(VII) Software para traductores: Herramientas complementarias

Hola a todos de nuevo. Después de la publicación de los artículos que conforman la guía de software que confeccioné hace unas semanas, he decidido ir poniendo punto y final a toda esta saga de entradas sobre software con dos entradas: la primera, sobre herramientas complementarias (que básicamente son el resto de utilidades que no se han mencionado hasta ahora y que he considerado interesantes incluir en una última entrada) y la siguiente, que publicaré en los próximos días, con el top 10 de los programas que más utilizo. Posteriormente, elaboraré una sección completa de software dentro del blog para tener todas estas entradas bien clasificadas y ordenadas.

HERRRAMIENTAS COMPLEMENTARIAS

En esta entrada he decidido hacer una compilación de herramientas que son complementarias y que, por tanto, no son de uso obligado (aunque sí recomendables) y que en un momento dado pueden sernos de mucha utilidad en función de cuales sean nuestras necesidades. Me refiero sobre todo a herramientas como gestores de proyectos, correctores textuales, conversores de divisas y medidas, utilidades para maquetar documentos, agendas, calendarios, aplicaciones de automatización, editores de mapas conceptuales o sistemas de gestión de bases de datos, entre otros.

  • Correctores textuales: los traductores estamos acostumbrados a trabajar con los correctores textuales que vienen integrados en los procesadores de texto que utilizamos. Por lo general, nos “fiamos” de ellos aunque somos conscientes que en el caso de las palabras homógrafas, aquellas que se escriben igual pero que tienen un significado diferente y que, en muchos casos, nuestro procesador no es capaz de diferenciar, siempre es necesario prestar una atención especial. Por ello, puede ser interesante apoyarnos en otros correctores textuales aunque, al final, tendremos que aplicar nuestro propio criterio ya que los correctores no son fiables al 100%. Además, algunos de ellos incorporan otras características que pueden sernos de utilidad, como recomendaciones y sugerencias para mejorar nuestro texto, detección de abuso de diferentes palabras, explicaciones didácticas de los errores cometidos, conjugadores de verbos, o una mayor cobertura en aspectos ortotipográficos. De entre todos los disponibles, quizá uno de los mejores (y de los más recientes) es “Stilus”, que ofrece sus servicios hasta en tres idiomas (inglés, francés y español), y nos permite trabajar con archivos de diferentes formatos. Es un programa de pago, pero merece la pena. Otras alternativas a esta herramienta son Global Spell Checker o Tiny Spell, que son gratuitos, aunque ofrecen menos posibilidades, o Grammarly (solo en inglés).
  • Herramientas para la gestión de proyectos (project management): En muchas ocasiones los traductores nos veremos envueltos en proyectos muy amplios, por lo que puede ser útil plantear la posibilidad de utilizar este tipo de herramientas. Aunque algunas herramientas TAO ya llevan incorporados algunas características más relacionadas con la gestión de proyectos, la realidad es que hay otras herramientas más específicas dedicadas a estas cuestiones. Lo mejor de todo y lo más sorprendente es la cantidad de programas gratuitos de este tipo que hay disponibles en el mercado. A continuación, os dejo un listado con las más utilizadas:
  1. Tenrox Project Management Software Summer Heat
  2. Microsoft Project Standard
  3. Project KickStart
  4. MindView 3 Business
  5. Genius project for Domino
  6. ProjectPlan
  7. FastTrack Schedule
  8. RationalPlan Multi Project
  9. Service Desktop Pro
  10. FusionDesk Professional
  • Sistemas de gestión de bases de datos: Una correcta organización es una de las claves para realizar un trabajo eficiente a la par que competitivo. Precisamente, ese es el objetivo de las bases de datos, pues están pensadas para almacenar, clasificar y ordenar la información que nosotros necesitemos y de la manera que nosotros elijamos. Esa es la clave. Es muy recomendable que los traductores llevemos una gestión ordenada de nuestros clientes, facturas, encargos, etc. por ello el uso de este tipo de programas tiene bastante sentido si lo aplicamos a nuestra profesión. En mi opinión, la mejor herramienta que hay en el mercado para uso individual e incluso para pequeñas empresas es Microsoft Access, pues su precio es asequible y presenta todas las características que se le pueden pedir a un programa de este tipo (intuitivo, fácil de usar y flexible y adaptable a lo que nosotros queramos).
  • Software para la mejora de la productividad:
      • Agendas y calendarios: Aunque muchos todavía prefieren utilizar la clásica agenda de toda la vida, lo cierto es que hay muchas utilidades disponibles de manera gratuita y que podemos instalar en nuestro ordenador. Estas aplicaciones sirven para organizarte mejor y dejar constancia de tus acciones, exactamente como en las agendas de papel. Algunas de ellas incluso funcionan como auténticas oficinas virtuales, incorporando varias características como calendarios, sección de correo, notas y listas de contactos. De entre todas las disponibles, os recomiendo Essential PIM (oficina virtual con calendario, correo, notas y contactos) y Mozilla Sunbird (agenda calendario). También podemos utilizar otras herramientas como las que vienen en nuestros gestores de correo, como los que traen incorporados Microsoft Outlook o Google Mail (Google Calendar).
      • Herramientas para reducir la procrastinación: Esta herramienta ha sido uno de mis últimos descubrimientos. Los traductores sufrimos los efectos de la procrastinación muy a menudo pues, al estar constantemente trabajando con nuestro ordenador, tendemos fácilmente a desviarnos en nuestras búsquedas, procesos documentales, etc. Con Procrastination Killer podremos cronometrar el tiempo que dedicamos al trabajo y el tiempo que dedicamos al descanso. Automáticamente nos avisará de cuando nos toca trabajar y cuando descansar. Es, por tanto, ideal para organizarnos y mantener un ritmo de trabajo constante. Evidentemente, hay que darle al programa el uso correcto, pues de nada servirá tenerlo instalado si luego le damos a la X cada vez que nos de el aviso de que nuestro descanso ha terminado.
      • Automatización de tareas: La automatización de tareas, más que una categoría de programas, es mas bien una estrategia a tener en cuenta cada vez que elijamos un programa o que sepamos que vamos a tener que hacer una misma tarea una y otra vez. Por ejemplo, si vamos a utilizar un gestor de correo, podría ser interesante elegir uno que nos permita programar el envío de correos electrónicos en los casos en los que estemos fuera de la oficina o que tengamos que hacer envíos a una hora determinada y no nos sea posible estar frente al ordenador para darle al botón de enviar. Otros ejemplos son la creación de plantillas (ya sea en Word, Openoffice, InDesign, etc.) para maquetar documentos rutinarios,  el uso de estilos de texto en nuestros procesadores de texto o editores de subtítulos, la utilización de aplicaciones online como IFTTT (If This Then That) o TweetDeck para ahorrar tiempo en la gestión de nuestras redes sociales, o programar nuestra firma de correo para que siempre aparezca automáticamente al final de nuestros mensajes.
  • Conversores de divisas y medidas: En muchas ocasiones los traductores necesitaremos echar mano a este tipo de herramientas, especialmente en textos económicos o científicos en los que sea necesario convertir divisas o medidas para adaptarlas a la cultura meta. Hay muchas utilidades de este tipo en internet que están disponibles de manera gratuita en páginas web, por lo que no es necesario descargar ni instalar ningún tipo de programa. A continuación os dejo un listado con las que me han parecido más útiles:

