archivos finales de vídeo. Para ello, haremos clic en Archivo/Exportar/Medios… o presionaremos el atajo de teclado Ctrl+M. Esto nos permitirá acceder a un cuadro diálogo en el que podremos configurar los ajustes de la exportación.

ExportarMedios

CapturaAjustesExportación

Lo normal será elegir un formato del tipo MPEG, dado que los archivos VOB son en realidad archivos MPEG codificados para DVD. De esta forma, nos aseguraremos de preservar la calidad original del vídeo. En este cuadro de diálogo debemos, por tanto, asegurarnos de elegir el formato adecuado y prestar atención a atributos como los fps (fotogramas por segundo), la resolución (píxeles por pulgada) o el bitrate, que son los atributos básicos que nos ayudarán a conseguir una calidad óptima. Una vez esté todo listo, haremos clic en Exportar, y ya solo tendremos que esperar que se generen los nuevos archivos de vídeo.

10. Creación del menú de DVD (autoría)

Una vez tengamos listos los archivos de vídeo, tendremos que crear el menú de nuestro DVD. Para ello, podemos utilizar herramientas como Adobe Encore CS6 o DVDStyler. En esta ocasión, he preferido utilizar DVDStyler, que además es gratuito y permite configurar los menús con facilidad. En la misma web de DVD Styler explican cómo crear un menú, así que simplemente tuve que seguir cada uno de los pasos hasta generar el DVD final. Aquí tenéis una captura del menú que creé para el DVD con DVDStyler.

Captura-premiere

¿No ha quedado mal, verdad? 😛

Lo cierto es que el proceso es largo, pero, una vez aprendes a dar cada uno de los pasos, se convierte en una labor muy entretenida y gratificante. Sobre todo cuando haces clic en Créditos y ves tu nombre en pantalla.

CapturaCréditos

Voilà! ¡Otro proyecto más terminado! 😀 Espero que os haya gustado leer cómo ha sido el proceso y que hayáis aprendido algo de la experiencia. A mí me ha resultado duro, pero al final ya veis lo gratificante que es. 

¡Hasta la próxima!

Ayer por la tarde abrí Twitter y llegué hasta este artículo escrito por el mismísimo Antonio Muñoz Molina, en el que señala al doblaje como uno de los agentes responsables del desconocimiento de idiomas en España… y de parte de la tontuna de este país.

Así, sin más. Sin pensar en la cantidad de profesionales cualificados que trabajan dentro del doblaje: traductores, actores, directores, ajustadores, técnicos de sonido e imagen… Sin profundizar en el gran trabajo que hay detrás de la adaptación de un producto audiovisual para garantizar su calidad final. Sin mencionar las aportaciones que puede haber hecho el doblaje a este país en términos de difusión de lengua y cultura.

Todo esto me hizo reflexionar acerca de la concepción que tiene la sociedad en general acerca de lo que es el doblaje. Esta concepción, dicho sea de paso, no es precisamente buena, pero lo peor de todo es que se basa en muchos casos en comentarios y prejuicios completamente falsos que la gente entiende por hechos reales. Aquí van algunos:

  • «El doblaje es una mentira, un engaño para el espectador». Puedo comprender que haya gente que tenga la sensación de que, al ver un producto doblado, se estén perdiendo una parte importante de la actuación del reparto original. Principalmente, el audio, pues es el elemento que se sustituye o se solapa (en función de si la técnica es lip sync o voice over). No obstante, de ahí a decir que el doblaje es un engaño hay un trecho bastante grande. El doblaje, para bien y para mal, es una disciplina que siempre se ha mantenido en la sombra, al igual que ocurre con la traducción y los traductores. Al no ser una disciplina visible, es posible que muchos espectadores ni tan siquiera lleguen a plantearse la autenticidad del producto que están viendo, o que la pongan en entredicho sin conocimiento de causa. No obstante, todas las películas, series y programas tienen un apartado de créditos y en él, por lo general, se menciona a los profesionales que participan en el proceso de doblaje. No se engaña a nadie y desde hace un tiempo el espectador ya puede elegir si quiere o no quiere ver el producto doblado. Otra cosa distinta es que no se apueste por emitir productos en VOS o VOSE directamente en la televisión o en el cine, de lo cual son responsables los encargados de confeccionar las parrillas televisivas, o las personas que influyan en la decisión de qué programas se emiten y cómo se emiten. En cualquier caso, el doblaje es un arte, una técnica realmente complicada tras la cual hay un sector profesional completo que, con sus virtudes y sus defectos, hace posible la difusión de productos audiovisuales procedentes de otros países y grabados en otras lenguas.

Creditos

  • «Los subtítulos son mejores que el doblaje, porque así puedes ver la versión original y enterarte de todo». Este comentario, más que una realidad, es más bien una afirmación bastante discutible. Los subtítulos NO siempre pueden recoger todo lo que dicen los personajes de un producto audiovisual. El ojo humano, por más que nos duela, también tiene sus limitaciones y no puede leer más de un determinado número de caracteres por segundo. Esto provoca que los subtítulos, en muchos casos, tengan que sintetizar o, incluso, omitir parte de la información que dicen los personajes. Además, es realmente complicado enterarte de todo lo que ocurre en la pantalla si tienes que estar constantemente leyendo los subtítulos. En realidad, según mi experiencia, es más probable que un guion bien traducido contenga un porcentaje más elevado de la información que contiene un producto audiovisual. Con esto vengo a decir que los subtítulos también tienen sus defectos, al igual que ocurre con el doblaje.

CapturaMemeDoblaje

Lo que muchos piensan…

  • «El doblaje fue un invento del franquismo». Esta es una de las mayores aberraciones que he llegado a escuchar. El doblaje surgió mucho antes de que estallara la Guerra Civil en España. Tuvo su origen al final de la década de los años 20, época en la que se produjo el nacimiento del cine sonoro. Fue una de las alternativas (junto con la subtitulación y las versiones multilingües) que planteó la industria del cine para solucionar los problemas de adaptación que surgieron con el nacimiento de las películas sonoras, pues con anterioridad el cine era mudo y su adaptación no revestía tantos problemas. Bien es cierto que el definitivo asentamiento del doblaje llevaría todavía unos años, pero existió desde mucho antes. Otra cosa muy distinta es el uso que se hiciera del doblaje en España durante la época del franquismo en pro de la censura, pero ese es un tema aparte que no solo afectó a la televisión y al cine, sino también a los medios de comunicación, los libros o la música, por citar otros ejemplos.

chaplin

  • «El doblaje es uno de los principales responsables de que en España el nivel de conocimiento de otras lenguas extranjeras sea tan bajo». Esta es una de las premisas sobre las que se basa el artículo anterior. Como ya he mencionado anteriormente, el doblaje surgió tras el nacimiento del cine sonoro, y se planteó como respuesta al poco éxito que tuvieron las versiones subtituladas en ciertos países, entre ellos, España. Esto se debió a que no todo el mundo era capaz de leer los subtítulos que se proyectaban en aquella época, por lo que tuvieron que plantearse otras soluciones, como la grabación de versiones multilingües o la grabación de versiones dobladas, que fue la solución que finalmente tuvo éxito en muchos países del mundo. Teniendo esto presente, podemos afirmar que, gracias al invento del doblaje, muchos espectadores han podido tener acceso a productos audiovisuales que quizá no hubieran consumido si hubieran llegado de otro modo. En este sentido, el doblaje ha sido una herramienta fundamental para la difusión de la cultura de otros países durante muchas décadas y, por supuesto, en la actualidad, sigue siéndolo. Quizá las críticas deberían centrarse más en el sistema educativo español que, a fin de cuentas, creo yo, es (y debe ser) el principal responsable de esta cuestión.

relaxing cup

  • «Que los subtítulos no coincidan con el doblaje es sinónimo de que la película está mal traducida, mal doblada o ambas». De nuevo, estamos ante un comentario que suele hacerse sin conocimiento de causa. Como he comentado anteriormente, los subtítulos están sujetos a una serie de normas para garantizar su calidad y correcta legibilidad. Para ello, en muchas ocasiones es necesario realizar cambios en los subtítulos, bien resumiendo su contenido, bien tomando decisiones o estrategias diferentes a las que se toman durante el proceso de doblaje. En realidad, yo me atrevería a decir que el hecho de que los subtítulos y el doblaje no coincidan es buena señal, siempre y cuando no haya ninguna aberración o cambios en puntos importantes del guion.

SheldonSubs

Ejemplo de subtítulos extremadamente largos.

Como veis, la realidad es bien distinta a lo que muchas veces imaginamos, por eso no está de más informarse acerca de cuál es la realidad que hay detrás de unos buenos subtítulos o un buen doblaje. En realidad, ambas disciplinas llevan conviviendo juntas en este país desde su surgimiento, por lo que es un hecho irrefutable que han contribuido enormemente a la difusión de otras culturas e incluso a la asimilación de nuevos vocablos que actualmente forman parte del repertorio de nuestra lengua.

Una labor que, en mi opinión, más que críticas, merece elogios y poner a los profesionales que han pasado tantísimos años a la sombra en el lugar que se merecen. Por supuesto, eso no quita que no haya doblajes o subtítulos paupérrimos, o consecuencias lingüísticas como el caso del dubbese, pero no por ello hay que generalizar y quedarse exclusivamente con lo malo. Seamos justos. El doblaje y la subtitulación lo merecen.

subtitulos

 🙂

¡Hasta la próxima!

Quiero aprovechar que estos días estoy inmerso en la preparación de la charla que daré el próximo día 10 de marzo en la FTI de Granada sobre traducción y doblaje para retomar el diario de series que comencé hace unos meses. Con la excusa barata de que hace poco fue San Valentín,  voy a hablaros de una serie de citas (dating-show, en inglés) que traduje el verano pasado y que se emitió en los meses de julio y agosto en el canal Divinity de Mediaset.

Se trata de Tough Love (o Amores reñidos en la versión doblada al español), un docurreality en formato concurso (a lo Gran Hermano, para que os hagáis una idea) en el que participa un grupo de mujeres que tienen el objetivo de mejorar sus conductas y comportamientos con los hombres para, con suerte, encontrar a los amores de sus vidas. El encargado de llevarlas por «el buen camino» es Steve Ward, un prestigioso casamentero que las pondrá a prueba buscándoles citas y reuniéndolas en diferentes momentos para criticar todo lo que hagan (o no hagan) con los hombres.

Efectivamente, como ya habréis podido comprobar, me tocó hacerme cargo (una vez más) de la traducción para voice-over de los guiones de una serie orientada claramente hacia el público femenino. Esto puso a prueba mi capacidad para adaptarme a un género televisivo que, francamente, nunca me había suscitado demasiado interés. Por suerte, la experiencia de haber traducido previamente otras series femeninas, como Keasha’s Perfect Dress o The Baby Wait, me sirvió para afrontar las traducciones de los primeros guiones con algo más de confianza.

Debo reconocer que nunca he sido un gran fan de los reality shows o, como bien recomienda la Fundéu, de los programas de telerrealidad. Vi las primeras ediciones de Gran Hermano y Operación Triunfo cuando todavía era un «pipiolo», pero lo cierto es que tardé poco tiempo en perder el interés y apuntar hacia otros intereses televisivos. No obstante, el recuerdo de haber visto estos programas o el haber estado familiarizado con otros más recientes como Supervivientes o Máster Chef me ayudó a superar con una mayor facilidad los primeros guiones (que, según mi experiencia, siempre suelen ser los más duros por la falta de familiarización con el programa) y a adaptarme con una mayor facilidad a los diálogos.

realitytelevisionPor suerte, la terminología de esta serie no era tan específica como ocurría con los vestidos de Keasha’s Perfect Dress, pero había que adaptarse a los cambios de registro que se daban entre Steve Ward (por lo general, más formal, con expresiones más masculinas y un tono de presentador) y las participantes (más coloquiales y femeninas) y a las diversas situaciones comunicativas que se iban produciendo. Por ejemplo, no era lo mismo cuando estaban todas las chicas en grupo en sus respectivas habitaciones a cuando estaban en una cita, en una prueba, en una fiesta o en una gala.

A lo largo de la serie, se hacía uso de términos típicos de este tipo de programas. Desde clásicos como el sobreexplotado estás nominado (you are nominated), a otros propios de esta serie como silla caliente (en inglés, hot seat, la silla en la que se sentaban las nominadas), campamento del amor (en inglés, boot camp, el complejo en el que vivían las participantes a lo largo del concurso), cita rápida (speed dating, una de las rutinas del concurso) u otros que tenían una alta carga erótica como Príncipe Alberto (en inglés, Prince Albert) que, dicho sea de paso, no tiene nada que ver con Álberto de Mónaco. 😛CapturaTaughLovePasando a otros aspectos un poco más serios, 😛 al igual que hice con otras series anteriores, decidí meter los guiones en Trados para garantizar una cierta coherencia con la terminología y agilizar las traducciones de situaciones comunicativas que se repetían en diversas ocasiones, como presentaciones, saludos o despedidas, entre otras. Además, otra de las grandes ventajas de usar las MT para traducir guiones es que es más difícil equivocarte con los nombres de los personajes y, si tienes suerte y los TCR del guión original coinciden con los del vídeo que te han proporcionado, puedes meterlos también en la memoria para que se añadan automáticamente. De esta forma, puedes ganar un tiempo precioso, aunque también corres el riesgo de repetir demasiadas líneas de guión o perder naturalidad en los diálogos. En mi caso, intento solucionar estos inconvenientes en la fase de revisión, cuando, una vez exportados los archivos traducidos desde Trados, realizo los últimos cambios en el procesador de textos para darle al guión los toques definitivos de naturalidad y fluidez.

