El lado oscuro de las redes sociales

Cuando hablamos de las redes sociales y de la blogosfera, en general siempre hablamos de que ayudan a conseguir contactos, reconocimiento, visibilidad, oportunidades, y un largo etcétera. Siempre que nos referimos a ellas, hablamos de lo que podemos conseguir, de lo que nos pueden aportar a modo de beneficio personal, hasta el punto de que a veces esto se convierte en una obsesión constante por conseguir cosas superfluas.

A mi modo de ver, esta obsesión por buscar el beneficio final muchas veces desemboca en que la gente pierda el rumbo de qué es realmente lo que le gusta hacer y cuáles son sus verdaderas motivaciones para tener un blog o para participar en las redes sociales y en las comunidades profesionales de nuestro sector. Se produce un vacío de significado y de valor que al final provoca que lo que hace el usuario deje de tener sentido y se desvíe del camino que, si fuera él mismo, seguiría de forma natural.

desviarse

Cuando el usuario únicamente busca el beneficio final, está anteponiendo objetivos superfluos y vacíos de significado que al final no tendrán ningún valor para él, ni tampoco para el resto de la comunidad a la que pertenece. Si la única motivación del usuario es conseguir 2.000 seguidores en Twitter, 10.000 visitas diarias a su blog o más de 500 contactos profesionales en Linkedin, el tiempo hará que ese vacío de significado que está originando se acabe volviendo en su contra en los diferentes sectores y comunidades en los que participe. Y es que, de nada te sirve tener ese número de seguidores o ese número de visitas, si al final no haces que tenga un sentido verdadero y auténtico en el mundo real.

En general, cualquier manual de redes sociales te aconsejará que utilices las redes sociales únicamente como un instrumento más, al igual que puedas utilizar el teléfono, el correo electrónico o tu web profesional. Pero nos olvidamos de que, cada vez que utilizamos cualquiera de los medios anteriores suele ser para realizar tareas muy concretas de nuestro trabajo (enviar un encargo, llamar a un cliente, que te llamen a ti, etc.) qué están motivadas por algo. Sin embargo, cuando escribimos un mensaje, subimos una foto o compartimos un vídeo en nuestras redes sociales, tenemos que ser conscientes de qué sentido tiene que compartamos eso con nuestra comunidad, qué valor aporta y si de verdad va en sintonía con lo que somos o lo que queremos aspirar a ser. Se trata de tener un plan, sí, pero no un plan cualquiera. Se trata de tener un plan que sea acorde a tu forma de ser, a tus propios intereses y a tus propios gustos. No podemos pretender caerle bien a todo el mundo siempre o darle a los usuarios lo que desean, pero ojo, eso no quita que no podamos pensar en ellos a la hora de compartir algo. Como en tantísimas otras cosas, se trata de encontrar un equilibrio.

La dudosa autenticidad del “yo virtual”

Id, ego y superego. ¿Os suena? Se trata de tres conceptos básicos de la teoría del psicoanálisis de Freud. Podemos aplicar una parte de su teoría a un fenómeno cada vez más común que suele darse en las redes. En la red prima mucho el ego individual, ya que tenemos vía libre para dar rienda suelta a nuestras inquietudes y a compartir cosas para beneficiarnos individualmente. Hasta ahí quizá todo va bien (en parte). El problema empieza cuando empezamos a utilizarlas para magnificarnos, para darnos más importancia o para querer ser algo que en realidad no somos.

Si tiramos otra vez de manual, éste nos dirá que las redes sociales son un espacio ideal para resaltar nuestras virtudes y disimular nuestros defectos. Llevado al extremo, esto directamente desemboca en que, en muchas ocasiones, el usuario se desprenda de todo lo malo y únicamente se dedique a hablar de todo lo bueno que le ocurre, ocultando su lado malo y haciendo hincapié en los aspectos más positivos. Y, en muchos casos, incluso a magnificar las cosas para intentar parecer más importante. El cuadro que podéis ver a continuación ilustra de una manera gráfica y sencilla esa separación entre “el yo virtual” y “y el yo real”:

psicoanálisisvirtual

  • El “Yo real” es ése al que nuestro entorno conoce bien de manera presencial.
  • El “Yo virtual” es la imagen que creamos de nosotros mismos en la red.

Por lo general, a día de hoy, considero que lo ideal sería que ambos “egos” coincidieran en todos los aspectos posibles para evitar generar confusión en nuestro círculo real y en nuestro círculo virtual. Pero, por desgracia, en muchos casos ocurre que llega un punto en el que la separación entre el “yo virtual” y el “yo real” es tan grande que no coinciden, lo que hace que los círculos sociales no comprendan exactamente qué eres o en qué te estás convirtiendo. En otras palabras, es como si dicha persona fuera completamente diferente en la red de lo que es en realidad. Esto puede tener consecuencias muy diversas, como pérdida de credibilidad, que la gente no te tome en serio o que toda tu estrategia de marketing se vaya al garete

“No vendas humo, crea significado. Sé tú mismo.”

Por eso considero que es esencial que utilicemos las redes sociales para mostrarnos tal y como somos, bien a nivel personal, bien a nivel profesional. En muchos casos no será necesario establecer ningún tipo de separación entre un aspecto y el otro, y en otros sí (depende de tu estrategia). La verdadera esencia está en saber mostrarnos tal y como somos en ellas, en que simplemente sean un canal a través del cual compartamos nuestras virtudes y nuestros defectos, y no un colador a través del cual solo pase lo bueno. Somos humanos, y no podemos olvidarnos de que, muchas veces, las virtudes que tenemos radican en nuestros propios defectos que son los que, al final, nos hacen únicos.

¿Os atrevéis?

¡Hasta la próxima!

Rafael López Sánchez

Rafael López Sánchez

Traductor profesional (EN/IT>ES) especializado en traducción audiovisual, localización, diseño y maquetación. He traducido series, películas y documentales emitidos en cine, televisión y canales de Internet. Imparto cursos online sobre mis especialidades en Traduversia y participo como ponente en congresos y eventos de traducción.
Rafael López Sánchez
Opt In Image

¡APÚNTATE GRATIS AL CURSO «HERRAMIENTAS PARA LA LOCALIZACIÓN Y LA TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL»!

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso
  • Cupones de descuento para matricularte en nuestros cursos a precio reducido
  • Información inmediata y exclusiva sobre nuestros nuevos cursos y ofertas
  • Un correo semanal con lo último del blog de Traduversia

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Jugando a traducir. 😉

Cupon-JaT-Blanco-01

¡Deja un comentario si te ha gustado la entrada!

8 comentarios
  1. maria torres
    maria torres Dice:

    Interesante publicacion, estoy de acuerdo contigo en que las redes sociales deben ser utilizadas de manera beneficiosa no solo para el dueño sino tambien para quien la visita, aportar algo interesante o algo que valga la pena leer o que nos enseñe algo seria la mejor manera de utilizar las redes sociales. que cada vez toman mas fuerza en la vida cotidiana. Excelente publicacion gracias por compartirla.

    Responder
  2. Ana Vega
    Ana Vega Dice:

    Hago como si me quitara un sombrero ante tu entrada. Fuiste al meollo del asunto y me hiciste reflexionar sobre el uso que le estoy dando a mis cuentas especiales para contactar a estudiantes y profesionales de la traducción. Y en efecto, esa es mi intención actualmente, además de la interacción y el aprendizaje; solo espero no perderme en el camino.

    De nuevo, excelente entrada.
    Que tengas un buen domingo.

    Responder
  3. Merche García Lledó (@traducirco)
    Merche García Lledó (@traducirco) Dice:

    Interesante entrada.
    No solo me atrevo sino que te aseguro que soy la misma en las redes que en persona. Una pantalla condiciona lo que tú quieras que te condicione: para las personas con poca autoestima y muchas inseguridades, es un arma muy poderosa para sacar a la luz un yo falso y crecido. Para el resto, es una manera más de pasar el rato, lo que no quita que detrás de las actitudes de cada uno, se sea como se sea, haya mucho más escondido.

    En cualquier caso, como dice Elizabeth, “en Internet nuestro yo real sale mucho más a la superficie de lo que creemos”. Medir cada palabra, cada publicación y cada interacción acaba siendo tan frío y calculador que también dice mucho de ti, y no necesariamente para bien.

    Con eso de estar “protegidos” detrás de una pantalla muchos se crecen y destapan su verdadero yo, lo que nos ahorra a muchos el tiempo que podíamos haberle dedicado a conocer a esa persona.

    ¡Saluditos!

    Responder
    • raflosa
      raflosa Dice:

      Hola, Merche:

      Para el usuario es muy fácil crear una “fachada” en internet y esconderse detrás de ella. Lo difícil es eso que tú comentas, ser capaz de ser la misma persona en las redes que en la vida real. Es cierto que cada uno tenemos nuestra propia personalidad, con nuestras carencias y limitaciones, pero hay que intentar canalizar todo eso de una forma natural, para que no acabe afectándonos a la hora de mostrar en las redes sociales quiénes somos.

      Como ya le he comentado a Eli, es cierto que es fácil “catar” a la gente en internet, pero me fastidia tener que estar siempre haciéndolo. Como dices, sería mucho más sencillo que todos fuéramos de cara, porque eso nos ahorraría tiempo y disgustos innecesarios. En fin, habrá que sumarlo a ese listado infinito de utopías.