Divisas:

Medidas:

  • Maquetación (DTP): Son ya muchos los traductores que además de servicios de traducción ofrecen otros servicios complementarios como la maquetación de documentos. La herramienta líder del mercado para estos fines es, sin duda, Adobe InDesign, que os recomiendo encarecidamente. De entre las alternativas de software libre, destaca Scribus, una herramienta muy seria, intuitiva y fácil de utilizar, que os recomiendo encarecidamente. Otras alternativas son Quark, Microsoft Publisher o Serif PagePlus.
  • Editores de mapas conceptuales: Los traductores y terminólogos están acostumbrados a trabajar con mapas conceptuales en su trabajo, por eso es importante que tengan a su entera disposición algún editor de mapas conceptuales. De entre todos, os recomiendo CMap Tools, XMind, InfoRapid y FreeMind.

A modo de bibliografía…

Estad atentos en los próximos días, pues publicaré mi top 10 personal y haré una página especial para compilar todas las entradas que he ido publicando en las últimas semanas además de una nueva actualización de la guía de software en PDF. Hasta la próxima.

Rafael López Sánchez

Rafael López Sánchez

Traductor profesional (EN/IT>ES) especializado en traducción audiovisual, localización, diseño y maquetación. He traducido series, películas y documentales emitidos en cine, televisión y canales de Internet. Imparto cursos online sobre mis especialidades en Traduversia y participo como ponente en congresos y eventos de traducción.
Rafael López Sánchez
Opt In Image

¡APÚNTATE GRATIS AL CURSO «HERRAMIENTAS PARA LA LOCALIZACIÓN Y LA TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL»!

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso
  • Cupones de descuento para matricularte en nuestros cursos a precio reducido
  • Información inmediata y exclusiva sobre nuestros nuevos cursos y ofertas
  • Un correo semanal con lo último del blog de Traduversia

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Jugando a traducir. 😉

Cupon-JaT-Blanco-01

¡Deja un comentario si te ha gustado la entrada!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

¡Deja tu comentario y comparte tu opinión! Recuerda ser constructivo en la medida de lo posible. :P

Loading Facebook Comments ...