Diálogos y 100% matchs en el editor de SDL Trados 2011

Detalle de los diálogos y 100% matchs de un guión de la serie en el editor de SDL Trados 2011

Como ya he dicho tantas veces a lo largo del blog, cada «maestrillo» tiene su «librillo» y, aunque soy plenamente consciente de que este no es precisamente el método más ortodoxo ni el más recomendado para traducir un guion, a mí me va de perlas por diferentes motivos: por un lado, trabajo más rápido (y, por tanto, puedo traducir más en menos tiempo) y, por otro, puedo controlar más fácilmente la terminología y las repeticiones, lo que incluso ayuda a mejorar la calidad final de cada guion. Además, estoy acostumbrado a la interfaz de Trados y prefiero trabajar ahí con los documentos alineados a tener que alinear dos documentos en Word.

En lo personal, la verdad es que nunca me imaginé que fuese a traducir programas como este o como los que he seguido traduciendo hasta la fecha. No obstante, debo reconocer que le estoy tomando el gustillo a este tipo de retos, pues son una forma de llevarme al límite y de descubrir cuáles son mis carencias y mis virtudes como traductor audiovisual. Está claro que todos queremos traducir sobre temas que nos interesen, pero por desgracia esto no siempre será posible. Para que os hagáis una idea, mientras traducía esta serie, tuve que traducir casi a la vez el manual de instrucciones de un robot aspirador, por lo que tenía que cambiar el chip de un instante a otro. En ese sentido, cada vez tengo más claro que, bien equilibradas, la versatilidad y la especialización son dos valores claves para labrarse un buen porvenir en este sector, sobre todo al principio.

En fin, pues ya lo habéis visto: ayer, vestidos de novia; hoy, «amores reñidos»;  y mañana… pues Dios dirá. Pero mientras siga traduciendo, seguro que seré igual de feliz que un Minion con un plátano. Y seguro que muchos de vosotros también. 😛

Chiquita-DM2-minion-banana-3En la próximas entregas, espero hablaros de restaurantes yanquis, justicieros, supervillanos, superhéroes y otros asuntillos de interés. Stay tuned!

¡Nos vemos!

Después de unas semanas muy atareado traduciendo una serie nueva (de la que espero hablaros más adelante), hoy he querido sumergirme en uno de mis trabajos anteriores para contaros mi experiencia al traducirlo y mis sensaciones tras haber visto los capítulos que traduje ya doblados al español.

Como algunos ya sabéis, hace unos meses os comentaba que estaba traduciendo una serie sobre vestidos de novia que iba emitirse en el canal Divinity. Pues bien, la serie en cuestión era Keasha’s Perfect Dress, que se tradujo al español como El vestido perfecto de Keasha. Se trata de un docurreality nupcial en el que varias novias visitan la tienda de Keasha Rigsby, una empresaria y asesora nupcial que ayuda a su clientela a encontrar su vestido perfecto.

Keasha's Perfect Dress

Esta oportunidad me llegó después de haber traducido series dirigidas especialmente a un público masculino, como Los reyes del trueque o Embargo por sorpresa: South Beach. Como podréis imaginar, fue un auténtico reto para mí en aquel momento, pues apenas tenía conocimientos sobre el tema e ignoraba los entresijos de este mundillo, por lo que tuve que documentarme un montón para solventar todos los problemas que se me fueron presentando.

Pasé infinitas horas navegando en las páginas web de tiendas como Pronovias o de modistas como Rosa Clará o Manuel Mota (quien falleció recientemente), buscando cómo traducir términos específicos como A-Line (corte evasé), mermaid silhouette (silueta tipo sirena) o rouching (pliegues), por citar unos pocos. También consulté diccionarios visuales para consultar gráficos y ejemplos como el de esta imagen, además de un par de catálogos de moda que llegaron a mi casa por aquellas fechas.

Por si eso no fuera poco, también tuve que empaparme del lenguaje femenino que se utiliza en este tipo de series, pues en ningún momento podía olvidar el público al que me estaba dirigiendo. Esto fue especialmente difícil, porque no quería caer en los típicos clichés de género. En este sentido, me ayudó mucho ver algunas series que se estaban emitiendo en esos momentos en Divinity, como Tu estilo a juicio o El vestido de tu boda, cuya temática era similar.

Keasha2

Dado que mucha terminología se repetía, decidí crear una memoria de traducción especial para la serie en Trados Studio. Es cierto que en traducción audiovisual (y, más específicamente, para la traducción de guiones) no se suelen utilizar este tipo de herramientas, pero, después de utilizarlas durante un tiempo, yo ya me he acostumbrado y lo encuentro realmente útil. En esta ocasión no hubo mucho problema, pues la transcripción que me enviaron venía en un formato que podía aprovechar (hubo que hacer cambios, pero no demasiados), lo que me permitió agilizar todo el proceso.  Sí tuve que lidiar con el inconveniente de que los TCR del guión original no coincidían con los TCR del vídeo que me envió el estudio, por lo que tuve que pautar todo el guión manualmente después de traducirlo, aunque esto es algo que suele ocurrir bastante a menudo en este tipo de encargos.

Dos o tres semanas después de entregar el último capítulo que traduje, empezaron a anunciar la serie en la web de Divinity, y unos días después emitieron el anuncio oficial en TV. Esto me hizo especial ilusión, pues yo tuve el honor de traducir el primer capítulo de la serie, lo que significaba que ese iba a ser el primero en emitirse el día del estreno. No obstante, debo reconocer que no vi el capítulo hasta que pasaron unas semanas y lo publicaron en mitele.es, donde por cierto podéis ver todos los capítulos de la primera temporada de la serie.

No obstante, una de las cosas que sí quise hacer al ver los capítulos fue contrastarlos con los guiones traducidos que yo envié al estudio. Rápidamente me di cuenta de que habían hecho muy pocos cambios, por lo que prácticamente me reconocía en cada palabra que yo mismo había escrito semanas atrás. Como traductor, os confieso que aquel fue un momento muy realizador. No obstante, se me ocurrió que quizá podía ser buena idea compartir un trocito de esa alegría con vosotros, y es por eso por lo que he preparado un fragmento de vídeo junto con la parte del guión correspondiente, para que así podáis comprobar vosotros mismos el resultado y las diferencias entre uno y otro.

KeashaEjemplo

¿Qué os parece? ¿Ha quedado bien? A mí la verdad es que me hizo una ilusión tremenda comprobar el resultado final.

En fin, como habéis visto, traducir esta serie fue realmente difícil para mí, pero al mismo tiempo fue una experiencia muy realizadora que me ha hecho aprender mucho. Nunca se sabe lo que puedes llegar a aprender siendo traductor. Hace unos meses pensaba que los vestidos de novia eran blancos y poco más. Ahora me sé de memoria los diferentes tipos de telas, escotes, siluetas y cortes que puede llegar a tener un vestido de novia. De hecho, hace poco fui a una boda y algunos se sorprendieron de mis conocimientos sobre el tema. ¿Que qué les dije? Pues eso, que soy traductor. Y, por supuesto, no me creyeron, porque todavía siguen mirándome raro, aunque no sé si será por lo de traductor o por lo de los vestidos… ¿Y qué hice yo? Pues reírme y bailar, ¡que para eso son las bodas!

FotoBoda2

¡Hasta la próxima!

Entradas y páginas relacionadas:

Desde el momento en el que nos convertimos en traductores en cuerpo, alma y mente, una parte dentro de nosotros muere. En concreto, muere esa parte inconsciente que no se paraba a pensar en el doblaje o en la versión original de una película o serie extranjera cuando la estábamos viendo. Muere esa parte que no se percataba o ignoraba las diferencias entre ambas versiones. Y, desde ese momento, no podemos evitar llenar ese vacío que se produce en nuestro interior preguntándonos qué dijo tal personaje en versión original o incordiando al de al lado con el motivo de dicha traducción para desahogarnos.

Pues bien, en homenaje a ese gran momento, he aquí algunos casos cinéfilos que despertaron mi atención cuando me picó para siempre la eterna curiosidad del traductor. Es posible que algunos ya los conocierais, pero espero que aun así disfrutéis recordándolos:

Shit happens en Forrest Gump

Forrest_Gump-Interior_FrontalUna de las referencias que siempre comento a mis allegados es el Shit happens que aparece durante unos segundos en una escena de Forrest Gump. Se trata de una expresión muy poco conocida para el público español y que no tiene una traducción concreta (lo más parecido que hay es el dicho A veces la mierda te salpica). Esto dificulta mucho su traducción, y más aún en este caso, pues la referencia aparece escrita en la pegatina de un coche durante unos segundos escasos (tiempo insuficiente para incluir unos subtítulos aclaratorios). En cualquier caso, el traductor logra salvar la situación aplicando una estrategia de compensación en el diálogo que tiene lugar antes de la aparición de la misma. Pese a todo, la pérdida de una parte del significado es inevitable.

Versión original

Versión doblada (A partir del minuto 1:42)

Sheldon vs Seldom en Cuando Harry encontró a Sally

nomadcinemawhenharrymetsally1Otro caso que siempre me ha resultado muy curioso es un juego de palabras que aparece en un diálogo de la película Cuando Harry encontró a Sally (When Harry met Sally). La similitud entre el nombre Sheldon y la palabra Seldom (cuya traducción es raramente o pocas veces) crea un ingenioso doble sentido que es imposible mantener en la versión doblada.

Versión original

Versión doblada (A partir del minuto 7:13)

El condensador de fluzo de Regreso al futuro

Otro famoso caso fue el condensador de fluzo (en inglés, flux capacitor) de la película Regreso al futuro (Back to the future), que es el nombre que se le da a una de las piezas fundamentales de la máquina del tiempo. Desde entonces, hay dos denominaciones válidas, aunque se opta con más frecuencia por la opción teóricamente correcta (condensador de flujo). Pese a todo, este error quedó inmortalizado para los restos en la versión doblada de la película.

Versión original

Versión doblada

¿500 días de…?

Como ya sabéis, los títulos de las películas suelen ser casos muy comentados. Particularmente curioso me pareció el de la película 500 días juntos, cuyo título original es 500 days of Summer. Casualmente, la protagonista de la película se llama Summer y, a la vez, summer significa verano. Otro doble sentido cuya traducción se antoja imposible en la cultura meta.

500-days-of-summer-cartel500-dias-juntos-cartel

Bazinga! vs ¡Zas en toda la boca!

tumblr_md8ypgaPta1r81rfro1_1280Muchos de los que estáis leyendo habréis visto a Sheldon decir “Zas, en toda la boca” (en la versión doblada) o “Bazinga” (en la versión original) en numerosos capítulos de The Big Bang Theory, y os habréis quedado anonadados al comparar la longitud de la expresión con el breve movimiento de su boca . Desde luego, deberían darle un premio al doblador (Fernando Cabrera) por haber conseguido meter siete sílabas en donde había tres y cinco palabras cuando el personaje decía solo una en versión original. Particularmente difícil tuvo que resultar esta escena en la que Sheldon pronuncia su famosa frase varias veces seguidas.

Versión original

Versión doblada

Los ejemplos anteriores son solo una pequeña muestra de la gran cantidad de curiosidades que hay dentro del mundo del cine y la televisión. Sin embargo, no todo se queda ahí. Los chicos de TECS (The Educational Consortium of Spain) han elaborado una infografía en la que han incluido varios casos curiosos como los que he comentado anteriormente (el caso de Sheldon también aparece en ella), pero aplicados a otros géneros y sectores diferentes. Espero que la encontréis interesante y que os anime a pensar en versión original a aquellos que todavía no lo hagáis.

Piensa en versión original – Errores de traducción y curiosidades | TECS

¡PENSAD EN VERSIÓN ORIGINAL!

¡Hasta la próxima!

Hace poco os conté mi experiencia traduciendo las primeras series de TV de las que he tenido que hacerme cargo. La primera de todas fue Los reyes del trueque (Barter Kings), de la que traduje la primera temporada completa, y después vinieron capítulos sueltos de otras series, todas ellas emitidas ya en Energy y Mediaset. Pero todavía no os había hablado de mi experiencia traduciendo documentales.

film_backdrop06

Y es que resulta que en los últimos meses también he tenido que hacerme cargo de varios documentales completos de diferentes temas que, por lo general, tenían una duración aproximada de 20/25 minutos (los más cortos), o de 40/50 minutos (los más extensos, con la excepción de uno que duraba cerca de hora y media). Algunos de ellos se han ido publicando en las últimas semanas en el canal HispanTV, un canal en el que se emiten documentales y programas relacionados con Oriente Medio, y que tienen el objetivo de acercar a nuestro país la cultura de los países de esta zona. Curiosamente, HispanTV tiene canal de YouTube, así que algunos de los documentales que traduje para este canal ya están disponibles en YouTube de manera gratuita desde hace algunas semanas, motivo por el cual me he animado a escribir esta entrada, para así compartir con vosotros los vídeos de dos de esos documentales y mi experiencia al traducirlos. Allá vamos…

200px-Hispantv_logo

¿Cómo es traducir un documental?

Lo primero que os puedo decir es que traducir un documental es completamente diferente a traducir una serie de televisión. Los documentales suelen tratar diversos temas de interés y la información que contienen suele ser de un carácter más especializado, siempre con el objetivo de facilitar el acceso a dicha información al espectador medio. Para ello, se incluyen entrevistas a expertos, documentos gráficos o medios audiovisuales, entre otros recursos típicos.

Además, en la mayoría de documentales suele haber un narrador, que es la figura que, por lo general, se encarga de llevar el hilo argumental. El registro del narrador suele ser más elevado y formal que el de, por ejemplo, los protagonistas de una serie de TV convencional. Dicho registro va a chocar, en muchos casos, con el tono de los entrevistados que, si bien intervienen en calidad de expertos, su manera de hablar es mucho más directa y cercana que la del narrador al estar respondiendo a preguntas concretas delante de una cámara.

