Después de unas semanas muy atareado traduciendo una serie nueva (de la que espero hablaros más adelante), hoy he querido sumergirme en uno de mis trabajos anteriores para contaros mi experiencia al traducirlo y mis sensaciones tras haber visto los capítulos que traduje ya doblados al español.

Como algunos ya sabéis, hace unos meses os comentaba que estaba traduciendo una serie sobre vestidos de novia que iba emitirse en el canal Divinity. Pues bien, la serie en cuestión era Keasha’s Perfect Dress, que se tradujo al español como El vestido perfecto de Keasha. Se trata de un docurreality nupcial en el que varias novias visitan la tienda de Keasha Rigsby, una empresaria y asesora nupcial que ayuda a su clientela a encontrar su vestido perfecto.

Keasha's Perfect Dress

Esta oportunidad me llegó después de haber traducido series dirigidas especialmente a un público masculino, como Los reyes del trueque o Embargo por sorpresa: South Beach. Como podréis imaginar, fue un auténtico reto para mí en aquel momento, pues apenas tenía conocimientos sobre el tema e ignoraba los entresijos de este mundillo, por lo que tuve que documentarme un montón para solventar todos los problemas que se me fueron presentando.

Pasé infinitas horas navegando en las páginas web de tiendas como Pronovias o de modistas como Rosa Clará o Manuel Mota (quien falleció recientemente), buscando cómo traducir términos específicos como A-Line (corte evasé), mermaid silhouette (silueta tipo sirena) o rouching (pliegues), por citar unos pocos. También consulté diccionarios visuales para consultar gráficos y ejemplos como el de esta imagen, además de un par de catálogos de moda que llegaron a mi casa por aquellas fechas.

Por si eso no fuera poco, también tuve que empaparme del lenguaje femenino que se utiliza en este tipo de series, pues en ningún momento podía olvidar el público al que me estaba dirigiendo. Esto fue especialmente difícil, porque no quería caer en los típicos clichés de género. En este sentido, me ayudó mucho ver algunas series que se estaban emitiendo en esos momentos en Divinity, como Tu estilo a juicio o El vestido de tu boda, cuya temática era similar.

Keasha2

Dado que mucha terminología se repetía, decidí crear una memoria de traducción especial para la serie en Trados Studio. Es cierto que en traducción audiovisual (y, más específicamente, para la traducción de guiones) no se suelen utilizar este tipo de herramientas, pero, después de utilizarlas durante un tiempo, yo ya me he acostumbrado y lo encuentro realmente útil. En esta ocasión no hubo mucho problema, pues la transcripción que me enviaron venía en un formato que podía aprovechar (hubo que hacer cambios, pero no demasiados), lo que me permitió agilizar todo el proceso.  Sí tuve que lidiar con el inconveniente de que los TCR del guión original no coincidían con los TCR del vídeo que me envió el estudio, por lo que tuve que pautar todo el guión manualmente después de traducirlo, aunque esto es algo que suele ocurrir bastante a menudo en este tipo de encargos.

Dos o tres semanas después de entregar el último capítulo que traduje, empezaron a anunciar la serie en la web de Divinity, y unos días después emitieron el anuncio oficial en TV. Esto me hizo especial ilusión, pues yo tuve el honor de traducir el primer capítulo de la serie, lo que significaba que ese iba a ser el primero en emitirse el día del estreno. No obstante, debo reconocer que no vi el capítulo hasta que pasaron unas semanas y lo publicaron en mitele.es, donde por cierto podéis ver todos los capítulos de la primera temporada de la serie.

No obstante, una de las cosas que sí quise hacer al ver los capítulos fue contrastarlos con los guiones traducidos que yo envié al estudio. Rápidamente me di cuenta de que habían hecho muy pocos cambios, por lo que prácticamente me reconocía en cada palabra que yo mismo había escrito semanas atrás. Como traductor, os confieso que aquel fue un momento muy realizador. No obstante, se me ocurrió que quizá podía ser buena idea compartir un trocito de esa alegría con vosotros, y es por eso por lo que he preparado un fragmento de vídeo junto con la parte del guión correspondiente, para que así podáis comprobar vosotros mismos el resultado y las diferencias entre uno y otro.

KeashaEjemplo

¿Qué os parece? ¿Ha quedado bien? A mí la verdad es que me hizo una ilusión tremenda comprobar el resultado final.

En fin, como habéis visto, traducir esta serie fue realmente difícil para mí, pero al mismo tiempo fue una experiencia muy realizadora que me ha hecho aprender mucho. Nunca se sabe lo que puedes llegar a aprender siendo traductor. Hace unos meses pensaba que los vestidos de novia eran blancos y poco más. Ahora me sé de memoria los diferentes tipos de telas, escotes, siluetas y cortes que puede llegar a tener un vestido de novia. De hecho, hace poco fui a una boda y algunos se sorprendieron de mis conocimientos sobre el tema. ¿Que qué les dije? Pues eso, que soy traductor. Y, por supuesto, no me creyeron, porque todavía siguen mirándome raro, aunque no sé si será por lo de traductor o por lo de los vestidos… ¿Y qué hice yo? Pues reírme y bailar, ¡que para eso son las bodas!

FotoBoda2

¡Hasta la próxima!

Entradas y páginas relacionadas: