La traducción de canciones: estrategias, consejos y algunas ideas para inspirarse

La traducción de canciones es una de las mayores dificultades que le pueden surgir a un traductor a la hora de traducir un producto audiovisual. Esto suele deberse a las restricciones derivadas de la música, la métrica o la rima, entre otros factores. Esto hace que se apliquen diversas estrategias para adaptar canciones, que a menudo obligan a hacer cambios en la letra o en la música.

En primer lugar, creo que es necesario recalcar que no hay una estrategia mágica o una fórmula perfecta que permita traducir canciones de forma perfecta. Cada canción tiene una naturaleza diferente y su estructura hace que primero debamos diferenciar entre traducción para doblaje y subtitulación, ya que las estrategias que se aplican en una modalidad u otra difieren bastante entre sí.

Lo que sí podemos advertir fácilmente es que en las adaptaciones para doblaje se suelen hacer traducciones más libres o creativas (lo que ahora se llama transcreación), mientras que al subtitular se suele traducir de una forma más literal, ya que la letra suele tratarse como una parte más del texto, pues aparece en pantalla a la par que suena la canción original.

Estrategias para subtitular una canción

A la hora de subtitular una canción, se deben seguir las pautas de subtitulación marcadas por el cliente, o las que suelen aplicarse a nivel profesional. Conviene recalcar que las canciones no siempre se traducen y que el criterio que suele emplearse varía en función de la productora o del estudio encargado de adaptar el producto, aunque generalmente se subtitulan cuando su significado guarda algún tipo de relación con el argumento. 

Por lo general, los subtítulos suelen colocarse en cursiva y suele evitarse el uso de recursos de transcreación, que sí suelen aplicarse en las versiones dobladas. Por ejemplo, cuando una canción va rimada, no suelen rimarse los subtítulos para evitar un distanciamiento excesivo de la letra original.

No obstante, hay ocasiones en las que se puede usar la rima, aunque no es desde luego un recurso obligado. Recuerdo una escena de una película de miedo que traduje hace tiempo en la que el protagonista (un duende verde) solía hablar en verso o haciendo rimas. En la escena inicial de la película, el duende recitaba un poema, así que opté por armar unos subtítulos que rimaran y que a la vez acompañaran las intervenciones del personaje. Aquí podéis ver el resultado:

No es precisamente una canción, pero me sirve de ejemplo para mostraros cómo me las ingenié para rimar unos subtítulos. Ayudó mucho que en varios versos la rima se hiciera con el verbo, ya que eso me permitía a veces jugar con las conjugaciones para hacer las rimas. No fue nada fácil, pero al cliente le encantó la propuesta y al final salió adelante. 🙂

Dicho esto, aquí van unos consejos en varios puntos para que puedas aplicarlos a la hora de subtitular una canción:

  • Se deben seguir las pautas de subtitulación marcadas por el cliente o las que suelan aplicarse a nivel profesional.
  • Los subtítulos suelen colocarse en cursiva, a menos que el cliente nos indique lo contrario.
  • Al subtitular, suele primar el significado por encima del uso de recursos literarios como la rima, aunque a veces esta puede mantenerse. La letra de la canción suele tratarse como una parte más del texto original.
  • Se suele utilizar una línea o subtítulo por verso. No obstante, se pueden dos colocar dos versos en un mismo subtítulo colocando cada verso en una línea.
  • Se suelen utilizar puntos suspensivos de enlace, aunque el uso de estos no es obligatorio (pero sí recomendable). En caso de dudas, es conveniente preguntarle al cliente.
  • En subtítulos accesibles o subtítulos para sordos (SPS), se suelen añadir acotaciones o un símbolo de una nota musical para que el destinatario pueda intuir que los subtítulos corresponden a una canción. No obstante, la norma UNE 153010 recomienda que los subtítulos aparezcan sobre fondo amarillo y con caracteres azules, aunque por lo general suelen aparecer en blanco y en cursiva (a menudo sobre fondo negro).