El formato y el guión de los documentales es bastante similar. Todo ellos responden a la típica estructura de introducción, nudo y desenlace. Por lo general, en la introducción se presenta el tema a tratar de una manera breve y se lanzan varias preguntas que buscan captar la atención de la audiencia y generar expectación. En el nudo se exponen los hechos y argumentos, que por lo general van a estar fundamentados sobre los materiales recopilados para el documental. Por último, en el desenlace se ofrecen posibles alternativas o críticas constructivas que buscan hacer reflexionar al espectador sobre el tema en cuestión.

¿Cuál es el proceso completo de doblaje de cada documental?

En mi caso, es similar al de la series. La productora o canal en cuestión le asigna el documental al estudio de doblaje, y el estudio doblaje se pone en contacto conmigo para enviarme el guión y darme las instrucciones. Posteriormente, me encargo de traducir el guión, para lo que suelo tener 2 o 3 días de plazo y, una vez terminado, lo envío de vuelta a mi contacto, que se encarga a su vez de reenviárselo al ajustador y al director de doblaje, que se encargarán de darle los retoques finales al guión antes de entrar al estudio y empezar a trabajar con los actores. Finalmente, cuando termina el trabajo dentro de la sala de doblaje, el/los técnicos del estudio se encarga/n de mezclar las nuevas pistas de audio y de incorporar los nuevos rótulos, subtítulos y demás elementos al vídeo final.

¿Qué herramientas se pueden utilizar para traducir un documental?

No considero que sea estrictamente necesario utilizar herramientas especializadas. Lo mínimo que se necesita es una herramienta para visualizar el vídeo y otra para escribir la traducción del guión. Yo, tengo por costumbre utilizar dos ordenadores: uno de sobremesa y un portátil. El portátil lo utilizo para reproducir el vídeo. En él tengo instalado el reproductor VLC y le conecto un disco duro portátil en el que voy almacenando todos los archivos de vídeo de los clientes, para así poder conservarlos durante un tiempo y evitar que se me sature el disco duro principal. Para mí, el reproductor VLC es ideal, porque permite utilizar atajos de teclado (entre otras muchas funciones), lo cual es muy práctico a la hora de darle al play, pausar el vídeo o «rebobinarlo». También utilizo un miniteclado USB que ocupa menos sitio en la mesa y que hace que la mano no tenga que estirarse demasiado para teclear algunos atajos.

TecladoPequeño

A la hora de traducir el guión, suelo inclinarme por el uso de unas herramienta u otras en función del tipo de guión original que me envían y de las exigencias del encargo. Normalmente, suelen ocurrirme dos cosas:

  • El formato del guión original me sirve: en este caso, puedo trabajar sobre él porque el formato que me exigen es similar. Esta situación es ideal porque puedo utilizar herramientas TAO (suelo utilizar Trados Studio) para traducirlo, lo que hace que todo el proceso de traducción sea mucho más rápido (las repeticiones, nombres de personajes, saludos y demás quedan registrados en la memoria de traducción y eso me permite ahorrar mucho tiempo de trabajo).
  • El formato del guión original NO me sirve (y, por tanto, no puedo trabajar sobre él). En este caso, tengo que encargarme de crear el guión desde cero y darle el formato que me exigen sobre la marcha. Para esto suelo utilizar Excel o Word, según la longitud y las exigencias del guión:
        • Excel me parece más cómodo para trabajar, siempre que no tenga que añadir muchas anotaciones o darle un formato especial al texto. Al trabajar en tablas, puedo utilizar el teclado para moverme más rápido por ellas y luego puedo exportarlo a formato texto con tabulaciones o pasarlo a Word fácilmente.
        • Word lo utilizo cuando me piden que coloree de algún color algunos textos (como los insertos) o que ponga en negrita determinadas expresiones. Es menos práctico que Excel para trabajar con el teclado o con el tabulador, pero a la hora de darle formato al texto, Word me parece una herramienta más adecuada y práctica.

FragmentoWord

Muestra del formato de un guión traducido en Word.

Por supuesto, cada maestrillo tiene su librillo y utiliza las herramientas que considera más oportunas y de la manera que le parezca más cómoda. Hay gente que utiliza también editores de subtítulos para traducir guiones y exportan los archivos en .TXT y luego los editan en Word. Esto también puede ser una opción interesante, pero hay que tener en cuenta que los editores de subtítulos son muy limitados en comparación con las herramientas ofimáticas, aunque ofrecen más ventajas a la hora de insertar códigos de tiempo, por ejemplo, y permiten trabajar en un entorno de trabajo integrado en una sola herramienta. 

También hay diferentes maneras de organizar el entorno de trabajo. Hay traductores que prefieren trabajar con la pantalla dividida y en segundo plano con el navegador a un lado y el guión original y la traducción en el otro. Yo, por ejemplo, prefiero trabajar con dos pantallas: una para visualizar el vídeo y la otra para traducir. Y también conozco a gente que incluso ven el vídeo en el salón de su casa mientras traducen con su portátil. Desde luego, para gustos están los colores…

¿Con qué formatos de archivo se trabaja?

Los archivos de vídeo que me suelen enviar están en formato AVI o MP4. Al MP4 suelen recurrir cuando el archivo original pesa demasiado. Normalmente, dichos archivos los podemos descargar a través de un servidor FTP, que por lo general tiene una velocidad de subida/bajada más elevada que cualquier otro servidor de descargas que esté disponible en la red.

Los guiones suelen exportarse en formato de Word o de texto plano, para que posteriormente el ajustador y el director puedan trabajar con ellos con facilidad.

Cuando utilizo Trados, trabajo con archivos de proyectos (sdlxliff) y con memorias de traducción (sdltm).

¿Cómo ha sido la experiencia de traducir documentales?

Para mí ha sido realmente gratificante. En un principio no lo supe valorar, porque fueron los primeros encargos que empezaron a llegarme. Los temas tampoco me terminaban de interesar demasiado, pero con el tiempo empezaron a llegarme documentales cada vez más interesantes y eso, unido a que cada vez era más productivo, me hacía disfrutarlos más. Hasta ahora, he traducido documentales sobre terrorismo, ecologismo, violencia, medios de comunicación, temas de Oriente Medio, etc.

Un par de ejemplos de documentales que he traducido: uno de espías y otro de violencia en los medios.

Quiero cerrar esta entrada comentando dos documentales que tuve que traducir y que han sido recientemente publicados en YouTube.

The Mean World Syndrome

Descripción del documental: Este documental está basado en la obra de George Gerbner, un gran experto en comunicación y violencia en los medios. Antes de fallecer, grabó este documental en el que pretendía sentar cátedra sobre un tema que él considera muy preocupante: cómo afecta en nuestras vidas la violencia que llega a nosotros a través de los medios de comunicación.

Sus estudios se centran en demostrar que se ha creado un síndrome (el que le da título al documental y cuya traducción me trajo de cabeza) que afecta a la población (sobre todo a los niños) y que les hace tener un miedo constante e infundado de la realidad. Una realidad que, sin embargo, es justo lo contrario de lo que muchas veces muestran los medios de comunicación.

Dificultades: El principal problema al que me enfrenté a la hora de traducir este documental es que los estudios e investigaciones de este hombre todavía no habían sido traducidos y apenas había referencias a ellos en obras en español (había algunas, pero muy pocas). Por tanto, tuve que liarme una manta en la cabeza y tomar yo la iniciativa a la hora de traducir determinados términos. El principal “Mean World Syndrome” decidí traducirlo como “El Síndrome del Mundo Cruel”, ya que ya había algunos libros en español que se referían a la obra de George Gerbner de esta forma. La decisión fue todo un dilema porque no terminaba de convencerme esa traducción, pero al final opté por ser conservador y utilicé el mismo nombre que utilizaban en dichos libros.

He aquí las dos partes del documental, que tiene una duración aproximada de 50 minutos.

 The Distorted Lens

Descripción del documental: The Distorted Lens es un documental británico que trata sobre la manipulación de medios de las agencias de inteligencia británicas. Una manipulación que, según se argumenta en el documental, pretende distorsionar la realidad y la percepción de los países de Oriente Medio. En el documental entrevistan a dos antiguos trabajadores vinculados al MI5 y del MI6, dos agencias de inteligencia británicas, que revelan la verdad sobre la manipulación realizada por los medios del Reino Unido (especialmente la BBC) y de EE.UU (el New York Times) con respecto a los sucesos que tuvieron lugar en Gaza entre los 2008 y 2009, en los que murieron 1.400 palestinos y 13 israelís,  y del trato que recibieron en los medios los palestinos, por un lado, y los israelíes, por otro.

Dificultades: Recuerdo que este documental fue especialmente difícil. Para empezar, tuve que traducirlo sin guión, por lo que mis oídos fueron mi único guía a la hora de entender a los personajes. Eran muchos los entrevistados a lo largo del documental, y algunos de ellos no pronunciaban bien o, directamente, hablaban mal, lo que dificultaba y ralentizaba todo el proceso. Tampoco tenía mucho conocimiento sobre los conflictos del frente de Gaza, más allá de los típicos titulares que publican en las noticias, ni tampoco conocía las agencias de inteligencia ni a los expertos y personalidades que aparecían, así que tuve que documentarme muchísimo sobre el tema (incluso tuve que ir a la biblioteca a consultar un libro sobre Oriente Medio porque la información que encontraba en la red no terminaba de convencerme). El resultado podéis verlo más abajo, en los dos vídeos que se han publicado en YouTube y que se corresponden con las dos partes del documental.

Y eso es todo por hoy. Espero que, si os habéis animado a ver los documentales, os hayan gustado y que el doblaje os haya parecido adecuado. Por supuesto, estoy abierto a comentar cualquier cosa que os parezca interesante acerca de ellos o acerca del trabajo que hice.

¡Hasta la próxima!

Entradas relacionadas:

En este nuevo capítulo del nuevo VLOG de Jugando a traducir, os traigo un análisis del reproductor de vídeo VLC Media Player y os comento algunas de las ventajas que nos ofrece este programa a los traductores audiovisuales. Como veis, en esta ocasión he cumplido mi palabra y el vídeo ha quedado más cortito (la verdad es que ha sido difícil poder resumir todos los puntos en tan poco tiempo, pero esta vez lo he conseguido).

Vídeos anteriores del VLOG:

Entradas relacionadas:

¡Hasta la próxima!

No os he dicho nada, pero este fin de semana está siendo muy especial para mí. Después de traducir la primera temporada completa de Barter Kings (Los Reyes del Trueque), he tenido la oportunidad de traducir capítulos sueltos de dos series que, menuda casualidad, los están retransmitiendo a la vez este fin de semana. La casualidad también ha querido que esta vez las dos series fueran completamente opuestas en cuanto a los temas y al público al que se dirigían:

SBTBW

  • La primera de ellas ha sido Embargo por sorpresa, South Beach, (en inglés, South Beach Tow), serie producida por Jennifer López. Actualmente, se emite en Energy los sábados y domingos a partir de las 14:00 y cada capítulo tiene una duración de unos 20 minutos apróximadamente. Se trata de un docurreality que narra las diferentes situaciones que se producen en el seno de una empresa de grúas que se dedica a recoger coches mal aparcados por toda la zona de South Beach (Florida). Los trabajadores de la empresa tienen que lidiar cada día con los conductores de los vehículos denunciados, lo que acaba resultando en conflictos, peleas, insultos e injurias. Como os podréis imaginar, la mitad del guion son tacos y palabras malsonantes que, en muchas ocasiones, son censuradas mediante pitidos. Los personajes que intervienen suelen ser gente bastante conflictiva y barriobajera que que me han puesto realmente difícil la traducción de determinados pasajes (acentos, referencias culturales, insultos “creativos”, etc.).

  • La segunda de ellas ha sido Esperando a un bebé, (en inglés, The Baby Wait), que se emite en Divinity los domingos a partir de las 22:50. De esta serie solo he traducido por el momento un capítulo (aunque seguiré traduciendo algunos más próximamente), que se emitirá esta misma noche a las 23:40. Se trata de otro docurreality que cuenta las historias de jóvenes madres solteras que no están preparadas ni emocional ni económicamente para hacerse cargo de un bebé y de parejas y solteros que recurren a la adopción para formar sus propias familias. Cada capítulo de esta serie tiene una duración de 40 minutos. En comparación con la serie anterior, esta ha sido completamente opuesta en cuanto a los problemas de traducción y las situaciones que se iban dando. La nota predominante de esta serie han sido los momentos sentimentales y emotivos que giraban en torno al tema de la adopción/dación de cada bebé que venía en camino. En ocasiones, se hacían referencias a temas legales sobre la adopción en Estados Unidos, aunque sin entrar demasiado en materia (pese a todo, algunas referencias tenían su dificultad y me obligaron a documentarme bastante).

Como ya habréis podido concluir al leer las temáticas de cada serie, han sido experiencias completamente opuestas, que han puesto a prueba, por un lado, mi faceta más “sentimentaloide” (eché alguna lagrimilla con las adopciones y los bebés); y por otro, mi faceta más ofensiva (he aprendido nuevos insultos que espero no tener que decirle nunca a nadie, por su bien y por el mío, Risa).

Lo cierto es que, a pesar de que las series son más bien secundarias y tienen una audiencia muy limitada, estoy muy satisfecho con toda la experiencia y todavía me cuesta asimilar eso de encender la tele y escuchar a los personajes y actores de doblaje diciendo las mismas palabras que yo mismo he plasmado en el papel. La verdad es que, si hace un año alguien me hubiera dicho que a estas alturas iba a estar traduciendo series para TV, no hubiera podido evitar revolcarme de la risa ante la incredulidad que me hubiera producido un comentario como ese.

