¿Cómo va la semana? Yo debo reconocer que entre proyectos y otros asuntos se me ha hecho un poco cuesta arriba, por eso no pude publicar el vídeo de esta semana ayer como de costumbre. Pero hoy por fin vuelvo a la carga con un nuevo vídeo del consultorio de Traduversia. En esta ocasión, doy respuesta a una pregunta que nos suelen hacer con bastante frecuencia. ¿Tengo que saber maquetación para ser traductor? La respuesta, como siempre, en mi vídeo semanal. 🙂

Espero que te haya gustado el vídeo y que mis consejos te animen a formarte en maquetación. Recuerda que puedes echarle un vistazo a las fichas de mis cursos de maquetación en Traduversia (aquí y aquí). ¡Hasta el próximo vídeo!

 

Hoy vuelvo con un nuevo vídeo que he grabado para el consultorio de Traduversia. En él, respondo a una suscriptora que nos pregunta qué equipo informático debe adquirir para dedicarse a la traducción audiovisual o la maquetación, dos actividades en las que se está adentrando. En el vídeo analizo las principales características y componentes que debe tener un PC dirigido a ese perfil profesional, y también doy algunas recomendaciones de ordenadores que, a día de hoy, podrían ser opciones muy válidas para aquellos que quieran renovar su equipo. Abajo os dejo las características principales y los enlaces correspondientes, que también podéis encontrar en la descripción del vídeo.

¿Qué características debe tener el PC de un traductor audiovisual o un maquetador?

Antes de mirar ordenadores o computadoras, conviene que tengamos una idea general de los requisitos que debe tener un ordenador destinado a tareas relacionadas con el diseño gráfico, la maquetación, la edición de vídeo o el subtitulado. Sin duda, el apartado gráfico va a ser un factor muy importante, por lo que se hace imprescindible hacerse con un equipo que disponga de una tarjeta gráfica decente (de mínimo 2 gigas de RAM). Además de eso, es interesante que el procesador sea de gama media-alta (i5, i7 o equivalentes), disponer de un disco duro SSD de 128 o 256 gigas como mínimo (más rápido y silencioso que un HDD antiguo) y que tengamos al menos 8 gigas de RAM para la multitarea (si es DDR4, mejor), entre otras características. Aquí abajo te dejo un resumen para que puedas consultarlo con más facilidad.

  • Procesador: i5, i7 o equivalentes (AMD FX, Ryden, etc.)
  • Tarjeta gráfica: entre 2 y 4 gigas de RAM (recomiendo las Nvidia GeForce o AMD Radeon)
  • Memoria RAM: entre 8 y 16 gigas de RAM (si es DDR4, mejor)
  • Disco duro SSD de al menos 128 gigas (si puedes conseguirlo de 256, mejor)
  • Disco duro HDD de al menos 1 TB (si puedes conseguirlo de 2 o 3 TB, mejor)

ALGUNAS RECOMENDACIONES

ORDENADORES PORTÁTILES

► Opción económica (ideal si estás empezando):

HP Notebook 250 G6

► Opción profesional (ideal si ya eres un pro de la traducción o si puedes permitírtelo):

HP Pavilion x360 14-ba134ns

ORDENADORES DE SOBREMESA

► Opción económica (ideal si estás empezando):

HP Pavilion Desktop 570 AMD a10 9700

► Opción profesional (ideal si ya eres un pro de la traducción o si puedes permitírtelo):

HP Omen 880 098ns AMD Ryzen

MONITORES

► Primera opción:

Monitor LG de 21,5 pulgadas

► Segunda opción:

Monitor HP de 21,5 pulgadas

Soporte para trabajar a doble pantalla

 

 

El próximo 31 de marzo impartiré un seminario online con AulaSIC sobre la «Gestión de proyectos de traducción con Adobe InDesign». Se trata de una oportunidad única para aquellos que queráis empezar a familiarizaros con el programa y aprender los aspectos más básicos para poder afrontar de inmediato encargos de traducción que requieran labores de maquetación con esta herramienta.

A lo largo del webinario, analizaremos aspectos como el funcionamiento básico de InDesign, los diferentes formatos de archivos de InDesign con los que suelen trabajar los maquetadores y las empresas, la compatibilidad de dichos archivos con herramientas de traducción asistida (TAO) y las tarifas que se suelen aplicar para este tipo de proyectos.

WebinarioInDesign

Si queréis ampliar información, podéis acceder a la página oficial que ha publicado AulaSIC con toda al información acerca del webinario.

Índice de la presentación:

  • Introducción
    • Sobre Adobe InDesign
    • Adobe InDesign en el mercado de la traducción
  • Formatos y compatibilidad
    • Formatos principales y cuestiones importantes de uso (para traductores)
    • Compatibilidad con herramientas TAO
  • Flujo de trabajo
    • Tipos de encargos y proyectos
    • Orden correlativo de tareas (workflow)
    • Consejos para mejorar el flujo de trabajo

Duración estimada: 1 hora

Lengua vehicular: español

Fecha: 31 de marzo

Horarios:

  • 17,30h a 18,30h – UTC +01 — Bruselas / Berlín / Paris / Madrid / Barcelona
  • 12,30h a 13,30h – UTC – 04 — Washington / New York / Montreal / La Paz
  • 09,30h a 10,30h – UTC – 07 — Vancouver / Seattle / San Francisco / LA

¿Se podrá ver en diferido? ¡SÍ! 🙂

Precio: 20€

¡Matriculaciones aquí!


Llevo un tiempo reflexionando sobre cómo diversificar mi tiempo para ofertar más servicios a mis clientes y llenar mis horas de trabajo como autónomo. Dada la versatilidad y amplitud de conocimientos que solemos tener los profesionales de la traducción, son muchos los servicios que podemos abarcar: traducción, interpretación, docencia de idiomas… ¿Y qué más? A mí, en su momento, se me ocurrió que la maquetación y el diseño podían ser dos campos muy interesantes para un traductor por diferentes motivos:

4535

1. La maquetación es un servicio que se puede ofrecer bien para complementar un proyecto de traducción, bien como servicio independiente, pues son muchos los clientes y empresas que necesitan maquetar documentos para diferentes fines, sean traducciones o no.

hired

2. En el mercado profesional de la traducción, hay cada vez más empresas que buscan incorporar a especialistas en maquetación, sobre todo las grandes agencias. Solo tenéis que echarle un vistazo a las ofertas de empleo de empresas como Transperfect o SDL, por ejemplo, que llevan un tiempo ofertando puestos de DTP Specialists (aquí tenéis un ejemplo de lo que os hablo) o similares. Las pequeñas y medianas empresas de traducción, por el contrario, no suelen contratar a maquetadores, pero sí que valoran positivamente contratar a traductores con conocimientos de maquetación que puedan enfrentarse con soltura a encargos que requieran este tipo de labores, y al mismo tiempo están en contacto directo con profesionales autónomos que puedan satisfacer sus necesidades en esta materia.

freelancetranslator3. Los maquetadores y traductores autónomos son profesionales que generalmente desarrollan su trabajo desde su casa (o desde su oficina, si disponen de ella) en unas condiciones similares, si bien es cierto que los maquetadores utilizan herramientas especializadas muy diferentes que hay que aprender a manejar y, sobre todo, costear.

multilingue4. Uno de los mayores retos a los que puede enfrentarse un maquetador es la maquetación multilingüe. Es realmente complicado para un maquetador maquetar textos que están en idiomas que no domina, y más todavía si estos idiomas emplean grafías diferentes a la de su lengua nativa. Los traductores, por el contrario, estamos acostumbrados a consumir textos en diferentes lenguas, por lo que el grado de dificultad a la hora de acometer este tipo de trabajos puede ser mucho menor.

No obstante, bien es cierto que la maquetación es una especialidad que requiere unas destrezas y conocimientos que los traductores no poseemos de serie, ya que son muy pocas las universidades y centros de formación que ofertan asignaturas relacionadas con esta disciplina y aplicadas a la traducción.

Los cursos sobre uso de herramientas como InDesign o QuarkXpress suelen tener precios bastante elevados. No obstante, dado el panorama actual del mercado, creo personalmente que invertir en estos cursos puede ser una inversión muy rentable a largo plazo. Además, según mi experiencia, esta inversión se amortizaría de sobra con dos o tres proyectos de maquetación con una extensión de alrededor de 100 páginas, algo bastante asequible.

Yo, personalmente, he encontrado un gran cobijo dentro de esta especialidad y, para ser sincero, hace ya tiempo que se ha convertido en una de mis principales fuentes de ingresos, algo que me motiva a seguir trabajando en esta línea.

