Tarjetas de visita para traductores

Hola a todos de nuevo. Hace poco he tenido la oportunidad de diseñar mis propias tarjetas de visita, algo que considero muy útil pues uno nunca sabe cuando puede dar con un cliente potencial. Por tanto, tenemos que estar preparados para aprovechar cada oportunidad que se nos presente.

Sin duda, las tarjetas de visita son una de las mejores formas de publicitarnos y de crearnos una imagen profesional. Antes de nada, es muy importante tener claro el tipo de servicios que queremos ofrecer, y cómo vamos a promocionarnos. Por tanto antes de lanzaros a hacerlas os recomiendo que, si todavía no estáis dentro del mercado, reflexionéis profundamente sobre vuestra estrategia/devenir profesional. No hay nada menos profesional que hacer unas tarjetas de visita y que, cuando te llamen al cabo de un tiempo, le digas a tu cliente que ya no te dedicas a eso.

Así que, si ya estáis dentro de este mundillo, o queréis introducidos en él, creo que este post os puede ser de cierta utilidad. Como ya imaginaréis, las principales cuestiones girarán sobre todo en torno a la imagen y el diseño de la tarjeta. A partir de aquí es donde el gusto el estilo de cada uno salen a relucir. Y también la situación. No es lo mismo diseñar una tarjeta para un autónomo, para una microempresa, para una empresa más grande… En cada caso se busca dar una imagen totalmente diferente. Todo esto se traduce en diversos diseños. Hay miles: diseños minimalistas, diseños tradicionales, diseños modernos, clásicos, futuristas, etc.

Es por ello por lo que los siguientes pasos que voy a dar son solo orientativos y están basados en mi visión profesional y en mi gusto personal. Sin embargo, son fácilmente aplicables a otras situaciones, ya que lo importante del post son los procedimientos, y no tanto las elecciones que yo os proponga.

Para empezar, he decidido incluir en la tarjeta los siguientes elementos:

  • Logotipo
  • Nombre y Apellidos
  • Profesión
  • Teléfono
  • E-Mail
  • Página Web
  • Servicios

Ni que decir tiene que en el caso de que prefiráis omitir o añadir más elementos, simplemente será cuestión de insertarlos y tirar un poco de sentido común y seguir los procedimientos que os detallo más abajo para ubicarlos de forma que queden bien visibles, y visualmente atractivos.

Para hacer el diseño he utilizado Adobe Photoshop (en su versión CS6), aunque cualquier otra herramienta de diseño gráfico o maquetación puede utilizarse siguiendo más o menos las mismas pautas.

Pasamos a la parte técnica del diseño de la tarjeta:

Configurar el escenario de trabajo

  • El primer paso será crear un nuevo documento con las siguientes dimensiones: 9,5 cm x 5,75 cm. (Evidentemente, utilizar estas dimensiones no es obligatorio, pero es lo que os recomiendo). A continuación tendremos que darle una resolución de 300 píxeles/pulgada y activaremos el modo de color de 8-bits CMYK (Imagen/Modo/Color CMYK | Canal 8 Bits). Normalmente las tarjetas de visita suelen ser de unos 9 cm x 5 cm, pero siempre es recomendable dejar un margen de impresión (sangrado) para que se impriman bien. Hay que tener en cuenta en todo momento que cualquier elemento que coloquemos fuera de ese margen no se imprimirá. Por tanto, intentad dejar al menos entre 0,75 y 1 cm de margen por los bordes para no llevaros sorpresas al imprimir vuestras tarjetas.

tarjetasvisita1

  • El siguiente paso será poner un degradado de fondo. Para ello, tendremos que convertir la capa en editable haciendo doble clic en la capa “Fondo” y dándole a OK. A continuación volveremos a hacer doble clic en la capa para abrir el cuadro diálogo de los “Estilos de Capa” (también se puede abrir a través del menú Capa/Estilos de Capa/Opciones de Fusión). Seleccionaremos la casilla de “Superposición de Degradado”, y en el menú desplegable de “Estilos” seleccionaremos “Radial”.  Os propongo utilizar colores claros o tonos suaves para el fondo. Por ejemplo, podemos establecer el blanco como el color más claro, y el color #c6c5c5 como el más oscuro, que como podréis comprobar tras introducirlo, es un tono grisáceo. Tras esto, activaremos la casilla de “Invertir” para que el color más claro (en este caso el blanco) quede en el centro. También podremos jugar con la opacidad hasta conseguir el punto que más nos guste. Yo, personalmente, la he dejado en el 40%.

tarjetasvisita4

tarjetasvisita2

Y hasta ahora deberíamos tener algo parecido a esto:

tarjetasvisita3

¿Lo tenéis ya? Bien, pues seguimos.

Crear un rectángulo que ocupará la parte inferior de la tarjeta.

  • El siguiente paso será crear un rectángulo que ubicaremos en la parte inferior del lienzo. Para ello utilizaremos la herramienta Rectángulo (U) de la barra de herramientas. El color que elijáis ahora mismo no tiene importancia pues lo configuraremos más adelante aplicando un estilo de capa nuevo.

tarjetasvisita5

  • El siguiente paso consistirá en deformar el rectángulo que hemos insertado para darle una forma visualmente atractiva. Para ello, seleccionaremos la capa del rectángulo y entraremos en el modo de transformación libre y utilizaremos la opción de “Deformar” (Editar/Transformar Trazado/Deformar). Una vez activado iremos deformando la imagen moviendo y editando cada uno de los vértices. Ahora mismo nos interesa sobre todo que sea la parte superior del rectángulo la que quede con una curva elegante, ya que el resto quedará fuera del lienzo. Cuando terminemos de modificarlo, aplicaremos la transformación. El resultado debería ser algo parecido a lo siguiente:

tarjetasvisita6

No os preocupéis si la parte inferior os queda deforme o desigual, vuelvo a repetir que lo importante es la curva de la línea superior del rectángulo.

  • A continuación aplicaremos un degradado al rectángulo y para ello volveremos a abrir el cuadro de diálogo de los “Estilos de Capa” (Doble clic en la capa del rectángulo). Seguiremos el mismo proceso que en el primer paso. En esta ocasión he decidido utilizar tonos azules, y para ello he elegido el color #020c28 como el más oscuro y el #37558f como el más claro. Esta vez sí nos interesa configurar el degradado como “Lineal” aunque, si queréis, podéis jugar con las otras opciones por si alguna de ellas os gusta más.

tarjetasvisita7

El resultado que obtengáis debería ser algo parecido a esto:

tarjetasvisita8

  • A continuación, duplicaremos el rectángulo presionando Ctrl+J o haciendo clic con el botón derecho sobre la capa del rectángulo y seleccionando “Duplicar Capa”. Una vez hecho esto, tendremos que colocar esta nueva capa detrás de la anterior. Para ello simplemente tendremos que hacer clic en la capa y sin soltar el botón izquierdo arrastrarlo debajo de la otra. Una vez hecho esto, cambiaremos el estilo de la nueva capa que hemos duplicado, le aplicaremos al degradado los siguientes colores: #000000 (negro) para el color más oscuro y #2b2b2b para el color más claro. Ahora utilizando la opción “Mover” (Pinchando y arrastrando), colocaremos la nueva capa ligeramente por encima de la anterior, de forma que sobresalga a modo de borde. Valiéndonos de la opción “Edición/Transformación Libre de Trazado” podemos girar la capa levemente para que el borde parezca que se va haciendo más delgado. El resultado debería ser algo parecido a esto:

tarjetasvisita9

¿Lo habéis conseguido? Para este paso hay que tener algo de paciencia. Pero si lo habéis logrado, entonces llegaréis hasta el final. Seguimos:

Inserción de elementos y datos personales

Ahora llegamos a la parte más sencilla: la inserción de los elementos que os he comentado al principio. Por ejemplo, en la parte superior izquierda, os propongo que insertéis vuestro logo (o vuestro nombre, si no tenéis logo). A modo de ejemplo, voy a insertar un texto con mi nombre, aunque en la versión final yo he preferido utilizar mi logo.

  • Aquí va mi propuesta para el nombre, aunque el tema de las tipografías, estilos, tamaños de letra, etc., es una cuestión muy personal. Valiéndonos de la herramienta “Texto Horizontal” insertaremos nuestro nombre y primer apellido, en mi caso, “Rafael” y “López” en dos capas diferentes, y las pondremos juntas la una de la otra. Para el primer nombre (Rafael), utilizaremos el estilo de letra Myriad Pro, con tamaño 25pt y en negrita (bold). Para “López” utilizaré la misma configuración pero utilizando el tipo de letra “Myriad Pro Condensed”. Este tipo de fuente que os recomiendo viene incluida en las versiones mas recientes de Windows, pero si no la tenéis, podéis utilizar otro tipo de letra que sea sencillo y a la vez profesional (por ejemplo sans serif). Si queréis, a la capa con vuestro primer nombre podéis aplicarle un degradado, siguiendo los pasos que dimos con el rectángulo. Debería resultar algo parecido a esto:

Esta sería la versión con el nombre:

tarjetasvisita10

Y esta la versión con el logotipo, al que también le he aplicado el mismo degradado:

tarjetasvisita11

Si lo deseáis, podéis añadirle más efectos a vuestras letras utilizando los “Estilos de Capa”. Podéis configurar una sombra o un efecto relieve de una manera sencilla y esto hará que las letras queden visualmente más atractivas.

  • El último paso será el de incluir el resto de elementos (datos personales). Para ello seguiremos utilizando las diversas opciones que nos ofrece la tipografía Myriad Pro. Por ejemplo, si queréis, podemos utilizar la fuente Myriad Pro Condensed Italic en tamaño 9 para insertar nuestro nombre o nuestra profesión, o incluso los servicios (esto ya es cuestión de gustos). Debajo, podemos insertar nuestro teléfono, e-mail y página web. Para los títulos “Teléfono”, “E-mail”, y “Web”, podemos utilizar la fuente Myriad Pro Bold Condensed con tamaño 9. Para la información correspondiente que insertemos a continuación podemos utilizar la fuente Myriad Pro Condensed Italic con tamaño 9, de nuevo. Si queréis, y para darle un toque elegante, podemos insertar una línea negra de unos 2px de grosor y alinearla junto a la información que hemos introducido. También opcionalmente, podemos insertar en la parte inferior (sobre el rectángulo azul) los servicios que ofrecemos. Para ello yo he utilizado la fuente Myriad Pro Condensed con tamaño 8 y en color blanco.

Y voilà, este es el resultado:

tarjetavisita

En el caso de que queráis crear un dorso, podéis utilizar el mismo diseño (duplicando el archivo), pero volteándolo horizontalmente, y añadiendo el logo o los elementos que os gusten. Un ejemplo de dorso podría ser este:

tarjetavisitaback

Si queréis indagar más sobre diseño de tarjetas de visita, o queréis inspiraros, os recomiendo que le echéis un vistazo a las siguientes páginas (en inglés), que seguro os serán de mucha utilidad (de hecho en ellas podéis descargar plantillas ya hechas para Photoshop):

Y esto es todo, por el momento. Ahora ya solo queda ir a la imprenta/papelería más cercana y encargar que nos las impriman. Espero que el post os haya sido de utilidad. Para cualquier duda, consejo o recomendación no dudéis en dejar algún comentario.

Hasta la próxima.

Editado el 25 de octubre de 2012 a las 21:40

He querido añadir un videotutorial para ilustrar de una manera más interactiva todo el proceso de elaboración de las tarjetas. Si estáis rápidos, incluso seréis capaces de tener vuestra propia tarjeta lista en media hora. Os pido disculpas por adelantado por los fallos en el discurso, tened en cuenta que es el primer videotutorial que hago y es difícil estar haciéndolo todo a la vez. Os recomiendo también que veáis el vídeo en HD, ya que así podréis ver mejor los detalles. ;-)

Tutorial – Cómo diseñar tarjetas de visita con Photoshop CS6 – Blog Jugando a Traducir from Rafael López on Vimeo.

19 comments

  1. Muy interesante, lo que pasa que ahora hay empresas que te las diseñan (aunque sea tirando de plantilla), imprimen y envían a casa que no sé hasta que punto nos sale rentable hacerlas, ¿no?
    Aunque claro, si se busca algo diferente o especial esta es la manera :)

    1. Hola Elixabete, gracias por tu comentario.

      Bueno, hay que tener en cuenta que lo que yo he intentado plantear y compartir es una forma de hacer tus propias tarjetas de visita de una manera personal en plan “yo me lo guiso, yo me lo como”. De hecho, yo las he imprimido en mi casa, ya que pude invertir hace poco en una buena impresora, y la verdad es que el resultado ha sido muy bueno. Evidentemente, si te pones en manos de profesionales, podrás conseguir un acabado mucho mejor (eso no lo pongo en duda). Pero para la gente que está empezando creo que es una buena forma de promocionarse sin gastarse demasiado (papel especial para imprimir, y tinta).

      Para mí, saber hacer este tipo de cosas (diseñar tus propias tarjetas, diseñar tu propia web, etc.) es una forma de ahorrar y de buscarme la vida. Aunque en un futuro, si puedo permitírmelo, seguramente recurriré a profesionales para mejorar toda mi imagen.

      ¡Un saludo!

    1. Gracias Pablo. Sigo adelante con mi plan “yo me lo guiso, yo me lo como”. Uno de mis objetivos es ahorrar para hacer el Máster en Traducción Audiovisual (la universidad que elija dependerá del presupuesto final… Ojalá que sea Barcelona.

      ¡Un saludo!

  2. Gracias por el cursillo. Muy útil, aunque yo tengo poca imaginación para estas cosas y prefiero dejárselo a los expertos. Ya me encargaré yo de hacer lo que sé, que es traducir y corregir ;)

    Por cierto, solo haría un comentario crítico en general: el abuso de las mayúsculas de forma innecesaria, como, por ejemplo, «Traducción General y Especializada», «Traducción Audiovisual», etc. Por no hablar ya de E-Mail (con lo bonito que es el Correo-e) y de Web, que la RAE ya acepta en minúscula (al igual que internet).

    Yo me fijo mucho en las tarjeta de visita y ver cosas así en una no me da buena impresión de la persona que quiere vender su servicios. Por ejemplo, imagínate un diseñador gráfico que te diese una tarjeta normalita, en blanco/crema y negro, con letra Times New Roman y sin nada de florituras… ¿Es así como me demuestra que es diseñador gráfico? Sinceramente, yo no contrataría sus servicios.

    No te lo tomes a mal, pero me ha llamado mucho la atención, que te has currado una entrada (que no «post») estupendísima y me ha dejado con mal sabor de boca precisamente por eso.

    Un abrazo.

    1. ¡Hola Curri!

      Gracias una vez más por tus consejos. Por supuesto que para determinadas cosas es mejor recurrir a profesionales pero, como ya le he comentado a Elixabete, esta ha sido mi forma de crearme yo mismo mis propias tarjetas a bajo coste. Y he podido ahorrarme bastante. Ahora mismo, con 23 tacos, y 0€ de presupuesto, poco más puedo hacer. Eso sí, cuando consiga mejorar mi situación, y si puedo permitírmelo, probablemente recurriré a profesionales que sabrán más que yo de todo esto.

      Con respecto a lo que mencionas de las mayúsculas, aunque parezca mentira, se puede hacer. De hecho es una práctica muy extendida entre diseñadores gráficos, y si tiramos de la RAE, dentro del apartado del uso de las mayúsculas, llegamos al punto siguiente:

      4.32. En textos de carácter publicitario, propagandístico o similar, es frecuente la aparición de mayúsculas no justificadas desde el punto de vista ortográfico, así como el fenómeno inverso, esto es, la aparición de minúsculas donde las normas prescriben la mayúscula. Estos usos expresivos o estilísticos, cuya finalidad es llamar la atención del receptor para asegurar así la eficacia del mensaje, no deben extenderse, en ningún caso, a otro tipo de escritos.

      Con respecto a lo que comentas del diseñador gráfico… Bueno, eso también es algo personal. Hay quién prefiere diseños minimalistas sin muchas florituras, y para hacer cosas sencillas también hay que saber hacerlas. De hecho, creo que es más difícil hacer algo sencillo y que quede bien a hacer algo con mucha floritura y que quede demasiado recargado. Pero ya digo, para gustos, los colores…

      Con respecto al uso de «e-mail». Es parecido a lo que comentamos del currículum. E-mail viene contemplado en la RAE, seguramente la FUNDEU recomendará el uso de lo que tú comentas, pero yo siempre lo he utilizado así y tampoco creo que sea incorrecto.

      Lo de «post» y «entrada» es algo con lo que no me aclaro, tengo la manía de escribir «post» y otras veces «entrada», según me pille. Lo cierto es que al escribir en el blog tiendo a relajarme más de la cuenta. «Shit happens», suelen decir, jejeje.

      En fin, gracias una vez más.

      Un saludo.

      1. De forma hablada, se puede utilizar «e-mail», incluso «mail», sin ningún problema. De forma escrita a mí no me gusta, sobre todo porque hoy en día basta con decir «correo» y todo el mundo te entiende. Es decir, ¿para qué utilizar un anglicismo cuando tienes un término en español, perfectamente aceptado y que todo el mundo entiende? Si no te cuesta correo-e, utiliza correo, que es precioso y nadie pensará que le vas a enviar una carta (porque, de hecho, si así fuese, pondrías «dirección postal», y no «correo» ;)).

        Sobre el marketing. Sí, sé que está aceptado en casos excepcionales, pero tú no estás haciendo una campaña de marketing, sino mostrando los servicios que ofreces. Y, entre ellos, está el enseñarle al cliente que si escribe su sitio web todo con mayúsculas al principio de cada palabra, no solo no es correcto, sino que, además, tardará más tiempo en escribirlo y no dará buena imagen. Es ahí donde quiero llegar. Mediante tu tarjeta de visita, tú tienes que demostrar que eres el mejor en cuanto a ortografía se refiere. Sin embargo, si hubieses puesto un eslogan: «Sus Traducciones Mejor Que Nunca», pues ahí sí, porque ese es justo el punto de mercadotecnia en el que, en teoría, la RAE te permite utilizarlo. No sé si me explico, pero bueno. Desde mi punto de vista, lo que tú me cuentas y lo que me cuenta la RAE/DPD no es lo mismo.

        Lo del tema del diseñador, a ver, una tarjeta de visita es una más de las múltiples cartas de presentación que tienes. Si tú me dices (y, cuando digo ‘tú’, me refiero a Sr. Diseñador Gráfico): «soy el mejor diseñador del mundo y te haré las mejores tarjetas chachis» y luego me das una tarjeta blanca, con letras negras, y sin nada más, pues no me lo creeré y, seguramente, te conteste con un «Ah, vale». Muy buen marketing no te estás haciendo. Sin embargo, si aprovechas para darme unas tarjetas de plástico transparente, o con una foto de fondo de algún diseño chachi, con un buen logotipo y letras hechas a medida, así como una especie de idea de lo que puedes hacer, ya me llamarás la atención para que entre en tu página y pueda ver de qué eres capaz. Sí, todos tenemos gustos. A mí también me gusta escribir correos en Comic Sans color rojo, pero, si lo hago, irá completamente en mi contra porque todos y cada uno de los correos irán directamente a la papelera.

        No hay que confundir la seriedad con ser uno más de un rebaño de ovejas. Hay muchas formas de venderse y si trabajas para alguien, tal vez a ti no te guste la Comic Sans en color rojo, pero al cliente se le haya metido entre ceja y ceja, y como él paga, al final tienes que hacer lo que dice. Es decir, no se trata de hacerlo todo como te gusta a ti, sino como puede que al futuro cliente que te vaya a pagar le guste ;)

  3. ¡Hola, Rafael!

    Una entrada currada, sí señor.

    Sin embargo, solo quería dejar constancia de que hay otros métodos (sí, legales :P) de hacerse unas tarjetas monísimas de forma barata y, desde mi punto de vista, más sencilla.

    Yo me las he hecho en Vistaprint al módico precio de 2,5 € las 250 tarjetitas (más gastos de envío, claro). Te las diseñas tú con una herramienta online sencillísima y te permite incluso meter tu propio logo y todo. Por supuesto, tienen opciones más caras, pero la opción baratuni está muy bien en cuanto a la relación/calidad precio (vamos, que no es papel de biblia). No sé cuánto te cobrarán por imprimirte estas que has hecho tú en la imprenta ni hasta qué punto necesitas cartuchos de tinta para imprimir las tuyas propias en casa, pero me cuesta creer que eso te salga por menos de 2,5 €… Y no, no me pagan por la publi gratuita, simplemente es la opinión de un cliente satisfecho. :-P

    ¡Pero vamos, que el ejerciciio creativo de hacerte las tuyas propias con photoshop siempre está bien y el mérito nadie te lo va a quitar!

    ¡Un saludo!

    1. ¡Muy interesante, Jeffrey! Hace poco estuve probando ese tipo de páginas, y experimenté con los editores online que tenían, y la verdad acabé frustrándome un poco. Pero seguramente fue porque ya tenía en mi mente una idea demasiado desarrollada de lo que quería y no fui capaz de adaptarme a las posibilidades que me ofrecían. Me sentí limitado, y opté por darle al Photoshop.

      Además, dio la casualidad de que tenía papel especial en casa que no había tenido la oportunidad de gastar, ya que lo compré para imprimir fotos pero al final no lo gasté. Así que en realidad lo que he hecho ha sido aprovechar material que ya tenía en casa. Aunque, seguramente, la opción que tú dices, podría ser incluso más barata (no me he puesto a hacer cálculos, pero vaya, no creo que haga falta). No todos tenemos ese tipo de papel, impresora y tinta en casa. Pero bueno, es una forma de crear tu propia tarjeta personalizada por ti. Y te aseguro que cuando la tienes en tus propias manos y piensas que la has hecho tú solito, te da una sensación muy agradable (casi paternal, jejeje).

      ¡Gracias Jeffrey!

      1. Yo también me las hice en Vistaprint y superbaratas y muy bien. A eso te iba cuando te decía que no sabía hasta que punto salía rentable hacer tus propias tarjetas, a no ser que quieras algo especial.

  4. ¡Qué exigente, Curri! No olvides que esto es solo una entrada sencilla sobre cómo diseñar tarjetas. En realidad, me hubiera gustado que los comentarios hubiesen girado más en torno al diseño de la tarjeta, uso de Photoshop, qué elementos incluiría cada uno, y cosas así. No tanto en cuanto a ortotipografía.

    Veo que este tipo de detalles son importantes para ti (para mí también, aunque tome otras decisiones diferentes a las que tú propones). Y eso es bueno, seguro que si algún día dices de diseñar tus propias tarjetas podrás aplicarlos tú misma, o darle buenas instrucciones al diseñador para que las haga a tu gusto. En mi caso, tengo la suerte de poder hacerlas yo mismo y como yo quiero, sin tener que mediar con nadie. Para mí eso también es importante.

    Sin embargo, tus consejos me servirán cuando diseñe las próximas. De todas formas, como ya te he dicho, no creo que esos detalles que comentas me comprometan (creo que las justificaciones que te he dado son buenas, y tampoco quiero liar un debate infinito sobre el tema). De hecho, todo lo contrario, gracias a estas tarjetas estoy consiguiendo mis primeros clientes. Con eso, por el momento, me basta.

    Yo, ahora mismo, me tengo que conformar con lo que tengo y con lo que soy. No necesito ser el mejor en todo, con ser bueno, seguir mejorando, y poder hacer bien mi trabajo, tengo suficiente. La idea de querer serlo ayuda a mejorar, eso sí es cierto. Aunque tampoco creo que alguien sea uno más del rebaño o del montón por hacer las cosas de una manera sencilla o por cuenta propia, ni que eso signifique que tenga una menor seriedad.

    En cualquier caso, son comentarios como los tuyos los que hacen que uno pueda seguir aprendiendo y creciendo. Gracias por aportar tu experiencia una vez más. Es siempre un placer, Curri.

    Un saludo ;)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s