      😉

      Rafa

      Responder
  4. Elizabeth Sánchez (@esanchezleon)
    Elizabeth Sánchez (@esanchezleon) Dice:

    En general, el fracaso y los defectos están muy mal vistos en Europa. Y si te fijas en nuestra profesión, el porcentaje de halagos frente a las críticas es abrumadoramente bajo. Incluso por parte de nosotros mismos. ¿Cuántos comentarios leemos al día en los que se elogie a un traductor o alguna traducción? Todas las personas que se dedican a algo creativo suelen tener un ego bastante grande y requiere mucha humildad y experiencia vital aceptar y reconocer que la perfección es imposible de alcanzar.

    Por otro lado, a poco que indagues un poco y salvo que estés ante alguien que interpreta muy bien el papel que le interesa mostrar, creo que en internet nuestro yo real sale mucho más a la superficie de lo que creemos. Eso sí, sin mencionar jamás que algo no nos ha salido como esperábamos.

    Responder
    • raflosa
      raflosa Dice:

      ¡Hola, Elizabeth!

      Me ha parecido muy interesante tu reflexión sobre el fracaso en Europa. Es cierto, tendemos a destacar más los aspectos negativos que son los que suelen ser contraprudecentes para la gente, porque suelen acarrear consecuencias negativas (desmotivación, miedo a fallar, problemas de autoestima, etc.).

      Estoy de acuerdo contigo con respecto a la “transparencia” en internet. Es cierto que muchas veces es muy fácil “catar” a la gente, pero a veces me molesta tener que estar haciéndolo. Si todos fuéramos transparentes desde el principio seguro que nos ahorraríamos muchos disgustos y muchas pérdidas de tiempo. A fin de cuentas, tampoco creo que sea tan importante que te digan lo “bueno” (o lo “malo”) que eres. De hecho, creo que es más importante ser consciente de lo que eres, de lo que haces bien y lo que haces mal, con independencia de lo que digan los demás, y poder compartirlo todo eso con el resto de compañeros y amigos. Estas actitudes son más productivas y más positivas para todos, tanto a nivel personal como profesional. Pero claro, también es cierto que son algo utópicas, pues luego cada uno es de su padre y de su madre (y yo el primero).

      En fin, que cada uno saque sus propias conclusiones que de eso se trata también.

      Un saludo.

      Rafa

      Responder
  5. Olatz Rodríguez
    Olatz Rodríguez Dice:

    ¡Hola, Rafa!

    Una vez más, te felicito por tu entrada. Creo que de estas cosas no se habla mucho y que es bastante importante. Yo misma me he sorprendido este año con la importancia de las redes (nunca pensé…). Estoy totalmente de acuerdo contigo en que no tiene sentido tener un blog para que estés constantemente mirando cuánta gente lo visita, difundir vía Twitter las entradas de los demás para que lo hagan contigo o te siga más gente y un largo etcétera. En mi caso, creo que soy bastante inocente, pero ya voy viendo el panorama que hay. Tengo que admitir que en general el mundo traductoril me está sorprendiendo para bien. Yo abrí el blog sin saber realmente lo que era y cada entrada que he escrito ha sido un placer; por no decir cuánto he aprendido. 😀

    ¡Saludos y buen fin de semana!

    Olatz Rodríguez,

    Responder
    • raflosa
      raflosa Dice:

      ¡Hola, Olatz!

      Me alegro de que te haya gustado. Creo que es importante reflexionar un poco de vez en cuando sobre el uso que le damos a las redes sociales para no desviarnos demasiado del camino. Yo, desde que comencé con el blog, he intentado escribir sobre temas que me apasionan y sobre los que me gusta leer. Estos temas muchas veces no le interesan tanto a los usuarios, y otras sí, pero lo que siempre se mantiene intacto es mi nivel de satisfacción, y ésa es una de las claves para que un blog tenga sentido. Y, por supuesto, la cantidad de cosas que aprendes con un blog es algo de lo que no eres consciente hasta que de verdad lo tienes. A mí me ha dado mucho, no solo a nivel de satisfacción personal, sino también a nivel de conocimientos y de nuevos puntos de vista que he podido descubrir gracias a los comentarios y a la participación de la gente (una de las maravillas del 2.0).

      Aprovecho para felicitarte por tu blog, ya lo comenté también en Granada. Me alegré muchísimo de conocerte allí y me parece fantástico que te hayas lanzado a la blogosfera de una forma tan natural y tan positiva. Estoy seguro de que te irá muy bien y de que seguirás disfrutando si sigues así.

      Mucho ánimo y feliz finde para ti también.

      Rafa

      Mucho ánimo.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

¡Deja tu comentario y comparte tu opinión! Recuerda ser constructivo en la medida de lo posible. :P

Loading Facebook Comments ...