Así que, ya sabéis, si queréis ofrecer algo más que servicios de traducción, la maquetación puede ser una aliada perfecta para diversificar y poner en marcha la máquina de hacer billetes. Si queréis animaros a comentar sobre este tema, podéis dejar un mensaje más abajo, como siempre.

maquetacion2

¡Hasta la próxima!

Después de unas semanas bastante intensas (gripazo incluido) y con poco tiempo para dedicarlo a escribir aquí (mis disculpas a aquellos que se hayan quedado esperando), por fin he podido finalizar esta entrada sobre la traducción de documentos gráficos. Ya escribí hace tiempo una entrada muy básica en la que explicaba cómo localizar imágenes con Photoshop en el que fue uno de los primeros tutoriales de este blog. Pero, como todavía no se ha escrito demasiado sobre este tema, he querido redactar una entrada general que contenga la información más básica que considero necesaria para traducir adecuadamente este tipo de archivos. Espero que os resulte interesante y útil.

*Nota: la entrada es larga, así que os recomiendo que saquéis una media hora para leerla entera o que consultéis directamente los puntos que más os interesen.

La traducción de imágenes y documentos gráficos

1. Introducción

Son muchos los diferentes documentos que contienen imágenes cuya traducción es de vital importancia para asegurar la calidad final de un proyecto de traducción. La traducción de imágenes y documentos gráficos, por lo general, no es un proceso excesivamente complicado (más bien depende de la dificultad que plantee cada proyecto), aunque sin duda es necesario tener unas nociones básicas sobre cómo tratar y editar estos archivos.

No siempre es el traductor el que se encarga de este tipo de tareas, pues los maquetadores y diseñadores profesionales son los que suelen encargarse de implementar los textos traducidos en los documentos originales. No obstante, si el traductor tiene los conocimientos y los recursos necesarios, podrá encargarse él mismo de acometer este tipo de tareas, con el beneficio extra que esto puede reportarle. Para ello, como mínimo, el traductor deberá tener conocimientos sobre el tipo de imágenes que hay, los formatos más comunes de los documentos gráficos, los editores de imágenes y herramientas de maquetación que presenta el mercado y el flujo de trabajo más adecuado para gestionar este tipo de proyectos.

2. Documentos gráficos más comunes

Para esta entrada, haremos una distinción entre imágenes y documentos maquetados. Por lo general, los documentos maquetados incorporarán más contenidos que las imágenes y, por tanto, presentarán una mayor complejidad.

  • Imágenes de mapa de bits (también llamadas rasters): estas imágenes están formadas por un conjunto de puntos denominados píxeles. Estos píxeles están dispuestos y coloreados de formas diversas para formar el patrón de cada imagen. Al aumentar una imagen de mapa de bits, el número de píxeles también aumenta proporcionalmente, lo que provoca una pérdida de resolución. Esta pérdida de resolución, a su vez, provoca que la imagen pierda calidad y se vea más borrosa. Igualmente, al reducir una imagen, esta también se distorsiona, pues se eliminan algunos píxeles para hacer posible esa reducción.
  • Imágenes vectoriales: las imágenes vectoriales son aquellas que están formadas por un conjunto de puntos, líneas y formas geométricas representados mediante fórmulas matemáticas. El procesador es el encargado de interpretar estos elementos para que la tarjeta gráfica pueda mostrarlas en pantalla. La naturaleza de estas imágenes permite que puedan editarse sin que se produzcan pérdidas de calidad. Por tanto, podremos ampliarlas, reducirlas, moverlas o modificarlas libremente para diferentes propósitos.

VectorialMapadeBits

  • Documentos maquetados: por lo general, se trata de documentos ideados para ser publicados. Pueden tener diversos formatos (manuales, guías, libros, revistas, flyers, folletos, etc.) y se idean para distintos fines. Por lo general, nos llegarán en el formato nativo de la herramienta con la que se hayan confeccionado, aunque también hay muchas probabalidades de que los clientes nos envíen estos documentos maquetados en formato PDF con el objetivo de que mantengamos el formato y el diseño del original cuando implementemos los textos traducidos. Pueden incluir imágenes que, por lo general, también deberemos editar.

4535

      2.1 Formatos de imagen más comunes

Los formatos de archivos de imagen más comunes son los siguientes:

  • Formato JPEG: es uno de los formatos más populares para guardar imágenes digitales. Este formato fue creado por el Joint Photographic Experts Group y son las siglas de este grupo las que le dan nombre nombre a este formato (también denominado JPG). El formato JPEG se puso de moda gracias a que permitía comprimir la información de las imágenes, lo que facilitaba su desarrollo y su uso en documentos digitales y en internet. Soporta hasta 16 millones de colores, lo que permite crear imágenes de diversos tonos y para diferentes fines.
  • Formato GIF: el nombre de este formato viene de Graphic Interchange Format (en español, como bien habréis intuido, Formato de Intercambio de Gráficos). Es muy utilizado en la web para imágenes sencillas como iconos y también para crear animaciones breves. Es un formato sin pérdida de calidad que puede contener hasta 256 colores, lo que facilita la compresión de archivos. Sin embargo, no es el formato más adecuado para crear o guardar imágenes con una resolución alta.
  • Formato PNG: el formato PNG se creó como alternativa al GIF para su uso en la web 2.0. Su nombre viene de Portable Network Graphics. Su nivel de compresión permite crear imágenes muy comprimidas que mantienen una alta calidad. También facilita la creación de imágenes con fondos transparentes, lo que suele ser un recurso muy útil para la creación de botones, iconos u otras imágenes destinadas a publicarse en páginas web. La compresión que ofrece este formato es (compresión sin pérdida) entre un 5% y un 25% mejor que la compresión del formato GIF.
  • Formato TIFF: el formato TIFF (Tagged Image File Format) es un formato de gráficos ideado para almacenar imágenes de gran tamaño. Este formato permite guardar imágenes en colores verdaderos con una calidad de hasta 32 bits por píxel, lo que permite obtener en muchos casos una calidad varias veces superior a la de otros formatos como JPEG, GIF o PNG. El principio del formato TIFF consiste en definir etiquetas (de ahí el nombre) que son las que describen las características de la imagen. De esta forma, se puede almacenar información como los colores utilizados, las dimensiones, el tipo de compresión y, en determinados programas, incluso las capas que componen cada imagen. Es un formato ideal para imprimir imágenes en alta calidad sin pérdida y con unos tonos de color muy fieles a la apariencia que se muestra en pantalla.
  • Formato SVG: El formato SVG (Scalable Vector Graphics) es un formato ideado para el almacenamiento de imágenes vectoriales. Mientras los formatos de imagen de mapa de bits (GIF, PNG, JPEG, etc.) describen las imágenes en cuadrículas de píxeles, las imágenes en formato SVG se describen mediante formas, trazados y efectos de filtro. Este formato está basado en XML, lo cual ofrece muchas ventajas a los desarrolladores. Entre las principales ventajas de este formato, destaca la alta resolución y calidad de imagen que se puede llegar a lograr con tamaños de archivo reducidos. Dada su naturaleza, los archivos SVG se pueden redimensionar sin que estos pierdan calidad, lo que hace que este formato sea ideal para diseñar logotipos o confeccionar imágenes para ser imprimidas en grandes lienzos (pancartas, paneles publicitarios, rótulos, etc.). Además, estas imágenes son interactivas, por lo que se les pueden aplicar diferentes efectos mediante código. Actualmente, el formato SVG es considerado uno de los formatos de imagen con más futuro en los medios digitales e impresos.
  • Formato BMP: el formato BMP (BitMaP) es uno de los formatos de imagen más simples que existen y uno de los primeros en ser desarrollado. Fue desarrollado por IBM y Microsoft y lanzado junto a Windows 3 allá por el año 1992. Estos archivos de imagen están formados por píxeles almacenados en una tabla de puntos que administra los colores como colores reales o usando una paleta indexada. Actualmente, su uso es bastante limitado debido al surgimiento de otros formatos como JPEG o GIF, ideados unos años después para mejorar la compresión de la imagen y su calidad.
  • Formato EPS: los archivos de imagen EPS (Encapsulated PostScript) están basados en PostScript, un lenguaje de descripción de páginas creado a principios de los años 80 para facilitar la impresión de archivos de imagen en imprentas. De hecho, se desarrollaron impresoras especiales para imprimir imágenes EPS, lo que revolucionó el mundo del diseño gráfico. Fue desarrollado por Adobe y, con él, se pueden almacenar tanto imágenes vectoriales como mapas de bits. Se utilizó mucho durante los años 90 a nivel profesional, ya que los principales programas de edición de aquella época eran compatibles con este formato (Photoshop, PageMaker, QuarkXpress, Corel o FreeHand, entre otros). Sin embargo, en la actualidad de desaconseja su uso, ya que en la actualidad hay formatos que pueden asegurar una mayor calidad de previsualización y de impresión con un menor número de restricciones. No obstante, todavía hay muchos documentos que contienen este tipo de imágenes y muchos maquetadores y diseñadores que lo utilizan por estar muy familiarizados con sus características.
  • Formato RAW: el formato RAW (que, en inglés, viene a significar algo así como crudo o bruto), es un formato de imagen utilizado por determinadas cámaras de fotos profesionales para conseguir imágenes de alta calidad. La principal ventaja que ofrece frente al formato JPG es que, al capturar una instantánea en RAW, las cámaras de fotos conservan la calidad original de la imagen generada sin llegar a comprimirla, que es justo lo contrario a lo que ocurre al capturar una foto en JPEG. En consecuencia, la calidad aumenta, pero también el tamaño de los archivos generados, por lo que es necesario disponer de más memoria de almacenamiento para conservarlas.

Imgformats

      2.2.  Algunos formatos nativos de editores de archivos de imagen

  • Formato PSD: es el formato nativo de Adobe Photoshop. Es uno de los formatos más utilizados dentro del ámbito profesional del diseño gráfico y editorial. Su naturaleza y la del programa que le da nombre lo convierte en un formato muy versátil capaz de almacenar una gran cantidad de información que facilita su edición y asegura una gran calidad final. Los archivos PSD pueden contener capas, trazados, diferentes modos de color (RGB, CMYK, Lab, escala de grises…) y, en general, todos los parámetros y características editables de este programa. Este formato surgió en 1987, cuando vio la luz la primera versión de Photoshop. Curiosamente, se desarrolló inicialmente para ordenadores Apple. Tiene la particularidad de que los archivos PSD generados en las versiones más actuales del programa no son compatibles con las más antiguas, por lo que surge la necesidad de mantener el software actualizado.
  • Formato AI: es el formato nativo de Adobe Illustrator, que es una de las aplicaciones de Adobe más conocidas y utilizadas, junto con Adobe Photoshop y Adobe InDesign. Este formato se utiliza para representar gráficos vectoriales. Por tanto, es ideal para crear imágenes de gran escala para diferentes fines. Al igual que ocurre con el formato PSD, el formato AI puede almacenar toda la información editable que permita Illustrator.
  • Formato XCF: El formato XCF es el formato nativo de GIMP (GNU Image Manipulation Program), un editor de imágenes libre y gratuito. Este formato permite guardar todos los datos de edición de la imagen que se desarrollen dentro del programa. Por tanto, podremos editar las capas, los canales, las rutas, los niveles de color y transparencia o los textos, entre otras opciones, de las imágenes que estén en este formato.
  • Formato CDR: El formato CDR es el formato nativo de imágenes vectoriales de Corel Draw, una suite desarrollada por la empresa Corel Graphics Suite. Este formato, junto con los formatos .CDT y .CMX, son los formatos principales de esta herramienta. El formato conserva todos los datos de edición de imagen que se realicen en Corel Draw. Además, es compatible con otras herramientas de edición de gráficos vectoriales como Adobe Illustrator o Inkscape (gratuita).
  • Formatos DWG y DXF: son los formatos nativos de AutoCAD, un software CAD (Diseño Asistido por Ordenador) utilizado para dibujo 2D y modelado 3D. Aunque es poco probable que recibamos un archivo de imagen en este formato, no está de más mencionarlo porque en ocasiones podemos recibir algún gráfico o imagen 3D, principalmente planos, maquetas o recreaciones que incluyan texto. Lo ideal es abrir este formato con la aplicación nativa, aunque existen otras herramientas similares y gratuitas como Blender o FreeCAD, que permiten editar archivos de AutoCAD.
  • Formato FLA (Flash): aunque está cada vez más en desuso, Adobe Flash también es una herramienta que se puede utilizar para la creación y edición de gráficos, tanto vectoriales como en mapa de bits. La finalidad principal de Flash es la creación de animaciones, como por ejemplo las de los famosos GIF animados que vemos en internet, o los botones interactivos que incorporan algunas páginas web. FLA es el formato nativo de Flash, por tanto si abrimos un archivo FLA podremos editar todos sus contenidos sin ningún problema. Desde Flash también se pueden exportar imágenes en diversos formatos, como JPEG, GIF o PNG.

      2.3. Formatos de documentos maquetados:

  • Formato PDF: este formato, archiconocido a la vez que odiado por la inmensa mayoría de los traductores, es de tipo compuesto (imágenes de mapa de bits, vectoriales y texto). Se trata de un formato de archivo que se originó precisamente para no ser editado, motivo por el que siempre nos ha supuesto un gran inconveniente trabajar con él. Es compatible con todos los sistemas operativos más extendidos (Windows, Mac, GNU/Linux, Unix, etc.) y su función principal es la de mostrar documentos sin que se vean alteradas la estructura ni la apariencia de estos. Además, puede incluir elementos interactivos como hiperenlaces, vídeos o audio. Pese a que su edición puede llegar a ser realmente tediosa, cada vez hay más aplicaciones que facilitan la edición de estos documentos. Sin ir más lejos, la última versión de Adobe Acrobat ya permite editar todos los elementos de un PDF original (textos, imágenes, capas, etc.), aunque no siempre con el resultado deseado. Existen otras herramientas para convertir y manipular estos documentos, como Abbyy PDF Transformer o PDF24 Creator, aunque el proceso de edición seguirá siendo bastante tedioso, 
  • Formato ePub: al igual que el PDF, no es un formato de imagen propiamente dicho, pero sí es un formato de documento que puede incluir imágenes, además de texto. A no ser que seamos maquetadores, difícilmente tendremos que editar o crear un ePub. Además, en estos casos se suelen utilizar formatos nativos para crear los documentos y es al final del proceso cuando se genera el ePub desde la aplicación correspondiente (por ejemplo, desde InDesign o Quarkxpress), por lo que sería extraño que un cliente nos enviara uno para editarlo. Seguramente, hay más probabilidades de que nos envíen un INDD, QXP o similar. No obstante, no está de más mencionarlo ya que es un formato que se está utilizando muchísimo en el mundo editorial gracias al bum de los libros electrónicos. Hay muchos programas que pueden abrir estos archivos para visualizarlos, pero no todos pueden editarlos. Un programa muy apto para editar este tipo de archivos es Sigil, que además es gratuito.
  • Formatos INDD/IDML/IDX: Son tres formatos que genera Adobe InDesign, una herramienta de maquetación de Adobe. El formato INDD es el formato nativo para los proyectos que se guardan en InDesign, mientras que los formatos IDML e IDX son dos formatos basados en XML cuya finalidad principal es faciliar el intercambio de los archivos más recientes de InDesign con versiones anteriores de esta herramienta y con otras como Quarkxpress, Scribus o algunas herramientas TAO. Aunque la función principal de InDesign no es la edición de imágenes, sí que sirve para generar otro tipo de documentos gráficos (libros, folletos, manuales, guías, trípticos, etc.) que, por lo general, se deben editar para traducir los contenidos.
  • Formatos QXP/QWD/QXB/QXL/QXT: son los formatos que genera Quarkxpress, otra herramienta de maquetación que, junto con InDesign, es la herramienta más solicitada en el mercado editorial para generar publicaciones. El formato QXP es el formato estándar para guardar proyectos. Los demás sirven para guardar publicaciones web (QWD), libros (QXB), bibliotecas (QXL) y plantillas (QXT). Por lo general, si alguna vez recibimos un documento para traducirlo, lo recibiremos en formato QXP. 
  • Formato SLA: El formato SLA es el formato nativo de los archivos de proyectos de Scribus, una herramienta gratuita de maquetación. Este formato está basado en XML, sin embargo no es compatible con otras herramientas de maquetación de mayor envergadura, como Adobe InDesign o Quarkxpress.

editoresimagenes2

3. Herramientas informáticas

Aunque a algunos los he citado ya anteriormente de pasada, he estimado conveniente incluir un pequeño listado con las herramientas de edición gráfica más utilizadas en la actualidad. Distinguiremos entre herramientas de pago y herramientas gratuitas y, a la vez, entre editores de imágenes y herramientas de maquetación:

      3.1. Herramientas de pago

          3.1.1. Editores de imágenes

Adobe_Photoshop_CS5_iconA. Adobe Photoshop (PSD): se trata del editor de imágenes más conocido del mercado. Es una de las herramientas estándar del mercado para labores de diseño gráfico, retoque fotográfico y, en general, para el tratamiento de imágenes digitales. En principio, es una herramienta concebida para la edición de gráficos rasterizados, o sea, de imágenes con píxeles. No obstante, en las versiones más recientes, el programa ya soporta la edición de gráficos vectoriales (SVG).