Pero, chicos, aunque no lo creáis, así es la vida, un día te levantas por la mañana, miras tu perfil de Linkedin, y descubres que tienes una nueva oportunidad delante de ti. Así fue como ocurrió todo, y ahora, al cabo de unos meses, sigo engordando mi currículum de series y documentales traducidos. Solo puedo esperar que en el futuro sigan llegando nuevas series que traducir (y, ¿por qué no?, las primeras películas) y poder seguir trabajando para nuevos estudios de doblaje (sigo trabajando en ello para hacerlo posible).

cromero

Imagen de @PancracioPelaez

No quiero terminar la entrada de hoy sin rendirle un pequeño homenaje al gran Constantino Romero que, como muchos sabéis, ha fallecido hoy a los 65 años, dejando completamente mudos a grandes personajes del cine como Clint Eastwood, Arnold Schwarzenegger, Darth Vader y Roger Moore, entre otros. Será muy difícil cubrir el hueco que ha dejado. Ojalá que su muerte sirva de nuevo para que la gente vuelva a ser consciente de la importancia que tiene el doblaje en el cine, una disciplina que, muy a menudo, al igual que ocurre con la traducción, se queda en segundo plano. Os dejo a continuación una entrevista en la que comenta algunos de sus doblajes más conocidos:

Gracias por todo, señor oscuro.

DEP

¡Hasta la próxima!

“¡Mamá, que mi serie va a salir en la tele!”

Esas fueron mis palabras cuando estaba viendo la tele el martes pasado y, de repente, zasca, puse Energy y pude ver que estaban anunciando la serie que he estado traduciendo en estas últimas semanas. Aquí tenéis el anuncio:

Como veis, se trata de Barter Kings (en español, Los Reyes del Trueque, que fue el nombre que propuse yo y que finalmente han escogido), un reality estadounidense que va sobre dos tipos que tienen una tienda y se dedican a ir timando al personal hacer trueques para ganarse la vida. Básicamente, comienzan con un objeto de poco valor que tienen en su almacén (como, por ejemplo, un bate de béisbol), y lo van cambiando por otros objetos hasta que al final consiguen algo de mayor valor (como, por ejemplo, un barco, un coche o una moto). Como veis, no es más que otra serie americana estadounidense más de las que se suelen emitir en TV. Y, cómo no, una de mis obligaciones como traductor ha sido la de preservar su esencia. Y la verdad es que, aunque los tipos eran un poco “garrulos”, al final no he podido evitar reírme a pleno pulmón en muchas ocasiones (había un tipo clavado a Hulk Hogan que se hacía llamar “Señor Oso”, con eso os lo digo todo) y he acabado disfrutando mucho por momentos (aunque espero que no se me haya pegado demasiado de ellos).

¿Cómo? ¿Que queréis saber cuándo se estrena? Yo os lo digo. Se estrena mañana por la noche (23F) a las 22:00 en Energy. No sé vosotros, pero yo pienso comprarme un cubo de palomitas del tamaño de una bañera y revolcarme dentro de él para celebrar que ya he terminado todo el proyecto, y una buena cerveza que me permita no prestar mucha atención a los cambios que hayan hecho en mis traducciones sin consultarme (creo que eso va a ser lo que peor voy a llevar, sinceramente).

promoBarterKings

 A continuación, me gustaría contaros cómo ha sido todo el proceso de este proyecto, comentando, entre otras cosas, los retos y dificultades, el calendario de trabajo, las herramientas que he utilizado y, finalmente, mis conclusiones.

1. Retos y dificultades:

  • Para empezar, el doblaje del proyecto, en total, ha durado 2 semanas, en las que he tenido que traducir 14 capítulos (los de la primera temporada). El guión de cada capítulo tenía entre unas 4.000 y unas 5.000 palabras y, de media, el plazo que he tenido para entregar cada capítulo ha sido de entre uno o dos días (en el mejor de los casos).
  • Las referencias culturales y la terminología de los objetos que aparecían también han sido un quebradero de cabeza bastante grande. A lo largo de la serie, aparecían muchos objetos típicos de la cultura estadounidense, y ha sido todo un reto traducirlos. Términos con una alta carga cultural, como “muscle car” (que traduje como “deportivo vintage”, “pitching ball machine for baseball” (que traduje como “máquina lanzapelotas de béisbol”) o “alpaca” (que, básicamente, es un animal típico de California). También aparecían otros objetos más técnicos, sobre todo herramientas especializadas, como “scissor lift” (elevador de tijeras), “sawzall” (sierra de sable), “riding lawnmower” (tractor cortacésped) o “deep fryer” (freidora industrial), por citar unos pocos (poquísimos, porque solo esos que os acabo de citar aparecían en un solo capítulo, así que multiplicad por 14).
  • Mantener el registro y el tono de los protagonistas: Los protagonistas son dos tipos blancos de California pero, sorprendentemente, hablan como si fueran negros del Bronx. He tenido que traducir expresiones muy coloquiales y “barriobajeras”, si se me permite la expresión. Es increíble la cantidad de significados y matices que puede tener la palabra “badass” según el contexto en el que aparezca. Algo muy parecido a lo que ocurre en Granada con la palabra “polla”. Además, los personajes hablaban como auténticas centellas, eran capaces de meter en un solo segundo de vídeo frases kilométricas, por lo que había que hacer auténticos milagros para conseguir expresar en pocas palabras lo que decían.
  • He tenido que lidiar con mucha presión antes de cada entrega, y he tenido que cumplir con muchos requisitos y exigencias por parte del estudio de doblaje. Para empezar, querían que el guión tuviera un formato y unas características muy concretas y el director de doblaje insistía mucho en que resumiera lo máximo posible las intervenciones de los personajes.

Por suerte, no he estado solo en esta aventura, ya que Lara Quero (de la que, por cierto, os recomiendo encarecidamente su blog, en el que cuenta su increíble estancia en China durante un año y medio), ha estado ahí para descargarme de trabajo cuando lo he necesitado, dándome descanso y unas horas de sueño muy valiosas para poder seguir adelante con los capítulos. Ha sido casi como mi ángel de la guarda, porque apareció de repente en el momento en el que más la necesitaba para echarme una mano. Su trabajo ha sido brillante y hemos forjado una alianza que espero continúe en el futuro.LaraRafa

2. Calendario de trabajo

Para que os hagáis una idea, este ha sido el calendario de entregas que he tenido que afrontar:

CalendarioBarterKings

Como veis, solo tuve un día de descanso, que se debió a problemas con el servidor FTP, y que al final acabé pagando porque se me acumuló mucho trabajo para la segunda semana. Lidiar con los deadlines ha sido, sin duda, la parte más dura de este trabajo, y la más determinante, ya que me he quedado con la sensación de que, si hubiera contado con más tiempo, podría haber entregado un trabajo de una calidad mucho mayor. Por otra parte, como veis, traduje el primer capítulo de la serie solo 12 días antes del estreno, así que seguro que os podéis hacer una idea de la locura que ha sido todo esto.

3. Herramientas y técnicas para mejorar la productividad

He de reconocer que en un principio pensaba que podría sacar adelante el proyecto sin problemas, pero poco a poco muy fui dando cuenta de que tenía que aumentar mi productividad si no quería verme todavía más agobiado por el tiempo. Así que tuve que darle un poco al coco. El martes que tuve de supuesto descanso, en realidad lo invertí en organizarme y en buscar formas de hacer mi trabajo de una manera más productiva.

Tal y como os conté en la entrada anterior, hasta ese momento, estaba trabajando con dos ordenadores, el portátil con un teclado externo para visualizar el vídeo con el reproductor VLC, y el ordenador de sobremesa para trabajar a pantalla dividida con el documento del guión a la izquierda y el documento de la traducción en la derecha, que es donde iba escribiendo. Sin embargo, en cuanto vi el segundo capítulo de la serie me di cuenta de que había un montón de expresiones y frases que se repetían de manera constante.

barterkings2Eso se debía a que los capítulos seguían más o menos una estructura fija, en la que los personajes se enfrentaban a unas situaciones comunicativas muy parecidas. Por lo general, los personajes empezaban siempre cada capítulo en el almacén de su tienda, vacilándose entre ellos mientras buscaban nuevos objetos que pudieran servirles para hacer trueques nuevos, y luego iban visitando a diferentes personas que les contactaban para hacer los trueques. Por tanto, eran muchas las ocasiones en las que se presentaban y decían frases como “How is it going?”, “What’s up?”, “Nice to meet you”, “Pleasure”, “I am fulano”, “Are you fulano?” y cosas así. Además, había una serie de coletillas y frases hechas que repetían constantemente cada vez que hacían un trato (por ejemplo, frases como “You got a deal”, “We got a deal”, o “Let’s make a deal”, que casi siempre acababa traduciendo con expresiones como “Trato hecho”, “Hay trato” o expresiones parecidas. Además, los códigos de tiempo y los nombres de los personajes eran los mismos y el formato de guión que me exigían me obligaba a ponerlos en el lado izquierdo junto a los códigos de tiempo, por tanto estaban separados del resto del texto.

rinconcito

Así que, como ya habréis podido imaginar algunos de vosotros, se me ocurrió que podría ser buena idea empezar a trabajar con Trados y crear una MT en la que fuera guardando todas esas coincidencias para ahorrar trabajo. Y creo que esta ha sido, sin duda, la mejor idea de todas. En cada capítulo nuevo que iba haciendo había cada vez más concordancias, llegando a tener traducido de manera automática entre un 15 y un 20% de cada guión, lo cual se podría traducir perfectamente en entre una hora y una hora y media de trabajo. Y, además, tenía la ventaja de que cada vez que se repetía el nombre de alguno de los objetos podía consultarlo fácilmente, mientras que en Word, si se me olvidaba lo que había puesto hace 10 minutos para traducir “Scissor lift”, tenía que volver a buscarlo en el documento. En resumen, Trados fue un gran acierto.

De todas formas, no todo eran ventajas. Trados me provocaba el inconveniente de que, al traducir desde el documento del guión original, al exportarlo tenía que volver a editar el documento con el procesador para darle el formato que me demandaba el director de doblaje, lo cual me llevaba también un buen rato, pero prefería eso a tener que estar traduciendo mil veces lo mismo. Además, de ese modo también podía ir revisando a la vez que iba editando y ajustando cada intervención, por tanto no me suponía demasiado problema.

4. Conclusiones

Creo que, hasta la fecha, este reality ha sido el proyecto más duro que he tenido que afrontar. Me ha permitido darme cuenta de muchas cosas, unas buenas, y otras malas. Me he dado cuenta de que mi voluntad va más allá de lo que yo mismo pensaba pero que, al mismo tiempo, todavía tengo muchas carencias como traductor que tengo que seguir puliendo. Traducir para doblaje conlleva saber trabajar con una serie de limitaciones, la más significativa, la de cuadrar cada traducción dentro de la intervención de cada personaje, lo cual en muchas ocasiones es un misión casi imposible por lo sintético que llega a ser el inglés y por la velocidad a la que hablan los personajes. Por tanto, a veces no queda más remedio que resumir o, directamente, hincar la rodilla y quedarte con lo más relevante de cada intervención.

Debo reconocer que me hubiera sentido mucho más cómodo si entre el director de doblaje y yo hubiera habido un ajustador, que en este tipo de casos suele ser lo normal. En realidad, creo que la cadena ideal de trabajo para este proyecto hubiera sido la siguiente:

  1. Iniciador
  2. Traductor
  3. Revisor/corrector
  4. Ajustador
  5. Director de doblaje

cadenatrabajo

Con este sistema, el iniciador simplemente se encargaría de facilitarle al traductor todo el material que necesita para trabajar (en este caso, los guiones originales y los vídeos de cada capítulo) y de ir controlando el tiempo y las entregas; el traductor solo se preocuparía de traducir, el revisor/corrector corregiría las expresiones que han quedado más forzadas  y le daría una mayor naturalidad al guión (entre otras muchas cosas, pero esta función en particular es la que yo he echado más de menos), el ajustador se encargaría de cuadrar los textos de cada personaje en los intervalos de tiempo de cada intervención y, por último, el director “solo” tendría que preocuparse de su labor de dirección dentro del estudio. Creo que, de esta manera, todo el proceso se llevaría a cabo con una mayor calidad y agilidad y, al mismo tiempo, con una mayor tranquilidad y con menor presión, ya que cada profesional se centraría en los aspectos que más le competen en realidad, y no tendría que estar preocupándose por otras cuestiones en las que no siempre está tan curtido, lo que normalmente acaba desembocando en frustración, presión y, en consecuencia, en una calidad más baja del producto final.

Sin embargo, a veces hay que adaptarse a la situación y aprender a lidiar con ese tipo de circunstancias. En este caso, los elementos 3 y 4 (ajustador y revisor) no siempre han estado dentro de la cadena (sobre todo el ajustador) y, por tanto, hemos tenido que adaptarnos y hacernos cargo de las funciones que estos hubieran hecho. En este caso, el director y yo hemos tenido que ajustar el guión, de forma que yo procuraba traducir de manera resumida cada intervención y luego él iba haciendo los ajustes que estimaba oportunos antes de entrar al estudio. Por otro lado, en la mayoría de ocasiones he tenido que revisarme yo a mí mismo, lo cuál no es siempre la mejor opción. Y es que, sin ninguna duda, los capítulos que, en mi opinión, han quedado mejor, han sido los que he podido trabajar con Lara, ya que las labores de traducción + revisión se han podido realizar de una manera más exhaustiva y con 4 ojos en vez de con 2, algo que siempre ayuda mucho.

Estoy seguro de que, después de toda esta experiencia, la segunda temporada de la serie saldría muchísimo mejor (en EEUU ya se está emitiendo la segunda temporada, y eso que la primera se estrenó este mismo verano…). Por lo que sé, ahora mismo la serie está teniendo mucho éxito en EEUU y, por la cuenta que me trae, espero que también lo tenga en España (crucemos los dedos).

En cualquier caso, creo que la calidad final del producto no ha sido mala y, si alguien piensa lo contrario, entonces se las tendrá que ver con mi amigo el “Señor Oso”:

¿Tenéis algún problema?

Ah, vale. Que no me entere yo…

😛

¡No os perdáis el estreno!

¡Hasta la próxima!