Estrategias para traducir una canción para doblaje

Cambiamos de tercio. A la hora de traducir una canción para doblaje las estrategias son diferentes a las que suelen aplicarse en el subtitulado, ya que la canción debe someterse a un proceso de adaptación que puede afectar a sus dos elementos principales: música y letra. La traducción literal no suele funcionar, a menos que se cree una nueva composición musical que se adapte a la letra nueva. Por ello, a la hora de adaptar una canción, suelen aplicarse estrategias como las siguientes:

1) Traducir la letra adaptándola a la música original. En este caso la letra puede sufrir algunas alteraciones por las restricciones derivadas de mantener la melodía original. Este es quizá el método que más se utiliza en doblaje. Todos recordamos, por ejemplo, canciones como las intros de El príncipe de Bel Air o Dragon Ball Zpor citar algunos ejemplos conocidos. Las tres me parecen unas adaptaciones muy buenas, tanto traductológicamente como musicalmente.

Esta técnica tambien se utiliza cuando los personajes de una película o serie cantan una canción, como por ejemplo cuando en The Big Bang Theory Sheldon o Penny cantan «Soft Kitty», traducida al español como «Dulce gatito», o cuando en Los Simpsons se ponen a cantar «No conquistas nada con una ensalada» (en la versión original cantan «You don’t win friends with salad»). Curiosamente, en la versión traducida se añade una rima que no existe en la versión original.

Yo, de hecho, también he tenido que aplicar esta técnica en alguna ocasión, como cuando al final de un capítulo de Los reyes del trueque uno de los personajes se ponía a cantar una canción con una guitarra. En esta ocasión, el doblaje iba con voz superpuesta, pero aun así la adaptación se hizo igualmente.

2) Otra opción es directamente crear una canción nueva en el idioma meta que encaje con las imágenes y el estilo de la canción original. Es un recurso que se utiliza muy a menudo para traducir canciones de series de animación. Esto se hizo, por ejemplo, en series como Chicho Terremoto o Supercampeones. 

Canciones para inspirarse

Siempre que alguien me pregunta sobre este tema, o cuando me escriben para preguntarme dudas sobre cómo traducir una canción, suelo echar mano de algunas canciones en inglés adaptadas al castellano por artistas españoles para ponerlas como ejemplo de lo que se podría hacer. De entre los métodos que he comentado antes, el que más se suele utilizar es el primero, ya que como músicos pueden adaptar la música o hacer variaciones para adaptar la canción a la letra traducida, que también suele adaptarse.

Una canción que me parece muy acertada es «Maggie Despierta» de M-Clan, que es una adaptación de «Maggie May», compuesta por Rod Stewart. La versión en español respeta la música original, aunque con algunas variaciones. Otra canción de M-Clan que es muy conocida es «Llamando a la tierra», que es la versión en español de «Serenade from the stars» de Steve Miller Band. La versión es tan buena que mucha gente desconoce que sea una adaptación.

Las versiones de M-Clan son realmente buenas y son un gran ejemplo de cómo adaptar una canción. Otra canción que me parece digna de mención es «El rock de la cárcel», de Miguel Ríos, que es una versión de «Jailhouse rock» de Elvis Presley.

Y para cerrar el listado de recomendaciones, una más rebuscada: una versión de «Should I Stay or Should I Go» de The Clash, interpretada por Los Fabulosos Cadillacs, una banda argentina :-).

Ya veis que el tema da para mucho. Hay muchos más ejemplos que se podrían comentar, pero lo dejo aquí. Espero que las estrategias y ejemplos que he compartido os sirvan en el futuro si os surge traducir alguna canción. Dicho esto, si recordáis alguna canción traducida que sea interesante o conocida, os animo a compartirla en los comentarios. Así podremos tener más ejemplos a los que echar mano.

¡Hasta la próxima entrada!

 

Rafael López Sánchez

Rafael López Sánchez

Traductor profesional (EN/IT>ES) especializado en traducción audiovisual, localización, diseño y maquetación. He traducido series, películas y documentales emitidos en cine, televisión y canales de Internet. Imparto cursos online sobre mis especialidades en Traduversia y participo como ponente en congresos y eventos de traducción.
Rafael López Sánchez
Opt In Image

¡APÚNTATE GRATIS AL CURSO «HERRAMIENTAS PARA LA LOCALIZACIÓN Y LA TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL»!

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso
  • Cupones de descuento para matricularte en nuestros cursos a precio reducido
  • Información inmediata y exclusiva sobre nuestros nuevos cursos y ofertas
  • Un correo semanal con lo último del blog de Traduversia

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Jugando a traducir. 😉

Cupon-JaT-Blanco-01

¡Deja un comentario si te ha gustado la entrada!

16 comentarios
  1. Samanta
    Samanta Dice:

    ¡Hola!

    Me encanta este tema, y da para muchísimo, pero sí que es interesante.
    Solo quiero sugerir a quienes estén lidiando con la traducción de canciones para doblaje que no subestimen «la magia de Disney». Muchas de las versiones en castellano de sus canciones son muy buenos ejemplos de lo que citaba el autor del artículo. No tengamos miedo a ponernos cursis y usemos los recursos que tenemos a la mano, que sirven mucho.

    Por último, ¡ojo con la redacción del artículo! Jeje

    ¡Saludos y ánimo a los traductores de canciones!

    Responder
  2. El Peregrino Constante
    El Peregrino Constante Dice:

    Hola, Rafael. Estoy experimentando por primera vez traducir canciones. Antes de ello he traducido unas pocas poesías. Me doy cuenta de que pese a las similitudes, hay diferencias notables entre ambas modalidades de traducción. En cuanto a las canciones, me pregunto si, además de la métrica del texto, hay que tener muy en cuenta las sílabas musicales para que se pueda cantar, mejor dicho los grupos silábicos correspondientes a notas musicales, En esa línea, te ruego me digas si al cantar se puede aumentar la duración de las sílabas escritas, de modo que correspondan a la partitura. Si así fuese, no sería absolutamente necesario que los versos tuvieran idéntico número de sílabas que el original. Bueno, esto son elucubraciones mías, motivadas por la gran dificultad que encuentro al traducir canciones del francés, que domino, al español, que es mi lengua materna..
    Gracias por tu paciencia y comprensión.

    Responder
  3. enlalunadebabel
    enlalunadebabel Dice:

    Hola, Rafa:

    Me ha encantado el artículo. ¡La cosa tiene enjundia! Es un caso claro de traducción aún más subordinada, ya que la forma casi pesa más que el contenido. Recuerdo sudar tinta china con los subs de algunas pelis de animación al catalán… Pero al fin y al cabo son proyectos la mar de chulos. 🙂

    Un abrazo,
    Scheherezade

    Responder
    • Rafael López Sánchez
      Rafael López Sánchez Dice:

      ¡Hola, Scheherezade!

      Gracias por tu comentario. Estamos de acuerdo, hay ocasiones en las que es más difícil traducir toda la función poética o emotiva del mensaje que la meramente informativa o metalingüística. Es una de las cosas más bonitas y, a la vez, más complejas de la comunicación y, por ende, de la traducción.

      Yo, al igual que tú, también las he pasado canutas traduciendo canciones en series y realities de serie b (o z, en algunos casos). Curiosamente esos eran los más difíciles de traducir por la naturaleza de los personajes y las estrambóticas temáticas.

      Otro abrazo para ti.

      Responder
  4. Aldana Michelino
    Aldana Michelino Dice:

    Hola, Rafael:

    Me gustó mucho este post. Sobre todo, me causa mucha curiosidad cómo varían las adaptaciones en las diferentes versiones de los programas, entre ellos, Los Simpson. El tema de la ensalada acá, en Argentina y en toda Latinoamérica, fue “No vives de ensalada”. Fijate que este frase acompaña la rítmica de “You don’t make friends with salad” del inglés y la versión española divide el fraseo en dos, “No conquistas nada” y “con una ensalada”. Son increíbles las joyitas que se logran con el subtitulado y el doblaje. 🙂

    ¡Saludos desde Argentina!

    Responder
    • Rafael López Sánchez
      Rafael López Sánchez Dice:

      ¡Hola, Aldana!

      Gracias por tu comentario. La verdad es que Los Simpsons es una serie que daría para desarrollar unas cuantas tesis. Gracias por dejar constancia de las adaptaciones que se hicieron para Latinoamérica. Aquí en España la traductora ha sido siempre María José Aguirre, que hizo una labor fantástica a la hora de traducir las canciones que he mencionado en la entrada. Soy un gran fan de su trabajo y hasta he ido a ver alguna que otra charla suya.

      Bueno, no me enrollo. Un saludo desde España. A ver si podemos vernos en mi próxima visita a Argentina.

      Responder
  5. Carolina Rodríguez
    Carolina Rodríguez Dice:

    Hola Rafael.

    Me han resultado muy interesantes los ejemplos que has puesto.

    Puede ser que en subtitulado se traduzca a veces de forma más literal que en doblaje, pero solamente si contamos con libertad en el número de caracteres.
    Te digo por experiencia propia que cuando la canción es muy rápida y tienes que reducir te obliga a ser incluso más creativo que en doblaje. Al fin y al cabo lo que importa es el conjunto audiovisual, la labor del traductor es mucho más complicada de lo que se cree.

    ¡Saludos!

    Responder
    • Rafael López Sánchez
      Rafael López Sánchez Dice:

      Hola, Carolina:

      Gracias por tu comentario. Estamos de acuerdo. A veces al subtitular no queda otra que resumir las intervenciones y para eso también hay que tirar de creatividad. De hecho, recuerdo que las pasé canutas traduciendo una ópera de dos horas y media hace unos meses. 😀

      Pero vaya, en general se suelen ver traducciones más literales que en doblaje, que suelen hacerse adaptaciones completas de música, letra o ambas. Por literal no me refiero a que se haga palabra por palabra, si no más bien a que la traducción suele estar más pegada al texto original.

      En cualquier caso comparto tu argumento. 🙂

      Un saludo y gracias por animarte a comentar.

      Responder
  6. María
    María Dice:

    La canción de Dragon Ball Z se tradujo primero al catalán (se emitió antes en Galicia y Catalunya) y la espanola es casi calcada palabra por parabra de la versión catalana.

    Responder
  7. Carlos Hoyos
    Carlos Hoyos Dice:

    La canción de Campeones no es nueva, está reciclada de la canción italiana de los créditos iniciales de Lupin III, titulada “l’incorreggibile lupin”. Aunque debido a ello, hubo que componer a su vez una nueva canción para cuando Lupin III se estrenó en nuestro país.

    Responder
    • Rafael López Sánchez
      Rafael López Sánchez Dice:

      Hola, Carlos:

      Gracias por tu comentario. Muy interesante lo de la canción de Campeones, no tenía ni idea. En cualquier caso, optaron por utilizar una versión diferente de la original, aunque reciclaran la música. Muy curioso que luego tuvieran que cambiar la de Lupin III como consecuencia. ¡Menudo lío!

      Dejo por aquí el enlace de la canción de Lupin III por si hay algún curioso que la quiera escuchar:

      https://www.youtube.com/watch?v=yL8I-c1IujM

      Un saludo y gracias por la aportación.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

¡Deja tu comentario y comparte tu opinión! Recuerda ser constructivo en la medida de lo posible. :P

Loading Facebook Comments ...