  • Formatos compatibles recomendados: PSD (nativo), JPEG, GIF, PNG, RAW, TIFF, EPS o BMP. También abre archivos SVG, pero es recomendable editarlos en un editor de gráficos vectoriales (Illustrator, Corel Draw o Inkscape).
  • Finalidad principal: edición de imágenes digitales (mapa de bits) y retoque fotográfico.
  • Precio: Suscripción mensual: 24,59€ al mes. Suscripción anual a la Creative Cloud íntegra: 737,85€ al año.


Adobe_Illustrator_CS5_iconB. Adobe Illustrator (AI):
es una de las aplicaciones hermanas de Adobe Photoshop. Illustrator es un editor de gráficos vectoriales, por lo que es una herramienta perfecta para crear y editar imágenes en formato SVG. Contiene una gran variedad de opciones creativas, un acceso más sencillo a las herramientas de edición gráfica y una gran versatilidad para producir rápidamente gráficos flexibles para diversos fines como la maquetación, la impresión, la composición de vídeos o el diseño web. Por tanto, si bien es cierto que su principal atractivo es la creación y edición de gráficos vectoriales, su versatilidad la convierte en una herramienta útil para editar imágenes en formatos de gráficos rasterizados.

  • Formatos compatibles recomendados: AI (nativo), SVG, JPEG, GIF, PNG, BMP, TIFF. También abre archivos PSD y CDR, pero es recomendable manipularlos con Photoshop y Corel Draw, respectivamente.
  • Finalidad principal: edición de gráficos vectoriales.
  • Precio: Suscripción mensual: 24,59€ al mes. Suscripción anual a la Creative Cloud íntegra: 737,85€ al año.

CorelDrawC. Corel Draw (CDR): se trata de una de las herramientas de diseño gráfico más populares de las últimas dos décadas. Pese al apabullante dominio de Adobe, Corel todavía se mantiene como un digno competidor en el mercado. Corel Draw es una suite de diseño gráfico orientada a la edición de gráficos vectoriales, por lo que podría decirse que es el competidor directo de Adobe Illustrator. No obstante, al igual que Illustrator, es una herramienta versátil que podremos utilizar para editar imágenes en formato de mapa de bits, si así lo deseamos. Se comercializa dentro de la suite Corel Draw Graphics Suite, que incorpora otras herramientas para el tratamiento de otro tipo de documentos gráficos.

  • Formatos compatibles recomendados: CDR (nativo), SVG, JPEG, GIF, PNG, BMP, TIFF. También abre archivos PSD, pero es recomendable manipularlos con Photoshop.
  • Finalidad principal: edición de gráficos vectoriales.
  • Precio: 706,81€ (Corel Draw Graphics Suite X6).

          3.1.2. Herramientas de maquetación

Adobe_InDesign_CS5_iconA. Adobe InDesign (INDD): a diferencia de las anteriores, Adobe InDesign es una herramienta de maquetación (lo que en inglés se conoce como DTP, de Desktop Publishing) destinada a la creación de documentos de diverso tipo (folletos, trípticos, flyers, manuales, libros, revistas, etc.). Actualmente, InDesign es la aplicación más utilizada por la mayoría de diseñadores y editores profesionales para maquetar documentos, por lo que podría decirse que es la herramienta más importante de este mercado. Son cada vez más los clientes que encargan a traductores las traducciones de sus diseños, por lo que, en muchas ocasiones, los clientes envían al traductor sus archivos en formato de InDesign (INDD/IDML) para que éste trabaje con ellos directamente. Si estáis interesados en esta herramienta, os recuerdo que desde hace varios meses imparto a través de AulaSIC un curso de Adobe InDesign dirigido a traductores. La próxima edición comienza el 24 de febrero, así que estáis a tiempo de apuntaros. 

  • Formatos compatibles recomendados: INDD , IDML, IDX (todos nativos).
  • Finalidad principal: maquetar documentos.
  • Precio: Suscripción mensual: 24,59€ al mes. Suscripción anual a la Creative Cloud íntegra: 737,85€ al año.

QuarkXpress10B. QuarkXpress (QXP): QuarkXpress es probablemente el mayor competidor que tiene actualmente Adobe InDesign en el mercado editorial. Su sencilla y potente interfaz es ideal para maquetar documentos muy diversos. Su funcionamiento y su interfaz también son muy similares a las de Adobe InDesign, por lo que no es demasiado difícil cambiar de una herramienta a otra si se tiene experiencia con alguna de las dos herramientas. En principio, los archivos de QuarkXpress no son compatibles con InDesign (ni viceversa), aunque hay muchas herramientas en la red que permiten convertirlos.

  • Formatos compatibles recomendados: QXP, QWD, QXB, QXL, QXT (todos nativos).
  • Finalidad principal: maquetar documentos.
  • Precio: 1.663,75€

publisherC. Microsoft Publisher: Microsoft Publisher es la herramienta ideada por Microsoft para maquetar documentos en Windows 8. Si bien es cierto que se utiliza poco a nivel profesional, es una herramienta muy válida de la que muchos podemos disfrutar «gratuitamente» si compramos un ordenador con Windows 8 y la suite Office (lo cual suele ser bastante común). Puede ser ideal para maquetar documentos en Word o para proyectos sencillos, ya que su interfaz no ofrece tantas posibilidades como las de otras herramientas como Adobe InDesign o QuarkXpress, que son muy superiores.

  • Formatos compatibles recomendados: PUB (nativo). Ideal para maquetar archivos de Word sencillos.
  • Finalidad principal: maquetar documentos sencillos.
  • Precio: 135€. Incluido en la Suite Office 365 Home, por lo que, si nuestro ordenador la trae de serie, no tendremos que comprarla.

      3.2. Herramientas gratuitas

          3.2.1. Editores de imágenes

GimpLogoA. GIMP: podríamos decir que es el equivalente gratuito de Adobe Photoshop. Es, por tanto, una herramienta ideada para la edición de imágenes digitales en formato de mapa de bits. Es compatible con prácticamente todos los sistemas operativos (Windows, MacOS, Linux, Unix, etc.), lo que lo convierte en una herramienta muy versátil que puede sacarte de cualquier aprieto (¡y gratis!). Es compatible con archivos PSD, por lo que quizá sea una de las mejores opciones para editar una imagen si no disponemos de Photoshop.

  • Formatos compatibles recomendados: XCF (nativo), JPEG, GIF, PNG, RAW, TIFF, EPS o BMP. También abre archivos PSD, pero es recomendable modificarlos con Photoshop si disponemos de la herramienta.
  • Finalidad principal: edición de imágenes digitales (mapa de bits).
  • Precio: ¡Gratis! 🙂

inkscape-logoB. Inkscape: si Gimp era el equivalente gratuito de Photoshop, Inkscape sería el equivalente gratuito de Adobe Illustrator y Corel Draw. Es un editor de imágenes ideado para la creación y edición de gráficos vectoriales (SVG) y muy válido para editar otros formatos como PNG, JPEG o GIF.

  • Formatos compatibles recomendados: SVG, JPEG, GIF, PNG, BMP, TIFF.
  • Finalidad principal: edición de gráficos vectoriales.
  • Precio: ¡Gratis! 🙂

          3.2.2. Herramientas de maquetación

ScribusA. Scribus: Si no podemos permitirnos adquirir InDesign o QuarkXpress, quizá Scribus sea la mejor opción de entre las herramientas gratuitas de maquetación. Su interfaz está un poco más anticuada que la de Quark e InDesign, pero es muy válida para desarrollar maquetaciones profesionales en ella. Sin embargo, hay que tener muy presente que esta herramienta no es compatible con los formatos nativos de Quark e InDesign (INDD, QXP, etc.).

  • Formatos compatibles recomendados: SLA (nativo)
  • Finalidad principal: maquetar documentos.
  • Precio: ¡Gratis! 🙂

4. Flujo de trabajo recomendado para traducir/editar un documento gráfico (workflow)

1310584855Procesos

      4.1. Recepción del material

Como en cualquier otro proyecto, la fase inicial será la recepción de los materiales junto con las instrucciones del cliente. En esta fase inicial, es fundamental que sepamos detectar lo que el cliente nos pide y que le proporcionemos un feedback adecuado sobre el tiempo que nos llevará maquetar el documento gráfico. También deberemos ofrecerle un presupuesto aproximado. Para presupuestar este tipo de trabajos, yo os recomiendo que utilicéis tarifas por horas, siempre que vuestros clientes os lo permitan. No obstante, los profesionales del diseño también suelen cobrar por proyecto, por diseño, por página maquetada o por tipo de documento, según cuál sea la naturaleza del encargo.

      4.2. Análisis del formato del documento

Es muy importante que analicemos al detalle el tipo de documento que nos han enviado. La mayoría de clientes estarán familiarizados mínimamente con el formato y las herramientas que hayan utilizado para desarrollar dicho documento, pero no siempre será así. Al analizar el documentos, deberemos ver rápidamente si lo que vamos a editar es una imagen en mapa de bits, una imagen vectorial o un documento maquetado. Para ello, es fundamental que nos fijemos en el formato del documento. Por ejemplo, si nos envían un PSD, rápidamente tendremos que saber que es el formato nativo de Photoshop y que tendremos que abrirlo con esta herramienta o, en su defecto, con Gimp.

4.3. Elección de la herramienta de edición

Cuando conozcamos el formato del documento recibido, deberemos elegir la herramienta con la que trabajaremos. La mayoría de las veces será el cliente el que nos la exija, pero habrá casos en los que podremos elegir. Por ejemplo, para editar imágenes en mapa de bits, por lo general, a los clientes no les importará demasiado si las editamos con Photoshop, con Gimp o con otra herramienta. Sin embargo, para maquetaciones o proyectos más complejos, normalmente no tendremos tanta libertad de elección. Actualmente, las agencias de traducción, por ejemplo, suelen trabajar con formatos como el INDD, el IDML o el QXP para proyectos de maquetación por lo que, en esos casos, será obligatorio disponer de Adobe InDesign o QuarkXpress para modificarlos. En consecuencia, tendremos que ser versátiles para adaptarnos a las herramientas y, al mismo tiempo, resolutivos para solucionar los problemas que vayan surgiendo a lo largo del proceso.

4.4. Análisis de los contenidos del documento

Es importante que sepamos evaluar con una cierta rapidez la complejidad del trabajo de edición. Así, desde el momento de la recepción, tendremos una visión más clara del tipo del proyecto en el que nos estamos metiendo. El grado de dificultad influye muchísimo a la hora de determinar el tiempo que deberemos invertir en el proyecto y, en consecuencia, el precio que deberemos presupuestar. Por ejemplo, no será lo mismo editar una imagen con capas de texto editables que una imagen en mapa de bits con textos ubicados sobre fondos con distorsión o con texturas complejas. La primera imagen se puede editar en apenas unos minutos, mientras que la segunda podría llevarnos horas de trabajo.

5.5. Procedimiento de edición

Si bien es cierto que cada herramienta tiene un funcionamiento diferente, a la hora de la verdad los pasos que deberemos dar para editar una imagen o un documento gráfico serán en esencia los mismos. Si generalizamos, fácilmente podemos concluir que el procedimiento de edición será, en la mayoría de casos, el siguiente:

5.5.1. Eliminar información

Una vez tengamos abierto nuestro archivo, tendremos que buscar la forma de eliminar los textos originales sin que el resto del documento se vea afectado. Para ello, tendremos que detectar si el documento que vamos a modificar incorpora capas editables o no:

  • En el caso de documentos con capas, esta labor será bien sencilla, pues solo tendremos que eliminar el texto que contienen las capas. Es recomendable echar un vistazo a los estilos y tipos de letra antes de comenzar con el borrado, pues así estaremos completamente seguros de que el formato no se verá afectado.
  • En el caso de documentos fijos, como las imágenes en formato de mapa de bits o los documentos en PDF, el proceso de borrado requerirá otras estrategias. En estos casos, los textos se suelen borrar solapando los textos con capas o recuadros opacos. También se suele recurrir a las herramientas sencillas de selección y borrado que, por lo general, suele incorporar todos los editores de imágenes. Si os acordáis, vimos algunos de estos procedimientos en una de las entradas anteriores del blog, en la que os explicaba cómo modificar los textos de una imagen en formato de mapa de bits con Adobe Photoshop.

5.5.2. Añadir información:

Una vez hayamos eliminado los contenidos que deben ser sustituidos, tendremos que añadir los nuevos. De nuevo, pueden darse dos tipos de situaciones:

  • En el caso de los documentos con capas, tendremos que añadir el texto sin modificar ningún atributo, pues así nos garantizaremos que los textos tendrán el mismo estilo que los originales. En el caso de que los textos que insertemos sean demasiado extensos (lo cual suele ser un problema muy común), tendremos que acordar con el cliente la solución. Este, normalmente solicitará que ampliemos las capas, que reduzcamos el tamaño de fuente o que se acorten los textos, para lo cual, si no somos nosotros los traductores, tendremos que reenviarle el texto al traductor indicándole el número de caracteres o líneas que sobran. También es fundamental que, si no disponemos de las fuentes de los textos, le pidamos al cliente que nos las proporcione, pues de lo contrario será imposible mantener el estilo original de los textos.
  • En el caso de los documentos fijos, tendremos que elegir una fuente y un tamaño de letra similares a los del texto original. Para esto pueden ser muy útiles herramientas online como What The Font o What Font Is, que son capaces de averiguar el tipo de fuente que se le ha atribuido al texto de una imagen en formato de mapa de bits. Para añadir los textos, por lo general, tendremos que crear capas o marcos de texto que deberemos gestionar nosotros mismos. El proceso de inserción de estos elementos cambiará en función de la herramienta que utilicemos. Es conveniente utilizar fuentes libres o gratuitas para evitar futuros problemas de compatibilidad.

5.5.3. Exportar el archivo final:

Una vez hayamos finalizado la fase de edición, revisaremos el documento y, cuando le demos el visto bueno, tendremos que exportarlo al formato que corresponda y, con ello, habremos terminado la fase de edición.

6. Entrega del material

Finalmente, enviaremos el material de vuelta a nuestro cliente. Por lo general, deberemos enviarle el archivo en el mismo formato que tenía el archivo original que nos proporcionó inicialmente, a no ser que el cliente nos haya dado otras instrucciones. En el supuesto caso de que nuestro cliente no disponga de las fuentes que hayamos utilizado, tendremos que proporcionárselas nosotros para que así pueda visualizar los textos correctamente dentro de las herramientas correspondientes. Si enviamos documentos fijos como PDFs o imágenes en formato de mapa de bits, entonces no será necesario enviar las fuentes utilizadas. En algunos casos, es posible que el cliente solicite que se realicen cambios tras consultar el material enviado, pues no siempre quedará del todo satisfecho tras el primer envío. Una vez que el cliente nos dé el visto bueno, podremos cerrar el proyecto y comenzar con la facturación.

———————————————————

Este sería, en líneas muy generales, el proceso completo de edición y traducción de un documento gráfico. Evidentemente, cada herramienta y cada proyecto presentará sus particularidades, por lo que es muy importante tener un alto conocimiento de las herramientas de edición de gráficos y maquetación, sobre todo para realizar labores avanzadas. Si queréis ampliar información, os recomiendo que le echéis un vistazo a este artículo de Manuel Mata, especialista en localización y en temas de edición para traductores que el pasado día 14 de diciembre de 2013 dio una charla sobre «Tratamiento de imágenes para traductores» en el evento regional de Proz (podéis leer una crónica muy completa en el blog Traducir&Co de Merche García Lledó). Si os surge alguna duda o queréis realizar alguna aportación, son bienvenidos vuestros mensajes y comentarios, como siempre.

PortadaTrDocumentosGráficos2

¡Hasta la próxima!

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=e_SP5KrafF4]

Después de la gran experiencia de #Traduemprende, sigo adelante con nuevos proyectos e iniciativas. La siguiente va a ser un curso de InDesign para traductores que voy a impartir a través de AulaSICEl curso comenzará el próximo 27 de junio y durará hasta el 25 de julio. Tendrá una duración total de 40 horas y se impartirá en modalidad online a través de un aula virtual preparada para la ocasión.

Quizá algunos os estaréis preguntando, “¿por qué InDesign?”. Pues bien, la respuesta es bien sencilla. En la actualidad, los traductores tienen que afrontar cada vez más proyectos y encargos que requieren labores de maquetación y diseño y, desde hace tiempo, InDesign se ha impuesto como la herramienta de maquetación más utilizada en el mundo del diseño editorial y el diseño gráfico.

maquetacion

Personalmente, en los últimos meses he tenido que afrontar encargos en que los clientes me enviaban directamente los archivos originales de sus proyectos de InDesign para que los tradujera y se los enviara de vuelta. Para ello, no solo tenía que preocuparme de traducir los textos, sino también de cuidar que la maquetación original no se viera afectada y de asegurarme de que la disposición de todos los elementos era la adecuada. En otros casos, había clientes que solicitaban un servicio adicional de maquetación, por lo que tenía que encargarme de crear desde cero una maquetación nueva para un documento traducido.

Los de arriba son solo algunos ejemplos prácticos de lo que enseñaremos en el curso. Estoy seguro de que este curso puede ser una buena oportunidad para muchos de vosotros de seguir evolucionando dentro de la profesión y de desarrollar nuevos conocimientos sobre una nueva herramienta que puede reportaros un beneficio extra a corto, medio y largo plazo.

Si queréis obtener más información, podéis visitar la página oficial del curso o escribirme a la siguiente dirección: rafael@aulasic.eu. Estaré encantado de atenderos y de solucionar vuestras dudas al respecto.

PortadaVideo

¡Hasta la próxima!

Después de las entregas anteriores sobre (0) “el equipamiento informático del traductor”,  (1) “las herramientas y software genéricos más utilizados por los traductores“, (2) “las herramientas utilizadas por el traductor audiovisual y el subtitulador profesional” y (3) “herramientas TAO” , hoy os dejo en el blog el quinto artículo de la “Guía básica de software para traductores”, que publiqué hace unos días en PDF y que todavía podéis descargar aquí. Hoy, en esta entrega, os ofrezco un compendio que incluye información básica sobre herramientas y software para la localización de imágenes, páginas webs y software. También se incluyen comparativas de precio entre los programas más conocidos y utilizados actualmente por los traductores profesionales.

1. Introducción

La localización (L10N) es el proceso de adaptar y traducir productos de software o similares a otras lenguas. Para llevar a cabo este proceso, previamente estos productos deberán haber sido correctamente internacionalizados (I18N), es decir, deberán haber sido diseñados de forma que puedan adaptarse fácilmente a otras lenguas sin necesidad de realizar cambios en la ingeniería o el código de los mismos.

Para llevar a cabo dichas adaptaciones, por lo general, los traductores (localizadores) se valen de diversos programas y software que son necesarios para llevar a cabo dichas tareas. A continuación, podréis encontrar una selección de algunos de los programas más utilizados por los localizadores profesionales. Están agrupados en tres categoría diferentes: localización de imágenes, localización de páginas webs y localización de software y videojuegos.

2. Software para localización de imágenes

Una de las tareas más básicas dentro del campo de la localización es la localización de imágenes. Por lo general, esta es una tarea que tradicionalmente han desempeñado los diseñadores gráficos. Pero en la actualidad, los traductores están comenzando a desarrollar sus competencias en esta materia. Localizar una imagen no siempre es sencillo, pues muchas veces las imágenes pueden llevar implícitos problemas como referencias culturales, juegos de palabras, dobles sentidos, etc., que a la hora de ser traducidos requieren no solo una destreza técnica, sino también de una alta competencia traductora. Asimismo, en ocasiones existen restricciones en cuanto a la longitud de los textos, o distribución de las palabras, por tanto también es necesario desarrollar unas mínimas nociones de diseño gráfico y marketing publicitario, si bien no siempre son necesarias, aunque sí recomendables.

Además, cada imagen lleva implícitas unas características diferentes que la harán más difícil de traducir o menos en comparación con otras. Por ejemplo, no es lo mismo traducir un texto que está ubicado sobre fondo blanco, que un texto que tiene como fondo a una fotografía. En el segundo caso, la dificultad es más elevada, al tener que dejar intactos los elementos de fondo de la fotografía. Esta gradación es igualmente aplicable al resto de imágenes.

Para su correcta edición, los profesionales suelen utilizar editores gráficos en general. Dentro de este género hay una gran cantidad de programas que pueden ser útiles para estos fines. De entre todos ellos, los siguientes son los mejores considerados actualmente en el mercado:

  • El más utilizado y famoso es, sin duda, Adobe Photoshop. Es el editor de imágenes profesional más utilizado del mundo. Sus muchísimas opciones y posibilidades no dejan de crecer, llevando el retoque de fotografías a un nuevo límite en cada versión. A pesar de que existan alternativas gratuitas, Adobe Photoshop juega a otro nivel en cuanto a edición de fotos. Las herramientas exclusivas con las que cuenta este programa permiten llevar a cabo tareas difíciles con extrema facilidad o retoques casi imposibles de identificar. Es utilizado para infinidad de propósitos, ya sea para realizar ediciones sencillas, retoques fotográficos de gran precisión, o labores de diseño gráfico. Con unos conocimientos básicos de Photoshop, seremos capaces de localizar nuestras imágenes sin demasiado problema.
  • Las mejores y más conocidas alternativas gratuitas a Adobe Photoshop son, sin duda, GIMP e Inkscape. GIMP es un editor gráfico que permite retocar fotografías y componer imágenes vectoriales o de mapa de bits. Inkscape es un potente editor especializado en dibujo vectorial con el que se pueden retocar imágenes y archivos gráficos digitales.
  • Otras herramientas profesionales que pueden ser de utilidad son Adobe Fireworks,  Adobe IllustratorCorel Draw.

Otros programas muy recomendables para la localización de imágenes son unas nuevas herramientas que han surgido y que nos permiten identificar las fuentes que son utilizadas en las imágenes que hemos de localizar. En muchas ocasiones, el mismo cliente podrá darnos esa información, e incluso enviarnos la fuente que han utilizado en caso de que esta sea original o de pago. Pero en otros casos, tendremos que ser nosotros los que seamos capaces de aplicar la misma fuente o, en su defecto, una fuente parecida. Para eso han surgido herramientas como What The Font y What Font Is, que ofrecen sus servicios básicos online de manera gratuita, y que nos permiten solucionar fácilmente este tipo de cuestiones. Simplemente tenemos que subir la imagen y automáticamente nos ofrecerá un listado de fuentes que son iguales o similares a la que presenta nuestra imagen.

3. Software para la localización de páginas web y software.

En el contexto del desarrollo multilingüe de productos de software y páginas web se desarrollan las actividades de internacionalización (I18N) y globalización (G11N), que son de vital importancia para que dichos productos puedan tener salida a nivel global.

La localización de páginas web requiere tener conocimientos básicos sobre diseño web. Los principales lenguajes utilizados para el desarrollo y diseño de páginas web son el HTML y XHTML, si bien también hay páginas desarrolladas en otros formatos como PHP, Flash o JSP. Asimismo, para traducir páginas web también será necesario, en muchos casos, localizar imágenes que aparecerán integradas en el diseño de las mismas.

Los programas para la localización de páginas web son prácticamente los mismos que figuran en la compilación de herramientas TAO, que permiten, entre otros, traducir los formatos anteriores. A continuación, se incluye una lista con los principales programas y herramientas TAO que permiten traducir páginas web (HTML y XML) y los principales formatos de archivos de software (ver catálogo adjunto para obtener más información sobre los formatos soportados por cada programa):

Gratuitos:

Listado de precios

tablaherramientastao2

(Haz clic en la imagen para ampliarla)

A continuación se presenta un catálogo que incluye los diferentes formatos soportados por los principales programas y herramientas TAO destinadas a la localización:

herramientaslocalizacion2

(Haz clic en la imagen para ampliarla)

 herramientaslocalizacion3

(Haz clic en la imagen para ampliarla)

herramientaslocalizacion4

(Haz clic en la imagen para ampliarla)


A modo de bibliografía…

Hola a todos de nuevo. Hace poco he tenido la oportunidad de diseñar mis propias tarjetas de visita, algo que considero muy útil pues uno nunca sabe cuando puede dar con un cliente potencial. Por tanto, tenemos que estar preparados para aprovechar cada oportunidad que se nos presente.

Sin duda, las tarjetas de visita son una de las mejores formas de publicitarnos y de crearnos una imagen profesional. Antes de nada, es muy importante tener claro el tipo de servicios que queremos ofrecer, y cómo vamos a promocionarnos. Por tanto antes de lanzaros a hacerlas os recomiendo que, si todavía no estáis dentro del mercado, reflexionéis profundamente sobre vuestra estrategia/devenir profesional. No hay nada menos profesional que hacer unas tarjetas de visita y que, cuando te llamen al cabo de un tiempo, le digas a tu cliente que ya no te dedicas a eso.

Así que, si ya estáis dentro de este mundillo, o queréis introducidos en él, creo que este post os puede ser de cierta utilidad. Como ya imaginaréis, las principales cuestiones girarán sobre todo en torno a la imagen y el diseño de la tarjeta. A partir de aquí es donde el gusto el estilo de cada uno salen a relucir. Y también la situación. No es lo mismo diseñar una tarjeta para un autónomo, para una microempresa, para una empresa más grande… En cada caso se busca dar una imagen totalmente diferente. Todo esto se traduce en diversos diseños. Hay miles: diseños minimalistas, diseños tradicionales, diseños modernos, clásicos, futuristas, etc.

Es por ello por lo que los siguientes pasos que voy a dar son solo orientativos y están basados en mi visión profesional y en mi gusto personal. Sin embargo, son fácilmente aplicables a otras situaciones, ya que lo importante del post son los procedimientos, y no tanto las elecciones que yo os proponga.

Para empezar, he decidido incluir en la tarjeta los siguientes elementos:

  • Logotipo
  • Nombre y Apellidos
  • Profesión
  • Teléfono
  • E-Mail
  • Página Web
  • Servicios

Ni que decir tiene que en el caso de que prefiráis omitir o añadir más elementos, simplemente será cuestión de insertarlos y tirar un poco de sentido común y seguir los procedimientos que os detallo más abajo para ubicarlos de forma que queden bien visibles, y visualmente atractivos.

Para hacer el diseño he utilizado Adobe Photoshop (en su versión CS6), aunque cualquier otra herramienta de diseño gráfico o maquetación puede utilizarse siguiendo más o menos las mismas pautas.

Pasamos a la parte técnica del diseño de la tarjeta:

Configurar el escenario de trabajo

  • El primer paso será crear un nuevo documento con las siguientes dimensiones: 9,5 cm x 5,75 cm. (Evidentemente, utilizar estas dimensiones no es obligatorio, pero es lo que os recomiendo). A continuación tendremos que darle una resolución de 300 píxeles/pulgada y activaremos el modo de color de 8-bits CMYK (Imagen/Modo/Color CMYK | Canal 8 Bits). Normalmente las tarjetas de visita suelen ser de unos 9 cm x 5 cm, pero siempre es recomendable dejar un margen de impresión (sangrado) para que se impriman bien. Hay que tener en cuenta en todo momento que cualquier elemento que coloquemos fuera de ese margen no se imprimirá. Por tanto, intentad dejar al menos entre 0,75 y 1 cm de margen por los bordes para no llevaros sorpresas al imprimir vuestras tarjetas.

tarjetasvisita1

  • El siguiente paso será poner un degradado de fondo. Para ello, tendremos que convertir la capa en editable haciendo doble clic en la capa “Fondo” y dándole a OK. A continuación volveremos a hacer doble clic en la capa para abrir el cuadro diálogo de los “Estilos de Capa” (también se puede abrir a través del menú Capa/Estilos de Capa/Opciones de Fusión). Seleccionaremos la casilla de “Superposición de Degradado”, y en el menú desplegable de “Estilos” seleccionaremos “Radial”.  Os propongo utilizar colores claros o tonos suaves para el fondo. Por ejemplo, podemos establecer el blanco como el color más claro, y el color #c6c5c5 como el más oscuro, que como podréis comprobar tras introducirlo, es un tono grisáceo. Tras esto, activaremos la casilla de “Invertir” para que el color más claro (en este caso el blanco) quede en el centro. También podremos jugar con la opacidad hasta conseguir el punto que más nos guste. Yo, personalmente, la he dejado en el 40%.

tarjetasvisita4

tarjetasvisita2

Y hasta ahora deberíamos tener algo parecido a esto:

tarjetasvisita3

¿Lo tenéis ya? Bien, pues seguimos.

Crear un rectángulo que ocupará la parte inferior de la tarjeta.

  • El siguiente paso será crear un rectángulo que ubicaremos en la parte inferior del lienzo. Para ello utilizaremos la herramienta Rectángulo (U) de la barra de herramientas. El color que elijáis ahora mismo no tiene importancia pues lo configuraremos más adelante aplicando un estilo de capa nuevo.

tarjetasvisita5

  • El siguiente paso consistirá en deformar el rectángulo que hemos insertado para darle una forma visualmente atractiva. Para ello, seleccionaremos la capa del rectángulo y entraremos en el modo de transformación libre y utilizaremos la opción de “Deformar” (Editar/Transformar Trazado/Deformar). Una vez activado iremos deformando la imagen moviendo y editando cada uno de los vértices. Ahora mismo nos interesa sobre todo que sea la parte superior del rectángulo la que quede con una curva elegante, ya que el resto quedará fuera del lienzo. Cuando terminemos de modificarlo, aplicaremos la transformación. El resultado debería ser algo parecido a lo siguiente:

tarjetasvisita6

No os preocupéis si la parte inferior os queda deforme o desigual, vuelvo a repetir que lo importante es la curva de la línea superior del rectángulo.

  • A continuación aplicaremos un degradado al rectángulo y para ello volveremos a abrir el cuadro de diálogo de los “Estilos de Capa” (Doble clic en la capa del rectángulo). Seguiremos el mismo proceso que en el primer paso. En esta ocasión he decidido utilizar tonos azules, y para ello he elegido el color #020c28 como el más oscuro y el #37558f como el más claro. Esta vez sí nos interesa configurar el degradado como “Lineal” aunque, si queréis, podéis jugar con las otras opciones por si alguna de ellas os gusta más.

tarjetasvisita7

El resultado que obtengáis debería ser algo parecido a esto:

tarjetasvisita8

  • A continuación, duplicaremos el rectángulo presionando Ctrl+J o haciendo clic con el botón derecho sobre la capa del rectángulo y seleccionando “Duplicar Capa”. Una vez hecho esto, tendremos que colocar esta nueva capa detrás de la anterior. Para ello simplemente tendremos que hacer clic en la capa y sin soltar el botón izquierdo arrastrarlo debajo de la otra. Una vez hecho esto, cambiaremos el estilo de la nueva capa que hemos duplicado, le aplicaremos al degradado los siguientes colores: #000000 (negro) para el color más oscuro y #2b2b2b para el color más claro. Ahora utilizando la opción “Mover” (Pinchando y arrastrando), colocaremos la nueva capa ligeramente por encima de la anterior, de forma que sobresalga a modo de borde. Valiéndonos de la opción “Edición/Transformación Libre de Trazado” podemos girar la capa levemente para que el borde parezca que se va haciendo más delgado. El resultado debería ser algo parecido a esto:

tarjetasvisita9

¿Lo habéis conseguido? Para este paso hay que tener algo de paciencia. Pero si lo habéis logrado, entonces llegaréis hasta el final. Seguimos:

Inserción de elementos y datos personales

Ahora llegamos a la parte más sencilla: la inserción de los elementos que os he comentado al principio. Por ejemplo, en la parte superior izquierda, os propongo que insertéis vuestro logo (o vuestro nombre, si no tenéis logo). A modo de ejemplo, voy a insertar un texto con mi nombre, aunque en la versión final yo he preferido utilizar mi logo.

  • Aquí va mi propuesta para el nombre, aunque el tema de las tipografías, estilos, tamaños de letra, etc., es una cuestión muy personal. Valiéndonos de la herramienta “Texto Horizontal” insertaremos nuestro nombre y primer apellido, en mi caso, “Rafael” y “López” en dos capas diferentes, y las pondremos juntas la una de la otra. Para el primer nombre (Rafael), utilizaremos el estilo de letra Myriad Pro, con tamaño 25pt y en negrita (bold). Para “López” utilizaré la misma configuración pero utilizando el tipo de letra “Myriad Pro Condensed”. Este tipo de fuente que os recomiendo viene incluida en las versiones mas recientes de Windows, pero si no la tenéis, podéis utilizar otro tipo de letra que sea sencillo y a la vez profesional (por ejemplo sans serif). Si queréis, a la capa con vuestro primer nombre podéis aplicarle un degradado, siguiendo los pasos que dimos con el rectángulo. Debería resultar algo parecido a esto:

Esta sería la versión con el nombre:

tarjetasvisita10

Y esta la versión con el logotipo, al que también le he aplicado el mismo degradado:

tarjetasvisita11

Si lo deseáis, podéis añadirle más efectos a vuestras letras utilizando los “Estilos de Capa”. Podéis configurar una sombra o un efecto relieve de una manera sencilla y esto hará que las letras queden visualmente más atractivas.

  • El último paso será el de incluir el resto de elementos (datos personales). Para ello seguiremos utilizando las diversas opciones que nos ofrece la tipografía Myriad Pro. Por ejemplo, si queréis, podemos utilizar la fuente Myriad Pro Condensed Italic en tamaño 9 para insertar nuestro nombre o nuestra profesión, o incluso los servicios (esto ya es cuestión de gustos). Debajo, podemos insertar nuestro teléfono, e-mail y página web. Para los títulos “Teléfono”, “E-mail”, y “Web”, podemos utilizar la fuente Myriad Pro Bold Condensed con tamaño 9. Para la información correspondiente que insertemos a continuación podemos utilizar la fuente Myriad Pro Condensed Italic con tamaño 9, de nuevo. Si queréis, y para darle un toque elegante, podemos insertar una línea negra de unos 2px de grosor y alinearla junto a la información que hemos introducido. También opcionalmente, podemos insertar en la parte inferior (sobre el rectángulo azul) los servicios que ofrecemos. Para ello yo he utilizado la fuente Myriad Pro Condensed con tamaño 8 y en color blanco.

Y voilà, este es el resultado:

tarjetavisita

En el caso de que queráis crear un dorso, podéis utilizar el mismo diseño (duplicando el archivo), pero volteándolo horizontalmente, y añadiendo el logo o los elementos que os gusten. Un ejemplo de dorso podría ser este:

tarjetavisitaback

Si queréis indagar más sobre diseño de tarjetas de visita, o queréis inspiraros, os recomiendo que le echéis un vistazo a las siguientes páginas (en inglés), que seguro os serán de mucha utilidad (de hecho en ellas podéis descargar plantillas ya hechas para Photoshop):

Y esto es todo, por el momento. Ahora ya solo queda ir a la imprenta/papelería más cercana y encargar que nos las impriman. Espero que el post os haya sido de utilidad. Para cualquier duda, consejo o recomendación no dudéis en dejar algún comentario.

Hasta la próxima.

Editado el 25 de octubre de 2012 a las 21:40

He querido añadir un videotutorial para ilustrar de una manera más interactiva todo el proceso de elaboración de las tarjetas. Si estáis rápidos, incluso seréis capaces de tener vuestra propia tarjeta lista en media hora. Os pido disculpas por adelantado por los fallos en el discurso, tened en cuenta que es el primer videotutorial que hago y es difícil estar haciéndolo todo a la vez. Os recomiendo también que veáis el vídeo en HD, ya que así podréis ver mejor los detalles. 😉

[vimeo http://www.vimeo.com/52177658 w=500&h=281]

Tutorial – Cómo diseñar tarjetas de visita con Photoshop CS6 – Blog Jugando a Traducir from Rafael López on Vimeo.

¡Hola a todos! Hoy os traigo algo nuevo. Ya llevo un tiempo diseñando páginas web y sé que para un traductor hay ciertos aspectos que cuesta mucho trabajo perfilar correctamente. Uno de ellos es la localización de imágenes, pues es una tarea que requiere tener ciertos conocimientos de programas de edición de imágenes y gráficos.

Básicamente, localizar una imagen consiste en modificar y adaptar los textos o información que esta contenga sin que quede afectado el contenido y el diseño de la misma. Hay muchos programas con los que se puede llevar a cabo esta tarea. En mis entradas de software os he hablado de varios editores como Gimp, Inkscape o Photoshop. Yo tengo la suerte de disponer de Photoshop, que es el que utilizo normalmente y el que me saca de todos los aprietos.

Antes de nada, sea cual sea el encargo (traducción de una página web, de un programa/software, de un videojuego, etc.) recomiendo que hagáis una copia de los archivos que os envíen. De este modo podréis trabajar sobre los archivos ya copiados sin riesgo de perder los archivos originales. Puede sonar a perogrullada para los más experimentados, pero seguro que más de uno ha metido la pata en este sentido.

A la hora de localizar una imagen, principalmente se suelen dar estas dos situaciones:

  • Que el cliente tenga la imagen original en un archivo editable  (el formato dependerá del programa, normalmente en Photoshop es en formato .psd).
  • Que no tenga un archivo editable y te envíe una imagen en mapa de bits que tengas que editar manualmente (.jpg, .gif, .png, etc.).

En el primer caso la edición es muy sencilla. Simplemente abriremos la imagen en Photoshop y seleccionaremos el cuadro de texto correspondiente para editar su contenido.

photoshop1

photoshop2

photoshop3

Una vez finalizado el proceso de edición tendremos que guardar la imagen con el mismo nombre y en la misma carpeta. El procedimiento en otros programas como Gimp o Inkscape sería prácticamente el mismo, simplemente habría que localizar la herramienta para insertar o editar texto y hacer lo propio.

En el caso de que recibamos una imagen en mapa de bits, el proceso se complicará un poco, aunque con algo de habilidad y destreza se podrá llevar a cabo sin ningún problema.

Por ejemplo, imaginad que os encargan que traduzcáis un documento sobre el funcionamiento de un Scrum que incluye la siguiente imagen:

Scrum

Al no poder editar los textos utilizando el procedimiento anterior, tendremos que tirar de inventiva. Lo primero que tenemos que hacer es analizar la imagen. Observamos que tenemos dos textos sobre fondo blanco y cuatro que están introducidos en un bocadillo que tiene como fondo un degradado. Evidentemente, los textos más complicados serán estos últimos.

  • Para el primer tipo de texto el proceso será bien sencillo: una vez abierta la imagen en Photoshop, insertaremos un rectángulo blanco o utilizaremos la goma de borrar para eliminar los textos. A la hora de seleccionar el color, es recomendable utilizar la herramienta “Cuentagotas”, pues nos permitirá darle al rectángulo exactamente el mismo tono de color para borrar la imagen, de forma que no quedará ninguna marca. Para ello, una vez se abra el cuadro de diálogo para seleccionar el color, haremos clic en el fondo de la imagen para que el programa detecte y aplique automáticamente el color. Posteriormente, insertaremos el rectángulo sobre el texto. El siguiente paso será insertar el texto manualmente. Para ello seleccionaremos la herramienta “Texto Horizontal”. Es importante intentar buscar un tipo de letra que sea lo más parecido posible al original. En caso de no tenerlo claro, utilizaremos algún formato de letra estándar como Arial, Calibri o Times New Roman, que al ser los más utilizados le darán en cualquier caso un toque profesional. También habrá que probar con diferentes tamaños y una vez elegido el tamaño ideal, mantenerlo con el resto de textos para mantener un cierto rigor.

photoshop4

photoshop5

  • En el caso de los textos de los bocadillos, el procedimiento será similar. Aunque pueda parecer complicado, lo único que tenemos que hacer es borrar los textos insertando un degradado que sea lo más parecido posible al de la imagen original. No es necesario borrar los bocadillos y dibujarlos de nuevo, ni las flechas, ni nada por el estilo. Para crear un degradado igual tendremos que sacar partido de nuevo a la herramienta “Cuentagotas”, que se activa automáticamente cuando se abre el cuadro de diálogo para elegir el color deseado.

Los pasos para este proceso son los siguientes:

  1. Seleccionamos de nuevo la herramienta “Forma personalizada”, y elegimos la forma del rectángulo.
  2. Insertamos un rectángulo solapando uno de los bocadillos, pero procurando no salirnos ni tocar los bordes negros.
  3. Una vez insertado el rectángulo, haremos clic en Capa/Estilo de Capa/Opciones de Fusión…
  4. Cuando se abra el cuadro de diálogo, activaremos la función “Superposición de Degradado”.
  5. Una vez activada, hacemos clic en el recuadro donde nos aparece el degradado que se activa por defecto (normalmente será en blanco y negro). Al hacer clic, se abrirá un cuadro de diálogo donde podremos configurar el degradado.
  6. Después, seleccionamos el cuadrito de color ubicado en el lado izquierdo y le asignamos el color deseado. Para aplicar el mismo color al degradado, en el recuadro de la izquierda seleccionaremos el color en uno de los bocadillos, tomando la muestra de color de la parte superior del mismo (lo más cerca posible de la línea negra). En la parte de la derecha, haremos el mismo proceso, pero seleccionando el color de la parte inferior del bocadillo. Para finalizar,  activaremos la función de “Invertir”.
  7. Una vez configurado el degradado, hacemos clic en aceptar y observamos los cambios.

photoshop7

* Es posible que tengamos que modificar el tamaño del rectángulo para que no se quede ninguna marca. Para ello es recomendable ampliar el zoom y apurar los bordes al máximo. Para modificar el tamaño del rectángulo lo haremos haciendo clic en “Edición/Transformación libre”.

Una vez insertado el degradado insertamos el nuevo texto sobre el rectángulo. De nuevo elegiremos el mismo tipo de letra y tamaño que utilizamos para la edición de los textos anteriores, y controlaremos que todo quede lo más parecido posible al original. Repetiremos el proceso con el resto de bocadillos, y el resultado seguro que será muy parecido al que os muestro a continuación:

Scrum_traducida

Como veis, el resultado quizá no es perfecto, pero da bastante el pego. Si no os sale a la primera, tened paciencia, pues al principio es un poco difícil entender bien el funcionamiento del programa. Además, conforme vayais practicando iréis adquiriendo una mayor destreza y precisión con las diferentes herramientas.

Espero que el post os haya sido de utilidad, a mí me llevo mucho tiempo aprender a hacer este tipo de ediciones de manera adecuada. Gracias a ellas he podido localizar mi propia página web sin demasiado esfuerzo y ahorrando mucho tiempo. Si no disponéis de Photoshop, el procedimiento con Gimp e Inkscape es prácticamente igual, lo único que cambia es la ubicación de las herramientas, pero las que habrá que utilizar serán las mismas (rectángulo, edición de texto y degradado).

Os recuerdo que podéis saber más sobre todos estos programas en la sección del proyecto SofTrad e, incluso, si queréis practicar  el proceso, podéis descargar la imagen original de esta entrada y trabajar sobre ella.

Ala, ala, ¡a practicar se ha dicho! ¡Un saludo!